Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Actualidad
26/03/2015 09:44:00 | Redacción NJ | Provocación al odio

Los tuits que han deseado la muerte de catalanes, con motivo del accidente de avión, podrían constituir un delito de provocación al odio

Ayer, poco después del trágico accidente de avión de la compañía Germanwings que cubría el trayecto Barcelona-Düsseldorf, diversos usuarios de la red social Twitter publicaron una serie de tuits ofensivos contra los pasajeros catalanes fallecidos.

Así, algunos tuits incluían expresiones como "ojalá los 45 apellidos españoles sean de catalanes, vascos y panchitos", "Ojalá que sean todos catalanes", "42 catalanes menos".

Al conocerse los hechos, la entidad “Drets” (@DretCat), gestionada por un colectivo de abogados que lucha por defender a Catalunya frente a amenazas e insultos, pidió la colaboración de los usuarios a través de Twitter para poder recopilar todos los tuits ofensivos (de momento, ya han conseguido reunir 1.000 tuits).

El Ministerio del Interior ha anunciado la investigación de estos comentarios ofensivos y los Mossos d’Esquadra incluso ya han abierto diligencias de investigación sobre los mismos.

Y a este respecto, Font Advocats ha realizado una primer análisis sobre si dichos comentarios pueden haber incurrido en algún ilícito penal.

Incitación a la discriminación u odio

El artículo 510 del Código Penal prevé que aquellos que provoquen, esto es, inciten a la discriminación u odio contra grupos con motivo de su origen nacional pueden ser castigados con penas de prisión de 1 a 3 años y multa de 6 a 12 meses.

El Tribunal Supremo ya ha determinado cuáles son las pautas a tener en cuenta para que una conducta pueda encajar en la descripción del artículo 510 del CP (por ejemplo, en la Sentencia de 12 de abril de 2011):

“El artículo 510, por su parte, sanciona a quienes provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones por distintos motivos recogidos en el precepto. La utilización del término provocación ha conducido a sostener que es preciso que se cumplan los requisitos del artículo 18, salvo el relativo a que el hecho al que se provoca sea constitutivo de delito, ya que al incluir la provocación al odio se hace referencia a un sentimiento o emoción cuya mera existencia no es delictiva. En cualquier caso, es preciso que se trate de una incitación directa a la comisión de hechos mínimamente concretados de los que pueda predicarse la discriminación, el odio o la violencia contra los referidos grupos o asociaciones y por las razones que se especifican en el artículo”.

Por ello, señalan, es preciso que se incite a la comisión de actos que, aunque no puedan ser calificados de delitos, se derive una discriminación, odio o violencia contra grupos o asociaciones.

El límite de la libertad de expresión

En consecuencia, debemos distinguir claramente dos tipos de comentarios, los que pueden subsumirse en el tipo penal del artículo 510 del Código Penal y los que, por contra, quedarían amparados en la libertad de expresión.

En este último grupo, podemos incluir tuits desafortunados que, sin duda, son reprobables desde un punto de vista ético pero que no encajarían en el tipo delictivo descrito, ya que no incitan a la comisión de acto alguno sino que simplemente se alegran de una desgracia ajena.

Ahora bien, otros tuits sí podrían encajar en el tipo delictivo del artículo 510 CP, ya que aprovechan el accidente aéreo para proponer la eliminación de un colectivo por su origen (los catalanes), o directamente desear su muerte: "Ojalá un avión en el que estén todos los catalanes y se estrelle contra una roca y se mueran lenta y dolorosamente", "Los putos catalanes de mierda ojalá se mueran", "El avión se cayó porque salió de Cataluña, muerte al catalán"


Te recomendamos


Actividad en Facebook