Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Actualidad
09/10/2009 05:23:00 | Ministerio de Trabajo e Inmigración | EMPLEO

Más de 40 mil millones de euros para empleo

La Secretaría General de Empleo gestionará en 2010 un presupuesto que asciende a 40.389,87 millones de euros, 11.395 (39,3%) millones más que en el presente ejercicio, y que representa uno de los mayores incrementos de los Presupuestos Generales del Estado.

Estos recursos permiten dar respuesta a dos objetivos prioritarios: mejorar las condiciones de acceso y mantenimiento del empleo y garantizar la protección ante el desempleo.

Para el primero de dichos objetivos se destinan 7.796 millones de euros (un incremento de 2,2% frente a un descenso de 3,1% en 2009) para políticas activas de empleo, con el objetivo de favorecer el acceso y mantenimiento del empleo de casi 9 millones de beneficiarios.

Se incorpora una nueva partida de 250 millones de euros (100%), que permite actuar de manera flexible en programas de empleo o de formación en las comunidades autónomas. El conjunto de programas para el empleo y la formación se incrementan un 2,4% y asciende a 4.946 millones de euros.

Con esta nueva aplicación, creada para favorecer la actuación flexible entre el empleo y la formación, y si se suman ambas partidas, los fondos destinados a formación crecerían un 6,1% respecto al año anterior.

Otro de los objetivos prioritarios de este presupuesto es mantener el sistema de protección por desempleo al que dedicará 30.612 millones de euros.

Casi treinta y nueve mil millones para el SPE

La Secretaría General de Empleo está compuesta por siete unidades, de las que el de mayor ámbito de incidencia por su contenido y presupuesto es el Servicio de Empleo Estatal (SPEE).

Precisamente, para asegurar la cobertura del desempleo, y ayudar a las personas en paro para que mejoren sus posibilidades de acceso al empleo, el SPEE va a disponer de un presupuesto de 38.878 millones de euros, 11.527 millones más que en 2009 (+ 42,1%), con una aportación del Estado de 16.500 millones de euros, que supone una incremento del 722% respecto al presente ejercicio.

Esta aportación permitirá complementar las cuotas de desempleo y las de formación profesional y abordar el gasto presupuestado en políticas activas y pasivas.

Los ingresos del SPEE provienen, fundamentalmente, de cuatro vías: cuota de desempleo, cuota de formación profesional, aportación del FSE y, desde 2009, aportación del Estado.

Los gastos del SPEE se destinan a programas de empleo y formación, a la promoción del empleo estable, mediante bonificaciones a la Seguridad Social, y a la protección social por desempleo.

En lo referente a gastos de personal, se incrementan un 13,2%, debido a la incorporación de 1.750 efectivos a la plantilla del SPEE en oficinas de prestaciones para hacer frente a la acumulación de tareas derivadas del incremento de más de 2,5 millones de expedientes durante 2009. Con este aumento se alcanzarán los 6.500 efectivos del SPEE en las oficinas.

La partida de prestaciones por desempleo asciende a 30.612 millones de euros, que supone un aumento de 11.320 millones, un 58,7% más respecto al presente año. La previsión del gasto, que se realiza teniendo en cuenta los niveles de ejecución actual y las previsiones del Gobierno sobre la tasa de paro, se distribuye de la siguiente manera:

  • A prestaciones contributivas, 24.625 millones de euros (+61,3%)
  • A subsidios, 4.732 (+66,8%). Aquí se incluyen el programa temporal de protección por desempleo e inserción regulado en el RDL 10/2009.
  • Al REASS se destina 790 millones de euros, un 3,1% menos, dada la tendencia de a la baja derivada de la normativa aprobada en 2002, que no permite el acceso de nuevos beneficiarios.
  • La Renta Activa de Inserción tiene un importe de 465 millones de euros, con un incremento del 25,5%.

En materia de políticas activas de empleo, los gastos del SPEE se destinan a programas para el empleo, a programas de formación para el empleo y a la promoción del empleo estable mediante bonificaciones. Estas políticas, promovidas por el Servicio Público de Empleo y gestionadas en un 72,6% por las comunidades autónomas, dispondrán de un presupuesto de 7.796 millones de euros (+2,2%), desglosado en:

  • Planes de empleo y formación, promoción de la actividad económica, inserción de personas con discapacidad, itinerarios de empleo y modernización de los servicios públicos de empleo, 2.083 millones de euros (+4,8%). A ello se añaden otras partidas, que han experimentado algunos ajustes, con lo que los programas de empleo alcanzan los 2.250 millones de euros, para atender a 1,840.000 beneficiarios.
  • Formación Profesional para el Empleo: 2.446 millones de euros, a los que hay que añadir 250 millones procedentes de la nueva aplicación creada para favorecer la actuación flexible entre el empleo y la formación. La formación prioritariamente de ocupados contará con 1.491 millones de euros y la de desempleados, 944. Los beneficiarios se calculan en 3.850.000.
  • En cuanto a las bonificaciones para promocionar el empleo estable, la cantidad prevista es de 2.850 millones de euros, un 1,8% más que en 2009, al incluirse un mayor número de colectivos en las medidas aprobadas este año. De las bonificaciones se beneficiarán en torno a 3.100.000 trabajadores.

Garantizar los salarios

La protección social también se extiende a garantizar el salario y, en su caso, las indemnizaciones de los trabajadores y trabajadoras ante la situación legal de insolvencia de la empresa para la que trabajan o estar ésta en procedimiento concursal. Para el ejercicio 2010, el presupuesto asciende a 1.344,4 millones de euros.

La disminución del 8,8% respecto a 2009 se debe a la previsión de una menor recaudación de cuotas sociales, que desciende un 5% como consecuencia de la crisis sobre las empresas.

Los ingresos proceden de la recaudación de cuotas (500 millones), intereses de Deuda (133 millones), amortización de de Deuda Pública y remanente de tesorería (689) y tasas y otros (22,4).

Por su parte, los gastos para prestaciones ascienden a 900 millones, que supone un incremento del 63,3%, como consecuencia del aumento del volumen de expedientes tramitados por el FOGASA, que ha visto aumentada su carga de trabajo en un 103% en entrada de solicitudes y un 86% en pagos. Para 2010 se prevé atender a 160.000 trabajadores.


Te recomendamos

Actividad en Facebook