Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito (Vigente hasta el 07 de Febrero de 2008).

Sumario

Circular 5/1993, 26 marzo, rectificada por Corrección de errores («B.O.E.» 24 mayo). Ir a Norma derogadora Circular 5/1993, 26 marzo, derogada por la disposición derogatoria de la Circular 3/2008, de 22 de mayo, del Banco de España, a entidades de crédito, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 10 junio), el 11 de junio de 2008.

ENTIDADES DE CRÉDITO, SOBRE DETERMINACIÓN Y CONTROL DE LOS RECURSOS PROPIOS MÍNIMOS

La presente Circular constituye el desarrollo final, en el ámbito de las Entidades de crédito, de la legislación sobre recursos propios y supervisión en base consolidada de las Entidades financieras dictada a partir de la Ley 13/1992, de 1 de junio, y que comprende el Real Decreto 1343/1992, de 6 de noviembre, y la Orden de 30 de diciembre de 1992. Con ello se culmina también el proceso de adaptación de la legislación española de Entidades de crédito a las directivas comunitarias dictadas desde 1989 sobre fondos propios, coeficiente de solvencia y su cumplimiento en base consolidada.

La Circular ha incluido en su texto, literalmente en muchos casos, buena parte de las disposiciones contenidas en los textos reglamentarios dictados en desarrollo de la Ley 13/1992. Con ello se pretende facilitar la consulta y el cumplimiento de las normas aplicables, habida cuenta de su complejidad y detalle, además de integrar en un único texto, de forma consistente, las exigencias contenidas en aquellas normas con las reglas que el Banco de España está facultado para dictar en orden a su cumplimiento.

Junto a la reiteración de los requerimientos ya establecidos en normas previas, la Circular desarrolla algunos aspectos técnicos de dichas disposiciones, dentro de los límites fijados tanto por las propias habilitaciones como por las directivas comunitarias, y en especial adapta sus mandatos a las reglas contables en que finalmente en muchos casos, debe controlarse su cumplimiento.

El texto actual deja para una ampliación posterior de la Circular el desarrollo de aquellas normas de solvencia cuya entrada en vigor ha sido pospuesta por el Real Decreto 1343/1992: La cobertura de los riesgos de mercado y ciertas limitaciones a los grandes riesgos. No obstante, las Entidades de crédito, en cuanto conocen ya la regulación de los aspectos esenciales de dichos riesgos, deben ir previendo, en sus sistemas de control interno, los elementos necesarios para su cumplimiento, a partir del 1 de enero de 1994.

Por consiguiente, el Banco de España ha dispuesto:

Sección 1

Introducción

Norma primera. Ámbito de aplicación

1. Lo dispuesto en esta Circular, excepción hecha de la Sección Octava, será de aplicación a los grupos y subgrupos consolidables de entidades de crédito, así como a las entidades de crédito individuales, integradas o no en un grupo o subgrupo consolidable de entidades de crédito.

En el caso de los grupos y subgrupos consolidables de entidades de crédito, se tendrán en cuenta, a los efectos de aplicar las normas de la presente Circular, las entidades financieras consolidables por su actividad en las que se posea una participación. A estos efectos, se entenderá por participación todo derecho sobre el capital de otra sociedad que cree con ésta una vinculación duradera y esté destinado a contribuir a la actividad de la sociedad, así como, en todo caso, la tenencia, de manera directa o indirecta, de al menos el 20 % de su capital o de sus derechos de voto, aunque no cumpla los requisitos para ser calificada contablemente como entidad asociada o multigrupo.

En el caso de las entidades de crédito individuales que no estén integradas en un grupo o subgrupo consolidable ni tengan entidades dependientes consolidables, la aplicación de las normas de la presente Circular se llevará a cabo sobre la base de los estados financieros que incluyan, conforme a lo previsto en el artículo 8 de la Ley 13/1985, de 25 de mayo, de coeficientes de inversión, recursos propios y obligaciones de información de los intermediarios financieros (en adelante, la Ley), a las entidades financieras consolidables por su actividad en las que tengan participaciones, en el sentido indicado en el apartado 1 del artículo 185 del texto refundido de la Ley de Sociedades Anónimas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1564/1989, de 22 de diciembre, o, de manera directa o indirecta, al menos el 20 % del capital o de los derechos de voto.

Con independencia de las normas de la presente Circular que sean exigibles a las entidades de crédito individuales que los integren, en el caso de los grupos de coordinación de entidades de crédito españolas que tengan como dominante a una entidad financiera extranjera con domicilio fuera de la Unión Europea, el Banco de España deberá comprobar, previa audiencia de las entidades interesadas, que no están sujetas a una supervisión en base consolidada por parte de la autoridad competente de un tercer país, que sea equivalente a la prevista en las normas españolas. En el caso de que no se apreciase la existencia de un régimen de supervisión equivalente, resultará de aplicación a dicho grupo el régimen de supervisión consolidada previsto en la presente Circular, en el marco de lo establecido en el artículo 56 bis de la Directiva 2000/12/CE, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y a su ejercicio.

En ese caso, dichas entidades se tratarán como un grupo consolidable de entidades de crédito de los contemplados en los apartados 2.c) y 4 de la norma segunda de la presente Circular, y quedarán sujetas a las disposiciones aplicables a estos grupos, sin perjuicio de las facultades que otorga al Banco de España el párrafo tercero del apartado 3 del artículo 13 de la Ley, y de la eventual inclusión, dentro del grupo de coordinación, de las restantes entidades de crédito (u otras consolidables por su actividad) que tengan su sede en algún país de la Unión Europea y sean también dependientes de la misma entidad extranjera en el caso de que corresponda al Banco de España, aplicando analógicamente las reglas contempladas en el artículo 53 de la Directiva 2000/12/CE citada, la supervisión de dicho grupo de ámbito comunitario.

Las decisiones a que se refieren los dos párrafos anteriores serán comunicadas a todas las entidades de crédito españolas interesadas y, en el caso de que se hayan establecido otros métodos de supervisión en base consolidada diferentes de los previstos en esta Circular o exigido la constitución de una entidad financiera dominante en la Unión Europea, también a la entidad dominante extranjera y demás autoridades competentes implicadas, y a la Comisión Europea.

Cuando no se establezca un tratamiento diferenciado, en las normas siguientes el término entrecomillado "Entidad" comprende los grupos consolidables de entidades de crédito, los subgrupos consolidables de las mismas y las entidades de crédito no pertenecientes a uno de esos grupos.

La Sección Octava de esta Circular será de aplicación a los conglomerados financieros en los que el Banco de España ejerza la función de coordinador y a los grupos contemplados en el artículo 2.2 del Real Decreto 1332/2005, de 11 de noviembre, por el que se desarrolla la Ley 5/2005, de 22 de abril, de supervisión de los conglomerados financieros y por la que se modifican otras leyes del sector financiero (en adelante, Grupos Mixtos), en los que el Banco de España sea la autoridad responsable de la supervisión de su entidad obligada, en los términos previstos en la norma trigésima cuarta.

Ir a Norma modificadora Número 1 de la norma primera redactado por el apartado 1 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio). Vigencia: 9 julio 2006

2. Los requerimientos de recursos propios establecidos en el apartado 1 de la norma cuarta de la presente circular, los límites a las posiciones en divisas establecidos en la norma decimonovena y a la concentración de riesgos establecidos en la norma vigésima sexta no serán aplicables a las sucursales de entidades de crédito autorizadas en países de la Unión Europea. Párrafo 1.º del número 2 de la Norma primera redactado por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Tampoco serán exigibles dichos requerimientos y límites a las sucursales de Entidades de crédito con sede en terceros países cuando, previa decisión del Banco de España, a solicitud motivada de la Entidad, se cumplan las siguientes condiciones:

  • a) Que dicha Entidad esté sujeta, en su país de origen, a requerimientos equivalentes a los establecidos en la materia por las directivas de la Comunidad Europea.
  • b) Que la sucursal se integre con el resto de la Entidad a esos efectos.
  • c) Que la Entidad se comprometa a respaldar en todo momento, y siempre que se lo solicite el Banco de España, las obligaciones de su sucursal, proporcionándole los medios necesarios para atender esas obligaciones en España.
  • d) Que, en caso de liquidación de la Entidad de crédito, exista igualdad de tratamiento de los acreedores de la sucursal con el resto de los acreedores de la Entidad.
  • e) Que haya reciprocidad en esta materia respecto de las sucursales de Entidades de crédito españolas en el país de origen.

3. La solicitud que se menciona en el apartado anterior incluirá, al menos, los siguientes extremos:

  • a) Certificación del compromiso del órgano de administración de la Entidad de respaldar en todo momento a la sucursal.
  • b) Certificación de la autoridad supervisora correspondiente o, en su defecto, del órgano de administración de la Entidad, del cumplimiento de los requisitos en cuestión. Esta certificación deberá actualizarse una vez al año, a más tardar tres meses después de la aprobación de las cuentas anuales.

4. El límite a las inmovilizaciones materiales establecido en la norma vigésima segunda no se aplicará a las sucursales en España de Entidades de crédito extranjeras.

Norma segunda. Grupo y subgrupo consolidable de Entidades de crédito

1. A efectos de lo dispuesto en la presente Circular, tendrán la consideración de entidades financieras consolidables, por su actividad, las siguientes:

  • a) Las entidades de crédito, que comprenderán: las españolas inscritas en los Registros Especiales del Banco de España; las autorizadas en otros Estados miembros de la Unión Europea, y los organismos o empresas, tanto públicos como privados, que hayan sido autorizados en países distintos de los anteriores, cuya actividad responda a la definición establecida en el artículo 1 del Real Decreto Legislativo 1298/1986, de 28 de junio, por el que se adaptan las normas legales en materia de establecimientos de crédito al ordenamiento jurídico de la Comunidad Europea, y estén supervisados por las autoridades competentes de dichos países.
  • b) Las empresas de servicios de inversión, que comprenderán: las españolas inscritas en los registros especiales a cargo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores; las autorizadas en otros Estados miembros de la Unión Europea, y los organismos o empresas, tanto públicos como privados, que hayan sido autorizados en países distintos de los anteriores cuya actividad responda a la definición establecida en el artículo 62 de la Ley 24/1988, de 24 de julio, del mercado de valores, y estén supervisadas por las autoridades competentes de dichos países.
  • c) Las sociedades de inversión de capital variable.
  • d) Las sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva, así como las sociedades gestoras de fondos de pensiones y las de fondos de titulización hipotecaria o de titulización de activos, cuyo objeto social exclusivo sea la administración y gestión de los citados fondos.
  • e) Las sociedades de capital riesgo y las gestoras de fondos de capital riesgo.
  • f) Las entidades cuya actividad principal sea la tenencia de acciones o participaciones entendiendo por tales aquellas en que más de la mitad del activo de la entidad está compuesto por inversiones permanentes en acciones y otros tipos de valores representativos de participaciones, sea cual sea la actividad, objeto social o estatuto de las entidades participadas, salvo que se trate de sociedades financieras mixtas de cartera, tal y como se definen en el artículo 2.7 de la Ley 5/2005, de 22 de abril, sometidas a supervisión en el nivel del conglomerado financiero y que no estén controladas por una entidad de crédito.
  • g) Las entidades, cualquiera sea su denominación o estatuto, que ejerzan las actividades típicas de las anteriores.

Las entidades financieras relacionadas en las letras c) a e), ambas inclusive, son las inscritas en sus correspondientes registros especiales a cargo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones o de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera.

Ir a Norma modificadora Número 1 de la norma segunda redactado por el apartado 2 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo cuarto del apartado 1 de la norma primera para las entidades de crédito y financieras controladas por una entidad financiera de un tercer país, los grupos consolidables de entidades de crédito son los formados por dos o más entidades consolidables por razón de su actividad, en los que concurra cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • a) Que la entidad dominante sea una entidad de crédito española.
  • b) Que la entidad dominante sea una entidad española cuya actividad principal consista en tener participaciones en entidades de crédito, contando, al menos, con una filial (entidad de crédito dependiente) de nacionalidad española.
  • c) Que una empresa española cuya actividad principal consista en tener participaciones en entidades financieras [siempre que dicha actividad no sea la mencionada en la letra b) precedente], una persona física, una entidad no consolidable por su actividad, o un grupo de personas físicas o entidades no consolidables que actúen sistemáticamente en concierto, controlen a varias entidades financieras españolas consolidables por su actividad, siendo al menos una de ellas una entidad de crédito, y siempre que las entidades de crédito sean las de mayor dimensión relativa entre las entidades financieras participadas.

Se entenderá que la actividad principal de una entidad consiste en tener participaciones en entidades financieras, o en entidades de crédito, cuando, siendo una entidad incluida en la letra f) del apartado 1 de esta norma, más de la mitad de sus inversiones permanentes en acciones y otros tipos de valores representativos de participaciones sean en entidades financieras, o de crédito, respectivamente.

Ir a Norma modificadora Número 2 de la norma segunda redactado por el apartado 2 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

3. Para determinar si existe una relación de control, se atenderá a los créditos previstos en el artículo 4 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores.

La no inclusión en el grupo de una entidad financiera o sociedad instrumental consolidable por su actividad, en la que se posea una participación igual o superior al 20 por 100 del capital o de los derechos de voto, deberá justificarse ante los Servicios de Inspección del Banco de España con, al menos, un mes de antelación a la presentación de los estados consolidados y la declaración de recursos propios. Si el Banco de España considerara insuficientes las razones alegadas, lo hará saber a la entidad, a efectos de que la incluya en su consolidación.

No obstante, cuando una entidad financiera, cuyo control corresponda a una de las entidades incluidas en el grupo consolidable de entidades de crédito, pudiera integrarse simultáneamente en otro grupo consolidable de entidades financieras no consolidable con la "Entidad", de acuerdo con el artículo 6.4 del Real Decreto, la entidad obligada podrá solicitar al Banco de España su exclusión del grupo consolidable de entidades de crédito y su inclusión en el otro grupo consolidable de entidades financieras. El Banco de España decidirá previo informe favorable de las restantes autoridades supervisoras implicadas.

Las entidades financieras y sociedades instrumentales consolidables por su actividad, respecto de las que no exista una relación de control, tal y como se define en los párrafos primero y segundo de esta norma, pero en las que una "Entidad" tenga una participación de, al menos, el 20 por 100 del capital o de los derechos de voto, se integrarán contablemente con la "Entidad", mediante consolidación proporcional, cuando estén gestionadas conjuntamente por la "Entidad" con otra u otras personas o entidades.

Párrafos 2.º y 3.º del número 3 de la Norma segunda redactados y párrafo 4.º introducido por Circular 12/1996, de 29 de noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre).Vigencia: 7 enero 1997

4. En los supuestos a) y b) del apartado 2 de esta norma, así como cuando la entidad dominante sea una entidad española consolidable por su actividad y ésta consista principalmente en la tenencia de acciones y participaciones en entidades financieras, en el grupo consolidable se integrarán todas las entidades financieras consolidables por su actividad, cualquiera que sea su nacionalidad, domicilio, naturaleza jurídica o el país donde desarrollen sus actividades.

Sin perjuicio de lo establecido en el apartado 6 de esta norma, en los restantes supuestos contemplados en la letra c) del apartado 2 de la misma el grupo consolidable de entidades de crédito estará compuesto por:

  • a) Las entidades financieras consolidables por su actividad de nacionalidad española controladas por las personas o entidades citadas en dicha letra, bien directamente, bien a través de una entidad cuya actividad principal consista en tener acciones o participaciones, o a través de entidades no consolidables por razón de su actividad.
  • b) Todas las filiales, nacionales o extranjeras, de las entidades financieras mencionadas en la letra a) que sean consolidables por razón de su actividad.

En cualquier caso, las entidades consolidables se incluirán aun cuando la participación en ellas se ostente a través de filiales no consolidables por su actividad.

Ir a Norma modificadora Número 4 de la norma segunda redactado por el apartado 2 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

5. Asimismo, y aunque no tengan la consideración de entidades financieras, serán consolidables por su actividad las sociedades instrumentales cuyo negocio suponga la prolongación del de una o más entidades financieras consolidables, incluido el arrendamiento que cumpla la definición de arrendamiento financiero de la norma trigésima tercera de la Circular 4/2004, o consista fundamentalmente en la prestación a dichas entidades de servicios auxiliares, tales como la tenencia de inmuebles o activos materiales, prestación de servicios informáticos, de tasación, de representación, de mediación u otros similares.

En el caso de una entidad tenedora de inmuebles, se entiende que su actividad consiste, fundamentalmente, en la prestación de servicios auxiliares a entidades del grupo consolidable cuando el 50 % o más de su patrimonio inmobiliario, valorado a precios de mercado, esté ocupado o utilizado por dichas entidades. En el caso del resto de las instrumentales, se entiende que su actividad consiste, fundamentalmente, en prestar servicios auxiliares a entidades del grupo consolidable cuando el 50 % o más de su facturación, a precios de mercado, la realice con entidades de dicho grupo.

Ir a Norma modificadora Número 5 de la norma segunda redactado por el apartado 2 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

6. No obstante lo dispuesto en el apartado 4 de esta norma, cuando una Entidad de crédito o un grupo consolidable de Entidades de crédito estén, a su vez, dominados por una Entidad extranjera, con sede en algún país miembro de la Comunidad Europea, cuya actividad principal consista en tener participaciones en Entidades de crédito, sin que ninguna de ellas tenga su misma nacionalidad, la Entidad dominante y sus restantes filiales consolidables cualquiera que sea su nacionalidad, integrarán un grupo consolidable de Entidades de crédito, a efectos de esta Circular, siempre que se esté en presencia de cualquiera de los siguientes supuestos:

  • a) Que las Entidades de crédito de nacionalidad española sean las únicas filiales de esa naturaleza en el ámbito comunitario.
  • b) Que, existiendo Entidades de crédito filiales españolas y de otros países comunitarios, se hubiera alcanzado un acuerdo entre las autoridades competentes españolas y las de esos otros países, incluyendo el país de sede de la Entidad dominante, en virtud del cual se asigne la competencia de supervisión en base consolidada a las autoridades españolas.
  • c) Que, existiendo Entidades de crédito filiales españolas y de otros países comunitarios, en ausencia del acuerdo al que se hace referencia en la letra b) anterior, la Entidad de crédito del grupo con balance más elevado tuviese nacionalidad española o, si los totales de balance fuesen iguales, fuera española la Entidad de crédito autorizada en primer lugar.

7. Las participaciones a considerar en la definición de un grupo consolidable de Entidades de crédito serán las existentes en la fecha a la que se refieran los estados contables consolidados, cualquiera que haya sido su permanencia en las carteras de las Entidades del grupo. Igual criterio se aplicará en lo que respecta a los derechos de voto.

8. Tendrá la consideración de subgrupo consolidable de Entidades de crédito el formado por una o más Entidades de crédito y, en su caso, sus filiales consolidables, que se integren en un grupo consolidable de Entidades financieras sometido a la supervisión de una autoridad supervisora española distinta del Banco de España.

Serán, en su caso, de aplicación a los subgrupos consolidables de entidades de crédito las reglas sobre alcance de la consolidación establecidas en esta norma. Párrafo 2.º del número 8 de la Norma segunda redactado por Circular 12/1996, de 29 de noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre).Vigencia: 7 enero 1997

9. Las entidades financieras y sociedades instrumentales consolidables integrantes de los grupos o subgrupos consolidables de entidades de crédito consolidarán entre sí sus estados contables, según lo dispuesto en la Circular del Banco de España 4/2004, de 22 de diciembre, sobre normas de información financiera pública y reservada, y modelos de estados financieros (en lo que sigue, CBE 4/2004), atendiendo en especial a lo indicado en su norma sexagésima novena. En el caso de los grupos y subgrupos que tengan la estructura prevista en la letra c) del apartado 2 de esta norma, se aplicará lo previsto en la norma quincuagésima de dicha CBE 4/2004.

Ir a Norma modificadora Número 9 de la norma segunda redactado por el apartado 2 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

Norma tercera. Entidad obligada a informar de los grupos y subgrupos de Entidades de crédito

1. La Entidad obligada a informar, aprobar y depositar las cuentas anuales y el informe de gestión de un grupo consolidable de Entidades de crédito y a realizar las demás funciones establecidas en el número 2 del artículo 8 del Real Decreto, será su Entidad dominante. En el supuesto contemplado en la letra c) del apartado 2 de la norma segunda, el grupo propondrá al Banco de España una Entidad de crédito de las que lo forman como Entidad obligada. Si el Banco de España no se opone en el plazo de un mes, dicha Entidad se entenderá designada. No obstante, el Banco de España podrá designar otra cuando la propuesta no asegure el cumplimiento de las funciones propias de la Entidad obligada, o designar directamente a la obligada en ausencia de propuesta.

Del mismo modo se determinará la Entidad obligada de un subgrupo de Entidades de crédito.

2. Además de las funciones mencionadas en el apartado precedente, la Entidad obligada tendrá el deber de presentar los estados establecidos en la norma vigésima sexta, y los demás que establezca esta Circular.

Asimismo, atenderá los requerimientos y facilitará las actuaciones inspectoras del Banco de España referentes al grupo, sin perjuicio de las obligaciones de las demás Entidades integrantes del mismo.

Norma cuarta. Requerimientos generales de recursos propios mínimos, límites y procedimientos de control interno Ir a Norma modificadora Título de la norma cuarta modificado por el apartado 3 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

1. Las "Entidades" deberán mantener, en todo momento, un volumen suficiente de recursos propios computables, según se definen en la norma séptima de esta Circular, para cubrir la suma de:

  • a) La exigencia por riesgo de crédito, en función de los activos, compromisos y demás cuentas de orden que presenten ese riesgo, establecida en la sección tercera de esta Circular.
  • b) La exigencia por riesgo de cambio y de la posición en oro, en función de la posición global neta en divisas y de la posición neta en oro, establecida en la sección cuarta de esta Circular y, en su caso, calculada de acuerdo con la sección novena de la misma.
  • c) La exigencia por riesgo de la cartera de negociación, establecida en la sección quinta de esta Circular, y, en su caso, calculada de acuerdo con la sección novena de la misma.
  • d) La exigencia por riesgo de precio de mercaderías, establecida en la sección quinta bis de esta Circular, y, en su caso, calculada de acuerdo con la sección novena de la misma.
Número 1 de la Norma cuarta redactado por el número 1 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

2. Las "Entidades" deberán, además, cumplir los límites a la concentración de riesgos y a las inmovilizaciones materiales establecidos en las normas vigésima sexta y vigésima novena, respectivamente.

Las entidades de crédito españolas deberán cumplir individualmente los límites de riesgos por posiciones en divisas establecidos en la norma decimonovena.

Número 2 de la Norma cuarta redactado por Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio).Vigencia: 13 junio 1998

3. Los límites a las participaciones no financieras y a la concentración de riesgos establecidos en las normas décima y vigésima sexta, respectivamente, se calcularán en relación con los recursos propios computables establecidos en la sección segunda de esta circular, antes de procederse a la deducción establecida en las letras h) a j) del apartado 1 de la norma novena.

No obstante, en el caso de las sucursales de entidades de crédito con sede en terceros países, los límites a la concentración de riesgos se calcularán sobre los recursos propios de la entidad extranjera en su conjunto. La sucursal comunicará al Banco de España, dos veces al año, dichos recursos propios, que comprenderán los elementos mencionados en el apartado 1 de la norma octava, con las deducciones de las letras a), b), e), f) y g) del apartado 1 de la norma novena, y los límites de la norma undécima. Si la sucursal no puede aportar esos datos el cálculo se realizará con los elementos de recursos propios localizados en la sucursal. Párrafo 2.º del número 3 de la Norma cuarta introducido por Circular 2/1994, 4 abril, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 13 abril).Vigencia: 13 abril 1994

Número 3 de la Norma cuarta redactado por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Vigencia: 1 enero 1994

4. Las "Entidades" deberán disponer de procedimientos administrativos y contables, sistemas de gestión de riesgos y mecanismos de control interno completos y adecuados a su tamaño, y a la diversidad y complejidad de las actividades que desarrollen.

Los procedimientos de gestión de riesgos y los mecanismos de control interno estarán basados en políticas claramente definidas por los órganos de gobierno y desarrolladas mediante una estructura organizativa adecuada, integrada, transparente, coherente y con líneas de responsabilidad bien definidas, y tomarán en consideración todos los riesgos de la actividad desarrollada.

Los procesos de toma de decisiones, de identificación, asunción, medición, gestión, seguimiento y control de los riesgos estarán aprobados por órganos competentes con el nivel apropiado y basados en criterios objetivos, e incluirán la adecuada segregación de funciones, el establecimiento de límites operativos, la frecuencia del análisis y revisión tanto de los riesgos como de los procesos, la elaboración periódica de pruebas de tensión rigurosas, los planes de emergencia precisos, la adecuación a las políticas definidas por la alta administración y la calidad, cantidad y periodicidad de la información a los órganos de gobierno.

Los órganos de administración de las "Entidades" deberán contar con los medios adecuados que les permitan, en todo momento, realizar una evaluación integral de los riesgos en que se ha incurrido o se puede incurrir y adoptar las estrategias de mantenimiento de los niveles de capital precisos en cada caso, anticipándose al impacto que sobre la solvencia, la rentabilidad, la liquidez o el perfil de riesgo de la entidad puedan representar, entre otros factores, sus estrategias comerciales, el desarrollo de la competencia y la evolución del entorno económico.

Los órganos de control interno, que estarán integrados en la estructura organizativa de la entidad de forma que se garantice su independencia, incluirán entre sus funciones la evaluación del cumplimiento de las políticas diseñadas por los órganos de administración y la revisión de los procedimientos, sistemas y mecanismos señalados en el primer párrafo de este apartado.

La documentación que soporte las políticas adoptadas y los procedimientos de control y gestión de los riesgos deberá estar claramente definida y deberá ser posible su verificación por el Banco de España.

Ir a Norma modificadora Número 4 de la norma cuarta redactado por el apartado 3 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

Norma quinta. Requerimientos de recursos propios mínimos individuales para Entidades de crédito integradas en un grupo o subgrupo consolidable de Entidades de crédito

1. El cumplimiento por un grupo o subgrupo consolidable de entidades de crédito de los requerimientos establecidos en el apartado 1 de la norma cuarta y de los límites a la concentración de riesgos previstos en la norma vigésima sexta no eximirá de su cumplimiento individual o subconsolidado a las entidades de crédito que dependan directamente de las personas o entidades que controlen un grupo con la estructura prevista en la letra c) del apartado 2 de la norma segunda. Párrafo 1.º del número 1 de la Norma quinta redactado por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

La consolidación proporcional de una Entidad de crédito no la exime del cumplimiento individual o subconsolidado de los requerimientos de los apartados 1 y 2 de la norma cuarta.

