Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Jurisprudencia | Actualidad
26/08/2019 11:33:37 | J. M. BARJOLA | PROCESAL

¿Cómo se puede acreditar en juicio el contenido de webs que ya no existen?

J. M. Barjola . - Internet es un ser vivo que cambia con el tiempo. Es por ello que puede resultar un dolor de cabeza para los abogados probar que en una web se produjo un ilícito como una vulneración de patente, una difamación o una publicidad engañosa. En especial, cuando la mayoría de páginas se actualizan de forma diaria y los archivos de Internet se pierden con facilidad. 

Una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza ha aceptado una solución sencilla y al alcance de todos para solucionar este problema. La resolución, de 31 de mayo de 2019 (disponible aquí), admite como prueba un informe del portal Wayback Machine, una herramienta gratuita gestionada por un grupo estadounidense sin ánimo de lucro para viajar al pasado en la red y acceder al contenido de un dominio web en una fecha y hora concreta.

El tribunal zaragozano define en su sentencia esta herramienta como perfectamente válida, un “tercero imparcial” del todo confiable gestionado por la fundación ‘The Internet Archive’, sita en San Francisco. 

El portal tiene como objetivo crear un archivo de webs accesible de forma instantánea, similar a una biblioteca.  Desde 1996 ha recogido en su base de datos alrededor de 333 billones de páginas. 

Patentes, calumnias y publicidad engañosa

Existe un gran número de situaciones donde WayBack Machine puede resultar de ayuda para probar hechos en un juicio. Por ejemplo, puede ser utilizado para demostrar que en un diario web se produjo una difamación en un día en concreto pero que ya no es accesible. O que en un portal se vendieron durante un periodo de tiempo productos ilegales. O también para demostrar la existencia de una vulneración de derechos de autor, o incluso para demostrar la existencia de una relación laboral a través de fotos corporativas que ya no existen.

En el asunto ventilado por la audiencia zaragozana, esta herramienta es clave para que el demandante vea reconocida su pretensión en un caso de vulneración de patentes. La demandante aseguraba en su demanda que un tercero había registrado una patente que carecía del requisito de la novedad, porque la idea había sido suya y el producto había sido incluido en su catalogo en su web corporativa en el pasado.

El escollo procesal residía demostrar que durante un tiempo su web corporativa publicó dicho catálogo con la patente en cuestión si la página ya no existía. 

Para resolver el problema, la demandante presentó un informe de Wayback Machine: pantallazos de la web en el momento en el que el producto se comercializó. El informe vino acompañado de un certificado firmado por el responsable de The Internet Archive, que aseguraba que el contenido de la web en cuestión en la fecha indicada era exactamente el de los informes de Wayback Machine. 

La demandada tildó la prueba de poco fiable y el juzgado le dio la razón y desestimó las pretensiones. Pero la Audiencia de Zaragoza corrigió el fallo, aceptó la prueba y estimó la totalidad de la petición de la demandante en apelación. 

La Audiencia reconoció que las memorias caché de las webs son limitadas y no sirven para acceder a información “modificada o borrada”, sino a información actual. WayBack Machine funciona en cambio como una auténtica biblioteca, totalmente imparcial y confiable al ser gratuita y automatizada. En este sentido, el tribunal explica: “Este sitio puede ser considerado un tercero imparcial por cuanto carece de vínculo con las partes, es gratuito, lo que excluye cualquier tipo de interés, y funciona de manera automática, lo que evita posibles manipulaciones” establece en la sentencia. 

La aportación de la declaración jurada del administrador del portal y la intervención de un notario son clave para que el tribunal acepte la prueba. De esta forma, la sentencia recoge: “se ha aportado (…) una declaración jurada del administrador de ‘The Internet Archive’ que certifica la autenticidad de las correspondientes páginas webs aportadas a los autos, un acta notarial que da fe de que las referidas páginas han sido consultadas por el notario a través de WayBack Machine”. Por ello, concluye la resolución, “la Sala considera que las referidas páginas se corresponden con las publicadas en Internet en las fechas que se indican”.

Aceptado a nivel internacional

Aunque aún no es común, no es la primera vez que este portal es utilizado como medio de prueba válida en los tribunales españoles. De hecho, su uso como herramienta probatoria ha sido avalada por la Oficina de Patente europea en una relevante resolución, la T286/10. En ella indica: “Aunque la cámara no niega que puedan surgir dudas acerca de las entradas individuales en el archivo Internet, considera que el archivo presenta garantías su?cientes para hacerse bene?ciario de una presunción de ser una fuente de información ?able y de con?anza”.

En todo caso, la mera acusación de no fiabilidad no es suficiente para desmontar esta prueba, advierte la Cámara. En este sentido, está “a cargo de la parte contraria” aportar, en función del caso, “los elementos que permitan arrojar dudas acerca de esta presunción de fiabilidad y por ello destruir esta presunción”. 

También se ha aceptado Wayback Machine como medio probatorio en el caso ventilado en la Audiencia Provincial de Barcelona de 12 de marzo de 2018 (disponible aquí), de nuevo para un caso sobre patentes. Sin embargo, fue denegada como prueba suficiente por el mismo tribunal en un caso de publicación ilícita de imágenes personales, de sentencia de 24 de enero de 2018 (texto disponible aquí). 

En cuanto a otras jurisdicciones, en Estados Unidos se ha aceptado como prueba también siempre acompañado del certificado del gestor del portal (Novak v. Tucows, 2007 o United States v. Gasperini, 2018). 


Te recomendamos

Actividad en Facebook