Noticias Jurídicas

Origen http://noticias.juridicas.com

Noticias de actualidad | Actualidad

05/01/2017 12:46:57 | RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL

Ya llegan los Reyes Magos..¿quién responde de los percances de la Cabalgata?

La tradicional Cabalgata de los Reyes Magos que se celebra en la mayoría de municipios de España la tarde del día 5 de enero es la cita más esperada de las Navidades, pero, en ocasiones, la alegría del momento se empaña con algún contratiempo, más o menos importante.

Tal y como relata María Hernández en el Diario La Ley, al tratarse de acontecimientos que reúnen multitudes, los accidentes son algo común que puede empañar la alegría de la llegada de Sus Majestades. Desde lesiones por el lanzamiento de caramelos hasta atropellos, las denuncias son tan variadas como las resoluciones judiciales.

¿Puede juzgarse al Rey Baltasar?

Sin duda, el caso más curioso tiene que ver con la resolución judicial y no con el acontecimiento. Un niño de Huelva recibió, en la cabalgata de Reyes de 2010, un golpe con un caramelo. El padre de la víctima denunció los hechos y recibió como respuesta un auto de lo más curioso, que ordenaba el archivo de la causa. El titular del Juzgado de Instrucción nº4 por aquel entonces, Javier Pérez Minaya, redactó un auto con fecha 26 de junio de 2010 en el cual se plantea si existe incompatibilidad por su parte para juzgar al Rey Baltasar, ya que “reconoce el instructor que el Rey Mago Baltasar, con el concurso de los Reyes Melchor y Gaspar, le han venido ofreciendo anhelados presentes cada día 6 de enero desde que tiene uso de razón”. Además, es necesario analizar la jurisdicción competente al no estar determinado el país de origen del acusado, ya que “habría entonces de determinarse la nacionalidad de Su Majestad, pues siendo notorio que procede de Oriente, hace más de dos mil años que no se resuelve la polémica en torno a su verdadero país de origen”. En tono menos jocoso, el juez recuerda los peligros de acudir a ciertos actos públicos como las cabalgatas, supone un “riesgo permitido” que excluye la responsabilidad penal aunque deja abierta la posibilidad de la responsabilidad administrativa.

El Auto que archiva las diligencias seguidas por presunto delito de lesiones por imprudencia, por contusión ocular del denunciante, al no ser los hechos constitutivos de infracción penal.  Se indica que se trata de un caso de riesgo permitido que excluye cualquier responsabilidad penal. Son " pequeños riesgos socialmente tolerados" que, precisamente por ello, no se traducen en reproche penal en los escasos supuestos en los que el riesgo se materializa en un resultado no deseado. Literalmente el juez señala: «El art. 5 del Código Penal señala que no hay pena sin dolo o imprudencia. Es evidente que, en determinados acontecimientos colectivos, la participación individual de cada uno supone el consentimiento o la aceptación de los riesgos, mayores o menores, que esa participación conlleva. Por poner un ejemplo muy de actualidad, si una persona participa en un partido de fútbol, asume el riesgo de que otro jugador, accidentalmente, le lesione (obviamente, las lesiones dolosas quedarían al margen); si un corredor hace la carrera en las Fiestas de San Fermín, asume voluntariamente el riesgo, real y conocido, de que el toro le alcance. Esto es lo que, en términos jurídicos, se conoce como "riesgo permitido", excluyente de cualquier responsabilidad penal.»

Remite en su auto el juez, en su caso, a la jurisdicción contenciosa para el ejercicio de las acciones civiles que correspondan derivado de espectáculos públicos.

Responsabilidad patrimonial de las Administraciones Públicas

Al tratarse de un evento que se desarrolla en un espacio público, se tiende a responsabilizar al Ayuntamiento del municipio donde la cabalgata se desarrolla. El Tribunal Supremo ha producido numerosa jurisprudencia al respecto, estableciendo los requisitos básicos para que se dé dicha responsabilidad patrimonial de una Administración Pública.

Para empezar es obligatorio que no haya transcurrido un año desde que nace la posibilidad de práctica de la acción por parte del perjudicado. Así lo recogen varias sentencias de la Sala Tercera del Tribunal Supremo de 25 de noviembre de 1992, 17 de julio de 1992, 16 de mayo de 1990, y 22 y 25 de marzo de 1990. Tiene que existir, por supuesto, una lesión antijurídica, entendida como conducta que el perjudicado no tiene el deber de soportar, real y efectiva, individualizable y susceptible de valoración económica. Es necesario también que exista una actividad de la Administración Pública cuyo funcionamiento puede haber sido normal o anormal, y cuyo desarrollo sea la causa de la lesión o daño, sin necesidad de que concurra fuerza mayor.

Es importante, por tanto, que el daño derive de una actuación (u omisión) de la Administración Pública en cuestión. El uso del dominio público para cabalgatas y celebraciones no implica necesariamente la participación de la Administración, no siendo necesaria en algunas ocasiones autorización para su desarrollo. Por ello, es importante estar al caso concreto para determinar si existe o no responsabilidad.

Los caramelos como arma arrojadiza

Entre las conductas que suelen dar lugar a denuncias por parte de los ciudadanos se encuentra el lanzamiento de caramelos.

El Ayuntamiento de Estepa fue condenado en junio de 2013 por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº7 de Sevilla a pagar 9.961 euros a una mujer que, durante la cabalgata de Reyes de 2009, recibió un “caramelazo” en el ojo que le causó lesiones y supuso baja laboral de casi un mes. El abogado de la perjudicada alegó la intención de los jóvenes entre 15 y 18 años que “tiraban a dar” a los asistentes con los caramelos.

Otro caso, esta vez la noche de Reyes de 2014, fueron absueltos los tres Reyes Magos de Sort, en Lleida, por falta de pruebas. Habían sido denunciados por un mosso d’escuadra que se encontraba de servicio, al cual los acusados habrían lanzado caramelos e increpado. El agente pudo escuchar los insultos y sentir el golpe de los dulces, pero no fue capaz de ver quién se los había lanzado.


Te recomendamos

Actividad en Facebook