2. A fin de asegurar la distribución adecuada de los recursos propios computables dentro de un grupo o subgrupo consolidable de Entidades de crédito, las Entidades de crédito españolas integradas en el mismo como filiales deberán cumplir los requerimientos del apartado 1 de la norma cuarta de forma individual, en los términos previstos en el párrafo siguiente, sin perjuicio del cumplimiento del nivel general por el grupo o subgrupo a que pertenezcan.

Los requerimientos individuales dependerán de la participación del grupo en su capital, de acuerdo con la siguiente tabla:

Participación Requerimientos individuales en participación en porcentaje de los generales
Un 90 por 100 o más 50
Más de un 50 y menos de un 90 por 100 60
Más de un 20 y hasta un 50 por 100 90
20 por 100 o menos 100

A estos efectos, la entidad de crédito se considerará no integrada en un grupo consolidable de entidades de crédito, siendo sus recursos propios computables los establecidos en la Sección Segunda de esta Circular, que resulten de su balance individual, sin ajustes ni eliminaciones por relaciones internas al grupo, aunque sin aplicar las deducciones establecidas en las letras e), e bis), f), g) y h) del apartado 1 de la norma novena. Ir a Norma modificadora Párrafo 3.º del número 2 de la norma quinta redactado por el apartado 4 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

La deducción recogida en la letra b) del apartado 1 de la norma novena se aplicará exclusivamente a las acciones, aportaciones u otros valores computables como recursos propios emitidos por ella que se hallen en su poder. La deducción recogida en la letra d) de dicha norma se aplicará considerando entidades del grupo solamente a sus filiales. Párrafo final del número 2 de la Norma quinta introducido por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

3. Las "Entidades" distribuirán adecuadamente los riesgos asumidos, teniendo en cuenta la cifra de recursos propios de cada una de las entidades integradas. En todo caso, las entidades de crédito filiales en las que la participación del grupo sea igual o inferior al 50 % deberán cumplir, de forma individual, el límite establecido en el apartado 2 de la norma vigésima sexta, si bien no se tomarán en cuenta los riesgos que, por corresponder a relaciones internas del grupo consolidable, no figuren en los estados consolidados, así como los explícitamente garantizados por la matriz. A estos efectos, las empresas no consolidables del grupo formarán un grupo económico ajeno.

Número 3 de la Norma quinta introducido por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Norma sexta. Requerimientos de recursos propios de los grupos consolidables de Entidades de crédito en que se integren Entidades financieras consolidables sometidas a distintas regulaciones

1. A efectos de la presente norma, son Entidades financieras sometidas por naturaleza a requerimientos de recursos propios de distinta clase de los de las Entidades de crédito: Las Sociedades y Agencias de Valores y las Sociedades gestoras españolas, recogidas en las letras b), d), e) y f) del apartado 1 de la norma segunda.

2. Los recursos propios computables de un grupo consolidable de Entidades de crédito, definidos de acuerdo con la norma séptima de esta Circular, en el que se integren Entidades financieras de las citadas en el apartado anterior, no podrán ser inferiores a la más alta de las magnitudes siguientes:

  • a) La necesaria para que el grupo consolidable de entidades de crédito alcance los requerimientos de recursos propios mínimos señalados en el apartado 1 de la norma cuarta.
  • b) La suma de los siguientes requerimientos:
    • Los que específicamente sean exigibles, individualmente o de forma subconsolidada, a las Entidades financieras citadas en el apartado 1 de esta norma. A estos efectos, los elementos de los recursos propios que, con arreglo a sus normas específicas, sean computables para alguna de las Entidades individuales o subgrupos de Entidades, y que no lo sean para las de crédito, se deducirán de los requerimientos exigibles a esas Entidades individuales o subgrupos, hasta donde dichos requerimientos alcancen; las deducciones en los recursos propios que deban efectuarse según sus propias normas, pero no según la norma novena de esta Circular, se sumarán a los citados requerimientos.
    • Los establecidos en el apartado 1 de la norma cuarta, aplicados a las restantes Entidades del grupo, con la particularidad que, para las Sociedades de inversión mobiliaria y de capital de riesgo, se indica en el apartado siguiente.

3. Cuando en un grupo consolidable de los contemplados por el apartado 2 existan una o más Sociedades españolas de inversión mobiliaria o de capital riesgo, a la magnitud mencionada en la letra b) del apartado precedente se sumará, cuando sea positiva, la diferencia que exista entre el capital mínimo de constitución de dichas Sociedades y la cuantía que resulte de aplicar a la Sociedad, individualmente, los requerimientos de recursos propios de las Entidades de crédito exigidos en el apartado 1 de la norma cuarta de esta Circular.

4. A efectos de lo dispuesto en la letra b) del apartado 2, y para el cálculo de los requerimientos individuales de recursos propios de las Sociedades de inversión mobiliaria y de capital de riesgo previstos en el apartado 3, no se tendrán en cuenta los requerimientos de recursos propios derivados de riesgos que, por corresponder a relaciones internas del grupo, no figuren en los estados consolidados.

Sección 2

Recursos propios

Norma séptima. Definición de recursos propios computables

Los recursos propios computables de las «Entidades» estarán constituidos por los elementos relacionados en la norma octava, netos de las deducciones contempladas en la norma novena y de los excesos sobre los límites de cómputo a que se refiere la norma undécima.

Norma octava. Elementos que componen los recursos propios

1. Los recursos propios de las Entidades de crédito comprenderán los siguientes elementos:

  • a) El capital social de las sociedades anónimas, excluida la parte del mismo contemplada en la letra f) siguiente; los fondos fundacionales y las cuotas participativas de las cajas de ahorros, así como el fondo social de la Confederación Española de Cajas de Ahorros y las cuotas participativas de asociación emitidas por èsta; las aportaciones al capital social de las cooperativas de crédito, y el fondo de dotación de las sucursales de entidades de crédito extranjeras.

    En el caso de las cooperativas de crédito, el capital estará integrado por las aportaciones de los socios y asociados, con independencia de que se contabilicen o no como capital con naturaleza de pasivo financiero, de acuerdo con lo previsto en los apartados 19 y 20 de la norma vigésima primera y en el apartado 13 de la disposición transitoria primera de la CBE 4/2004, y siempre que cumplan los siguientes requisitos:

    • Su retribución estará condicionada a la existencia de resultados netos positivos o, previa autorización del Banco de España, de reservas de libre disposición suficientes para satisfacerla.
    • Su duración será indefinida.
    • Su eventual reembolso quedará sujeto a las condiciones que se deriven del número 4 del artículo séptimo de la Ley 13/1989, de cooperativas de crédito.
    Ir a Norma modificadora Letra a) del número 1 de la norma octava redactada por el número 2 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • b) Las reservas efectivas y expresas, incluidos el fondo de participación y el fondo de reserva de cuotapartícipes de las cajas de ahorros y de su Confederación.

    Son reservas efectivas y expresas las generadas con cargo a beneficios, cuando su saldo sea acreedor, incluyendo en particular la cuenta de remanente prevista en la CBE 4/2004; las resultantes de primas de emisión desembolsadas; y aquellos importes que, sin pasar por la cuenta de pérdidas y ganancias, se deban contabilizar, por cualquier concepto, en la cuenta de "resto de reservas", de acuerdo con la CBE 4/2004.

    También se clasificarán como reservas:

    • a) Los ajustes por valoración (plusvalías) por diferencias de cambio que surjan por aplicación de lo dispuesto en las normas decimoctava, a excepción de las mencionadas en el tercer párrafo de la letra c) siguiente, y quincuagésima primera de la CBE 4/2004.
    • b) Los ajustes por valoración positivos por coberturas de inversiones netas en negocios en el extranjero que surjan por aplicación de lo dispuesto en la norma trigésima primera, apartado 17, de la CBE 4/2004.

    Hasta que tenga lugar la aplicación de resultados, las entidades de crédito podrán incorporar a este elemento la parte de los resultados del ejercicio anterior que se prevea aplicar a reservas, siempre que:

    • Exista una decisión formal de aplicación de resultados del órgano de administración de la entidad.
    • Las cuentas en que se reflejen tales resultados hayan sido verificadas de conformidad por los auditores externos de la entidad.
    • Se acredite que la parte a incorporar se halla libre de toda carga previsible, en especial por gravámenes impositivos, por dividendos o por dotaciones a la obra benéfico-social de las cajas de ahorros y a los fondos sociales de las cooperativas de crédito.

    Estos resultados podrán incorporarse retroactivamente a los recursos propios de cierre del ejercicio al que correspondan.

    Ir a Norma modificadora Letra b) del número 1 de la norma octava redactada por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • c) Las reservas de regularización, actualización o revalorización de activos, que fueran computables antes de la entrada en vigor de la CBE 4/2004 o que resulten, como saldo acreedor, de la aplicación de lo previsto en el apartado 6 de la disposición transitoria primera de la CBE 4/2004, en tanto no se reclasifiquen como "resto de reservas" de acuerdo con dicha norma. Así como las reservas de revalorización resultantes de adquisiciones sucesivas, de acuerdo con lo establecido en el apartado 6 de la norma cuadragésima tercera de la CBE 4/2004.

    Los porcentajes que se indican a continuación de los importes brutos de las plusvalías (netas de minusvalías) que se contabilicen como ajustes por valoración de activos financieros disponibles para la venta dentro del patrimonio neto. Dichos importes brutos estarán constituidos por el saldo acreedor (de conformidad con lo previsto en la CBE 4/2004) de cada una de las cuentas de los ajustes derivados de instrumentos de deuda o de capital, más la corrección impositiva aplicada para su integración en dichas cuentas:

    • 35 % de los importes brutos que hayan generado las plusvalías en valores representativos de deuda, contabilizados como activos financieros disponibles para la venta, que se hallen recogidas como ajustes por valoración en el patrimonio neto.
    • 45 % de los importes brutos que hayan generado las plusvalías en los instrumentos de capital, contabilizados como activos financieros disponibles para la venta, que se hallen recogidas como ajustes por valoración en el patrimonio neto.

    Las plusvalías citadas en el párrafo anterior que surjan en partidas no monetarias valoradas por su valor razonable y cuyo ajuste a dicho valor se impute en patrimonio neto, de acuerdo con las normas de la CBE 4/2004 recogerán, asimismo, el componente de tipo de cambio.

    Las plusvalías incluidas como ajustes por valoración de activos no corrientes en venta se tratarán aplicando los criterios que les corresponderían según su naturaleza, si no se hubiesen clasificado contablemente en dicha categoría.

    Ir a Norma modificadora Letra c) del número 1 de la norma octava redactada por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • d) Los fondos afectos al conjunto de riesgos de la entidad computables antes de la entrada en vigor de la CBE 4/2004 y reclasificados como reservas de acuerdo con su disposición transitoria primera, apartado 30. Ir a Norma modificadora Letra d) del número 1 de la norma octava redactada por el número 2 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • d bis) El saldo contable de la cobertura genérica correspondiente al riesgo de insolvencia de los clientes, es decir, ligada a las pérdidas inherentes o no asignadas específicamente por deterioro del riesgo de crédito, determinada de acuerdo con la CBE 4/2004, en la parte que no exceda sobre el 1,25 % de los riesgos que hayan servido de base para el cálculo de la cobertura ponderados, de acuerdo con lo establecido en la norma decimotercera y siguientes. Ir a Norma modificadora Letra d bis) del número 1 de la norma octava introducida por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • e) Los fondos de la obra benéfico-social de las Cajas de Ahorros, los de su Confederación y los de educación y promoción de las Cooperativas de crédito, que cumplan los requisitos a que se refiere el apartado 3 de esta norma y tengan carácter permanente. Se entiende que tienen dicho carácter los que se hallen materializados en inmuebles.
  • f) La parte del capital social correspondiente a las acciones sin voto y a las acciones rescatables cuya duración no sea inferior a la prevista en la letra g) para las financiaciones subordinadas, reguladas en las secciones quinta y sexta del capítulo IV de la Ley de Sociedades Anónimas. Ir a Norma modificadora Letra f) del número 1 de la norma octava redactada por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • f bis) Las participaciones preferentes mencionadas en el artículo 7.1 de la Ley 13/1985 y emitidas conforme a lo previsto en la disposición adicional segunda de la propia Ley, con independencia de su contabilización o no como pasivo financiero de acuerdo con la norma quincuagésima cuarta de la CBE 4/2004. Ir a Norma modificadora Letra f bis) del número 1 de la norma octava introducida por el número 2 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • g) Las financiaciones subordinadas recibidas por la Entidad de crédito.

    Se entiende por financiaciones subordinadas aquellas que, a efectos de prelación de créditos, se sitúen detrás de todos los acreedores comunes.

    Estas financiaciones deberán cumplir las siguientes condiciones:

    Su plazo original no será inferior a cinco años; si no hubiera sido fijada la fecha de su vencimiento, deberá estar estipulado para su retirada un preaviso de, al menos, cinco años. Tanto en uno como en otro caso, desde el momento en que su plazo remanente sea de cinco años y durante dichos cinco años reducirán su cómputo como recursos propios a razón de un 20 por 100 anual, hasta que su plazo remanente sea inferior a un año, momento en el que dejarán de computarse como tales.

    ...

    Inciso 2.º del párrafo 2.º de la letra g) del número 1 de la Norma octava suprimido por Circular 2/1994, 4 abril, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 13 abril).Vigencia: 13 abril 1994

    No podrán contener cláusulas de rescate, reembolso o amortización anticipada, sin perjuicio de que el deudor pueda proceder al reembolso anticipado si con ello no se ve afectada la solvencia de la Entidad, previa autorización del Banco de España.

    No podrán ser aportadas, o adquiridas posteriormente, por la «Entidad» o por otras Entidades o personas con apoyo financiero de la «Entidad»; no obstante, podrán ser convertibles en acciones, aportaciones o participaciones de la Entidad emisora, o de Entidades del grupo consolidable, y ser adquiridas con el exclusivo fin de su conversión.

    En los contratos y folletos de emisión quedará patente la condición de financiación subordinada para los acreedores. Inciso final del párrafo penúltimo de la letra g) del número 1 de la Norma octava suprimido por Circular 12/1996, 29 noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre).Vigencia: 7 enero 1997

    Las financiaciones subordinadas podrán denominarse en cualquier moneda. Párrafo final de la letra g) del número 1 de la Norma octava redactado por Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio).Vigencia: 13 junio 1998

  • h) Las financiaciones de duración indeterminada que, además de las condiciones exigidas a las financiaciones subordinadas en la letra g), establezcan la posibilidad del diferimiento de intereses en el caso de pérdidas y de aplicación de la deuda y los intereses pendientes de pago a la absorción de pérdidas sin necesidad de proceder a la disolución de la entidad, aun cuando sea después de haberse agotado el capital ordinario. Letra h) del número 1 de la Norma octava redactada por Circular 2/1994, 4 abril, por la que se modifica la Circular 5/1993, 26 marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 13 abril).Vigencia: 13 abril 1994

2. Los elementos recogidos en las letras a), f), f bis), g) y h) se computarán en la parte que se halle efectivamente desembolsada.

Ir a Norma modificadora Número 2 de la norma octava redactado por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

3. Las reservas, fondos y provisiones a que se refieren las letras c), d), d bis) y e) del apartado 1 de esta norma deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • a) Ser libremente utilizables por la entidad para cubrir los riesgos inherentes al ejercicio de la actividad bancaria, incluso antes de que se hayan determinado las eventuales pérdidas o minusvalías.

    En el caso de los fondos contemplados en la letra e) del apartado 1 de esta norma, no cabrá computarlos como recursos propios cuando su regulación determine que, en caso de liquidación de la entidad, los bienes en que se hallen materializados deban separarse del resto del activo y destinarse a sus fines específicos.

  • b) Reflejarse en la contabilidad de la entidad, habiendo sido verificado su importe por los auditores externos de la misma y comunicada dicha verificación a los Servicios de Inspección del Banco de España.
  • c) Estar libres de impuestos o reducirse en la cuantía de los que previsiblemente les sean imputables.
Ir a Norma modificadora Número 3 de la norma octava redactado por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

4. En los recursos propios computables de un grupo o subgrupo consolidable de entidades de crédito se integrarán, además de los elementos indicados en el apartado 1 de esta norma que resulten de la consolidación de los correspondientes estados contables, los siguientes elementos del balance consolidado:

  • a) Las participaciones representativas de los intereses minoritarios de las sociedades del grupo consolidable que reúnan las condiciones previstas en los apartados siguientes de esta norma, en la parte que se halle efectivamente desembolsada, y aunque se contabilicen como capital con naturaleza de pasivo financiero, excluido el importe de los resultados del ejercicio atribuidos a la minoría y de la parte que se les atribuya en los ajustes por valoración incluidos en el patrimonio neto del grupo consolidable que no deban ser tenidos en cuenta a los efectos de la presente Circular.
  • b) Las reservas en sociedades consolidadas. Incluirán las reservas y pérdidas procedentes de la integración global y proporcional de las entidades consolidables que figuran contabilizadas dentro de la partida de reservas (pérdidas) acumuladas, las reservas (pérdidas) en entidades valoradas por el método de participación y las diferencias de cambio contabilizadas como ajustes por valoración de acuerdo con la norma quincuagésima primera de la CBE 4/2004.

Las reservas (pérdidas) en entidades valoradas por el método de la participación también se tendrán en cuenta en el caso de las entidades individuales a las que sea de aplicación lo previsto en el cuarto párrafo del apartado 1 de la norma sexagésima novena de la CBE 4/2004, y que, por tanto, deban remitir al Banco de España los estados reservados previstos para los grupos consolidables de entidades de crédito.

Ir a Norma modificadora Número 4 de la norma octava redactado por el número 2 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

5. A efectos de los límites establecidos en la norma undécima, y sin perjuicio de la facultad del Banco de España a que se refiere el número 4 del artículo 22 del Real Decreto, las participaciones representativas de los intereses minoritarios se distribuirán entre los elementos b), g) y h) del apartado 1 de esta norma, según se indica a continuación:

  • a) El elemento b) del apartado 1 de esta norma comprenderá, salvo en la parte que corresponda a reservas de regularización, actualización o revalorización de activos o plusvalías, las participaciones representativas de acciones ordinarias; las materializadas por acciones sin voto que no otorguen derechos acumulativos al cobro de dividendos; y las materializadas en acciones preferentes emitidas por filiales extranjeras que reúnan las siguientes condiciones de emisión:

    Estarán disponibles para la cobertura de riesgos y pérdidas de la entidad emisora en las mismas condiciones que sus acciones ordinarias.

    Su duración será indeterminada, sin perjuicio de que el emisor pueda proceder a su reducción o amortización anticipada si con ello no se ve afectada la solvencia de la entidad emisora, previa autorización del Banco de España.

    En caso de déficit de los recursos propios de la entidad emisora o de su grupo consolidable, los dividendos deberán soportar las limitaciones que se establezcan, de acuerdo con lo previsto en la norma trigésima primera.

    No otorgarán derechos acumulativos al cobro de dividendos, lo que implica que no devengarán ni generarán dividendo alguno en caso de que la entidad emisora presente pérdidas en sus resultados anuales, o en el período inferior que establezca el folleto o contrato de emisión, y mientras tal situación se mantenga.

  • b) El elemento h) del apartado 1 de esta norma comprenderá:

    La parte que corresponda a reservas de regularización, actualización o revalorización de activos y plusvalías mencionadas en el apartado 1.c) de esta norma, y de las participaciones representativas de las acciones mencionadas en la letra a) precedente.

    Las participaciones representativas de las acciones sin voto emitidas por las filiales españolas que otorguen derechos acumulativos al cobro de dividendos.

    Las participaciones representativas de las acciones preferentes emitidas por filiales extranjeras, no incluidas en la letra a) precedente, que estén disponibles para absorber pérdidas de la entidad emisora, sin necesidad de proceder a su disolución, aun cuando sea después de haberse agotado el capital ordinario, y, al mismo tiempo:

    no otorguen derechos acumulativos al cobro de dividendos, en los términos previstos en el cuarto guión de la letra precedente, y su plazo original de emisión no sea inferior al previsto en el primer guión de la letra g) del apartado 1, relativo a las financiaciones subordinadas; o

    tengan duración indeterminada y prevean el diferimiento del pago de dividendos en el caso de pérdidas.

    Las acciones rescatables que reúnan las condiciones exigidas en el primer guión del párrafo anterior.

  • c) El elemento g) comprenderá las restantes acciones rescatables y preferentes emitidas con duración determinada por filiales extranjeras, cuando otorguen derechos acumulativos al cobro de dividendos, siempre que reúnan requisitos equivalentes a los establecidos para las financiaciones subordinadas en la letra g) del apartado 1 de esta norma.
Ir a Norma modificadora Número 5 de la norma octava redactado por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

6. De acuerdo con lo dispuesto en el apartado 4 del artículo 22 del Real Decreto, la computabilidad como recursos propios del grupo de las acciones sin voto, rescatables o preferentes, de las participaciones preferentes, y de las financiaciones subordinadas, emitidas por entidades filiales, sean o no instrumentales, estará condicionada a:

  • a) Su efectiva vinculación, en la medida en que proceda, según el tipo de instrumento de que se trate, a la cobertura de las pérdidas o minusvalías de la entidad matriz del grupo o, si así lo autoriza expresamente el Banco de España, a las de una entidad de crédito española o de una sociedad o agencia de valores del grupo consolidable.
  • b) El cumplimiento de las restantes condiciones establecidas para su computabilidad en los apartados precedentes de esta norma, no sólo en relación a la entidad emisora, sino también respecto a la entidad del grupo mencionada en la letra precedente.
Ir a Norma modificadora Número 6 de la norma octava redactado por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

7. En el caso de que la Entidad emisora sea una Entidad de crédito o una Entidad financiera sometida por su naturaleza a requerimientos específicos de recursos propios, se eximirá del cumplimiento de las condiciones a que se refieren las dos letras del apartado precedente cuando:

  • a) La financiación sea computable como recursos propios de la propia Entidad, según las normas específicas del país donde haya sido autorizada.
  • b) Ni la matriz, ni ninguna otra Entidad del grupo distinta de la emisora, hayan garantizado el reembolso de la financiación.
  • c) No den lugar a excesos significativos de recursos propios sobre las necesidades del emisor.

8. Los contratos o folletos de emisión de las participaciones preferentes, de las acciones sin voto y rescatables emitidas por entidades españolas, de las financiaciones subordinadas y de las acciones preferentes emitidas por filiales extranjeras se remitirán para su verificación al Departamento de Instituciones Financieras del Banco de España, a fin de calificar su computabilidad como recursos propios y su asignación a los elementos de los mismos que corresponda.

En el caso de que la entidad emisora sea una entidad de crédito o una entidad financiera autorizada en otro país, se aportará a la documentación de la emisión la calificación o asignación que, a los efectos citados en el apartado precedente, pueda haber realizado la autoridad supervisora de dicho país.

El Banco de España verificará, igualmente, los contratos de depósito o financiación que se establezcan entre la entidad filial emisora de las acciones, participaciones o financiaciones subordinadas y la matriz o entidades destinatarias finales de los fondos captados en dichas emisiones, para asegurar el cumplimiento de las condiciones establecidas en los apartados 6 y 7 precedentes.

Ir a Norma modificadora Número 8 de la norma octava redactado por el apartado 5 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

Norma novena. Deducciones de los recursos propios

1. De los elementos de recursos propios recogidos en la norma precedente se deducirán:

  • a) Los resultados negativos de ejercicios anteriores, que se contabilizan como saldo deudor de la cuenta de reservas (pérdidas) acumuladas, y las pérdidas del ejercicio corriente, incluido el importe de los resultados del ejercicio (pérdida) atribuidos a la minoría, así como los activos inmateriales integrados en su patrimonio, incluyendo, en su caso, el fondo de comercio procedente de combinaciones de negocio, de consolidación o de la aplicación del método de la participación.

    Se asimilará a los resultados negativos el saldo deudor (pérdidas netas) de cada una de las cuentas del patrimonio neto que reflejan: ajustes por valoración de activos financieros disponibles para la venta, sean de valores representativos de deuda o de instrumentos de capital; ajustes por valoración (minusvalías) por diferencias de cambio; y ajustes por valoración negativos por coberturas de inversiones netas en negocios en el extranjero que surjan por aplicación de lo dispuesto en la norma trigésima primera de la CBE 4/2004. Las minusvalías surgidas en partidas no monetarias valoradas por su valor razonable cuyo ajuste a dicho valor se impute en patrimonio neto de acuerdo con las normas de la CBE 4/2004 recogerán, asimismo, el componente de tipo de cambio.

    Las minusvalías incluidas como ajustes por valoración de activos no corrientes en venta se tratarán aplicando los criterios que les corresponderían según su naturaleza si no se hubiesen clasificado contablemente en dicha categoría.

    También se asimilará a los resultados negativos el saldo deudor que pueda presentar la reserva de revalorización de activos a consecuencia de la aplicación de lo previsto en el apartado 6 de la disposición transitoria primera de la CBE 4/2004.

    Ir a Norma modificadora Letra a) del número 1 de la norma novena redactada por el apartado 6 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • b) Las acciones, aportaciones u otros valores computables como recursos propios de la Entidad de crédito o del grupo, que se hallen en poder de aquélla o en el de cualquier Entidad consolidable, incluso los poseídos a través de personas que actúen por cuenta de cualquiera de ellas y los que hayan sido objeto de cualquier operación o compromiso que perjudique su eficacia para cubrir pérdidas de la Entidad o del grupo, en particular, los comprados a plazo y los vendidos a terceros con opción de devolución abierta a una Entidad del grupo, o con compromiso de recompra a plazo por una Entidad del grupo.
  • c) Las financiaciones a terceros cuyo objeto sea la adquisición de acciones, aportaciones u otros valores computables como recursos propios de la Entidad que las haya otorgado o de otras Entidades de su grupo consolidable. Esta deducción no alcanzará a las financiaciones otorgadas al personal de la Entidad o de otras Entidades del grupo consolidable, siempre que su importe no supere 30.000 euros por acreditado. La cuantía contenida en la letra c) del número 1 de la Norma novena ha sido establecida, con efectos desde el día 1 de enero de 1999, por Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio).Vigencia: 1 enero 1999
  • d) Las acciones, aportaciones u otros valores computables como recursos propios de la "Entidad" poseídos por entidades no consolidadas del mismo grupo económico, hasta el límite que alcancen, directa o indirectamente, las participaciones, apoyos dinerarios o avales crediticios otorgados a las entidades tenedoras por la "Entidad".

    Cuando la tenedora de las acciones, aportaciones u otros valores computables como recursos propios de la "Entidad" sea una filial no consolidada, esta deducción no podrá ser inferior al importe que de esas acciones, aportaciones o valores computables corresponda a la "Entidad" en base a su porcentaje de participación sobre la entidad tenedora.

    A los efectos de esta letra, para la obtención del porcentaje de participación, en el caso de participaciones indirectas, sólo se computarán las poseídas a través de sociedades filiales y multigrupo.

    La deducción a que se refiere esta letra se calculará en base al valor por el que dichos recursos propios hayan sido computados en la "Entidad", sin perjuicio de aplicar, en su caso, el límite previsto en el párrafo primero de esta letra.

