Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Noticias de actualidad | Actualidad
25/05/2017 09:41:27 | URBANISMO

Cantabria permitirá el desarrollo de la actividad minera en el subsuelo del suelo rústico

El objeto de la modificación introducida por la Ley 5/2017, de 15 de mayo , en la Ley de Cantabria 2/2001, de 25 de junio , de Ordenación Territorial y Régimen Urbanístico del Suelo (BOC de 24 de mayo de 2017), es regular la posibilidad de que sean autorizadas en el subsuelo del suelo rústico de Cantabria las actividades mineras incluidas en el ámbito de la Ley 22/1973, de 21 de julio , de Minas, así como las construcciones, infraestructuras e instalaciones vinculadas a ellas, siempre que se den las condiciones previstas.

Queda fuera del ámbito de la norma cualquier tipo de investigación o explotación de hidrocarburos líquidos y gaseosos y rocas bituminosas, la investigación y aprovechamiento de minerales radiactivos, la investigación o explotación de estructuras subterráneas para su utilización como almacenamiento geológico de dióxido de carbono o de almacenamiento subterráneo de residuos en general, a excepción de las gangas de la propia explotación minera subterránea, y las actividades mineras en superficie o a cielo abierto.

Entrada en vigor

La Ley entra en vigor el 25 de mayo de 2017, al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Cantabria.

La incidencia de la protección del suelo en la regulación de la actividad minera

Recuerda la norma que, a medida que se han ido ejerciendo las competencias legislativas en materia de ordenación del territorio, el litoral y urbanismo por la Comunidad Autónoma, la regulación de la actividad minera ha ido también condicionándose o limitándose por la alta protección del suelo, plasmada bien como prohibición o como limitación frente a dicha actividad, tratando de paliar los posibles impactos futuros, preservar los valores ambientales, arqueológicos, territoriales, paisajísticos, etc.

Fruto de esta normativa urbanística, en aproximadamente dos tercios del territorio cántabro se ha impedido la actividad minera tanto en suelo rústico de especial protección como en el ordinario.

Otro de los efectos de esta regulación es la aplicación ‘vertical’ del régimen de usos y protección que otorgan al suelo y, por ende, al subsuelo, sin dividir los posibles usos entre los dos planos, salvo en el subsuelo urbano. En consecuencia, la actividad minera suele prohibirse o limitarse sin distinguir, normalmente, entre las que afectan al suelo —en superficie o a cielo abierto— y al subsuelo —minería subterránea—.

Actividad minera en superficie vs. minería subterránea

La norma considera clave la distinción entre actividad minera en superficie y minería subterránea porque los efectos, en particular en lo que se refiere al impacto ambiental, son muy distintos, por lo que su tratamiento territorial y urbanístico considera que también debería serlo.

Y así, estima preciso que una norma con rango legal declare, ab initio, que territorial y urbanísticamente es viable la actividad minera, no la extractiva de cualquier otro tipo, sino solamente la actividad de extracción de mineral en el subsuelo, y se autorice en determinadas condiciones, siempre que se respeten los valores que concurran en el suelo y en el subsuelo.

En consecuencia, en virtud de esta disposición, que se añade como undécima a la Ley 2/2001, de 25 de junio, de Ordenación Territorial y Régimen Urbanístico del Suelo de Cantabria, se rompe la ‘verticalidad urbanística’ en lo que se refiere a la compatibilidad territorial y urbanística de la minería subterránea, lo que no implica una desconexión con el régimen de protección ambiental, territorial, urbanística o sectorial aplicable al suelo y, por ende, al subsuelo.

Se declara, por tanto, la posibilidad de desarrollar en el subsuelo de cualquier tipo de suelo rústico de Cantabria la actividad minera, en ciertas condiciones. Esta declaración de compatibilidad es genérica, sujetándose la concreta autorización de la actividad minera al cumplimiento de sus condiciones y a las previstas en la legislación sectorial y ambiental aplicable.

Instalaciones, infraestructuras, túneles y puntos de acceso

También podrán ejecutarse en el subsuelo las instalaciones, infraestructuras, túneles y demás construcciones necesarias para desarrollar las actividades mineras. Y con independencia de la clase de suelo, podrán ejecutarse en superficie las instalaciones, obras e infraestructuras de carácter accesorio exigidas por la legislación medioambiental, de seguridad, protección civil, laboral o sectorial que sea de aplicación. Asimismo se permiten los puntos de acceso al subsuelo en el suelo rústico de protección ordinaria o de especial protección para esta finalidad. Las instalaciones, infraestructuras, túneles y demás construcciones subterráneas podrán transcurrir por cualquier clase de suelo.

Conexiones normativas

- Ley de Cantabria 2/2001, de 25 de junio, de Ordenación Territorial y Régimen Urbanístico del Suelo de Cantabria: se añade una nueva disposición adicional undécima.

- Ley de Cantabria 17/2006, de 11 de diciembre, de Control Ambiental Integrado de Cantabria: se añaden dos apartados, 4º y 5º, a la letra b) del Grupo 2, Industria Extractiva, del Anexo I.


Te recomendamos

Actividad en Facebook