Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación.

Ficha:
  • Órgano MINISTERIO DE VIVIENDA
  • Publicado en BOE núm. 74 de
  • Vigencia desde 29 de Marzo de 2006. Esta revisión vigente desde 13 de Septiembre de 2013
Versiones/revisiones:
(39)

En pilotes se refiere a métodos basados en ensayos de campo o fórmulas analíticas (largo plazo), para métodos basados en fórmulas analíticas (corto plazo), métodos basados en pruebas de carga hasta rotura y métodos basados en pruebas dinámicas de hinca con control electrónico de la hinca y contraste con pruebas de carga, se podrá tomar 2,0.

Ver Texto
(40)

De aplicación en cimentaciones directas y muros.

Ver Texto
(41)

En cimentaciones directas, salvo justificación en contrario, no se considerará el empuje pasivo.

Ver Texto
(42)

Los correspondientes de los Documentos Básicos relativos a la seguridad estructural de los diferentes materiales o la instrucción EHE.

Ver Texto
(43)

Aplicable a elementos de hormigón estructural cuyo nivel de ejecución es intenso o normal, según la Instrucción EHE. En los casos en los que el nivel de control de ejecución sea reducido, el coeficiente γE debe tomarse, para situaciones persistentes o transitorias, igual a 1,8.

Ver Texto
(44)

El coeficiente γM será igual a 2,0 si no existen edificios o servicios sensibles a los movimientos en las proximidades de la pantalla.

Ver Texto
(45)

Afecta al empuje pasivo

Ver Texto
(46)

En pilotes, se refiere a métodos basados en ensayos de campo o fórmulas analíticas; para métodos basados en pruebas de carga hasta rotura y métodos basados en pruebas dinámicas de hinca con control electrónico de la hinca y contraste con pruebas de carga, se podrá tomar 1,5

Ver Texto
(47)

En los tramos de frecuencias comprendidas entre 15 y 75 Hz se podrá calcular la velocidad equivalente conociendo la frecuencia principal a través de la ecuación:

v = 2 · π · f · d

siendo

v la velocidad de vibración equivalente en mm/s

f la frecuencia principal en Hz

d el desplazamiento admisible en mm indicado en la tabla

Ver Texto
(48)

Para frecuencias superiores a 100 Hz se deben aplicar, como mínimo, los valores de referencia para 100 Hz

Ver Texto
(49)

En el cómputo de plantas se incluyen los sótanos.

Ver Texto
(50)

con un control adecuado de la integridad, los pilotes perforados podrán ser utilizados con topes estructurales un 25% mayores.

fck es la resistencia característica del hormigón

fp es la tensión introducida en el hormigón por el pretensado

fyk es el límite elástico del acero

Ver Texto
(51)

Con más del 50% de las partículas distinguibles a simple vista (aprox. 0,1 mm).

Ver Texto
(52)

En función de los datos de que se disponga de ensayos SPT las arenas pueden clasificarse tal y como se indica en la tabla D.2.

Ver Texto
(53)

Con más del 50% de las partículas no distinguible a simple vista (aprox. 0,1 mm).

Ver Texto
(54)

En función de los datos de que se disponga y de la resistencia a compresión simple pueden clasificarse las arcillas tal y como se indica en la tabla D.3.

Ver Texto
(55)

En la tabla D.5 se proporcionan los criterios de la Sociedad Internacional de Mecánica de Rocas para clasificar las rocas según su grado de meteorización.

Ver Texto
(56)

El ensayo de carga con placa debe interpretarse con las lógicas reservas debidas a la diferencia entre las dimensiones de la placa y la de la cimentación proyectada (véase apartado E.5; Figura E.8).

Ver Texto
(57)

Alternativamente, para obtener una indicación rápida de la resistencia a la compresión simple, se recomienda la utilización del Martillo Schmidt (Esclerómetro de mano).

Ver Texto
(58)

Los términos arcilla y arcillosa de la tabla deben emplearse cuando se trata de finos plásticos y los términos limo y limosa, cuando los finos no son plásticos o poco plásticos según el criterio de Casagrande.

Ver Texto
(59)

Estas condiciones no se dan en la práctica

Ver Texto
(60)

Los valores indicados serán aplicables para estratificación o foliación subhorizontal. Los macizos rocosos con discontinuidades inclinadas, especialmente en las cercanías de taludes, deben ser objeto de análisis especial.

Ver Texto
(61)

Se admiten pequeñas discontinuidades con espaciamiento superior a 1 m.

Ver Texto
(62)

Estas rocas son susceptibles de hinchar por efecto de la relajación de tensiones asociada a las excavaciones. También son susceptibles de reblandecerse por efecto de su exposición al agua.

Ver Texto
(63)

Estos casos deben ser investigados «in situ»

Ver Texto