    Se exceptúan de esta deducción las acciones, aportaciones y otros valores computables como recursos propios de una filial radicada en España, poseídos por su matriz extranjera o por cualquier Entidad del grupo consolidable de la matriz, siempre que la filial esté sometida en origen a la supervisión en base consolidada de su matriz o del grupo a que ésta pertenezca, y dicha matriz y grupo lo estén a requerimientos de recursos propios equivalentes a los exigidos por la presente Circular.

    Párrafo 1.º de la letra d) del número 1 de la Norma novena redactado y actuales párrafos 2.º, 3.º y 4.º del mismo apartado introducidos por Circular 12/1996, 29 noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre).Vigencia: 7 enero 1997
  • e) Las participaciones en Entidades financieras consolidables por su actividad, pero no integradas en el grupo consolidable, cuando la participación sea superior al 10 por 100 del capital de la participada.
  • e bis) Las participaciones en entidades aseguradoras, de reaseguros o en entidades cuya actividad principal consista en tener participaciones en entidades aseguradoras, cuando la participación sea superior al 20 % del capital de la participada. Ir a Norma modificadora Letra e bis) del número 1 de la norma novena introducida por el apartado 6 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • f) Las financiaciones subordinadas u otros valores computables como recursos propios emitidos por las entidades participadas a que se refieren las letras precedentes e) y e bis) y adquiridos por la entidad o grupo que ostente las participaciones. Ir a Norma modificadora Letra f) del número 1 de la norma novena redactada por el apartado 6 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • g) Las participaciones iguales o inferiores al 10 por 100 del capital de Entidades financieras consolidables por su actividad, pero no integradas en el grupo consolidable, y las financiaciones subordinadas emitidas por Entidades de ese carácter, participadas o no, y adquiridas por la Entidad o grupo que ostente las participaciones, en la parte en que la suma de todas ellas exceda del 10 por 100 de los recursos propios de la «Entidad», calculados después de llevar a cabo las deducciones a que se refieren las letras a), b), c) y d) de este apartado.
  • h) El exceso de las participaciones en Entidades de carácter no financiero a que se refieren el artículo décimo de la Ley 13/1985, de 25 de mayo, el artículo 24 del Real Decreto y la norma siguiente de esta Circular.
  • i) Los déficit existentes en las provisiones o fondos específicos de dotación obligatoria respecto de los exigidos según las normas contables, ahora denominados en estas "correcciones de valor por deterioro de los activos que deban dotarse con cargo a pérdidas y ganancias", salvo que estén autorizados en virtud de un calendario de cobertura general o específico. Dicha deducción se efectuará sin perjuicio de la obligación de cobertura de los déficit.

    No obstante lo establecido en el párrafo anterior, no serán objeto de deducción las insuficiencias en la dotación al «fondo para la cobertura estadística de insolvencias», establecido en el apartado 7 de la norma undécima de la Circular 4/1991.

    Ir a Norma modificadora Letra i) del número 1 de la norma novena redactada por el número 3 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • j) Otros activos o riesgos que la Entidad decida deducir.

2. Las deducciones recogidas en el apartado precedente se efectuarán, en su caso, por el valor con que estén contabilizadas en el balance individual o consolidado, según corresponda. No obstante, a efectos exclusivamente de esta norma:

En el caso de puesta en equivalencia de participaciones, se deducirán de esa valoración los resultados de la ''Entidad'' imputables a la filial o asociada en tanto no hayan sido integrados entre los recursos propios computables de aquélla.

Cuando la valoración del elemento a deducir integre plusvalías contabilizadas como ajustes por valoración de activos financieros disponibles para la venta dentro del patrimonio neto, dichas plusvalías sólo se tendrán en cuenta en el importe que las mismas hayan contribuido a incrementar los recursos propios de la "Entidad", de acuerdo con lo previsto en el apartado 1.c) de la norma octava. La parte del valor contable que no haya sido objeto de deducción se clasificará y ponderará de acuerdo con su naturaleza, tal y como establece la norma decimotercera.

Ir a Norma modificadora Número 2 de la norma novena redactado por el apartado 6 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

3. Cuando, en un grupo consolidable de Entidades financieras cuya supervisión prudencial corresponda al Banco de España, la Entidad dominante tenga como actividad principal la tenencia de acciones y participaciones y más de la mitad de su cartera de inversiones financieras permanentes esté constituida por acciones o participaciones en Entidades no financieras ni instrumentales de la actividad financiera, se deducirá de los recursos propios computables del grupo la cuantía que resulte de aplicar a los recursos propios de la Entidad dominante la proporción que supongan dichas acciones o participaciones sobre el total de sus inversiones financieras permanentes en capital. A estos efectos, los recursos propios de la Entidad dominante serán los resultantes de restar, a los elementos de su balance citados en el apartado 1 de la norma octava, las deducciones recogidas en las letras a) a d) del apartado 1 de esta norma que se refieran a las cuentas y activos de la propia Entidad dominante.

Norma décima. Participaciones cualificadas en Entidades de carácter no financiero

1. De conformidad con lo dispuesto en el artículo décimo de la Ley 13/1985, de 25 de mayo, se deducirá de los recursos propios de las «Entidades» la mayor de las siguientes cuantías:

  • a) El importe total de sus participaciones cualificadas en Empresas que no tengan el carácter de Entidades financieras consolidables por su actividad o aseguradoras, en la parte en que dicho importe total exceda del 60 por 100 de los recursos propios de la «Entidad que ostente las participaciones.
  • b) El importe de la participación cualificada en una sola Empresa o de la suma de las participaciones cualificadas en Empresas pertenecientes a un mismo grupo económico, siempre que las Empresas no tengan carácter de Entidades financieras consolidables por su actividad o aseguradoras, en la parte de cada participación o suma de participaciones que exceda del 15 por 100 de los recursos propios de la «Entidad» que ostente las participaciones. A estos efectos, las Empresas del propio grupo se tratarán de forma individual.

2. A efectos de lo dispuesto en el apartado precedente, se entenderá que una «Entidad» ostenta una participación cualificada cuando, en relación con la Empresa participada:

  • a) Posea, al menos, el 10 por 100 de su capital o de sus derechos de voto, incluyendo lo poseído a través de personas que actúen por cuenta de la «Entidad», y aquello de lo que se disponga concertadamente con cualquier otra persona mediante un acuerdo escrito que vincule a las partes a seguir una estrategia común y duradera en la gestión de la participación; o bien,
  • b) pueda ejercer una influencia notable en su gestión. Se entenderá que existe esta posibilidad cuando, al menos, un 20 por 100 de los Consejeros de la Empresa participada puedan ser designados, o lo hayan sido efectivamente, por la «Entidad» que ostente la participación.

3. Se excluyen de las deducciones establecidas en el apartado 1 de esta norma:

  • a) Las participaciones cualificadas que no revistan el carácter de inmovilizaciones financieras; en todo caso, tienen el carácter de inmovilización financiera las participaciones cualificadas que hayan permanecido más de seis meses en la cartera del grupo y las que presenten alguna traba o vinculación que impida su libre disposición.
  • b) Las participaciones adquiridas a causa de operaciones de asistencia financiera a Empresas en crisis, siempre que:
    • La operación afecte a una Empresa en la que previamente la «Entidad», u otras Entidades de su grupo económico, tuvieran una participación no inferior al 5 por 100 del capital; estuvieran implicadas de forma permanente en su gestión, o fueran acreedores con una participación en el total de los pasivos exigibles de la Empresa superior al 25 por 100.
    • La Empresa haya sido declarada en quiebra o suspensión de pagos, o experimente problemas de solvencia graves y permanentes.
    • No existan posibilidades alternativas de garantizar los intereses de la «Entidad» en la Empresa en crisis.
    • Cuando la operación de asistencia financiera se produzca en una Empresa sobre la que previamente se ostentara una participación cualificada, la exclusión sólo afectará, en su caso, a las participaciones adquiridas a consecuencia de la operación.
    • La exclusión requerirá autorización del Banco de España, el cual fijará su plazo máximo atendiendo al programa de saneamiento de la Empresa, sin exceder en ningún caso los cuatro años.
  • c) Las participaciones cualificadas que procedan del aseguramiento de una emisión de valores, durante el plazo máximo de un año a partir de la adquisición de los valores.
  • d) Las participaciones poseídas en nombre propio, pero por cuenta de terceros, siempre que haya un contrato escrito de mandato y no exista una participación cualificada en la misma Empresa por parte de la «Entidad» o, en su caso, de otras Empresas de su grupo económico.

Norma undécima. Límites en el cómputo de los recursos propios

1. A efectos de lo dispuesto en la presente Circular:

  • a) Los recursos propios básicos de una entidad de crédito estarán constituidos por la suma de los elementos recogidos en las letras a), b), d) y f bis) del apartado 1 de la norma octava, así como por las acciones sin voto que no otorguen derechos acumulativos al cobro de dividendos, menos el importe del concepto a) del apartado 1 de la norma novena y de las partidas incluidas en los conceptos b), c) y d) de este último apartado relativas a aquellos elementos. Ir a Norma modificadora Letra a) del número 1 de la norma undécima redactada por el apartado 7 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • b) Los recursos propios básicos de un grupo o subgrupo consolidable de Entidades de crédito incluirán, con su signo, los elementos citados en el párrafo precedente que resulten de la consolidación de los correspondientes estados contables, las participaciones representativas de los intereses minoritarios que puedan incluirse entre los elementos contemplados en la letra b) del apartado 1 de la norma octava y las reservas en Sociedades consolidadas, salvo en la parte que corresponda a reservas de revalorización.
  • c) Los recursos propios de segunda categoría de una entidad de crédito estarán constituidos por los elementos contenidos en las letras c), d bis), e), g) y h) del apartado 1 de la norma octava, por las acciones sin voto que no cumplan las condiciones para ser incluidas dentro de la letra a) y por las acciones rescatables cuya duración no sea inferior a la prevista en la letra g) del apartado 1 de la norma octava, netos de sus deducciones. Ir a Norma modificadora Letra c) del número 1 de la norma undécima redactada por el apartado 7 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • d) Los recursos propios de segunda categoría de un grupo o subgrupo consolidable de Entidades de crédito vendrán constituidos por los elementos enumerados en el párrafo precedente que resulten de la consolidación de los correspondientes estados contables y por las participaciones representativas de los intereses minoritarios que deban incluirse en los elementos citados en las letras f) y g) del apartado 1 de la norma octava.

2. No serán computables como recursos propios de las «Entidades»:

  • a) El exceso de los elementos incluidos en la letra g) del apartado 1 de la norma octava y de las acciones rescatables computables como recursos propios de segunda categoría que otorguen derechos acumulativos al cobro de dividendos, sobre el 50 % de los recursos propios básicos de la "Entidad". Ir a Norma modificadora Letra a) del número 2 de la norma undécima redactada por el apartado 7 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • b) El exceso de los recursos propios de segunda categoría sobre el 100 por 100 de los recursos propios básicos de la «Entidad», en la parte en que dicho exceso no haya sido eliminado con arreglo a lo establecido en la letra a) del presente apartado.

3. Las «Entidades» podrán computar como recursos propios, transitoria y excepcionalmente, los elementos en exceso de los límites establecidos en el apartado 2 de esta norma, previa autorización expresa del Banco de España.

En la solicitud de autorización, las «Entidades» indicarán la cuantía y el plazo para el que la proponen, y las medidas previstas para regularizar la situación. El Banco de España podrá fijar cuantías o plazos inferiores a los propuestos.

Sección 3

Riesgo de crédito

Norma duodécima. Requerimientos de recursos propios por riesgo de crédito

1. Las «Entidades» deberán mantener, en todo momento, un coeficiente de solvencia no inferior al 8 por 100. Dicho coeficiente se calculará sobre las cuentas patrimoniales, los compromisos y demás cuentas de orden que presenten riesgo de crédito, ponderados atendiendo a la naturaleza de la contraparte y a las garantías y características de los activos o riesgos.

Los factores de ponderación serán los que, para cada grupo de riesgo, se establecen en las normas siguientes de esta Sección. Los activos u otros riesgos que se deduzcan de los recursos propios no se incluirán en el cálculo del coeficiente de solvencia.

Norma decimotercera. Grupos de riesgo y ponderaciones de los activos

1. Los activos de las «Entidades» se clasificarán en los siguientes grupos de riesgo:

I. Grupo con ponderación nula.

  • a) Activos que representen créditos frente a la Administración del Estado y el Banco de España; frente a las Administraciones centrales y Bancos centrales de los Estados pertenecientes a la Comunidad Europea, de los países miembros de pleno derecho de la OCDE y de aquellos que hayan concertado acuerdos especiales de préstamo con el Fondo Monetario Internacional, en el marco de los Acuerdos Generales de Empréstitos, siempre que el país no haya renegociado su deuda pública exterior en los cinco últimos años. Inciso final de la letra a) del apartado 1.I de la Norma decimotercera introducido por Circular 12/1996, de 29 de noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre).Vigencia: 7 enero 1997
  • b) Activos que representen créditos frente a la Comunidad Europea.
  • c) Activos que representen créditos frente a los organismos autónomos y las entidades públicas empresariales reguladas en el título III de la Ley 6/1997, de 14 de abril, de organización y funcionamiento de la Administración General del Estado, y frente a las demás entidades de derecho público vinculadas o dependientes de la Administración del Estado, las administraciones de la Seguridad Social y el Instituto de Crédito Oficial. Letra c) del apartado 1.I de la Norma decimotercera redactada por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • d) Activos que representen créditos expresamente garantizados por los bancos centrales, administraciones centrales, organismos autónomos, entidades públicas empresariales y demás entes públicos, y la Comunidad Europea, mencionados en las letras a), b) y c) precedentes; entre estos activos se incluirán los asegurados, por cuenta del Estado, por la "Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación, Sociedad Anónima". Letra d) del apartado 1.I de la Norma decimotercera redactada por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • e) Deuda Pública emitida por las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales, cuando las emisiones estén autorizadas por el Estado. Letra e) del apartado 1.I de la Norma decimotercera redactada por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • f) Activos que representen créditos frente a las Administraciones centrales y Bancos centrales de los países no contemplados en la letra a) anterior, siempre que estén nominados y financiados en la moneda nacional del prestatario, y activos que representen créditos expresamente garantizados por dichas Administraciones o Bancos, siempre que estén nominados, financiados y garantizados en la moneda nacional común del garante y del prestatario.

    Estos activos soportarán una ponderación del 100% cuando el país a que pertenezca la administración central o el banco central correspondiente esté clasificado en el grupo 4, 5 o 6 del anejo IX, apartado II.B.10, de la CBE 4/2004, y la causa de tal clasificación sea la posibilidad de que sean ineficaces las acciones legales contra el prestatario o último obligado al pago por razones de soberanía. Ir a Norma modificadora Párrafo segundo de la letra f) del apartado 1.I de la norma decimotercera redactado por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

  • g) Activos que representen créditos con garantía pignoraticia de valores emitidos por las Administraciones y Entidades mencionadas en las letras a) y b) precedentes, o de los valores citados en la letra e), en la parte que el riesgo vivo sea igual o inferior al 90 por 100 del valor efectivo de los valores dados en garantía.
  • h) Activos que representen créditos garantizados con depósitos en efectivo en la Entidad de crédito prestamista, o con certificados de depósito o instrumentos similares emitidos por dicha Entidad y depositados en ella.
  • i) Billetes y monedas. Los emitidos por los países no contemplados en la letra a) precedente sólo recibirán esta ponderación si están financiados con pasivos denominados en su moneda local.
  • j) El derecho de compensación cedido, total o parcialmente, conforme a lo previsto en el capítulo III del Real Decreto 2202/1995, de 28 de diciembre, por el que se dictan determinadas normas en desarrollo de la disposición adicional octava de la Ley de Ordenación del Sistema Eléctrico, así como los valores emitidos, y, en general, la financiación recibida por los "Fondos de titulización de activos resultantes de la moratoria nuclear". Letra j) del apartado 1.I de la Norma decimotercera introducida por Circular 12/1996, de 29 de noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre).Vigencia: 7 enero 1997

I bis Grupo con ponderación del 10 por 100.

  • a) Cédulas hipotecarias y bonos hipotecarios que cumplan los requisitos de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de Regulación del Mercado Hipotecario, y de su normativa de desarrollo.
  • b) Valores de renta fija emitidos por entidades de crédito autorizadas en la Unión Europea a los que las autoridades nacionales competentes apliquen una ponderación del 10 por 100, en virtud del artículo 63, apartado segundo, de la Directiva del Parlamento y del Consejo 2000/12/CE, de 20 de marzo, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y a su ejercicio.
  • c) Cédulas territoriales reguladas en el artículo 13 de la Ley 44/2002, de 22 de noviembre, de Medidas de Reforma del Sistema Financiero.
Subapartado I bis del número 1 de la Norma decimotercera introducido por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

II. Grupo con ponderación del 20 por 100.

  • a) Activos que representen créditos frente al Banco Europeo de Inversiones o sobre los Bancos multilaterales de desarrollo.

    Tendrán la consideración de bancos multilaterales de desarrollo los siguientes: Banco Internacional para la Reconstrucción y Fomento y la Corporación Financiera Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Interamericana de Inversiones, Banco Asiático de Desarrollo, Banco Africano de Desarrollo, Fondo de Reinstalación del Consejo de Europa, Nordic Investment Bank, Banco de Desarrollo del Caribe, Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, Fondo Europeo de Inversiones y Oficina Multilateral de Garantía de Inversiones. Ir a Norma modificadora Párrafo 2.º de la letra a) del apartado II del número 1 de la norma decimotercera redactado por la Norma única de la Circular 3/2004, 23 julio, a entidades de crédito, por la que se amplía la relación de Bancos Multilaterales de Desarrollo contenida en la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos de las entidades de crédito («B.O.E.» 2 agosto).Vigencia: 2 agosto 2004 A partir de: 7 febrero 2008 Párrafo segundo de la letra a) del apartado II del número 1 de la norma decimotercera redactado por la norma única de la Circular 2/2008, de 25 de enero, por la que se modifica la relación de bancos multilaterales de desarrollo contenida en la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos de las entidades de crédito («B.O.E.» 7 febrero).

  • b) Activos, no incluidos en la letra e) del número I anterior, que represente créditos frente a las Comunidades Autónomas y frente a las Entidades Locales españolas. Letra b) del apartado 1.II de la Norma decimotercera redactada por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • c) Activos que representen créditos frente a las Administraciones regionales y locales de los restantes países mencionados en la letra a) del número I precedente.
  • d) Activos que representen créditos frente a los organismos autónomos y otros entes públicos, dependientes de las Comunidades Autónomas siempre que, conforme a las leyes aplicables, tengan análoga naturaleza a la prevista para los dependientes de la Administración del Estado en la letra c) del número I de esta norma, y frente a los organismos o entes públicos de naturaleza administrativa dependientes de las Entidades Locales españolas, siempre que carezcan de fines lucrativos y desarrollen actividades administrativas propias de dichas entidades. Letra d) del apartado 1.II de la Norma decimotercera redactada por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • e) Activos que representen créditos expresamente garantizados por las Entidades financieras, las Administraciones territoriales y los organismos autónomos y Entes públicos mencionados en las letras a), b), c) y d) precedentes.
  • f) Activos que representen créditos con garantía pignoraticia de valores emitidos por las Entidades financieras y las administraciones territoriales mencionadas en las letras a), b) y c) precedentes, salvo los contemplados en la letra e) del número 1, en la parte en que el riesgo vivo sea igual o inferior al 90 por 100 del valor efectivo de los valores dados en garantía.
  • g) Activos que representen créditos frente a Entidades de crédito españolas o autorizadas en otro de los países mencionados en la letra a) del número I precedente, salvo deudas subordinadas y financiaciones similares, y activos que representen créditos expresamente garantizados por dichas Entidades de crédito.
  • h) Activos que representen créditos cuya duración inicial sea inferior o igual a un año frente a Entidades de crédito domiciliadas en países distintos de los mencionados en la letra a) del número I precedente, salvo deudas subordinadas o financiaciones similares, y activos que representen créditos cuya duración inicial sea inferior o igual a un año expresamente garantizados por dichas Entidades de crédito.
  • i) Activos que representen créditos garantizados por depósitos en efectivo en Entidades de crédito españolas o autorizadas en otro de los países mencionados en la letra a) del número I precedente, o por certificados de depósito o instrumentos similares emitidos por dichas Entidades de crédito y depositados en la Entidad prestamista, en la parte que el riesgo vivo sea igual o inferior al 90 por 100 del valor efectivo de dichos certificados.
  • j) Cheques librados o conformados por otras Entidades de crédito, y saldos activos frente a cámaras o sistemas de compensación bancarios, cuando la cámara o las Entidades de crédito asociadas aseguren el buen fin de dichos saldos.
  • k) Activos que representen créditos frente a Sociedades y Agencias de Valores, o sobre Empresas de inversión de los restantes países mencionados en la letra a) del número I precedente, salvo deudas subordinadas y financiaciones similares, y activos que representen créditos expresamente garantizados por dichas Entidades.
  • l) Activos que representen créditos frente al Servicio de Liquidación y Compensación de Valores y a otros sistemas de compensación y liquidación u Organismos rectores de mercados secundarios oficiales u organizados reconocidos en alguno de los países mencionados en la letra a) del número I precedente, siempre que cuenten con mecanismos de garantía suficientes para cubrir los riesgos frente a ellos.
  • m) Activos que representen créditos expresamente garantizados por sociedades de garantía recíproca reguladas por la Ley 1/1994, de 11 de marzo. Letra m) del apartado 1.II de la Norma decimotercera introducida por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

III. Grupo con ponderación del 50 por 100.

  • a) Créditos íntegramente garantizados con hipotecas sobre viviendas que ocupe o vaya a ocupar el prestatario, o que éste vaya a ceder en arrendamiento, y participaciones hipotecarias sobre tales créditos que reúnan las condiciones exigidas por el número 3 del artículo 62 del Real Decreto 685/1982, de 17 de marzo, de Regulación del mercado hipotecario.

    A estos efectos, los créditos se considerarán íntegramente garantizados cuando las hipotecas cumplan los requisitos exigidos por la legislación del mercado hipotecario para servir de garantía a los valores emitidos en su marco, o cuando, teniendo como garantía viviendas terminadas, el riesgo vivo sea inferior al 80 por 100 del valor de tasación de las mismas.

  • b) Valores emitidos con cargo a los Fondos de Titulación Hipotecaria previstos en la Ley 19/1992, de 7 de julio, siempre que hayan sido declarados expresamente por la Comisión Nacional del Mercado de Valores como valores de calidad crediticia suficiente a estos efectos.

    No se clasificarán conforme a esta letra los valores cuyos derechos de crédito tengan carácter subordinado respecto a otros acreedores del emisor. Ir a Norma modificadora Párrafo segundo de la letra b) del apartado 1.III de la norma decimotercera introducido por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

  • c)Valores distintos de los mencionados en el número I.bis de este apartado y en la letra b) anterior, total y directamente garantizados por un conjunto de créditos hipotecarios, siempre que cumplan los siguientes requisitos:
    • Que se trate de créditos íntegramente garantizados con hipotecas sobre viviendas que ocupe o vaya a ocupar el prestatario, o que éste vaya a ceder en arrendamiento. A estos efectos se considerarán íntegramente garantizados cuando cumplan los requisitos establecidos en el segundo párrafo de la letra a) anterior.
    • Que la garantía hipotecaria de dichos créditos tenga rango de primera hipoteca sobre el pleno dominio del inmueble dado en garantía.
    • Que en el momento de la emisión de los valores, los créditos que los garantizan estén al corriente de pago de capital e intereses.
    • Que el derecho de crédito que incorporen los valores no tenga carácter subordinado respecto a otros acreedores del emisor.
    • Que el país donde se hayan emitido los valores, permita que éstos se beneficien de una ponderación del 50 por 100.
    Letra c) del apartado 1.III de la Norma decimotercera introducida por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

IV. Grupo con ponderación del 100 por 100.

  • a) Activos que representen créditos no mencionados anteriormente en esta norma.
  • b) Acciones y participaciones, acciones sin voto o preferentes de cualquier clase, y financiaciones similares.
  • c) Inmovilizado material, cualquiera que sea su origen y finalidad, derechos sobre bienes tomados en arrendamiento financiero y cualquier otra clase de activo integrado en el patrimonio de la Entidad, excepto los saldos compensatorios mencionados en el apartado 2 de esta norma, y los activos deducidos de los recursos propios.

Entre otros activos no citados expresamente, se integrarán en este grupo de riesgo:

  • Los saldos activos frente a sistemas de compensación bancarios cuando el sistema o las entidades de crédito asociadas no aseguren el buen fin de dichos saldos. Primer guión del párrafo 2.º del apartado 1.IV de la Norma decimotercera redactado por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • Las primas pagadas por la adquisición de opciones, de compra o de venta, sea cual sea el activo subyacente de la operación.
  • Los activos fiscales diferidos cuyo plazo de recuperabilidad estimado sea superior a los 10 años. Ir a Norma modificadora Epígrafe final de la letra c) del apartado 1.IV de la norma decimotercera introducido por el número 4 de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

2. Atendiendo a su naturaleza, no quedarán sujetos a las ponderaciones establecidas en el apartado 1 anterior, los siguientes saldos:

  • a) Derivados de cobertura, sin perjuicio de su consideración a efectos de la norma decimoquinta o de la sección quinta de esta Circular.
  • b) Dividendos pasivos exigidos a los accionistas.
  • c) Comisiones por garantías financieras.
  • d) Ajustes a activos financieros por macrocoberturas.
  • e) Activos fiscales, siempre que el plazo previsible de recuperación no exceda de 10 años.
  • f) Los contratos de seguros vinculados a pensiones que, cumpliendo las restantes condiciones para ser considerados activos del plan, conforme a lo previsto en la norma trigésima quinta, apartado 7, de la CBE 4/2004, se hayan contabilizado en el activo de la "Entidad" exclusivamente por tener como contraparte a una entidad aseguradora con el carácter de parte vinculada.
Ir a Norma modificadora Número 2 de la norma decimotercera redactado por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

3. Los activos representativos de créditos comprenderán todos los importes dispuestos, u otros saldos deudores, por las diferentes clases de créditos o préstamos concedidos a la clientela, incluso los préstamos de valores, así como los valores representativos de deuda, de acuerdo con el apartado 1.d) de la norma quincuagésima tercera de la CBE 4/2004. Ello aunque figuraran en balance por su importe neto, de acuerdo con la norma decimosexta de la CBE 4/2004.

Ir a Norma modificadora Número 3 de la norma decimotercera redactado por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

4. Los activos cuya valoración contable incorpore intereses o productos anticipados no los excluirán al aplicar las ponderaciones establecidas en el apartado 1; no obstante, los que tengan vencimiento residual superior a un año podrán valorarse, a dichos efectos, por el efectivo desembolsado más los intereses devengados.

