Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Notas de prensa | Actualidad
25/05/2015 11:43:16 | Delitos contra la libertad sexual

Aumentan los delitos sexuales por sumisión química de la víctima

La administración de sustancias psicoactivas a una persona, sin su conocimiento ni consentimiento, con fines delictivos es el fenómeno que se conoce en el mundo forense como sumisión química. En España no hay un registro único de casos de sumisión química, pero los expertos sanitarios y forenses señalan la creciente importancia del fenómeno en España y estiman que entre un 20 y un 30% de los delitos sexuales se producen por medio de la sumisión química de los agresores a sus víctimas.

Esta es una de las conclusiones que se extraen de la conferencia celebrada esta semana en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) e impulsada por el Servicio de Información Toxicológica con objeto de propiciar el intercambio de conocimientos y buenas prácticas para una mejor coordinación entre diferentes estamentos en el ámbito de la toxicología. La jornada contó con una asistencia de 90 profesionales.

Perfil de la víctima de sumisión química

Según Luis Segura, médico forense de los Juzgados de Madrid, el 70% de los casos de sumisión química se produce en menores de 30 años y el grupo de mayor riesgo es el de mujeres entre 15-19 años. El perfil tipo es el de una mujer joven que ha consumido 1-2 bebidas alcohólicas, que pierde la conciencia y despierta varias horas después en un lugar desconocido con signos o sospechas de haber mantenido relaciones sexuales no consentidas y que se demora alrededor de unas 20 horas en acudir a la Policía o al centro hospitalario teniendo sentimientos de culpabilidad o vergüenza.

Las sustancias que intervienen en la sumisión de manera más frecuente son el alcohol etílico, las benzodiacepinas y ciertas drogas de abuso. Sus efectos van desde la desinhibición a la sedación y a la amnesia, pudiendo provocar también alucinaciones, según datos aportados por la jefe del Servicio de Química del INTCF, Begoña Bravo.

Dificultad de diagnóstico

Para Cesáreo Fernández Alonso, médico adjunto del Servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Madrid, la complejidad de elaborar una estadística sobre este fenómeno radica, por un lado, en la dificultad para diagnosticar como sumisión química aquellos casos que llegan al hospital con indicadores de sospecha, la falta de colaboración de la víctima debido a los efectos del tóxico y el hecho de que apenas se denuncia el 20% de los casos. Además, existe otro obstáculo en la investigación de estas prácticas: la tardanza en la denuncia. De hecho, la demora en acudir a un centro médico por parte de la víctima para que se practique la recogida de muestras biológicas, es inversamente proporcional a las posibilidades de detectar las sustancias implicadas en casos de sumisión química.

En 2012 el INTCF presentó un protocolo de actuación con las instrucciones a seguir en los casos de delitos cometidos contra las personas sometidas a sustancias psicoactivas que manipulan su voluntad. Además, algunos centros como el Hospital Clínico de Madrid han diseñado el suyo propio, con el objetivo de que se mejore la colaboración y coordinación entre todas las instituciones implicadas: Policía, urgencias ginecológicas y pediátricas, médicos forenses y laboratorios especializados.

Body-packers o portadores de drogas abdominales

Por otra parte, en la misma jornada se abordó el problema de los body-packers o portadores de drogas abdominales.

Estos suelen corresponder con el perfil de un varón de unos 30 años, procedente de un vuelo con origen en un país sudamericano y que transporta droga tras ingerir cápsulas que contienen cocaína en el 83,2% de los casos. Suele transportar en su interior una media de 61 cápsulas.

En la revisión de las 862 historias registradas por el Hospital Ramón y Cajal de Madrid entre julio de 2007 y marzo de 2012, solo 13 casos precisaron intervención quirúrgica tras comprobarse síntomas de intoxicación aguda y no se registró ninguna muerte. La experiencia de este centro hospitalario de referencia para el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas le ha permitido desarrollar un protocolo de trabajo específico con este tipo de pacientes que será copiado por el Aeropuerto JFK de Nueva York, dados los buenos resultados cosechados.

En lo que va de año, se observa una disminución de los casos detectados y se intuye que los correos de la droga utilizan aeropuertos con menos medidas de seguridad, como los de Grecia o Portugal, cuando hasta hace poco los habituales eran Madrid, Londres y Ámsterdam, como señaló durante la conferencia Mª Jesús Estévez, médico adjunta del Servicio de Urgencias del Ramón y Cajal.


Te recomendamos

Actividad en Facebook