5. Los activos de la «Entidad» afectos a apoyos crediticios prestados a clientes, incluidos los depósitos de tesorería cedidos a otras Entidades de crédito, se ponderarán atendiendo a la naturaleza de aquéllos, si estuvieran incluidos en un grupo de riesgo de mayor ponderación que los activos.

6. Los activos financieros adquiridos temporalmente se ponderarán, hasta donde alcance su valor de mercado, según la naturaleza del emisor del activo, salvo cuando la ponderación de la contraparte sea menor, en cuyo caso se aplicará esta ponderación; el exceso sobre aquel valor se ponderará según la naturaleza de la contraparte.

7. Los activos con factor de ponderación del 20%, que deban calificarse como dudososm de acuerdo con el anejo IX, apartado II. A).7, de la CBE 4/2004, se ponderarán con un porcentaje del 100%, sea cual sea su contraparte.

Ir a Norma modificadora Número 7 de la norma decimotercera redactado por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

8. Los valores de renta fija emitidos por fondos de titulización de activos regulados por el Real Decreto 926/1998, de 14 de mayo, cuyo reembolso no esté subordinado al de otros valores de renta fija emitidos por el fondo ni al de los préstamos concedidos al fondo por entidades de crédito previstos en el artículo 1 de ese Real Decreto, tendrán la ponderación que corresponda al activo con mayor ponderación de los que puedan integrar el fondo.

Número 8 de la Norma decimotercera introducido, en su actual redacción, por el número 2 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

9. Los cheques a cargo de otras Entidades de crédito, librados por la clientela, se ponderarán atendiendo a la naturaleza del librador, o con un porcentaje del 100 por 100 si éste fuera desconocido.

10. Los efectos tomados a descuento se ponderarán atendiendo a la naturaleza del cedente, salvo que contasen con un obligado cambiario sujeto a menor ponderación, en cuyo caso se podrá atender a la naturaleza del mismo.

11. Las operaciones de factoraje se ponderarán según el grupo de riesgo en que se incluya el deudor, es decir, el cliente del cedente, salvo que exista recurso contra el cedente, en cuyo caso se podrá atender al de éste, si tuviera una ponderación menor.

12. Los créditos derivados de operaciones de arrendamiento financiero se ponderarán según la naturaleza de la contraparte, sin perjuicio de las garantías adicionales con que cuente la operación. El bien cedido no será objeto de ponderación.

13. Los préstamos de valores concedidos, que, de acuerdo con la CBE 4/2004, se registran en cuentas de orden, se ponderarán conforme a lo establecido en el apartado 1 de la presente norma, atendiendo a la naturaleza del deudor de la operación, o, en su caso, a la del emisor del activo sobre el que gire la misma, si este estuviese clasificado en un grupo de mayor riesgo.

Ir a Norma modificadora Número 13 de la norma decimotercera redactado por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

14. Los devengos de productos no vencidos estarán sometidos a la misma ponderación que corresponda a los riesgos de los que deriven los rendimientos periodificados. Cuando no pueda determinarse la operación de procedencia o la contraparte de la misma, se aplicará una ponderación del 100%.

Las cuentas activas de periodificación para las que no se haya establecido un tratamiento particular se ponderarán al 100%.

Ir a Norma modificadora Número 14 de la norma decimotercera redactado por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

15. Los inmuebles y los demás bienes o derechos que sean aplicación de la obra social de las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito se integrarán en los grupos de riesgo que correspondan, netos de los fondos de esa naturaleza que no se integren en los recursos propios de la entidad.

Ir a Norma modificadora Número 15 de la norma decimotercera redactado por el número 4 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

Norma decimocuarta. Ponderación de las cuentas de orden: riesgos contingentes y compromisos contingentes Ir a Norma modificadora Rúbrica de la Norma decimocuarta redactada por el número 5 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

1. Los compromisos y demás pasivos y riesgos de crédito contingentes, que se indican en los números siguientes, serán objeto de una doble ponderación. En primer lugar, cada partida se multiplicará por los coeficientes que se establecen en el apartado 2, en función del grado de riesgo que presente, según su naturaleza, la clase de operaciones en ella recogida. En segundo lugar, al importe así obtenido le serán de aplicación las ponderaciones atribuidas, según la norma decimotercera, a las contrapartes correspondientes.

2. Coeficientes según el grado de riesgo:

  • I. Coeficiente nulo.
    • a) Disponibles, en el sentido de la letra a) del apartado 3 de la norma sexagesima quinta de la CBE 4/2004, con duración igual o inferior a un año, o a plazos superiores si la entidad puede cancelarlos unilateral y libremente en cualquier momento. Ir a Norma modificadora Párrafo primero de la letra a) del apartado 2.I de la norma decimocuarta redactada por el apartado 8 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

      No se incluirán en este grupo los disponibles que correspondan a préstamos para la construcción de todo tipo de obras, salvo cuando la entidad pueda cancelarlos unilateral y libremente en cualquier momento.

      Ir a Norma modificadora Letra a) del apartado 2.I de la norma decimocuarta redactada por el número 5 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
    • b) Promesas de aval formalizadas y cartas de garantía exigibles a que se refiere la letra a) del apartado 2 de la norma sexagésima quinta de la CBE 4/2004, en las que el aval o la garantía reúnan las condiciones indicadas en el primer párrafo de la letra precedente. Ir a Norma modificadora Letra b) del apartado 2.I de la norma decimocuarta redactada por el número 5 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos ("B.O.E." 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • II.
    • a) Con coeficiente del 20 por 100.

      Créditos documentarios en los que el embarque de la mercancía actúe como garantía de la operación.

    • b) Compromisos adicionales de liquidación asumidos por la participación en el Servicio Español de Pagos Interbancarios.
    • c) Capital suscrito y pendiente de desembolso del Fondo Europeo de Inversiones. Letra c) del apartado 2.II de la Norma decimocuarta introducida por el número 3 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
    La división en letras del apartado 2.II de la Norma decimocuarta ha sido establecida por Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio).Vigencia: 13 junio 1998
  • III. Con coeficiente del 50 por 100.
    • a) Líneas de crédito de apoyo a la emisión de valores.
    • b) Disponibles no incluidos en otro número de este apartado.
    • c) Resto de créditos documentarios.
    • d) Cesiones temporales con pacto de retrocesión opcional, y opciones de venta emitidas sobre valores, salvo cuando se hubiera estipulado su liquidación por diferencias.
    • e) Cartas de crédito irrevocables que no respondan a créditos dinerarios.
    • f) Avales por construcción de viviendas, contratación de obras, servicios o suministros y concurrencia a subastas y obligaciones ante Aduanas, Hacienda, Tribunales y otros Organismos públicos, y los restantes no incluidos en otro número de este apartado.
    • g) Avales y otros compromisos íntegramente garantizados con hipotecas sobre viviendas que ocupe o vaya a ocupar el avalado, o éste vaya a ceder en arrendamiento, o íntegramente garantizados por valores garantizados por hipotecas, que cumplan las condiciones establecidas en el apartado 1.III de la norma decimotercera. Letra g) del apartado 2.III de la Norma decimocuarta introducida por el número 3 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • IV. Con coeficiente del 100 por 100.
    • a) Avales u otras garantías financieras por créditos dinerarios. Ir a Norma modificadora Letra a) del apartado 2.IV de la norma decimocuarta redactada por el número 5 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
    • b) ...
    • Ir a Norma modificadora Letra b) del apartado 2.IV de la norma decimocuarta suprimida por el número 5 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
    • c) Compromisos de compra a plazo de activos financieros, siempre que el adquirente no pueda imponer la liquidación por diferencias.
    • d) Desembolsos pendientes de valores poseídos por la Entidad.
    • e) Cartas de crédito irrevocables por créditos dinerarios.
    • f) Depósitos cedidos a futuro.
    • g) Compromisos en ofertas públicas para la adquisición de acciones por la propia Entidad u otras Empresas de su grupo.

3. En los compromisos de compra a plazo de activos financieros, en las cesiones temporales con pacto de retrocesión opcional y en las opciones de venta emitidas sobre valores, la ponderación de la contraparte será sustituida por la que corresponda al emisor de los valores.

4. ...

Ir a Norma modificadora Número 4 de la norma decimocuarta suprimido por el número 5 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

Norma decimoquinta. Ponderación de las cuentas de orden para la cobertura del riesgo de contraparte.

1. Para ponderar las cuentas de orden relacionadas con tipos de interés, de cambio y sobre oro citadas en los párrafos primero, segundo y tercero del apartado 2 siguiente, a fin de dar cobertura al riesgo de contraparte, las "Entidades" a las que no resulte de aplicación la sección quinta de esta Circular podrán optar por el sistema de valoración a precios de mercado, recogido en el apartado 4 de esta norma, o por el sistema de riesgo original, recogido en el apartado 5 de la misma. No obstante, cuando una "Entidad" haya optado por el sistema de valoración a precios de mercado, solo podrá volver a utilizar el sistema de riesgo original previa autorización expresa de los Servicios de Inspección del Banco de España.

Para ponderar las cuentas de orden relacionadas con instrumentos financieros constituidos por derivados de crédito integrados en la cartera de negociación conforme a lo previsto en la norma vigésima, se utilizará, exclusivamente, el sistema de valoración a precios de mercado conforme se prevé a continuación.

Las "Entidades" a las que resulte de aplicación la sección quinta de esta Circular deberán aplicar, en todo caso, el sistema de valoración a precios de mercado, recogido en el apartado 4 de esta norma.

Para ponderar las cuentas de orden relacionadas con acciones, metales preciosos, excepto oro, mercaderías citadas en el párrafo cuarto del apartado 2 siguiente, a fin de dar cobertura al riesgo de contraparte, todas las "Entidades" deberán aplicar el sistema de valoración a precios de mercado, de acuerdo con el apartado 4 de esta norma.

Ir a Norma modificadora Número 1 de la norma decimoquinta redactado por el número 6 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

2. Las operaciones relacionadas con tipos de interés incluirán: Las permutas financieras sobre tipos de interés (en una misma divisa), los acuerdos sobre tipos de interés futuro (FRA), los futuros financieros sobre tipos de interés, las opciones compradas sobre valores y tipos de interés, y operaciones de análoga naturaleza.

Las operaciones relacionadas con tipos de cambio de divisas incluirán, salvo cuando su vencimiento inicial fuera igual o inferior a catorce días naturales: Las permutas financieras sobre tipos de interés en divisas distintas, las compraventas de divisas no vencidas, las opciones compradas sobre divisas, y operaciones de análoga naturaleza.

Los contratos sobre oro incluirán, con independencia de su vencimiento original, operaciones de naturaleza análoga a las enumeradas en el párrafo anterior.

Las operaciones sobre acciones, metales preciosos, excepto oro, mercaderías, índices sobre los mismos y otros contratos de naturaleza análoga incluirán operaciones similares a las enumeradas anteriormente para las cuentas de orden relacionadas con tipos de interés y de cambio. A estos efectos tendrán la consideración de metales preciosos la plata, el platino, el paladio, etc. y de mercaderías los contratos que tengan como subyacente productos energéticos, agrícolas, metales no preciosos, como el aluminio, el zinc, etc., y los que no puedan ser incluidos en alguna de las categorías mencionadas en los párrafos anteriores.

3. Se excluirán las operaciones relacionadas en el apartado 2, cuando se negocien en mercados organizados que exijan la constitución de depósitos en garantía ajustables diariamente en función de las operaciones y la evolución de las cotizaciones.

4. Sistema de valoración a precios de mercado.

  • a) En primer lugar, atribuyendo a los contratos un precio de mercado, se obtendrá el coste de reposición de todos los contratos con valor positivo.
  • b) En segundo lugar, a fin de obtener el importe del riesgo de crédito potencial futuro, se multiplicará el importe nominal o nocional de cada instrumento, según se define en la CBE 4/2004, por los porcentajes siguientes, en función del vencimiento residual:
    Vencimiento residual Contratos sobre tipos de interés Contratos sobre tipos de cambio y oro Contratos sobre acciones Contratos sobre metales preciosos, excepto oro Contratos sobre mercaderías, salvo metales preciosos
    Un año o menos. 0 1 6 7 10
    De uno a cinco años. 0,5 5 8 7 12
    Más de cinco años. 1,5 7,5 10 8 15

    Si el importe nominal o nocional de cada instrumento, según se define en la CBE 4/2004, no constituye una medida adecuada del riesgo inherente al contrato, deberá ajustarse dicho importe teórico para garantizar que refleja adecuadamente el riesgo de la operación. Así, por ejemplo, cuando el contrato prevea una multiplicación de los flujos de tesorería, el importe habrá de ajustarse a fin de tener en cuenta los efectos de la multiplicación sobre la estructura de riesgos del contrato.

    En los contratos con múltiples intercambios del principal, los porcentajes habrán de multiplicarse por el número de pagos que queden pendientes en el momento de cálculo, conforme a lo estipulado en el contrato.

    En los contratos que prevean la liquidación de las posiciones resultantes en sucesivas fechas de pago y cuyas condiciones se vuelvan a fijar de forma que el valor de mercado del contrato sea nulo en esas fechas especificadas, se considerará como vencimiento residual el período restante hasta la próxima fecha en que se modificarán las condiciones. En el caso de los contratos sobre tipos de interés que satisfagan estos criterios y tengan un vencimiento residual superior a un año, el porcentaje a aplicar no será inferior al 0,5%.

    Para calcular el riesgo potencial de crédito futuro de los derivados de crédito (sean de las denominadas permutas de rentabilidad total -total return swaps- o permutas de cobertura por incumplimiento crediticio -credit default swaps-), la cantidad nominal del instrumento se multiplica por los siguientes porcentajes:

    • 5% en los casos en que la obligación del subyacente sea de una contraparte que estuviera sujeta, en su calidad crediticia, a un coeficiente inferior al 8% a efectos de lo previsto respecto al riesgo específico de las posiciones en renta fija de la cartera de negociación en el apartado 3 de la norma vigésima segunda.
    • 10% en los restantes casos.

    En los casos en que el derivado de crédito cubra varias obligaciones subyacentes, el porcentaje aplicable vendrá determinado por la obligación de la contraparte con la calidad crediticia más baja (el riesgo específico más alto) en el caso de que la cobertura atienda a la obligación que primero se incumpla (First-to-default), a la segunda obligación con la contraparte de calidad crediticia más baja en el caso de que la cobertura gire sobre la obligación que se incumpla en segundo lugar (Second-to-default), y así sucesivamente para el caso de otras coberturas análogas.

    Ir a Norma modificadora Letra b) del número 4 de la norma decimoquinta redactada por el número 6 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • c) En tercer lugar, la suma del coste de reposición y del importe del riesgo de crédito potencial futuro se multiplicará por las ponderaciones de la contraparte previstas en la norma decimotercera, salvo la ponderación del 100 por 100 que se reducirá al 50 por 100.

    En el caso de las permutas financieras en las que se intercambian tipos variables en una misma divisa, sólo se calculará el coste de reposición, ponderándose éste de acuerdo con lo establecido en el párrafo anterior.

5.

5. Sistema de riesgo original.

  • a) En primer lugar, al nominal de cada instrumento, según se define en la CBE 4/2004, se aplicarán los porcentajes que se expresan a continuación, en función del vencimiento original del compromiso:
    Vencimiento original Contratos sobre tipos de interés Contratos sobre tipos de cambio y oro
    Un año o menos 0,5 2
    Más de un año y menos de dos 1 5
    Por cada año adicional 1 3

    Si el nominal de cada instrumento, según se define en la CBE 4/2004, no constituye una medida adecuada del riesgo inherente al contrato, deberá ajustarse dicho importe teórico para garantizar que refleja adecuadamente el riesgo de la operación. Así, por ejemplo, cuando el contrato prevea una multiplicación de los flujos de tesorería, el importe habrá de ajustarse a fin de tener en cuenta los efectos de la multiplicación sobre la estructura de riesgos del contrato.

    Ir a Norma modificadora Letra a) del número 5 de la norma decimoquinta redactada por el número 6 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • b) En segundo lugar, los importes corregidos así obtenidos se multiplicarán por las ponderaciones de la contraparte previstas en la norma decimotercera, salvo la ponderación del 100 por 100, que se reducirá al 50 por 100.

6. Cuando la "Entidad" haya celebrado con su contraparte un acuerdo de compensación contractual, éste podrá ser reconocido como factor de reducción del riesgo de contraparte, siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

  • a) Que por el mencionado acuerdo de compensación contractual se cree una única obligación jurídica, que abarque todas las transacciones incluidas, en virtud de la cual, en el caso de que una de las contrapartes incurra en una situación de impago a causa de incumplimiento, quiebra o liquidación u otra circunstancia similar, la entidad de crédito tenga el derecho a recibir o la obligación de pagar únicamente el importe neto de los valores de mercado de las distintas transacciones incluidas.
  • b) Que la "Entidad" haya puesto a disposición del Banco de España, de acuerdo con lo establecido en el apartado 7 de esta norma, dictámenes jurídicos fundamentados y por escrito que permitan concluir que, en caso de procedimiento, los Tribunales y autoridades administrativas competentes considerarán que los derechos y obligaciones de la "Entidad" se limitan a la suma neta, en virtud de:
    • La legislación del territorio en que está constituida la contraparte y, si interviene una sucursal extranjera de la empresa, también en virtud de la legislación del territorio en que está situada dicha sucursal.
    • La legislación aplicable a las distintas transacciones incluidas.
    • La legislación aplicable a cualquier contrato o acuerdo necesario para que surta efecto la compensación contractual.

    Podrán aceptarse dictámenes jurídicos realizados para un tipo de acuerdo de compensación contractual.

  • c) Que la "Entidad" disponga de procedimientos encaminados a garantizar que la validez jurídica de cada acuerdo de compensación contractual será revisada a la luz de cualquier posible modificación de las normativas pertinentes.

Los contratos que contengan una disposición que permita a una contraparte no morosa realizar sólo pagos limitados, o incluso la posibilidad de no hacer frente al importe neto que le correspondiera pagar a la parte morosa por las operaciones incluidas en el acuerdo, aun siendo el moroso acreedor neto, no podrán ser reconocidos como factores de reducción del riesgo.

Asimismo, cuando el Banco de España u otras autoridades supervisoras competentes, consultadas por aquél, si procede, no quedaran satisfechas de que el acuerdo de compensación contractual es jurídicamente válido en cada uno de los territorios implicados, no podrá ser reconocido como un factor de reducción del riesgo por la "Entidad".

Los contratos incluidos en un acuerdo de compensación contractual relativos a tipos de cambio con un vencimiento inicial igual o inferior a catorce días naturales, a opciones emitidas o a cuentas de orden similares a las que, por suponer un riesgo de crédito despreciable o nulo, no se apliquen los sistemas de valoración previstos en los apartados 4 y 5 de esta norma, podrán ser considerados a efectos de reducción del riesgo, siempre que la "Entidad" dé un tratamiento coherente a todo contrato de esta naturaleza incluido en un acuerdo de compensación contractual, con independencia de que en función de su valor de mercado positivo o negativo pueda dar lugar a un aumento o a una disminución de los requisitos de capital.

7. Cuando una "Entidad" considere que el riesgo de contraparte se va a reducir en virtud de un acuerdo de compensación contractual que cumple con las condiciones señaladas en el apartado 6 de esta norma, lo comunicará por carta a los Servicios de Inspección del Banco de España, en la que se especificará, al menos, lo siguiente:

  • a) Descripción del contenido del acuerdo, características de las contrapartes, jurisdicciones aplicadas y transacciones u operaciones incluidas.
  • b) Fecha de emisión del dictamen o dictámenes jurídicos positivos e identificación de quien los emite.
  • c) Declaración de que los requisitos establecidos en el apartado 6 se cumplen.
  • d) Declaración de que, en su caso, otras autoridades competentes que hayan tenido constancia del mismo están satisfechas de que el acuerdo de compensación contractual es jurídicamente válido.

La "Entidad" deberá tener a disposición del Banco de España, en sus oficinas centrales, toda la documentación relativa al acuerdo o acuerdos celebrados, así como el dictamen o los dictámenes jurídicos correspondientes, que le podrá ser requerida en cualquier momento, con el fin de asegurarse de que se cumplen todos los requisitos establecidos para su reconocimiento como factor de reducción del riesgo de contraparte.

También deberán quedar a disposición del Banco de España los resultados de los procedimientos a que se refiere la letra c) del apartado 6 de esta norma. Si a resultas de los mismos se modificaran las conclusiones de los dictámenes iniciales, los acuerdos afectados no podrán reconocerse cómo factor de reducción del riesgo de contraparte.

La "Entidad" que haya aplicado la reducción del riesgo de contraparte prevista en el apartado 6 anterior adjuntará a la información a rendir de acuerdo con la norma trigésima tercera, una cuantificación del efecto de cada uno de los acuerdos sobre los requerimientos de recursos propios.

8. Cuando se aplique el sistema de valoración a precios de mercado, señalado en el apartado 4 de esta norma, el reconocimiento del acuerdo de compensación contractual como factor de reducción del riesgo de contraparte tendrá los siguientes efectos:

El coste de reposición de los contratos incluidos en un acuerdo de compensación podrá obtenerse teniendo en cuenta el hipotético coste real neto de reposición que resulte del acuerdo. En caso de que la compensación lleve a una obligación neta para la "Entidad", al coste de reposición se le atribuirá un valor cero.

El riesgo de crédito potencial futuro de los contratos incluidos en un acuerdo de compensación contractual bilateral podrá obtenerse aplicando la siguiente ecuación:

RCPFred = 0,4 * RCPFbruto + 0,6 * NBR * RCPFbruto

Siendo:

RCPFFred = riesgo de crédito potencial futuro reducido correspondiente a todos los contratos con una contraparte determinada incluidos en un acuerdo de compensación contractual bilateral jurídicamente válido.

RCPFbruto = suma de los riesgos de crédito potenciales futuros correspondientes a todos los contratos con una contraparte determinada incluidos en un acuerdo de compensación contractual bilateral jurídicamente válido, calculados, cada uno de ellos, de acuerdo con lo establecido en la letra b) del apartado 4 de esta norma.

NBR = coeficiente neto/bruto. Para el cálculo del coeficiente neto/bruto, las "Entidades" podrán optar por el sistema de cálculo separado o agregado. El sistema elegido deberá ser aplicado a todos los contratos incluidos en un acuerdo de compensación contractual y su utilización deberá ser mantenida en el tiempo. Sólo podrá cambiarse de sistema previa autorización expresa de los Servicios de Inspección del Banco de España. El cálculo se realizará de la siguiente manera:

  • i) Cálculo separado: cociente entre el coste neto de reposición de todos los contratos incluidos en un acuerdo de compensación bilateral jurídicamente válido con una contraparte determinada (numerador) y el coste bruto de reposición de los contratos incluidos en un acuerdo de compensación bilateral válido jurídicamente con dicha contraparte (denominador), o
  • ii) Cálculo agregado: cociente entre la suma de los costes netos de reposición calculados bilateralmente para todas las contrapartes teniendo en cuenta los contratos incluidos en acuerdos de compensación válidos jurídicamente de los que resulte un derecho neto para la "Entidad" (numerador) y los costes brutos de reposición de todos los contratos incluidos en acuerdos de compensación válidos jurídicamente (denominador).

A fin de obtener el importe del riesgo de crédito potencial futuro mediante la fórmula anterior, los contratos a plazo sobre tipos de cambio y otros contratos similares en los que el importe teórico del principal sea equivalente a los flujos de tesorería pueden considerarse un único contrato con un principal nocional equivalente a los ingresos netos, siempre que los importes que se reclamen o entreguen sean exigibles en la misma fecha de valor y total o parcialmente en la misma moneda.

9. Cuando se aplique el sistema de riesgo original, señalado en el apartado 5 de esta norma, el reconocimiento del acuerdo de compensación contractual como factor de reducción del riesgo de contraparte tendrá los siguientes efectos:

Los contratos a plazo sobre tipos de cambio y otros contratos similares en los que el importe teórico del principal es equivalente a los flujos de tesorería, siempre que los importes que se reclamen o se entreguen sean exigibles en la misma fecha de valor y total o parcialmente en la misma moneda, pueden considerarse un único contrato con un principal nocional equivalente a los ingresos netos. Los importes del principal nocional se multiplicarán por los porcentajes que figuran en la letra a) del apartado 5 de esta norma.

Por lo que respecta a los demás contratos incluidos en un acuerdo de compensación, a los importes brutos, de acuerdo con lo establecido en el apartado 5 de esta norma, se aplicarán los porcentajes que se expresan a continuación en función del vencimiento original del compromiso:

Vencimiento original Contratos sobre tipos de interés Contratos sobre tipos de cambio
Un año o menos 0,35 1,50
Más de un año y menos de dos 0,75 3,75
Por cada año adicional 0,75 2,25.»
Norma decimoquinta redactada conforme establece el número 4 de la norma única de la Circular 3/2003, de 24 de junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Norma decimosexta. Normas comunes a los riesgos sujetos a ponderación

1. Las ponderaciones atribuibles a los riesgos con garantías personales en función del garante, sólo alcanzarán a la parte del riesgo expresamente asegurada por él.

Las garantías de carácter personal deberán implicar, necesariamente, la responsabilidad directa y solidaria del garante ante la Entidad, una vez producido el incumplimiento, por cualquier causa, del obligado principal al pago.

2. La aplicación de ponderaciones reducidas a los riesgos con garantía pignoraticia exigirá que los valores aportados en garantía estén depositados en la Entidad prestamista, o en otra Entidad de crédito de su grupo, o inmovilizados a su favor, si estuvieran representados por anotaciones en cuenta.

3. Para el cálculo del coeficiente de solvencia, los activos y cuentas de orden se computarán por su valor en libros, según se define en la norma duodécima de la CBE 4/2004, y de acuerdo con lo previsto en la norma sexagésima cuarta de la mencionada CBE, tomando en todo caso como base los importes recogidos en los estados reservados, individuales y consolidados, a que se refiere el Título II de la citada CBE, y sin tener en cuenta, a efectos de dicho valor, en su caso, los ajustes por valoración relacionados con operaciones de microbertura con reflejo en el patrimonio neto.

Ir a Norma modificadora Párrafo primero del número 3 de la norma decimosexta redactado por el apartado 9 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

Por su parte, los ajustes por valoración relacionados con:

  • a) costes de transacción: no se sumarán al valor del activo;
  • b) comisiones: no se deducirán del activo; y
  • c) intereses devengados: se tratarán conforme a lo previsto en el apartado 14 de la norma decimotercera.
  • Ir a Norma modificadora Párrafo segundo del número 3 de la norma decimosexta redactado por el apartado 9 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

Además, se tendrá en cuenta lo siguiente:

  • a) La parte de la cobertura genérica, calculada de acuerdo con el anejo IX de la CBE 4/2004, que no se haya integrado como elemento de los recursos propios conforme a lo indicado en la norma octava, apartado 1.d bis) se deducirá proporcionalmente de los riesgos que hubieran servido de base para su cálculo. Ir a Norma modificadora Letra a) del párrafo tercero del número 3 de la norma decimosexta redactada por el apartado 9 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
  • b) Las coberturas del riesgo de insolvencia asignadas a las operaciones recogidas en la norma decimoquinta se deducirán, hasta donde alcance, del importe de tales riesgos, calculado de acuerdo con lo establecido en dicha norma.
  • c) La deducción de las acciones, aportaciones u otros valores computables establecida en la letra d) del apartado 1 de la norma novena compensará las participaciones, apoyos dinerarios o avales crediticios otorgados a las entidades tenedoras de aquéllas.
  • d) Los déficit en las coberturas específicas por deterioro de valor de los activos financieros deducidos de los recursos propios con arreglo a la letra i) del apartado 1 de la norma novena compensarán los activos de riesgo a cuya falta de provisión respondan.
  • e) La parte de los recursos propios que se hubiera deducido de los de los grupos consolidables de entidades financieras, conforme al apartado 3 de la norma novena, compensará las participaciones en entidades no financieras de la entidad dominante del grupo.
Ir a Norma modificadora Número 3 de la norma decimosexta redactado por el número 7 de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

Sección 4

Riesgo de cambio y de la posición en oro

Rúbrica de la Sección 4.ª redactada por el número 5 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Norma decimoséptima. Definición y cálculo de la posición neta en una divisa o en oro. Rúbrica de la Norma decimoséptima redactada por el número 5 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

I. De una Entidad individual.

1. A los efectos de esta Circular, se denomina posición neta en una divisa o en oro a la diferencia, en un momento determinado, entre la suma de sus activos patrimoniales, incluidos sus productos ciertos, y de sus compromisos de compra, y la suma de sus pasivos patrimoniales, incluidos sus costes ciertos, y de sus compromisos de venta, denominados todos ellos en dicha divisa o sobre oro. Ambos sumandos comprenden los elementos que se detallan en el siguiente apartado de esta norma.

La posición neta en una divisa o en oro se denomina larga cuando la diferencia citada en el párrafo precedente tiene signo positivo, y corta cuando tiene signo negativo.

Apartado I.1 de la Norma decimoséptima redactado por el número 5 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

2. La posición neta, larga o corta, en una divisa o en oro, de una entidad individual comprenderá:

  • a) Todos los saldos activos y pasivos, incluidas las cuentas de periodificación, que, de acuerdo con la CBE 4/2004, se contabilizan en moneda extranjera, recogidos en el balance patrimonial. A estos efectos, las cuentas representativas del patrimonio neto de la entidad se considerarán cifradas en la moneda funcional.

    Las posiciones de contado en oro, de acuerdo con la norma decimoctava de la CBE 4/2004.

    Ir a Norma modificadora Letra a) del apartado I.2 de la norma decimoséptima redactada por el número 8 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • b) Las compraventas de divisas no vencidas y las compraventas a plazo sobre oro.
  • c) Las opciones compradas o emitidas sobre divisas o sobre oro, computadas por el resultado de multiplicar el importe subyacente por el factor que mide la variación en su precio como consecuencia de un cambio en el precio del subyacente (delta). También se incluirán, por su valor en el balance reservado, de acuerdo con la CBE 4/2004, las restantes opciones compradas nominadas en divisas. Ir a Norma modificadora Letra c) del apartado I.2 de la norma decimoséptima redactada por el número 8 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • d) El neto de los productos y costes no vencidos pendientes de devengar, que esté cubierto a plazo.
Apartado I.2 de la Norma decimoséptima redactado por el número 5 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

3. La posición en la moneda funcional se calculará por la contrapartida del conjunto de sus posiciones netas en divisas.

Ir a Norma modificadora Apartado I.3 de la norma decimoséptima redactado por el número 8 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

4. Las posiciones netas en unidades de cuenta compuestas podrán tratarse como una divisa o distribuirse, proporcionalmente a su composición, entre las divisas que las forman.

Inciso final del apartado I.4 de la Norma decimoséptima suprimido, con efectos desde el día 1 de enero de 1999, por Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio).Vigencia: 1 enero 1999

5. Las posiciones netas en divisas se convertirán a euros aplicando el tipo de cambio de cierre, según se define en la norma decimoctava de la CBE 24974 Miércoles 13 julio 2005 BOE núm. 166 4/2004. Antes de realizar este cálculo, cuando la entidad de crédito se integre en un grupo o subgrupo consolidado de entidades de crédito, sus participaciones en cualesquiera entidades consolidadas, global o proporcionalmente, así como las que luzcan valoradas por puesta en equivalencia en ese grupo o subgrupo consolidado, se valorarán todas ellas, en su divisa respectiva, por puesta en equivalencia. La posición neta en oro se convertirá a euros, de acuerdo con lo señalado en la norma decimoctava de la CBE 4/2004.

Ir a Norma modificadora Apartado I.5 de la norma decimoséptima redactado por el número 8 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

II. De un grupo o subgrupo consolidable de Entidades de crédito.

6. A efectos de esta Circular, se denominan posiciones netas compensables aquéllas que, por cumplir las condiciones establecidas en el siguiente apartado, puedan compensar otras de signo opuesto en esa divisa o en oro, mantenidas por otra u otras entidades incluida en el grupo o subgrupo.

Apartado II.6 de la Norma decimoséptima redactado por el número 5 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

7. Tienen carácter compensable las posiciones netas, largas o cortas, en una divisa o en oro mantenidas por entidades de crédito españolas, sociedades y agencias de valores, y entidades de crédito y empresas de inversión autorizadas en otros países de la Comunidad Europea, salvo cuando la entidad tenga limitaciones legales, estatutarias, o de otro tipo, que imposibiliten el otorgamiento de apoyos crediticios o de firma a cualquiera de las restantes entidades del grupo consolidable con posiciones compensables.

A los mismos efectos, se consideran compensables las posiciones netas mantenidas por entidades de crédito o empresas de inversión domiciliadas en otros países, cuando dichas entidades, además de la posibilidad de apoyo financiero prevista en el párrafo precedente, cumplan las siguientes condiciones, que podrá verificar el Banco de España:

  • a) Estén obligadas a cumplir, a nivel individual o subconsolidado, requisitos de recursos propios equivalentes a los contenidos en esta Circular.
  • b) La legislación nacional aplicable a las mismas no impida transferir fondos al exterior, sea o no a entidades del grupo.
Apartado II.7 de la Norma decimoséptima redactado por el número 5 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

8. En los grupos o subgrupos consolidables de Entidades de crédito, el cálculo de las posiciones netas, largas o cortas, en cada divisa, del grupo o subgrupo, se hará del siguiente modo:

  • a) Se calculará para cada una de las Entidades individuales integrantes del grupo, la posición neta en cada una de las divisas en que ésta opere, de acuerdo con lo establecido en el número I de esta norma, agrupándose, separadamente, las posiciones netas largas y cortas, compensables en cada divisa, y las no compensables.
  • b) Se calcularán las posiciones netas, largas o cortas, en cada divisa, del conjunto de Entidades del grupo con posiciones netas compensables, como la diferencia entre la agregación de las posiciones netas, largas y la agregación de las posiciones netas cortas, en esa divisa, de dichas Entidades.
  • c) Se calcularán las posiciones netas, largas y cortas, en cada divisa, del conjunto de Entidades del grupo con posiciones no compensables, como suma, por un lado, de todas las posiciones netas largas y, por otro, de todas las posiciones netas cortas, en cada divisa, de dichas Entidades.
  • d) Las posiciones netas, largas y cortas, en cada divisa, del grupo o subgrupo, se obtendrán como suma, respectivamente, de las posiciones netas, largas o cortas, en esa divisa, de los conjuntos de Entidades a que se refieren las letras b) y c) precedentes.

9. En los grupos o subgrupos consolidables de entidades de crédito, el cálculo de la posición neta, larga o corta, en oro, del grupo o subgrupo, se hará del siguiente modo:

  • a) Se calculará para cada una de las entidades individuales integrantes del grupo, la posición neta en oro, de acuerdo con lo establecido en el número I de esta norma, agrupándose, separadamente, las posiciones netas, largas y cortas, compensables, y las no compensables.
  • b) Se calculará la posición neta, larga o corta, en oro, del conjunto de entidades del grupo con posiciones netas compensables, como la diferencia entre la agregación de las posiciones netas largas y la agregación de las posiciones netas cortas, en oro, de dichas entidades.
  • c) Se calculará la posición neta, larga y corta, en oro, del conjunto de entidades del grupo con posiciones no compensables, como suma, por un lado, de todas las posiciones netas largas y, por otro, de todas las posiciones netas cortas, en oro, de dichas entidades.
  • d) Las posiciones netas, largas y cortas, en oro, del grupo o subgrupo, se obtendrán como suma de la posiciones netas, largas o cortas, en oro, de los conjuntos de entidades a que se refieren las letras b) y c) precedentes.
Apartado II.9 de la Norma decimoséptima introducido por el número 5 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Norma decimoctava. Requerimientos de recursos propios por riesgo de cambio y de posiciones en oro. Rúbrica de la Norma decimoctava redactada por el número 6 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

1. A efectos de esta Circular, se denomina posición global neta en divisas al mayor de los dos importes siguientes: El total del contravalor en euros de las posiciones netas largas y el total del contravalor en euros de las posiciones netas cortas en divisas, excluida la de euros, definidas de acuerdo con la norma decimoséptima.

La posición neta en oro será el contravalor en euros de la posición neta definida de acuerdo con la norma decimoséptima. Párrafo 2.º del número 1 de la Norma decimoctava introducido por el número 6 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Las referencias a «euros» contenida en el número 1 de la Norma decimoctava han sido introducidas, con efectos desde el día 1 de enero de 1999, por Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio), en sustitución de la anterior referencia a «pesetas».Vigencia: 1 enero 1999

2. Las "Entidades" deberán cubrir con recursos propios el 8 por 100 de su posición global neta en divisas para cubrir el riesgo de tipo de cambio que asuman y el 8 por 100 de su posición neta en oro.

En los estados que deben rendirse de acuerdo con lo dispuesto en la norma trigésima tercera, la posición neta sobre la que deberá calcularse el requerimiento por riesgo de tipo de cambio será la más alta entre la mantenida como media del semestre anterior y la del día a que se refiere la declaración. Respecto a esta última, será sobre la que deberá calcularse el requerimiento por riesgo de posiciones en oro.

Número 2 de la Norma decimoctava redactado por el número 6 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Norma decimonovena. Control de riesgos por posiciones en divisas y en oro. Rúbrica de la Norma decimonovena redactada por el número 7 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

1. Cualquier "Entidad" que desee operar en divisas y en oro deberá contar, de acuerdo con su nivel de actividad, con sistemas de medición e información de riesgos adecuados para su gestión, seguimiento y control.

En particular, estarán claramente establecidas las políticas de asunción de riesgos aprobadas por los órganos de administración, incluyendo: procedimientos de medición interna, límites operativos, frecuencia de su revisión, órgano o persona responsable y demás aspectos relevantes.

Las "Entidades" deberán tener a disposición del Banco de España toda la documentación relativa a los sistemas de control interno establecidos para esta área, a su cumplimiento y funcionamiento, a los límites internos existentes y, en su caso, a los modelos utilizados, sus parámetros cuantitativos y a las evaluaciones efectuadas sobre su bondad, que les podrán ser requeridas en cualquier momento.

Número 1 de la Norma decimonovena redactado por el número 7 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

2. ...

Número 2 de la Norma decimonovena suprimido por el número 7 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

3. ...

Número 3 de la Norma decimonovena suprimido por el número 7 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
Norma decimonovena redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Sección 5

Riesgo de la cartera de negociación

Rúbrica de la Sección 5.ª redactada por el número 8 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Norma vigésima. Requerimientos de recursos propios por riesgo de la cartera de negociación

1. A los efectos de esta Sección, la cartera de negociación de las «Entidades» estará formada por:

  • a) Los instrumentos de deuda y de capital incluidos a efectos de su valoración en la cartera de negociación, de acuerdo con la norma vigésima segunda de la CBE 4/2004, exceptuados los valores deducidos de los recursos propios, las posiciones en mercaderías y los compromisos sobre dichos elementos que la "Entidad" mantenga para revenderlas o adquiera con intención de beneficiarse a corto plazo de las diferencias reales o esperadas entre el precio de adquisición y el de venta.

    No podrán incluirse en la cartera de negociación, o deberán excluirse, en su caso:

    • los valores destinados a cubrir las cesiones a cuentas financieras;
    • los valores dados en garantía durante un plazo superior a seis meses y siempre que no estén directamente relacionados con otros elementos incluidos en la cartera.
    Ir a Norma modificadora Letra a) del número 1 de la norma vigésima redactada por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • b) Los saldos pasivos por operaciones de cesión temporal de activos incluidos en la letra a) anterior. Ir a Norma modificadora Letra b) del número 1 de la norma vigésima redactada por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • c) Los saldos pasivos por acreedores de valores o mercaderías que tengan la finalidad de beneficiarse a corto plazo de las modificaciones en sus precios cuando, además, los acreedores sean inversores institucionales pertenecientes a alguna de las siguientes categorías: las entidades de crédito, sociedades de valores y empresas de inversión extranjeras, y sistemas de compensación y liquidación, a las que se refieren, respectivamente, las letras g), k) y l) del número II del apartado 1 de la norma decimotercera, así como las instituciones de inversión colectiva, fondos de pensiones y entidades de seguros de la Unión Europea. Letra c) del número 1 de la Norma vigésima redactada por el número 9 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • d) Los instrumentos financieros, tal y como se definen en el artículo 2 de la Ley de Mercado de Valores, sobre valores, mercaderías, tipos de interés y de cambio u otros subyacentes, incluso los conocidos como derivados de crédito, negociados en mercados organizados, según se definen en el apartado 3 de la norma decimoquinta de esta Circular, realizados con la finalidad de beneficiarse a corto plazo de las modificaciones en los precios o tipos de interés, o como cobertura de otros elementos que forman parte de esta cartera de negociación. Ir a Norma modificadora Letra d) del número 1 de la norma vigésima redactada por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • e) Los instrumentos financieros sobre valores, mercaderías, tipos de interés y de cambio no negociados en mercados organizados realizados con la finalidad de beneficiarse a corto plazo de las modificaciones en los precios o tipos de interés o que sirvan de cobertura de otros elementos que forman parte de esta cartera de negociación. Letra e) del número 1 de la Norma vigésima redactada por el número 9 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • f) Los aseguramientos de emisiones de valores que vayan a ser negociados en mercados reconocidos oficialmente, y de los que quepa presumir que la «Entidad» los adquiere con intención de beneficiarse a corto plazo de las diferencias reales o esperadas entre el precio de adquisición y el de venta. Ir a Norma modificadora Letra f) del número 1 de la norma vigésima redactada por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • g) Las operaciones pendientes de liquidar relativas a instrumentos de deuda y de capital, instrumentos financieros, materias primas, a los préstamos de valores y materias primas y operaciones similares, todas ellas referidas a elementos incluidos en las letras anteriores. Ir a Norma modificadora Letra g) del número 1 de la norma vigésima redactada por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • h) Las comisiones, intereses, dividendos, depósitos o márgenes de garantías y activos similares directamente relacionados con elementos incluidos en las letras anteriores. Ir a Norma modificadora Letra h) del número 1 de la norma vigésima redactada por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

2. No será de aplicación esta sección cuando la cartera de negociación de las "Entidades" sea inferior, en promedio, durante los seis meses inmediatamente anteriores, al menor de los siguientes importes: El 5 por 100 de su actividad total o 15 millones de euros, y no exceda en ningún momento de dicho período del 6 por 100 de su actividad total o de 20 millones de euros. Párrafo 1.º del número 2 de la Norma vigésima redactado, con efectos desde el día 1 de enero de 1999, por Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio).Vigencia: 1 enero 1999

Para el cálculo de los porcentajes señalados en el párrafo anterior, los elementos de la cartera de negociación se valorarán a precios de mercado, salvo los instrumentos derivados, que se tomarán por el valor de mercado del instrumento subyacente, o su nominal en su ausencia, sumándose en valor absoluto todos los elementos. En los aseguramientos de emisiones se aplicarán los factores de reducción recogidos en el apartado 12 de la norma vigésima primera.

A los mismos efectos, se entenderá por actividad total la suma, a la fecha de la última declaración efectuada ante el Banco de España del cumplimiento de los requerimientos de recursos propios, de los valores contables del total activo patrimonial, los saldos pasivos incorporados a la cartera de negociación, de acuerdo con las letras b) y c) del apartado anterior, y el conjunto de cuentas de orden, excluidas las recogidas bajo la denominación "compromisos y riesgo por pensiones", "operaciones por cuenta de terceros" y "otras cuentas de orden", del balance individual o consolidado reservado Ir a Norma modificadora Último párrafo del número 2 de la norma vigésima redactado por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

3. Los requerimientos de recursos propios de la cartera de negociación serán la suma de:

  • a) Los necesarios para la cobertura del riesgo de precio de la cartera de negociación por el mantenimiento de posiciones en instrumentos de deuda, incluidos instrumentos convertibles, de acuerdo con lo establecido en la norma vigésima segunda. Ir a Norma modificadora Letra a) del número 3 de la norma vigésima redactada por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
  • b) Los necesarios para la cobertura del riesgo de precio de la cartera de negociación por el mantenimiento de posiciones en instrumentos de capital, de acuerdo con lo establecido en la norma vigésima tercera. Ir a Norma modificadora Párrafo primero de la letra b) del número 3 de la norma vigésima redactado por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

    A efectos de lo establecido en las dos letras anteriores, el riesgo de precio se descompondrá en el riesgo general, derivado de un cambio en el precio de los componentes de la cartera de negociación debido a movimientos generales en los mercados, y el riesgo específico derivado de un cambio en el precio de esos instrumentos debido a causas relativas al emisor del valor, o al emisor del subyacente en el caso de operaciones de futuro.

    Letra b) del número 3 de la Norma vigésima redactada por el número 9 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
  • c) Los necesarios para la cobertura del riesgo de liquidación y entrega, de acuerdo con lo establecido en la norma vigésima cuarta.
  • d) Los necesarios, por la aplicación de los procedimientos establecidos en la sección tercera de esta Circular, para la cobertura de los riesgos de crédito y contraparte ligados a la cartera de negociación. Dichos riesgos serán:
    • - En las operaciones pendientes de liquidar en que se hayan entregado valores o mercaderías sin haber recibido el importe correspondiente, o se haya pagado el precio sin haber recibido los valores o las mercaderías: el importe de los valores o dinero en efectivo pendiente de recibir, deduciendo las posibles provisiones constituidas.
    • - En las operaciones de cesión temporal de activos y préstamo de valores o de mercaderías: el importe resultante de la diferencia positiva entre el valor de mercado de los elementos entregados y el valor de mercado de los elementos recibidos en concepto de garantía o como pago de la operación, considerándose nulo el riesgo cuando exista un procedimiento en el mercado por el que se garantice la reversión al cedente de los elementos entregados al cesionario.
    • - En las operaciones de futuro no negociables en mercados organizados: los calculados de acuerdo con el procedimiento establecido en la norma decimoquinta. A estos efectos, las opciones adquiridas sobre acciones recibirán un trato similar al que reciben los instrumentos sobre tipos de cambio en la citada norma.
    • - Los derivados de comisiones, dividendos, depósitos o márgenes de garantía y otros saldos activos de naturaleza similar directamente ligados a la cartera de negociación y no tratados en los requerimientos por riesgo de precio ni en los apartados anteriores.
    Letra d) del número 3 de la Norma vigésima redactada por el número 9 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

4. Cualquier saldo contable relativo a componentes de la cartera de negociación a la que se aplique esta Sección quedará, simultáneamente, excluido de los requerimientos de recursos propios por riesgo de crédito recogidos en la Sección Tercera.

5. Los requerimientos de recursos propios necesarios para la cobertura del riesgo de precio de la cartera de negociación por el mantenimiento de:

  • a) posiciones en mercaderías: se calcularán, junto con los de las clasificadas como de inversión, de acuerdo con lo previsto en la norma vigésima cuarta bis;
  • b) posiciones en derivados de crédito: se incluirán entre las posiciones en renta fija y se sujetarán a los requerimientos previstos para ellas, sin perjuicio de que el Banco de España pueda adaptar analógicamente dichas exigencias en función de la naturaleza específica de un determinado instrumento.
Ir a Norma modificadora Número 5 de la norma vigésima redactado por el número 9 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005
Norma vigésima redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima primera. Normas generales sobre el riesgo de precio: cálculo de la posición neta en un instrumento financiero y tratamiento de instrumentos concretos

I. Cálculo de la posición neta en un instrumento

1. A los efectos de esta Sección, un instrumento es un activo financiero, real o nocional, con unas características determinadas en cuanto a emisor, flujo de pagos y divisa de denominación, considerándose instrumentos idénticos los que coincidan en todas sus características. Si un instrumento tuviera una fecha de emisión futura se considerará emitido desde la fecha de cálculo, a efectos del plazo de vida residual.

Los diferentes instrumentos se computarán por su precio de mercado de contado o, en su defecto, por su importe nominal Cuando existan distintas posiciones, largas o cortas, en un mismo instrumento, su cómputo será idéntico en todas ellas. En el caso de las opciones y los certificados de opción de compra (warrants), el valor del instrumento subyacente así calculado se multiplicará por el factor que mide la variación en el precio de la opción como consecuencia de un cambio en el precio del subyacente (delta), lo que determinará su cómputo final.

2. Son posiciones largas en un instrumento la tenencia, actual o futura (incluso opcional), del mismo o el derecho a recibir el flujo de sus intereses. Así, de acuerdo con lo establecido en el epígrafe II de esta norma, generan posiciones largas en un instrumento las compras a plazo del mismo, los futuros financieros comprados basados en el instrumento, las opciones adquiridas de compra y las emitidas de venta sobre el instrumento, los aseguramientos de emisiones y de ofertas públicas de venta del instrumento, y cualesquiera operaciones que puedan dar lugar a su adquisición real o teórica.

Son posiciones cortas en un instrumento la asunción de una deuda nominada en el mismo, actual o futura (incluso opcional), o la obligación de pagar el flujo de sus intereses. Así, generan posiciones cortas en un instrumento las ventas a plazo del mismo, los futuros financieros vendidos basados en el instrumento, las opciones adquiridas de venta y las emitidas de compra sobre el instrumento y cualesquiera operaciones que puedan dar lugar a su entrega real o teórica.

Se denomina posición neta en un instrumento a la diferencia entre la suma de las posiciones largas y la suma de las posiciones cortas en el mismo. Cuando esta diferencia sea positiva, la posición neta será larga, mientras que, cuando sea negativa, será corta.

3. En los grupos y subgrupos consolidables de entidades de crédito, solo será posible la compensación entre entidades de posiciones netas largas y cortas en un mismo instrumento cuando éstas se localicen en entidades consolidadas que satisfagan las condiciones del apartado 7 de la norma decimoséptima; las posiciones netas localizadas en entidades consolidadas que no satisfagan esas condiciones, aunque estén referidas al mismo instrumento financiero, se considerarán posiciones netas en distintos instrumentos financieros, a efectos del cálculo de los requerimientos de recursos propios de la «Entidad».

II. Tratamiento de ciertos instrumentos concretos

4. En los apartados siguientes, cuando las operaciones sobre instrumentos de renta fija den lugar a la aparición de dos posiciones, larga y corta, una de ellas (la de vencimiento más lejano) será una posición en el propio instrumento objeto de la operación, o en un instrumento nocional según se indica en los apartados siguientes, mientras que la otra (con vencimiento más próximo) lo será en un instrumento nocional que computará por el mismo importe que el anterior y diferirá en lo relativo a su vencimiento residual. Las posiciones nocionales tendrán ponderación nula a efectos del cálculo de los requerimientos de recursos propios por riesgo específico a que se refiere la norma vigésima segunda.

5. Los compromisos de compra y de venta a plazo de valores de renta fija, y los contratos de futuro sobre valores de renta fija, se considerarán combinación de dos posiciones:

  • a) El compromiso de compra a plazo y la adquisición de un futuro se descompondrán en una posición larga en el propio valor y una posición corta nocional con fecha de vencimiento igual a la fecha de entrega estipulada.
  • b) El compromiso de venta a plazo y la venta de un futuro se descompondrán en una posición corta en el propio valor y una posición larga nocional con fecha de vencimiento igual a la fecha de entrega estipulada.

6. Los contratos de futuros de tipo de interés y los acuerdos sobre tipos de interés futuro (FRAs) se considerarán como combinación de dos posiciones nocionales:

  • a) Un contrato de futuros de interés comprado o un FRA vendido se descompondrá en una posición larga con fecha de vencimiento igual a la del instrumento subyacente del contrato y una posición corta con fecha de vencimiento igual a la fecha de liquidación estipulada en el contrato.
  • b) Un contrato de futuros de interés vendido o un FRA comprado se descompondrá en una posición corta con fecha de vencimiento igual a la del instrumento subyacente del contrato y una posición larga con fecha de vencimiento igual a la fecha de liquidación estipulada en el contrato.

Los instrumentos de ambas posiciones se computarán por el nominal que sirve para el cálculo de la liquidación de intereses.

7. Los saldos pasivos por operaciones de cesión temporal de valores de renta fija se reflejarán como una posición corta nocional, que computará por el mismo importe que el valor cedido y con vencimiento en la fecha de recompra.

8. Los préstamos de valores de renta fija seguirán el siguiente procedimiento:

  • a) Los valores cedidos en préstamo se considerarán como posiciones largas en el propio valor.
  • b) Los saldos pasivos por acreedores de valores se considerarán como posiciones cortas en el propio valor mientras éste forme parte de la cartera de negociación. En caso contrario, se considerarán dos posiciones:

    una posición corta en el propio valor y una posición larga nocional por el mismo importe y vencimiento igual a la fecha de devolución estipulada.

9. Las operaciones de permuta financiera (swaps) se considerarán como combinación de dos posiciones nocionales:

  • a) En las operaciones en las que se pacte recibir un tipo de interés variable y pagar un tipo de interés fijo, las entidades reflejarán una posición larga en un instrumento con fecha de vencimiento igual a la del momento de fijar nuevamente el tipo de interés, y una posición corta en un instrumento con fecha de vencimiento igual a la del propio contrato.
  • b) En las operaciones en las que se pacte recibir un tipo de interés fijo y pagar un tipo de interés variable, las entidades reflejarán una posición larga en un instrumento con fecha de vencimiento igual a la del propio contrato, y una posición corta en un instrumento con fecha de vencimiento igual a la del momento de fijar nuevamente el tipo de interés.

Los instrumentos de ambas posiciones se computarán por el nominal que sirve para el cálculo de la liquidación de intereses.

10. Los compromisos de compra a plazo y las cesiones en préstamo de acciones y participaciones son posiciones largas en dichos valores; los compromisos de venta a plazo y los saldos pasivos por toma de acciones y participaciones en préstamo son posiciones cortas.

11. Los contratos sobre futuros, las opciones y las opciones sobre futuros basados en índices bursátiles se considerarán como instrumentos en sí mismos. No obstante, se podrán desglosar en posiciones en cada una de las acciones que los constituyen cuando la evolución del precio del índice no difiera de la evolución resultante del precio de sus componentes.

12. Las operaciones de aseguramiento de emisiones y ofertas públicas de venta de valores no colocadas en firme ni reaseguradas por terceros se incluirán, dentro de la posición en cada clase de valor y desde el momento de la firma del compromiso, aplicando los siguientes factores de reducción:

  • Hasta el segundo día hábil: 90 %.
  • Tercer y cuarto días hábiles: 75 %.
  • Quinto día hábil: 50 %.
  • Sexto día hábil: 25 %.
  • A partir del sexto día hábil: 0 %.

A los efectos anteriores, se denomina día «hábil» aquel en que exista obligación incondicional de adquirir una cantidad determinada de valores a un precio conocido.

13 A efectos del cálculo de la posición neta en un instrumento, las "Entidades" podrán tratar como posiciones plenamente compensadas todas las posiciones en instrumentos derivados sobre tipos de interés, siempre que cumplan como mínimo las condiciones siguientes:

  • a) Que las posiciones sean sobre el mismo valor y estén denominadas en la misma divisa.
  • b) Que el tipo de referencia (para las posiciones a tipo variable) o el cupón (para las posiciones a tipo fijo) estén estrechamente correlacionados.
  • c) Que la siguiente fecha de fijación del tipo de interés o, para las posiciones a tipo fijo, el vencimiento residual estén dentro de los siguientes límites:
    • A menos de un mes: el mismo día.
    • Entre un mes y un año: en un plazo de siete días.
    • Con más de un año: en un plazo de treinta días.
  • d) Que la "Entidad" cuente con sistemas y procedimientos informáticos adecuados para controlar estas posiciones.
Apartado II.13 de la Norma vigésima primera introducido por el número 10 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
Norma vigésima primera introducida por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima segunda. Requerimientos de recursos propios por riesgo de precio de las posiciones en renta fija

I. Riesgo general

1. El cálculo de los requerimientos de recursos propios por riesgo general se efectuará agrupando las posiciones netas en instrumentos nominados en una misma divisa, y sumando, posteriormente, los requerimientos obtenidos por riesgo general de todas las agrupaciones efectuadas.

2. A cada una de las agrupaciones señaladas en el párrafo anterior se le aplicará el siguiente procedimiento para el cálculo de los requerimientos de recursos propios por riesgo general:

  • a) La «Entidad» clasificará sus posiciones netas en cada instrumento, largas o cortas, según su plazo residual y la naturaleza del rendimiento del instrumento. Por plazo residual se entenderá, para posiciones con tipo de interés fijo, el plazo que reste hasta su vencimiento final, y, para posiciones con tipo de interés variable, el período que reste hasta la siguiente fecha de fijación del tipo de interés o, tras la última revisión, hasta su vencimiento final. Una vez clasificadas así las posiciones, se les aplicarán las ponderaciones que figuran en la siguiente tabla:
    Banda de vencimiento
    Zona Rendimiento explícito igual o superior al 3 % Rendimiento explícito inferior al 3 % o implícito Ponderaciones (%)
    UNO meses meses
    0-1 0-1 0,00
    1-3 1-3 0,20
    3-6 3-6 0,40
    6-12 6-12 0,70
    DOS años meses
    1-2 12-33 1,25
    2-3 23-34 1,75
    3-4 34-43 2,25
    TRES años meses
    4-5 43-52 2,75
    5-7 52-68 3,25
    7-10 68-88 3,75
    10-15 88-112 4,50
    15-20 112-127 5,25
    > 20 127-144 6,00
    Años
    12-20 8,00
    > 20 12,50
  • b) Para cada banda de vencimiento, se calculará la suma de las posiciones netas largas ponderadas y la suma de las posiciones netas cortas ponderadas. La posición ponderada compensada (en valor absoluto) de la banda será la menor de ambas sumas, mientras que la posición ponderada no compensada de dicha banda, larga o corta (conservando su signo), será la diferencia entre la suma de las posiciones largas y la suma de las posiciones cortas de dicha banda.
  • c) Para cada zona, partiendo de las posiciones ponderadas no compensadas, largas o cortas, de las bandas de dicha zona, se determinará, del mismo modo que en la letra anterior para cada banda, la posición ponderada compensada (en valor absoluto) y la posición ponderada no compensada, larga o corta (conservando su signo), de dicha zona.
  • d) Partiendo de las posiciones ponderadas no compensadas, largas o cortas, de cada zona:
    • - La posición ponderada compensada entre las zonas uno y dos se hallará como la menor de las posiciones ponderadas no compensadas de las zonas uno y dos (en valor absoluto) cuando éstas sean de distinto signo. Se obtendrá en este caso la posición ponderada no compensada entre ambas zonas (conservando su signo), que pertenecerá a la zona uno o a la dos, según corresponda.
    • - La posición ponderada compensada entre las zonas dos y tres se hallará como la menor de la posición ponderada no compensada de la zona dos, si existe tras la aplicación del apartado anterior, y la posición ponderada no compensada de la zona tres cuando sean de distinto signo. Se obtendrá en este caso la posición no compensada entre ambas zonas (conservando su signo), que pertenecerá a la zona dos o a la tres, según corresponda.
    • - La posición ponderada compensada entre las zonas uno y tres se hallará, cuando existan tras la aplicación de los dos apartados anteriores y sean de signo contrario, como la menor de las posiciones ponderadas no compensadas de las zonas uno y tres.
    • - La posición ponderada no compensada residual será la diferencia entre la suma de las posiciones ponderadas no compensadas largas y la suma de las posiciones ponderadas no compensadas cortas de las diferentes zonas antes de realizar las compensaciones anteriores (en valor absoluto).
  • e) Los recursos propios necesarios en función del riesgo general se calcularán sumando los siguientes importes:
    • - El 10 % de la suma de las posiciones ponderadas compensadas de cada una de las bandas de vencimiento.
    • - El 40 % de la posición ponderada compensada de la zona uno.
    • - El 30 % de la posición ponderada compensada de la zona dos.
    • - El 30 % de la posición ponderada compensada de la zona tres.
    • - El 40 % de la posición ponderada compensada entre las zonas uno y dos.
    • - El 40 % de la posición ponderada compensada entre las zonas dos y tres.
    • - El 150 % de la posición ponderada compensada entre las zonas uno y tres.
    • - El 100 % de la posición ponderada no compensada residual.

II. Riesgo específico

3. Los recursos propios necesarios en función del riesgo específico, serán los calculados sobre la posición neta, larga o corta, en cada instrumento, multiplicada por los coeficientes siguientes, establecidos de acuerdo con las ponderaciones que recibirían los emisores de esos instrumentos si se les aplicara la Sección Tercera, relativa al riesgo de crédito:

  • a) Emisores con ponderación nula 0%
  • b) Emisores con ponderación del 20 %
    • - Vencimiento residual hasta 6 meses 0,25 %
    • - Vencimiento residual entre 6 y 24 meses 1 %
    • - Vencimiento residual superior a 24 meses 1,6 %
  • c) Resto de emisores 8 %

    A los valores enumerados en el número I bis del apartado 1 de la norma decimotercera, se les aplicará el coeficiente resultante de dividir por dos el que le correspondería en función de su vencimiento de acuerdo con la letra b) anterior. Penúltimo párrafo del apartado II.3 de la Norma vigésima segunda introducido por el número 11 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

    No obstante, se aplicará el coeficiente del 8 % a las posiciones en valores de renta fija o instrumentos derivados concretos que presenten un riesgo especial, debido a la insuficiente solvencia del emisor o su escasa liquidez.

Norma vigésima segunda introducida por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima tercera. Requerimientos de recursos propios por riesgo de precio de las posiciones en acciones y participaciones

I. Riesgo general

1. Los requerimientos de recursos propios por riesgo general de las posiciones en acciones y participaciones de la «Entidad» serán el 8 % de la posición global neta, siendo ésta la diferencia en valor absoluto entre la suma, por una parte, de todas sus posiciones netas largas, y, por otra, de todas sus posiciones netas cortas en estos instrumentos.

II.

2. Los requerimientos de recursos propios por riesgo específico de las posiciones en acciones y participaciones de la «Entidad» serán el 4 % de la posición global bruta, definida como la suma de todas las posiciones netas en estos instrumentos, largas y cortas.

De esta suma se excluirán las posiciones debidas a contratos basados en índices bursátiles, opciones basadas en índices bursátiles y opciones sobre futuros basados en índices bursátiles que, no habiendo sido desglosados en sus componentes, sean negociados en mercados reconocidos oficialmente y estén referidos a índices ampliamente diversificados.

Norma vigésima tercera introducida por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima cuarta. Requerimientos de recursos propios por riesgo de liquidación y entrega.

En las operaciones con elementos de la cartera de negociación en que se hayan producido retrasos en su liquidación, excluidas las cesiones temporales de activos y las operaciones de préstamo de valores o de mercaderías, los requerimientos de recursos propios por riesgo de liquidación o entrega serán la suma, para todas las operaciones afectadas, del siguiente cálculo:

La diferencia, deducidas las posibles provisiones constituidas, entre el precio de liquidación acordado y el precio de mercado de los valores o de las mercaderías, sólo en el caso de que la no liquidación del contrato suponga la necesaria contabilización de pérdidas por la entidad, se multiplicará por los porcentajes que se recogen a continuación, teniendo en cuenta el número de días hábiles transcurridos entre la fecha de liquidación acordada y la fecha en que se realice el cálculo:

  • Hasta 5 días hábiles 0 por 100.
  • Entre 5 y 15 días hábiles 8 por 100.
  • Entre 16 y 30 días hábiles 50 por 100.
  • Entre 31 y 45 días hábiles 75 por 100.
  • Más de 45 días hábiles 100 por 100
Norma vigésima cuarta redactada por el número 12 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Sección 5.ª bis

Riesgo de precio de mercaderías

Norma vigésima cuarta bis. Requerimientos de recursos propios por riesgo de precio de mercaderías.

I. Cálculo de la posición neta en una mercadería.

1. La posición en una mercadería incluirá las tenencias de la misma y los derivados que la tengan como subyacente (contratos de futuros financieros, opciones, certificados de opción de compra, etc.).

Para el cálculo de la posición en una mercadería se tendrá en cuenta tanto las posiciones clasificadas como de cartera de negociación, según se define en el apartado 1 de la norma vigésima, como de inversión.

Las posiciones que sean meramente de financiación de mercaderías podrán excluirse del calculo del riesgo sobre mercaderías. Se entiende por financiación de existencias las posiciones resultantes de la venta a plazo de mercaderías y del bloqueo del coste de financiación hasta la fecha de su venta aplazada.

El importe por el que las posiciones largas superen a las cortas en una misma mercadería y en idénticos contratos de derivados sobre ella constituirá la posición larga neta de la "Entidad" en dicha mercadería. Por el contrario, se estará ante una posición corta neta cuando el importe de las posiciones cortas en esa mercadería supere a las largas.

En los grupos y subgrupos consolidables de entidades de crédito, sólo será posible la compensación entre entidades de posiciones largas y cortas en una misma mercadería cuando éstas se localicen en entidades consolidadas que satisfagan las condiciones del apartado 7 de la norma decimoséptima; las posiciones localizadas en entidades consolidadas que no satisfagan esas condiciones, aunque estén referidas a la misma mercadería, se considerarán posiciones netas en distintas mercaderías, a efectos del cálculo de los requerimientos de recursos propios de la entidad.

Cuando la posición corta en una mercadería venza antes que la posición larga sobre la misma, las "Entidades" deberán cubrirse contra el riesgo de iliquidez que puede presentarse en algunos mercados.

2. Toda posición en mercaderías o derivados sobre mercaderías, incluidos los metales preciosos, pero excluido el oro, se expresará de acuerdo con la unidad de medida estándar (kilos, barriles, etc.).

Las posiciones en oro o en derivados sobre oro se consideran sujetas a riesgo de cambio y se tratarán de acuerdo con lo previsto en la sección cuarta de esta Circular.

3. El precio de contado de cada una de las mercaderías se expresará en la moneda de referencia, convirtiéndose, en su caso, a la moneda funcional y posteriormente a la de presentación, de acuerdo con la norma decimoctava de la CBE 4/2004.

Ir a Norma modificadora Número 3 de la norma vigésima cuarta bis redactado por el número 10 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

II. Tratamiento de ciertos instrumentos concretos.

4. Los contratos de futuro sobre mercaderías y los compromisos de compra y venta de mercaderías individuales a plazo se computarán por sus importes nocionales expresados en la unidad de medida estándar y se les asignará un vencimiento con referencia a su fecha de expiración.

5. Las permutas financieras de mercaderías en que una parte de la transacción sea un precio fijo y otra el precio corriente de mercado serán posiciones largas si la "Entidad" paga un precio fijo y recibe un precio variable o cortas si la "Entidad" recibe un precio fijo y paga un precio variable.

Estas permutas se incorporarán al sistema de escalas de vencimiento como una serie de posiciones igual al importe nocional del contrato, de manera que cada posición corresponda a un pago de dicha permuta y se consigne en su correspondiente lugar en la escala de vencimientos.

A efectos del sistema de escalas de vencimientos, las permutas financieras de mercaderías en la que se intercambien mercaderías diferentes deberán consignarse para cada mercadería en la banda correspondiente.

6. Las opciones y los certificados de opción de compra (warrants) se considerarán posiciones con un valor equivalente al importe de la mercadería subyacente a que esa opción está vinculada multiplicada por el factor que mide la variación en el precio de la opción como consecuencia de un cambio en el precio del subyacente (delta), lo que determinará su cómputo final.

Las "Entidades" deberán cubrirse frente a los demás riesgos, aparte del riesgo de delta, inherentes a las opciones sobre mercaderías.

7. La "Entidad" que ceda las mercaderías o los derechos garantizados relativos a la titularidad de las mercaderías en un pacto de recompra y la que preste las mercaderías en un pacto de préstamo de mercaderías incluirán dichas mercaderías en el cálculo de los requisitos de capital.

III. Requerimientos de recursos propios.

8. Para el cálculo de los requerimientos de recursos propios a fin de dar cobertura al riesgo de mercado de las mercaderías, las "Entidades" podrán optar por el sistema de escalas de vencimientos, recogido en el apartado 9 de esta norma, o por el método simplificado, recogido en el apartado 10 de la misma. No obstante, cuando una "Entidad" haya optado por el sistema de escalas de vencimiento, sólo podrá volver a utilizar el método simplificado previa autorización expresa de los Servicios de Inspección del Banco de España. El método elegido deberá ser aplicado para todas las mercaderías en las que opere la entidad.

9. Sistema de escalas de vencimiento.

  • a) La "Entidad" clasificará todas sus posiciones largas y cortas en una mercadería, incluidas las clasificadas dentro de la cartera de negociación, de acuerdo con lo señalado en la norma vigésima primera de esta Circular, según su plazo, en función de la escala de vencimientos que se recoge en la tabla que figura a continuación. Las existencias en una mercadería se consignarán en la primera banda de vencimientos.
    Banda de vencimientos Tasa diferencial (en %)
    0 ≤ 1 mes 1,5
    > 1 ≤ 3 meses 1,5
    > 3 ≤ 6 meses 1,5
    > 6 ≤ 12 meses 1,5
    > 1 ≤ 2 años 1,5
    > 2 ≤ 3 años 1,5
    Más de 3 años 1,5
  • b) A continuación, la "Entidad" efectuará, para cada banda de vencimientos, la suma de las posiciones largas y la de las posiciones cortas. La posición compensada (en valor absoluto) de la banda será la menor de ambas, mientras que la posición no compensada de dicha banda, larga o corta (conservando su signo), será la diferencia entre la suma de las posiciones largas y la suma de las posiciones cortas de dicha banda.
  • c) Posteriormente, se tratarán de compensar las posiciones no compensadas, largas o cortas, de una banda de vencimientos con las de otra más distante para calcular la posición compensada entre dos bandas de vencimientos (en valor absoluto). La parte de la posición no compensada de una banda que no tenga contrapartida en otra constituirá la posición residual no compensada entre bandas (en valor absoluto).
  • d) Los requisitos de capital de la "Entidad" para dicha mercadería se calcularán sumando:
    • i) El total de las posiciones compensadas de cada banda de vencimientos multiplicado por la tasa diferencial correspondiente, según figura en la tabla de la letra a) anterior, y por el precio de contado de la mercadería de que se trate.
    • ii) La posición compensada entre dos bandas de vencimientos por cada banda de vencimientos a la que se traspase una posición no compensada, multiplicada por 0,6 por 100 (tasa de mantenimiento) y por el precio de contado de la mercadería.
    • iii) La posición residual no compensada, multiplicada por 15 por 100 (tasa íntegra) y por el precio de contado de la mercadería.
  • e) Los requisitos generales de capital de la entidad para la cobertura del riesgo sobre mercaderías se calcularán sumando los requisitos de capital calculados para cada mercadería con arreglo a lo dispuesto en las letras anteriores.

10. Método simplificado.

  • a) La "Entidad" calculará los requisitos de capital para cada mercadería sumando:
    • i) el 15 por 100 de la posición neta, larga o corta, en cada mercadería, multiplicado por el precio de contado de la misma.
    • ii) El 3 por 100 de la posición bruta, larga más corta, en cada mercadería, multiplicado por el precio de contado de la misma.
  • b) La "Entidad" calculará los requisitos generales de capital para la cobertura del riesgo sobre mercaderías sumando los requisitos de capital calculados para cada mercadería con arreglo a lo dispuesto en la letra a) anterior.


Sección 5.ª bis y Norma vigésima cuarta bis introducidas por los números 13 y 14, respectivamente, de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Sección 6

Límites a los grandes riesgos y al inmovilizado

Rúbrica de la Sección 6.ª redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima quinta. Agregación y cálculo de riesgos

1. A los efectos de las normas vigésima quinta a vigésima octava, las «Entidades» agregarán, siguiendo los procedimientos que se indican en el apartado 5 siguiente, todos los riesgos a que se refieren las Secciones Tercera y Quinta, mantenidos:

  • a) Con una misma persona.
  • b) Con los integrantes de un grupo económico ajeno, aplicando la definición de grupo económico prevista en el artículo 5.º del Real Decreto, con la excepción que figura en el apartado 3 siguiente.
  • c) Con las empresas no consolidadas del propio grupo económico.

Los riesgos contraídos con la persona física, o el grupo de personas físicas que actúen sistemáticamente en concierto, que controle a una entidad o grupo, se integrarán con los de esa entidad o grupo.

A los riesgos de las empresas no consolidadas del grupo de la prestamista se acumularán los riesgos contraídos con quienes ostenten cargos de administración y alta dirección, en representación de los intereses del propio grupo, en cualquiera de las entidades del grupo económico, consolidadas o no. No se incluirán los riesgos que estén amparados por convenio colectivo o sean de carácter transitorio, de acuerdo con lo recogido en el segundo párrafo del apartado 1 de la norma trigésima segunda.

2. A los riesgos contraídos con una persona o grupo de los que se mencionan anteriormente se acumularán los mantenidos frente a aquellas personas físicas o jurídicas que, por estar interrelacionadas económicamente con los anteriores, pudieran encontrarse con graves dificultades para atender a sus compromisos, si la persona o grupo económico con el que se encuentran interrelacionadas atravesara por una situación de insolvencia o falta de liquidez.

Las «Entidades» apreciarán la existencia de interrelaciones económicas atendiendo, entre otros factores, a la existencia de apoyos financieros directos, indirectos o recíprocos, o de una dependencia comercial directa difícilmente sustituible.

Atendiendo a esos criterios y de conformidad con lo previsto en el apartado 4 del artículo 30 del Real Decreto, el Banco de España podrá establecer que determinados conjuntos de clientes sean considerados como una unidad aunque no pertenezcan al mismo grupo económico, tratándose con esta consideración a partir de ese momento.

3. Se exceptúa de lo dispuesto en la letra b) del apartado 1 a las empresas controladas por la Administración Central o sus organismos dependientes.

4. Las «Entidades», podrán solicitar del Banco de España autorización para considerar separadamente los riesgos contraídos con alguno, o algunos de los componentes del propio grupo económico o de un grupo económico ajeno, cuando su autonomía de gestión, limitación de responsabilidad o actividad específica lo justifiquen.

A esos efectos, dirigirán una solicitud a los Servicios de Inspección del Banco de España, en la que harán constar las razones en que fundamentan su petición. El Banco de España resolverá sobre dicha solicitud en el plazo de un mes, entendiéndose denegada si al término del mismo no hubiera recaído sobre ella resolución expresa.

5. El cálculo de los riesgos agregados a que se refieren los apartados anteriores se efectuará con arreglo a uno de los procedimientos siguientes:

  • a) Las «Entidades» a las que no sean exigibles los requerimientos establecidos en la SECCIÓN QUINTA efectuarán dicho cálculo agregando los activos patrimoniales y los compromisos y demás cuentas de orden relacionados en las normas decimotercera y decimocuarta, mantenidos frente a una misma persona o grupo de los descritos en los apartados anteriores.

    Los riesgos se tomarán por su valor contable, neto de los correspondientes fondos específicos y con las precisiones que a este respecto establece el apartado 3 de la norma decimosexta, pero sin aplicar las ponderaciones ni los coeficientes reductores en función del grado de riesgo, salvo en el caso de las cuentas de orden relacionadas con tipos de interés y de cambio, a las que sí se aplicarán los porcentajes previstos en la norma decimoquinta. Párrafo 2.º de la letra a) del número 5 de la Norma vigésima quinta redactado por Circular 12/1996, 29 noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre).Vigencia: 7 enero 1997

  • b) Las «Entidades» sujetas a los requerimientos establecidos en la SECCIÓN QUINTA cuantificarán, en primer lugar, los riesgos de la cartera de negociación frente a sujetos considerados individualmente, sumando los siguientes elementos:
    • - El importe de las posiciones netas largas en instrumentos financieros emitidos por dicho sujeto pertenecientes a la cartera de negociación de la «Entidad», según se definen en el apartado 2 de la norma vigésima primera. Inciso primero del guión 1.º de la letra b) del número 5 de la Norma vigésima quinta redactado por Circular 2/1994, 4 abril, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 13 abril).Vigencia: 13 abril 1994
    • - Los riesgos de liquidación, contraparte, y crédito ligados a la cartera de negociación, calculados según lo establecido en las letras c) y d) del apartado 3 de la norma vigésima.

A continuación, se añadirán a dichos riesgos los que deriven del resto de la actividad de la entidad, calculados conforme establece la letra a) precedente.

Finalmente, si los sujetos pertenecen a un grupo económico, incluso el propio no consolidado, o si se aplica lo establecido en el apartado 2 precedente, se sumarán los riesgos de los sujetos individuales que componen esos grupos.

6. A efectos del cálculo previsto en el apartado anterior, los riesgos mantenidos por las entidades integradas mediante consolidación proporcional se agregarán a los de las entidades del grupo consolidable según la proporción aplicable en su consolidación, sin perjuicio de lo dispuesto en la letra h) del número I del apartado 1 de la norma vigésima séptima.

7. Las «Entidades» dispondrán de información interna suficiente y vigilarán sus concentraciones de riesgo en las diferentes ramas de actividad económica, y procurarán una adecuada diversificación, siempre que su objeto social y condiciones de los mercados lo permitan.

8. En la agregación y cálculo de los riesgos sujetos a los límites establecidos en la norma vigésima sexta, no se tendrán en cuenta las plusvalías contabilizadas como ajustes por valoración de activos financieros disponibles para la venta dentro del patrimonio neto, siempre que dichas plusvalías, en el importe que las mismas hayan contribuido a incrementar los recursos propios de la "Entidad" de acuerdo con lo previsto en el apartado 1.c) de la norma octava, hayan sido deducidas de los recursos propios computables utilizando, en su caso, la deducción contemplada en el apartado 1.j) de la norma novena.

Ir a Norma modificadora Número 8 de la norma vigésima quinta introducido por el apartado 10 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006
Norma vigésima quinta renumerada y redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Se corresponde con la anterior Norma vigésima primera.Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima sexta. Definición de grandes riesgos y límites a la concentración

1. Los riesgos mantenidos con un sujeto o grupo, calculados de acuerdo con lo previsto en la norma vigésima quinta, se consideran «grandes riesgos» cuando su valor supere el 10 % de los recursos propios de la «Entidad», según se definen en el apartado 3 de la norma cuarta.

2. El valor de todos los riesgos que una «Entidad» contraiga con un mismo sujeto o grupo económico ajeno no podrá exceder del 25 % de sus recursos propios.

3. Si los riesgos se mantienen frente a las entidades no consolidadas del propio grupo económico, el límite a que se refiere el apartado anterior será del 20 %.

4. El conjunto de los «grandes riesgos» no podrá superar ocho veces los recursos propios de la "Entidad".

5. La «Entidad» deberá respetar, en todo momento, los límites señalados en la presente norma.

Norma vigésima sexta introducida por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima séptima. Excepciones a los límites

1. A efectos de los límites establecidos en los apartados 2 a 4 de la norma vigésima sexta, se tendrán en cuenta las siguientes excepciones:

I. No quedarán sujetos:

  • a) Los riesgos deducidos de los recursos propios.
  • b) Los riesgos a que se refiere el número I del apartado 1 de la norma decimotercera, con excepción de los referidos en la letra c), y de los incluidos en la letra f) cuando resulte de aplicación lo previsto en su segundo párrafo.
  • c) Los riesgos garantizados mediante depósitos en efectivo en otra entidad de crédito del grupo consolidable de la entidad que concede la financiación, o por certificados de depósito emitidos y depositados en alguna de estas entidades, en la parte del riesgo vivo que sea igual o inferior al valor del depósito, o al 90 % del valor efectivo de los certificados, respectivamente.
  • d) Los fondos colocados de modo sistemático en una entidad de crédito intermediaria para que ésta los canalice al mercado interbancario, en el marco de un acuerdo formal. Este acuerdo deberá ser previamente aprobado por el Banco de España, a solicitud de la entidad intermediaria, y contendrá criterios sobre la naturaleza y diversificación de los riesgos en que hayan de materializarse los fondos cedidos.
  • e) Las acciones de, o aportaciones a, una entidad aseguradora o un grupo consolidable de entidades aseguradoras, hasta un máximo del 40 % de los recursos propios de la «Entidad».
  • f) Los riesgos a los que se refiere el apartado a) del grupo III de la norma decimotercera, hasta el 50 % del valor del correspondiente inmueble.
  • g) Los riesgos de entidades de crédito españolas o grupos consolidables de entidades de crédito en España, filiales de entidades de crédito extranjeras o grupos de entidades de crédito extranjeras sujetos a supervisión consolidada, en la parte que se hallen garantizados por la dominante consolidable o por cualquier entidad de crédito extranjera del grupo de la matriz mediante una garantía que cumpla las condiciones establecidas en el apartado 1 de la norma vigésima octava; y los activos que representen créditos de esas entidades o grupos frente a su casa matriz, siempre que la entidad de crédito española o el grupo consolidable de entidades de crédito en España queden incluidos en la supervisión consolidada del grupo extranjero, y la entidad dominante de éste sea una entidad de crédito autorizada en países de la Unión Europea, o en otros cuya regulación en materia de concentraciones de riesgos haya sido declarada equivalente por el Banco de España. La declaración de equivalencia se otorgará a solicitud motivada de la entidad obligada, según el procedimiento y condiciones establecidos en la norma primera, apartados 2 y 3, excepto las condiciones recogidas en las letras d) y e) del primero de ellos.
  • h) En la declaración individual de las entidades de crédito gestionadas conjuntamente e integradas en uno o varios grupos consolidables de entidades de crédito por integración proporcional, la parte de los riesgos que cuenten con la garantía de una o varias entidades de crédito participantes en su gestión que cumpla las condiciones establecidas en el apartado 1 de la norma vigésima octava.

    Las entidades garantes integrarán como riesgo, en el cálculo de los riesgos de su grupo consolidable, el importe así garantizado si este es mayor que la parte imputada del mismo en la consolidación proporcional.

  • i) Las participaciones de la entidad dominante de los grupos a que se refiere el apartado 3 de la norma novena en entidades no consolidables del grupo económico, siempre que las mismas no se hallen financiadas por las entidades consolidables del grupo.
  • j) Los disponibles que puedan ser unilateral y libremente cancelados por la entidad.
  • k) Los riesgos contraídos en la liquidación normal de las operaciones de cambio de divisas durante los dos días hábiles siguientes a la realización de la operación.
  • l) Los riesgos contraídos en la liquidación normal, dentro de mercados financieros organizados, de las operaciones de compraventa de valores durante los cinco días laborables siguientes a la fecha de la operación.

II. Se computarán por el 50%:

  • a) Los riesgos frente a Corporaciones Locales españolas y frente a las Comunidades Autónomas, en cuanto no hayan sido ya excluidos por la letra b) del número I anterior, así como la parte garantizada por ellas de otros riesgos mediante una garantía que cumpla las condiciones establecidas en el apartado 1 de la norma vigésima octava.
  • b) Los activos con plazo original igual o inferior a un año que representen créditos y otros riesgos, siempre que no constituyan fondos propios, sobre las entidades a que se refieren las letras a), g), k) y l) del número II del apartado 1 de la norma decimotercera. La expresión «plazo original» contenida en la letra b) del apartado 1.II de la Norma vigésima séptima ha sido introducido por Circular 12/1996, 29 noviembre, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 18 diciembre), en sustitución de la anterior expresión «vencimiento».Vigencia: 7 enero 1997
  • c) Los créditos documentarios, emitidos o confirmados en los que el embarque de la mercancía actúe como garantía de la operación.
  • d) Los riesgos recogidos en el número I.bis del apartado 1 de la norma decimotercera. Letra d) del apartado 1.II de la Norma vigésima séptima introducida por el número 15 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

2. No quedará sujeta a los límites establecidos en los apartados 2 a 4 de la norma vigésima sexta la parte de los riesgos que esté suficientemente asegurada mediante prenda de valores de renta fija distintos de los emitidos por los sujetos mencionados en las letras a) y b) del número I del apartado 1 de la norma decimotercera, y de los valores mencionados en la letra e) del mismo número, apartado y norma, que cumplan las siguientes condiciones:

  • a) que no se trate de valores emitidos por la propia entidad de crédito u otras entidades de su grupo económico, o por el sujeto con el que se haya contraído el riesgo o por entidad de su grupo;
  • b) que los valores aportados no constituyan fondos propios de entidades de crédito;
  • c) que los valores coticen de forma regular en un mercado de valores reconocido oficialmente, que asegure, a juicio del Banco de España, un alto grado de liquidez y la posibilidad de determinar, en todo momento, su valor efectivo; y
  • d) que el valor efectivo de los valores sea, en todo momento, superior al de los riesgos excluidos, con un exceso de valor de, al menos, el 50 % en el caso de valores emitidos por las entidades mencionadas en las letras a), b), c), g) y k) del número II del apartado 1 de la norma decimotercera; y de, al menos, el 100 % en el caso de otros valores.

Los riesgos así excluidos no se integrarán con los del emisor de los valores dados en prenda.

Norma vigésima séptima introducida por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima octava. Riesgos garantizados: atribución de los riesgos

1. Las «Entidades» podrán atribuir al garante la parte de los riesgos que cuenten con su garantía personal plena, solidaria, explícita e incondicional, siempre que éste cuente con capacidad económica suficiente para hacer frente a sus compromisos.

2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 2 de la norma vigésima séptima, las «Entidades» podrán atribuir el riesgo al emisor de los valores dados en prenda del mismo, siempre que el valor efectivo de los valores pignorados exceda del 150 % del importe de dicho riesgo y dichos valores no sean de los referidos en las letras a) y b) del apartado 2 de la norma vigésima séptima.

Norma vigésima octava introducida por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Norma vigésima novena. Límite a las inmovilizaciones materiales

1. Una «Entidad» no podrá mantener unas inmovilizaciones materiales netas cuyo importe supere el 70 por 100 de sus recursos propios computables.

2. A estos efectos, las inmovilizaciones materiales incluirán:

  • a) Los activos materiales, en el sentido de la norma vigésima sexta de la CBE 4/2004. Incluso los adquiridos a crédito y los recuperados de arrendamientos financieros.
  • b) Los activos materiales clasificados como activos no corrientes en venta, de acuerdo con la norma trigésima cuarta de la CBE 4/2004.
  • c) Los derechos sobre bienes tomados en arrendamiento financiero, actualmente incluidos entre los activos materiales, con arreglo a la CBE 4/2004.
  • d) Las inmovilizaciones utilizadas por las "Entidades", cuando sean propiedad de una entidad no consolidable de su grupo económico. La inclusión se realizará hasta donde alcancen las participaciones, apoyos dinerarios o avales crediticios que las entidades consolidables del grupo tengan o hayan concedido a las entidades propietarias de los bienes, siempre que no hayan sido tenidos en cuenta en la deducción de los recursos propios prevista en el primer párrafo de la letra d) del apartado 1 de la norma novena.
Ir a Norma modificadora Número 2 de la norma vigésima novena redactado por el número 11 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

3. Las inmovilizaciones materiales no incluirán:

  • a) Las adquiridas en pago de deudas, y las recuperadas de cesiones en arrendamiento financiero, durante un período que no exceda de tres años a partir del momento de su adquisición, y siempre que no se hubieran incorporado a los activos de uso propio.
  • b) Los inmuebles que materialicen los fondos de la obra benéfico-social de las Cajas de Ahorros y de su Confederación, y los de educación y promoción de las Cooperativas de crédito, que constituyan recursos propios computables de la «Entidad».

4. Las «Entidades» podrán solicitar del Banco de España autorización para realizar inmovilizaciones materiales que superen el límite fijado en la presente norma. A esos efectos, dirigirán a los Servicios de Inspección del Banco de España una solicitud previa, en la que harán constar las razones y el plazo durante el que previsiblemente se rebasará el límite. a la vista de estas consideraciones, el Banco de España podrá otorgar o denegar la autorización y fijará el plazo máximo para retornar el cumplimiento del límite.

Norma vigésima novena renumerada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Su contenido literal se corresponde el de la anterior Norma vigésima segunda.Vigencia: 1 enero 1994

Sección 7

Otras normas

Norma trigésima. Adopción de medidas para retornar el cumplimiento de las normas de solvencia

1. Cuando una «Entidad», o una de las Entidades de crédito filiales a que se refiere el apartado 2 de la norma quinta, presente un déficit de recursos propios computables, respecto a los mínimos requeridos en la presente Circular, la Entidad obligada del grupo o subgrupo consolidable, o la Entidad incumplidora, según sea el caso, informará de ello, con carácter inmediato, a los servicios de Inspección del Banco de España.

Dentro del mes siguiente al incumplimiento, la Entidad correspondiente presentará un programa en el que se concreten los planes para retornar al cumplimiento, salvo si la situación se hubiera corregido en ese período.

En el caso de que la Entidad incumplidora pertenezca a un grupo o subgrupo consolidable de Entidades de crédito, el programa deberá estar refrendado por la entidad obligada del mismo.

La información y el programa a que se refieren los párrafos anteriores se entenderán sin perjuicio del envío de la información periódica a que se refiere la norma vigésima sexta.

2. El programa deberá hacer referencia, al menos, a los siguientes aspectos: Identificación de las causas determinantes del incumplimiento o del exceso; plan para retornar al cumplimiento, que podrá incluir la limitación al desarrollo de actividades que supongan riesgos elevados, la desinversión en activos concretos, o medidas para el aumento del nivel de recursos propios, y plazos previsibles para retornar al cumplimiento.

Si lo considera adecuado, el Banco de España aprobará dicho programa. No obstante, podrá fijar medidas adicionales a las propuestas, con el fin de asegurar el retorno a los niveles exigibles. El programa presentado se entenderá aprobado si a los tres meses de su presentación no hubiera recaído sobre él resolución expresa.

3. Idéntica actuación se seguirá cuando se rebasen los límites establecidos en las normas vigésima sexta y vigésima novena, incluso cuando ello se produzca a consecuencia de actualizaciones o revalorizaciones autorizadas, o por reducción sobrevenida de los recursos propios computables.

Norma trigésima renumerada y redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Se corresponde con la anterior Norma vigésima tercera.Vigencia: 1 enero 1994

Norma trigésima primera. Aplicación de resultados en caso de incumplimiento de las normas de solvencia

1. Cuando una «Entidad» presente un déficit de recursos propios computables superior al 20 por 100 de los mínimos requeridos, en virtud de lo dispuesto en la presente Circular, todas y cada una de las Entidades del grupo o subgrupo consolidable, o la Entidad individual, deberán destinar a reservas la totalidad de sus beneficios o excedentes netos.

2. Cuando el déficit de recursos propios computables sobre los mínimos requeridos sea igual o inferior al 20 por 100, la «Entidad» someterá una propuesta de distribución de sus resultados y de los de cada una de las Entidades pertenecientes al grupo o subgrupo consolidable a la autorización previa del Banco de España, que establecerá el porcentaje mínimo a destinar a reservas, atendiendo al programa presentado para retornar a los niveles exigibles. Ese porcentaje no podrá ser inferior al 50 por 100 de los beneficios o excedentes netos.

La autorización del Banco de España se entenderá otorgada si, transcurrido un mes desde su solicitud, no hubiera recaído resolución expresa. En ese caso el porcentaje a destinar a reservas será el propuesto por la Entidad, con un mínimo del 50 por 100.

3. Las limitaciones al reparto de dividendos a que se refieren los apartados 1 y 2 no alcanzarán a las filiales en las que las Entidades incluidas en el grupo consolidable posean al menos el 90 por 100 de los derechos de voto y del capital, siempre que, en el caso de Entidades de crédito, satisfagan individualmente los requerimientos generales de recursos propios establecidos en el apartado 1 de la norma cuarta.

4. Cuando una de las Entidades de crédito filiales a que se refiere el apartado 2 de la norma quinta presente un déficit de recursos propios computables, sin que lo presente el grupo o subgrupo consolidable a que pertenezca, las limitaciones al reparto de dividendos establecidas en los apartados 1 y 2 se aplicarán únicamente a los resultados de esa Entidad.

5. El destino a reservas de la totalidad o parte de los beneficios obtenidos, a que se refieren los apartados 1 y 2, se entiende sin perjuicio de las posibles inversiones o mantenimiento de la obra benéfico-social de las Cajas de Ahorros, que con carácter excepcional pudiera autorizar el Ministro de Economía y Hacienda, de acuerdo con lo establecido en el apartado 5 del artículo undécimo de la Ley 13/1992, de 1 de junio.

Norma trigésima primera renumerada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Su contenido literal se corresponde el de la anterior Norma vigésima cuarta.Vigencia: 1 enero 1994

Norma trigésima segunda. Autorización y comunicación de los créditos concedidos a cargos de administración de las Entidades de crédito

1. Antes de conceder los créditos, avales y demás operaciones a que se refiere el artículo 5.1 de la Ley 31/1968, de 27 de julio, sobre incompatibilidades y limitaciones de los presidentes, consejeros y altos cargos ejecutivos de la banca privada, y el apartado 2 del artículo 16 de la Ley 31/1985, de 2 de agosto, de regulación de las normas básicas sobre órganos rectores de las cajas de ahorros, los bancos, y las cajas de ahorros cuando proceda, de acuerdo con la última disposición citada, deberán solicitar la correspondiente autorización al Banco de España.

No será necesaria la solicitud de autorización cuando la operación esté amparada en los convenios colectivos concertados entre la entidad y sus empleados, o se trate de operaciones transitorias como descubiertos en cuenta o saldos deudores en tarjeta de crédito, siempre que el importe dispuesto se halle dentro de los límites usuales en este tipo de contratos.

La solicitud de autorización se presentará ante los Servicios de Inspección del Banco de España, e indicará el nombre del interesado, el cargo que desempeñe o la relación personal o societaria que, en su caso, determine la solicitud, el importe de la facilidad crediticia a conceder, su naturaleza y plazo. No obstante, los Servicios de Inspección podrán requerir a la entidad solicitante los datos adicionales que consideren necesarios.

Transcurridos quince días desde la presentación de la solicitud sin que el Banco de España hubiese adoptado resolución al respecto, podrá considerarse autorizada la solicitud. Cuando se hubiesen requerido datos adicionales al solicitante, el plazo se contará a partir del momento en que aquellos sean recibidos por el Banco de España.

La autorización expresa o tácita del Banco de España no implica pronunciamiento alguno sobre la solvencia de los acreditados, y no excluye la plena responsabilidad de la entidad en el examen comercial y de riesgo de la operación, que, en todo caso, deberá acordarse formalmente por el Consejo de Administración de la entidad sin la participación del consejero interesado.

El procedimiento y criterios citados se aplicarán igualmente respecto a la autorización de las operaciones de las entidades que participen en el mercado hipotecario contempladas en el artículo 83 del RD 685/1982, de 17 de marzo, que desarrolla determinados aspectos de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de regulación del mercado hipotecario.

2. Trimestralmente, las entidades de crédito comunicarán a los Servicios de Inspección del Banco de España una relación de las personas que desempeñen cargos de administración en la propia entidad, o en otras entidades, consolidables o no, de su grupo económico, de sus cónyuges, ascendientes o descendientes, y de las sociedades en que dichas personas participen mayoritariamente en el capital, de forma aislada o conjunta, o en las que desempeñen los cargos de Presidente, Consejero, Administrador, Gerente, Director General o asimilado, a las que hubieran concedido facilidades crediticias de toda índole, excepto las que estén amparadas en los respectivos convenios colectivos, cuyo importe acumulado supere los 25.000 euros. En dicha relación se indicará el DNI o NIF del acreditado, el cargo que desempeñe o la relación personal o societaria que determine la comunicación. La cuantía en euros contenida en el párrafo 1.º del número 2 de la Norma trigésima segunda ha sido introducida, con efectos desde el día 1 de enero de 1999, por la Circular 5/1998, 29 mayo, por la que se modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 12 junio).Vigencia: 13 junio 1998

No se incluirán en la relación:

  • a) Los cónyuges separados legalmente, así como los ascendientes o descendientes que vivan independientemente, de los cargos de administración citados en el párrafo anterior.
  • b) Los cónyuges, ascendientes o descendientes de los cargos de administración que, siendo empleados de la propia entidad o de otras de su grupo económico, desempeñen su cargo por designación de dichas entidades.
  • c) Los cargos de administración de entidades no de crédito filiales de la entidad declarante, que representen intereses minoritarios ajenos al grupo.
  • d) Las sociedades integradas en el propio grupo económico de la entidad declarante.

3. A los efectos señalados en los apartados precedentes, se entenderá que ostentan cargos de administración las personas a que se refiere el número 4 del artículo 1 de la Ley 26/1988, de 29 de julio, sobre disciplina e intervención de las Entidades de crédito.

Norma trigésima segunda renumerada y redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Se corresponde con la anterior Norma vigésima quinta.Vigencia: 1 enero 1994

Norma trigésima tercera. Información a rendir

1. Las "Entidades" y, en su caso, las entidades de crédito filiales a que se refieren el apartado 2 de la norma quinta, vendrán obligadas a presentar los estados cuyos modelos se recogen en el anexo I de la presente Circular, y que son:

Estado Denominación
R.1 Cumplimiento de los requerimientos de recursos propios mínimos.
R.2 Recursos propios computables.
R.3 Requerimientos de recursos propios por riesgo de crédito y contraparte.
R.4 Requerimientos de recursos propios por riesgo de tipo de cambio y de la posición en oro.
R.5 Requerimientos de recursos propios por riesgos de la cartera de negociación.
R.6 Límites a los grandes riesgos.
R.7 Límite al inmovilizado.
R.8 Requerimiento de recursos propios calculados con modelos internos.

Las entidades de crédito filiales a que se refiere el apartado 3 de la norma quinta deberán presentar el estado R.6.

Los estados se remitirán semestralmente a la Oficina de Documentación y Central de Riesgos del Banco de España, debidamente cumplimentados con arreglo a las instrucciones que incorporan, antes del 1 de marzo y del 1 de septiembre, respectivamente. No obstante, el Banco de España podrá requerir a entidades concretas, en atención a sus circunstancias particulares, la remisión trimestral de los estados.

Los estados, salvo el R.4 y el R.8, que, respectivamente, además, reflejará las posiciones en divisas en media semestral y la media de los últimos sesenta días, se referirán al día final del semestre natural a que correspondan.

Las "Entidades" también remitirán, a efectos informativos, el citado estado R.4, por lo que respecta a las posiciones en divisas, referido a los primeros trimestres de cada semestre natural, con información referente a los seis meses previos. Este estado se remitirá antes del 1 de junio y del 1 de diciembre para los trimestres que finalizan en marzo y septiembre.

Número 1 de la Norma trigésima tercera redactado por el número 16 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

2. Las "Entidades" elaborarán los estados referidos, conciliándolos, cuando proceda, con el modelo de balance consolidado reservado establecido en la CBE 4/2004. Cuando se trate de declaraciones correspondientes a entidades de crédito individuales a las que no resulte de aplicación lo previsto en el párrafo cuarto del apartado 1 de la norma sexagésima novena de la CBE 4/2004, la elaboración de los estados se realizará a partir de su balance reservado.

Ir a Norma modificadora Número 2 de la norma trigésima tercera redactado por el número 12 de la norma primera de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

3. En el caso de que en el grupo o subgrupo se incluyan Entidades financieras consolidables sometidas por naturaleza a requerimientos distintos de recursos propios, según se definen en el apartado 1 de la norma sexta, se remitirá también copia de las declaraciones equivalentes enviadas a sus respectivas autoridades supervisoras.

4. Las "Entidades" informarán inmediatamente a los Servicios de Inspección del Banco de España de todos los casos en que sus contrapartes en pactos de recompra o en operaciones de préstamo de valores o de mercaderías o de toma de valores o de mercaderías en préstamo incumplan sus obligaciones.

Número 4 de la Norma trigésima tercera redactado por el número 16 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

5. La presentación de estados al Banco de España deberá hacerse en soporte magnético o mediante interconexión de ordenadores, de conformidad con las especificaciones técnicas comunicadas al efecto. En todo caso, el estado R.1 deberá remitirse impreso, fechado, sellado y firmado por el Presidente, Consejero-Delegado o Director general. El Banco de España, además, podrá solicitar, de manera individual, la confirmación en impreso, debidamente cumplimentado, de cualesquiera de los estados rendidos.

Excepcionalmente, por causas justificadas, el Banco de España podrá autorizar la presentación de todos o algunos de los estados en los impresos preparados por el Banco de España, que se entregarán fechados, sellados y visados en todas sus páginas, y firmados por persona con poder bastante de la entidad remitente, excepto cuando se trata del estado R.1, que, necesariamente, deberá ser firmado por el Presidente, Consejero-Delegado o Director general.

Número 5 de la Norma trigésima tercera introducido en su actual redacción por Circular 3/1997, 29 abril, por la que se modifica la Circular 5/1993 de 26 marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 17 mayo).Vigencia: 6 junio 1997
Norma trigésima tercera renumerada y redactada conforme establece la Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Se corresponde con la anterior Norma vigésima sexta.Vigencia: 1 enero 1994

Norma trigésima cuarta. Entrada en vigor

...

Téngase en cuenta que la Norma trigésima cuarta ha sido renumerada como Norma trigésima octava, pasando a integrarse en la nueva Sección 8.ª, de conformidad con lo establecido en la Circular 3/1997, 29 abril, por la que se modifica la Circular 5/1993 de 26 marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 17 mayo).Vigencia: 6 junio 1997

Sección 8

Información que se ha de rendir por los conglomerados financieros y los grupos mixtos

Norma trigésima cuarta. Ámbito de aplicación.

Estarán sujetos a las obligaciones de información establecidas en esta sección:

  • 1. Los conglomerados financieros, según se definen en el artículo 2.1 de la Ley 5/2005, de 22 de abril, incluidos aquellos a los que se refiere el último inciso del párrafo segundo del artículo 2.5 de la Ley 5/2005, y el conjunto de entidades reguladas a que se refiere el artículo 4.4 de la misma Ley, en los que el Banco de España ejerza la función de coordinador.
  • 2. Los grupos mixtos, según se definen en el último párrafo del apartado 1 de la norma primera, en los que el Banco de España sea la autoridad responsable de la supervisión de su entidad obligada.
Ir a Norma modificadora Sección 8.ª redactada por el apartado 11 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio). Téngase en cuenta que la presente sección contiene en la actualidad las normas trigésima cuarta, trigésima quinta y trigésima sexta.Vigencia: 9 julio 2006

Norma trigésima quinta. Información a rendir.

1. Sin perjuicio de la información que, con carácter periódico o no, se solicite a un conglomerado financiero en relación con los cálculos previstos en el artículo 2 de la Ley 5/2005 y sobre grandes riesgos, operaciones intragrupo o cualquier otro aspecto relacionado con la supervisión adicional de dichos conglomerados, las entidades obligadas de los conglomerados financieros y grupos mixtos deberán presentar ante el Banco de España el estado cuyo modelo se recoge en el anejo II de la presente Circular, y que es:

Estado Denominación
R.1.CF/GM Adecuación de capital adicional

Este estado se remitirá en los mismos plazos y condiciones establecidos en los apartados 1 y 5 de la norma trigésima tercera para el estado R.1, incluso cuando durante el período al que se refiera el estado se proceda por el Banco de España a identificar un grupo mixto como conglomerado financiero, y del mismo se remitirá copia a las restantes autoridades españolas relevantes responsables de la supervisión de cualquier tipo de entidad incluida en el grupo.

2. La composición del grupo será la que corresponda a la fecha a la que se refiere la información que se ha de remitir de acuerdo con esta norma.

3. En los supuestos en los que el Banco de España haya decidido la utilización de un método de los previstos en el anejo del Real Decreto 1332/2005 para calcular los requisitos de adecuación del capital de las entidades reguladas de un conglomerado financiero, la Dirección General de Supervisión indicará a la correspondiente entidad obligada la información adicional que deberá enviar directamente a dicha Dirección General cuando remita el estado mencionado en el apartado 1 o la que deba sustituirlo.

Ir a Norma modificadora Sección 8.ª redactada por el apartado 11 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio). Téngase en cuenta que la presente sección contiene en la actualidad las normas trigésima cuarta, trigésima quinta y trigésima sexta.Vigencia: 9 julio 2006

Norma trigésima sexta. Mecanismos de control interno.

Todas las empresas incluidas en un conglomerado financiero deberán contar con mecanismos de control interno adecuados para recabar los datos y la información pertinentes a los efectos de la supervisión adicional con el contenido mínimo establecido en el artículo 11 del Real Decreto 1332//2005, de 11 de noviembre.

Ir a Norma modificadora Sección 8.ª redactada por el apartado 11 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio). Téngase en cuenta que la presente sección contiene en la actualidad las normas trigésima cuarta, trigésima quinta y trigésima sexta.Vigencia: 9 julio 2006

Norma trigésima séptima. Información a rendir por los "Grupos Mixtos".

...

Ir a Norma modificadora Sección 8.ª redactada por el apartado 11 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio). Téngase en cuenta que la presente sección contiene en la actualidad las normas trigésima cuarta, trigésima quinta y trigésima sexta.Vigencia: 9 julio 2006

Norma trigésima octava Entrada en vigor

...

Téngase en cuenta que la Norma trigésima octava ha sido renumerada como Norma cuadragésima primera, pasando a integrarse en la nueva Sección 9.ª, de conformidad con lo establecido en el número 17 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003
Sección 8.ª introducida por Circular 3/1997, 29 abril, por la que se modifica la Circular 5/1993 de 26 marzo, sobre determinación de los recursos propios mínimos de las Entidades de Crédito («B.O.E.» 17 mayo). Téngase en cuenta que la Norma trigésima octava, incluida en la presente Sección, ha sido renumerada, coincidiendo su contenido literal con la de la anterior Norma trigésima cuarta. Vigencia: 6 junio 1997

Sección 9

Modelos internos

Norma trigésima octava. Autorización para el uso de modelos internos a efectos del cálculo de los requerimientos de recursos propios.

1. Siempre que cumplan los requisitos establecidos en la norma trigésima novena, y previa autorización del Banco de España, las "Entidades" podrán determinar sus requerimientos de recursos propios para la cobertura del riesgo de precio de la cartera de negociación, el de las posiciones en mercaderías, y el riesgo de cambio y de la posición en oro, en lugar de aplicando los métodos estandarizados establecidos en las secciones cuarta, quinta y quinta bis de esta Circular, mediante sus propios modelos de gestión de riesgos.

El ámbito de aplicación del modelo, modelos o submodelos (los términos modelo o modelos usados con carácter genérico en esta Circular han de entenderse de acuerdo con el alcance que tenga el ámbito de aplicación) deberá estar claramente determinado y justificado, tanto en relación con los riesgos y categorías homogéneas de instrumentos financieros considerados como con las entidades del grupo consolidable integradas en ellos. En la determinación de las entidades del grupo consolidable a integrar en los modelos deberá tenerse en cuenta lo previsto en el apartado 7 de la norma decimoséptima, en el apartado 3 de la norma vigésima primera y en el apartado 1 de la norma vigésima cuarta bis.

Los requerimientos de recursos propios derivados de riesgos, entidades o instrumentos financieros no cubiertos por el modelo deberán ser calculados aplicando los métodos estandarizados mencionados en el párrafo primero.

2. La solicitud de autorización se presentará ante los Servicios de Inspección del Banco de España, acompañada de un informe en el que se describa el modelo desarrollado por la "Entidad" y el sistema de control de gestión de riesgos establecido y en el que se acredite el cumplimiento de los requisitos cuantitativos y cualitativos exigidos en la norma trigésima novena.

Cualquier modificación tanto del ámbito de aplicación como de los parámetros esenciales del modelo y en el sistema de gestión de riesgos implantado por la "Entidad" deberá ser comunicado previamente a los Servicios de Inspección del Banco de España.

3. El Banco de España podrá revocar la autorización concedida, previa audiencia de la "Entidad", si el modelo dejara de cumplir los requisitos cualitativos y cuantitativos exigidos.

Si el Banco de España no aprobara el programa que se menciona en el apartado 4 de la norma trigésima novena o si tras la aplicación del mismo continuaran produciéndose excesos se considerará que el modelo no es suficientemente preciso, por lo que la autorización otorgada inicialmente podrá ser revocada y la "Entidad" no podrá seguir utilizándolo para el cálculo de los requerimientos de recursos propios.

Norma trigésima novena. Requisitos que deben cumplir los modelos internos.

1. A los efectos señalados en la norma anterior, las "Entidades" deberán contar con un sistema de gestión de riesgos adecuado para el volumen de riesgos gestionados, conceptualmente válido y representativo del comportamiento de los mismos.

En particular, el sistema de gestión de riesgos establecido por la "Entidad" deberá cumplir las siguientes condiciones:

  • a) El modelo interno de cálculo de riesgos debe formar parte del proceso diario de gestión de riesgos de la "Entidad" y servir de base para la obtención de los informes sobre los riesgos asumidos que se faciliten a la alta dirección.
  • b) La "Entidad" deberá contar con un departamento o unidad de control de riesgos independiente de las unidades operativas. Dicho departamento deberá rendir cuentas directamente a la alta dirección y será responsable de la definición y aplicación del sistema de gestión de riesgos de la "Entidad". Éste deberá elaborar y analizar informes diarios sobre los resultados del modelo de gestión de riesgos, así como sobre las medidas que deban adoptarse en lo que respecta a los límites al volumen de operaciones realizadas y a los riesgos asumidos.
  • c) El Consejo de Administración u órgano equivalente, o la Comisión Ejecutiva u otro órgano delegado del mismo, y la alta dirección de la "Entidad" deberán participar activamente en el proceso de control de riesgos. En particular, determinarán la información e informes periódicos que deberán ser sometidos a su consideración, las líneas básicas sobre las que se articulará el control interno del sistema de gestión de riesgos y los límites diarios del valor en riesgo asumible por la "Entidad", así como los niveles de autorización necesarios para la asunción de distintos niveles de riesgo.

    Asimismo, los informes diarios presentados por la unidad de control de riesgos deberán ser revisados por directivos con competencia suficiente para imponer una reducción tanto de las posiciones asumidas por operadores individuales como de los riesgos globales asumidos por la "Entidad".

  • d) La "Entidad" deberá contar con recursos humanos suficientes y con un alto nivel de cualificación técnica para la utilización de modelos en los ámbitos de la negociación, el control de riesgos, la auditoría y la administración.
  • e) La "Entidad" deberá contar con procedimientos para supervisar y garantizar el cumplimiento de las normas y controles internos relativos al funcionamiento global del sistema de cálculo de riesgos. La "Entidad" mantendrá adecuadamente documentado todo ello por escrito.
  • f) La "Entidad" deberá acreditar el grado de exactitud del modelo que utiliza a la hora de calcular el valor en riesgo, que deberá cumplir los requisitos establecidos en el apartado 3 de esta norma.
  • g) La "Entidad" deberá tener establecido un estricto programa de simulaciones de casos extremos (stress testing), que deberá realizar con una periodicidad adecuada. Los resultados de estas simulaciones deberán ser revisados por la alta dirección y tomarse en consideración en la fijación de las políticas y los límites.
  • h) La "Entidad", dentro de su procedimiento periódico de auditoría interna, deberá llevar a cabo una revisión independiente del sistema de cálculo de riesgos. Esta revisión abarcará tanto las actividades de las unidades de negociación como las de la unidad independiente de control de riesgos. Al menos una vez al año, la entidad efectuará una revisión de su proceso de gestión global de riesgos. En dicha revisión se deberá tener en cuenta lo siguiente:
    • la adecuación de los procedimientos escritos establecidos relativos al sistema y al proceso de gestión de riesgos y la organización de la unidad de control de riesgos;
    • la integración de los cálculos del riesgo de mercado en la gestión cotidiana de riesgos y la exactitud del sistema de información a la dirección;
    • el procedimiento empleado por la "Entidad" para autorizar los modelos de valoración del riesgo y los sistemas de evaluación utilizados por los operadores y el personal administrativo;
    • el alcance de los riesgos de mercado integrados en el modelo de cálculo del riesgo y la validación de cualquier cambio significativo en el proceso de cálculo del riesgo;
    • la exactitud y el rigor de los datos sobre posiciones, la exactitud e idoneidad de las hipótesis de volatilidad y correlaciones, y la exactitud de la valoración y de los cálculos de sensibilidad al riesgo;
    • el proceso de verificación empleado por la "Entidad" para evaluar la coherencia, oportunidad y fiabilidad de las fuentes de datos en que se basen los modelos internos, así como la independencia de tales fuentes; y
    • el procedimiento de verificación empleado por la "Entidad" para evaluar el control a posteriori efectuado para medir la exactitud del modelo, a que se refiere el párrafo siguiente.

2. La "Entidad" deberá tener establecido un programa de control a posteriori (back testing) de su modelo y supervisar la exactitud y el funcionamiento del mismo a diario.

Este control a posteriori aplicado a los cambios reales y teóricos del valor de la cartera deberá ser realizado por la "Entidad" cada día hábil, comparando el cálculo de valor en riesgo de ese día generado por el modelo para las posiciones de la cartera al cierre del mismo y el cambio del valor de la cartera al término del siguiente día hábil.

3. El cálculo del valor en riesgo estará sujeto a las siguientes reglas mínimas:

  • a) Cálculo diario como mínimo del valor en riesgo,
  • b) Intervalo de confianza del 99 por 100 sobre una sola cola de distribución,
  • c) Horizonte temporal de diez días,
  • d) Período previo de observación de, al menos, un año, salvo cuando un importante aumento de la inestabilidad de los precios justifique un período de observación más breve,
  • e) Actualización trimestral de datos.

4. Las "Entidades" deberán calcular diariamente los excesos de acuerdo con el programa previamente establecido para el control a posteriori del funcionamiento del modelo y ser capaces de analizar dichas diferencias.

Por exceso se entenderá el importe de la variación del valor de la cartera que para un día supere el cálculo del correspondiente valor en riesgo para un día generado por el modelo.

Las "Entidades" deberán notificar sin demora, y en cualquier caso en un plazo de cinco días laborables, a los Servicios de Inspección del Banco de España los excesos resultantes de su programa de control a posteriori diario y que según el cuadro del apartado 2 de la norma cuadragésima implicaren un incremento del factor adicional.

Cuando el número de excesos sea superior a 10 a lo largo de los cuatro últimos trimestres, la "Entidad" deberá presentar a los Servicios de Inspección del Banco de España, dentro de los diez días laborables posteriores al último exceso, un programa en el que se concreten los planes para evitar dichos excesos.

El programa deberá hacer referencia, al menos, a los siguientes aspectos: identificación de las causas determinantes de los excesos; plan para evitarlos, y plazo previsible para su aplicación. Si lo considera adecuado, el Banco de España aprobará dicho programa. No obstante, podrá fijar medidas adicionales a las propuestas, con el fin de asegurar la reducción del número de excesos.

5. A efectos del cálculo de los requerimientos de recursos propios correspondiente a riesgo específico relacionado con posiciones en instrumentos sobre valores de renta fija y acciones negociadas o que tenga a éstos como activo subyacente, los modelos internos utilizados por las "Entidades" deberán además satisfacer los siguientes requisitos:

  • el modelo deberá permitir explicar suficientemente la variación del precio histórico en la cartera de valores;
  • el modelo deberá tomar en consideración el riesgo de concentración por lo que se refiere a volumen y cambios de composición de la cartera de valores;
  • el modelo deberá ser capaz de soportar condiciones de mercado extremas;
  • el modelo deberá ser validado mediante un control a posteriori destinado a estimar si el riesgo específico se refleja correctamente.

6. El modelo deberá reflejar con exactitud la totalidad de los diferentes factores significativos de riesgo de precio de las opciones y de las posiciones asimiladas a opciones.

7. El modelo de cálculo de riesgo deberá englobar un número suficiente de factores de riesgo en función del volumen de actividad de la entidad en los distintos mercados. Como mínimo el modelo deberá tener en cuenta lo siguiente:

  • a) En lo que respecta al riesgo de tipo de interés, el modelo interno incorporará un conjunto de factores de riesgo que corresponderán a los tipos de interés de cada divisa en que la "Entidad" tenga posiciones en balance o fuera de balance expuestas al riesgo de tipo de interés. La "Entidad" modelará las curvas de rendimientos con arreglo a alguno de los métodos generalmente aceptados. En los que respecta a las exposiciones importantes a riesgos de tipos de interés en las principales divisas y mercados, la curva de rendimiento debería dividirse en un mínimo de seis segmentos de vencimiento para englobar las variaciones de la volatilidad de los tipos a lo largo de la curva de rendimiento. El sistema de cálculo de riesgos deberá reflejar también el riesgo de movimientos imperfectamente correlacionados entre distintas curvas de rendimiento.
  • b) En lo referente al riesgo de tipo de cambio, el sistema de cálculo del riesgo incorporará factores de riesgo correspondientes al oro y a las distintas monedas extranjeras en que la "Entidad" mantenga posiciones importantes.
  • c) En lo que respecta al riesgo sobre acciones, el sistema de cálculo del riesgo utilizará, como mínimo, un factor de riesgo diferenciado para cada uno de los mercados de acciones en los que la "Entidad" mantenga posiciones importantes.
  • d) Respecto al riesgo de materias primas, el sistema de cálculo del riesgo utilizará, como mínimo, un factor de riesgo diferenciado para cada una de las materias primas en las que la "Entidad" mantenga posiciones importantes. El sistema también deberá reflejar el riesgo de una correlación imperfecta de los movimientos entre materias primas semejantes, aunque no idénticas, así como la exposición a variaciones de los precios a plazo resultantes de desajustes entre los vencimientos. Asimismo, se tendrá en cuenta las características del mercado, en particular, las fechas de entrega y el margen de que disponen los operadores para cerrar posiciones.

Norma cuadragésima. Requerimientos de capital de las entidades autorizadas a usar sus modelos internos.

1. A los efectos de la norma cuarta, las "Entidades" estarán sujetas a requerimientos de recursos propios equivalentes al mayor de los dos importes siguientes, ajustado, en caso de que la "Entidad" utilice modelos para el cálculo del riesgo específico en renta fija y acciones negociadas e instrumentos que tengan como subyacente dichos activos, con el recargo establecido en el apartado 3 de esta norma:

  • a) El valor en riesgo del día anterior.
  • b) La media simple de los importes correspondientes al valor en riesgo diario de los sesenta días hábiles precedentes, multiplicada por un factor de 3, ajustado, en su caso, en función del número de excesos comprobados por el control a posteriori, según se definen en el apartado 4 de la norma trigésima novena, con los recargos que se recogen en el apartado 2 de esta norma.

2. El factor establecido en el apartado 1.b) de esta norma se incrementará automáticamente con el recargo que figura en el siguiente cuadro, en función del número de excesos alcanzados durante los últimos 250 días hábiles, comprobados por el control a posteriori de la "Entidad".

A fin de determinar el factor adicional se evaluará el número de excesos trimestralmente:

Número de excesos Recargo
Menos de 5 0,00
5 0,40
6 0,50
7 0,65
8 0,75
9 0,85
10 más 1,00

3. Para aquellas "Entidades" que utilicen modelos internos para el cálculo del riesgo específico de las posiciones en renta fija y acciones negociadas e instrumentos que tengan como subyacente dichos activos, los requerimientos de recursos propios calculados de acuerdo con lo establecido en los párrafos anteriores deberían ser incrementados con un recargo. El importe de dicho recargo será la media simple de los importes del valor en riesgo diario correspondiente al riesgo específico de los sesenta días hábiles precedentes. A petición de la "Entidad" ante los Servicios de Inspección, el Banco de España podrá eximir de este recargo a las entidades que demuestren que su modelo refleja correctamente el riesgo de evento y el riesgo de impago.

Para aquellas "Entidades" que no utilicen modelos internos para el cálculo del riesgo específico o para aquéllas cuyos modelos no hayan recibido la autorización por parte del Banco de España para su uso a efectos del cálculo de los requerimientos de recursos propios, los requerimientos para la cobertura del riesgo específico se calcularán de acuerdo con lo establecido en la sección quinta de esta circular.

Norma cuadragésima primera. Entrada en vigor

La presente Circular entrará en vigor a los veinte días de su completa publicación en el «Boletín Oficial del Estado». No obstante, las ponderaciones establecidas en las letras j) y k) del número II del apartado 1 de la norma decimotercera, entrarán en vigor el 1 de enero de 1994, aplicándose entretanto una ponderación del 100 por 100; asimismo, entrará en vigor el 1 de enero de 1994 el apartado 7 de la norma vigésima sexta.

Sección 9.ª introducida por el número 17 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio). Téngase en cuenta que la Norma cuadragésima primera, incluida en la presente Sección, ha sido renumerada, coincidiendo su contenido literal con la de la anterior Norma trigésima octava.Vigencia: 27 julio 2003

DISPOSICIÓN ADICIONAL

Las solicitudes presentadas con arreglo a lo previsto en los apartados 2 y 3 de la norma primera y las demás que corresponda resolver al Banco de España de acuerdo con lo establecido en la presente Circular se entenderán desestimadas cuando transcurran tres meses desde su presentación sin que se haya adoptado la oportuna resolución, salvo que se indique otra cosa en las normas precedentes de esta Circular y sin perjuicio de la obligación del Banco de España de dictar resolución expresa.

DISPOSICIÓN FINAL Derogaciones

Quedan derogadas:

  • La Circular del Banco de España 1/1987, de 7 de enero, a las Entidades delegadas, sobre riesgos de cambio.
  • La Circular del Banco de España 5/1987, de 13 de marzo, a las Entidades delegadas, sobre toma y colocación de fondos en moneda extranjera.
  • La Circular del Banco de España 19/1989 de 13 de diciembre, a las Entidades de crédito, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera

1. Hasta el 31 de diciembre de 1998, los porcentajes a que se refieren los apartados 2 y 3 de la norma vigésima sexta serán los siguientes:

  • - El 40 % para los riesgos con un mismo sujeto o grupo económico ajeno.
  • - El 30 % para los riesgos con las entidades no consolidadas del propio grupo económico.

No obstante, a partir del 1 de enero de 1994, a los riesgos con aquellos organismos o entidades que se beneficien, en virtud de las normas vigésima quinta a vigésima octava, de limitaciones menos restrictivas que las existentes antes de la publicación del Real Decreto, se les aplicará el límite general establecido en el apartado 2 de la norma vigésima sexta.

2. Hasta el 31 de diciembre de 1998, el porcentaje fijado en el apartado 1 de la norma vigésima sexta será del 15 %. No obstante, a partir de diciembre de 1995, las "Entidades" informarán en el Estado R.6 de los riesgos que representen entre el 10 % y el 15 % de los recursos propios.

3. Las "Entidades" que el 1 de enero de 1994 superen los porcentajes fijados en el apartado 1 anterior y en el apartado 4 de la norma vigésima sexta deberán comunicarlo a los Servicios de Inspección del Banco de España, en el plazo de tres meses, proponiendo un programa de adaptación a esos límites, según lo establecido en la norma trigésima. El Banco de España resolverá en el plazo de un mes, entendiéndose aprobado el programa si transcurre dicho plazo sin recaer resolución expresa. Aprobado el programa, dichas "Entidades" no podrán presentar concentraciones de riesgos superiores a las allí previstas.

Disposición Transitoria 1.ª redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994

Segunda

Las entidades de crédito que el 1 de enero de 1994 incumpliesen el límite individual de concentración establecido en el apartado 3 de la norma quinta dispondrán de un plazo, que finalizará el 31 de diciembre de 1994, para adaptarse al citado límite.

Disposición Transitoria 2.ª redactada por Circular 12/1993, 17 diciembre, a Entidades de Crédito, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre). Vigencia: 1 enero 1994

Tercera

Los créditos derivados de operaciones de arrendamiento financiero concertados hasta el 31 de diciembre de 2006 tendrán, hasta su extinción, una ponderación del 50 por 100 a efectos del coeficiente de solvencia de las entidades de crédito, cuando no les corresponda una menor, y siempre que no estén concedidos a empresas del grupo de la entidad prestamista y giren sobre bienes inmuebles situados en territorio español y destinados a oficinas o locales comerciales polivalentes, o sobre edificios completos destinados a uso terciario que no estén vinculados a una actividad industrial específica.

Disposición Transitoria 3.ª redactada por el número 18 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

Cuarta

Las «Entidades» que el día 1 de enero de 1993 superen los porcentajes fijados en el apartado 1 de la norma décima, dispondrán, a partir de esa fecha, de un plazo de diez años para ajustarse a su cumplimiento, durante el cual no se aplicará la deducción a que se refiere la letra h) del apartado 1 de la norma novena. Dichas Entidades comunicarán a los Servicios de Inspección del Banco de España, en el plazo de un mes a contar desde la entrada en vigor de la presente Circular, las participaciones que excedan, a la fecha citada, de los límites allí señalados.

Quinta

Las «Entidades» que el día 1 de enero de 1993, superen el límite establecido en la norma vigésima segunda dispondrán, a partir de esa fecha, de un plazo de siete años para ajustarse a esa limitación, y deberán comunicarlo a los Servicios de Inspección del Banco de España, en el plazo de tres meses a contar desde la entrada en vigor de la presente Circular indicando el calendario de adaptación al referido límite. Una vez aprobado el correspondiente programa de adaptación de acuerdo con lo establecido en la norma vigésima tercera, las «Entidades» no podrán presentar posiciones superiores a las previstas en el mismo.

Sexta

Las sucursales en España de Entidades de crédito domiciliadas en alguno de los países no comunitarios adheridos al Acuerdo sobre «Medidas de convergencia internacional de recursos propios computables mínimos» del Comité de Basilea sobre Regulación Bancaria y Prácticas de Supervisión que soliciten el reconocimiento por el Banco de España de la equivalencia de sus requisitos nacionales de recursos propios, de conformidad con lo establecido en el apartado 2 de la norma primera, aplicarán a sus riesgos en moneda extranjera un coeficiente reductor del 50 por 100, a efectos de los requerimientos de recursos propios establecidos en las secciones tercera y cuarta de la presente Circular en tanto se aprecia dicha equivalencia, y, en todo caso, durante 1993.

Séptima

Los grupos consolidables de Entidades de crédito del tipo previsto en la letra c) del apartado 2 de la norma segunda, que tengan actualmente designada una Entidad obligada podrán seguir manteniéndola sin necesidad de realizar la propuesta a que se refiere el apartado 1 de la norma tercera.

Octava

Las Entidades de crédito que a la fecha de entrada en vigor de la presente Circular incumpliesen los requerimientos individuales de recursos propios que les fueren exigibles de acuerdo con lo establecido en el apartado 2 de la norma quinta, dispondrán de un plazo que finalizará el 30 de junio de 1994, para adaptarse a dichos requerimientos.

Novena

A efectos del cumplimiento de los límites a las posiciones en divisas establecidos en la norma decimonovena y hasta el 30 de junio de 1993, las Entidades podrán seguir aplicando la definición de posición neta que estuvieran utilizando a la entrada en vigor de esta Circular. A partir de esa fecha aplicarán la definición contenida en la norma decimoséptima.

Décima

Hasta el 31 de diciembre de 1993, las Cooperativas de crédito podrán incluir entre sus recursos propios las aportaciones a capital y la parte del fondo de educación y promoción que, computadas en la declaración correspondiente al 31 de diciembre de 1992, no pudieran ahora ser incluidas entre dichos recursos por no cumplir los requisitos establecidos al efecto en la letra a) del apartado 1 y en la letra a) del apartado 3, de la norma octava de esta Circular. Dicho cómputo transitorio no exime a las Cooperativas de crédito del cumplimiento de las normas imperativas de la Ley 13/1989, de 26 de mayo, de Cooperativas de Crédito, y del Real Decreto 84/1993, de 22 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de dicha Ley, ni prejuzga en modo alguno la adaptación estatutaria que, respecto a sus normas, les sea exigible.

ANEXO I

Véase el apartado 12 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio), que modifica el estado R.2 del Anexo I. Ir a Norma

MODELOS ESTADOS R.1, R.2, R.3, R.4, R.5, R.6, R.7 Y R.8

Téngase en cuenta que en el Estado R.2 se añade una nueva línea 1.3 bis con el título «Participaciones preferentes artículo 7.1 de la Ley 13/1985», conforme establece el número 1 de la norma segunda de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio). Ir a Norma

Ir a Norma modificadora Estado R.3 sustituido conforme establece el número 2 de la norma segunda de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

Ir a Norma modificadora Estado R.5 del anexo I sustituido conforme establece el número 3 de la norma segunda de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio).Vigencia: 14 julio 2005

Téngase en cuenta que las filas 1.1 y 1.3 del Estado R.7 del anexo I han sido modificados conforme establece el número 4 de la norma segunda de la Circular 3/2005, de 30 de junio, a entidades de crédito, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 13 julio). Ir a Norma

Estados R.1 a R.7 redactados y estado R.8 introducido, en su actual redacción, todos ellos del Anexo I, por el número 19 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

ANEXO II

Modelo

Ir a Norma modificadora Modelo de estado R.1 CF/GM del anexo II introducido, en sustitución del anterior modelo R-1 GM, conforme establece el apartado 12 de la norma única de la Circular 2/2006, de 30 de junio, de modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 8 julio).Vigencia: 9 julio 2006

ANEXO III

Sección/Norma. Contenido

PREÁMBULO

SECCIÓN PRIMERA. INTRODUCCIÓN

Primera: Ámbito de aplicación.

Segunda: Grupo y subgrupo consolidable de entidades de crédito.

Tercera: Entidad obligada a informar de los grupos y subgrupos de entidades de crédito.

Cuarta: Requerimientos generales de recursos propios mínimos y límites.

Quinta: Requerimientos de recursos propios mínimos individuales para entidades de crédito integradas en un grupo o subgrupo consolidable de entidades de crédito.

Sexta: Requerimientos de recursos propios de los grupos consolidables de entidades de crédito en que se integren entidades financieras consolidables sometidas a distintas regulaciones.

SECCIÓN SEGUNDA. RECURSOS PROPIOS

Séptima: Definición de recursos propios computables.

Octava: Elementos que componen los recursos propios.

Novena: Deducciones de los recursos propios.

Décima: Participaciones cualificadas en entidades de carácter no financiero.

Undécima: Límites en el cómputo de los recursos propios.

SECCIÓN TERCERA. RIESGO DE CRÉDITO

Duodécima: Requerimientos de recursos propios por riesgo de crédito.

Decimotercera: Grupos de riesgo y ponderaciones de los activos.

Decimocuarta: Ponderación de las cuentas de orden: pasivos contingentes.

Decimoquinta: Ponderación de las cuentas de orden para la cobertura del riesgo de contraparte.

Decimosexta: Normas comunes a los riesgos sujetos a ponderación.

SECCIÓN CUARTA. RIESGO DE CAMBIO Y DE LA POSICIÓN EN ORO

Decimoséptima: Definición y cálculo de la posición neta en una divisa o en oro.

Decimoctava: Requerimientos de recursos propios por riesgo de cambio y de las posiciones en oro.

Decimonovena: Límites de riesgos por posiciones en divisas.

SECCIÓN QUINTA. RIESGO DE LA CARTERA DE NEGOCIACIÓN

Vigésima: Requerimientos de recursos propios por riesgo de la cartera de negociación.

Vigésima primera: Normas generales sobre el riesgo de precio: cálculo de la posición neta en un instrumento financiero y tratamiento de instrumentos concretos.

Vigésima segunda: Requerimientos de recursos propios por riesgo de precio de las posiciones en renta fija.

Vigésima tercera: Requerimientos de recursos propios por riesgo de precio de las posiciones en acciones y participaciones.

Vigésima cuarta: Requerimientos de recursos propios por riesgo de liquidación y entrega.

SECCIÓN QUINTA BIS. RIESGO DE PRECIO DE MERCADERÍAS

Vigésima cuarta bis: Requerimientos de recursos propios por riesgo de precio de mercaderías.

SECCIÓN SEXTA. LÍMITES A LOS GRANDES RIESGOS Y AL INMOVILIZADO

Vigésima quinta: Agregación y cálculo de riesgos.

Vigésima sexta: Definición de grandes riesgos y límites a la concentración.

Vigésima séptima: Excepciones a los límites.

Vigésima octava: Riesgos garantizados: atribución de los riesgos.

Vigésima novena: Límite a las inmovilizaciones materiales.

SECCIÓN SÉPTIMA. OTRAS NORMAS

Trigésima: Adopción de medidas para retornar al cumplimiento de las normas de solvencia.

Trigésima primera: Aplicación de resultados en caso de incumplimiento de las normas de solvencia.

Trigésima segunda: Autorización y comunicación de los créditos concedidos a cargos de administración de las entidades de crédito.

Trigésima tercera: Información a rendir.

SECCIÓN OCTAVA. VIGILANCIA PRUDENCIAL DE LOS "GRUPOS MIXTOS"»

Trigésima cuarta: Definición de "Grupo Mixto".

Trigésima quinta: Exigencias de recursos propios mínimos de los "Grupos Mixtos".

Trigésima sexta: Definición de los recursos propios efectivos de los "Grupos Mixtos".

Trigésima séptima: Información a rendir por los "Grupos Mixtos".

SECCIÓN NOVENA. MODELOS INTERNOS

Trigésima octava: Autorización para el uso de modelos internos a efectos del cálculo de los requerimientos de recursos propios.

Trigésima novena: Requisitos que deben cumplir los modelos internos.

Cuadragésima: Requerimientos de capital de las entidades autorizadas a usar modelos internos.

Cuadragésima primera: Entrada en vigor.

Disposición adicional.

Disposición final: Derogaciones.

Disposiciones transitorias.

Anexo I.

Anexo II.

Anexo III.

Anexo III introducido, en su actual redacción, por el número 20 de la Norma única de la Circular 3/2003, 24 junio, a Entidades de Crédito, que modifica la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 7 julio).Vigencia: 27 julio 2003

ANEXO IV.

RIESGO DE INTERÉS EN DEUDA DEL ESTADO Y OTRAS DEUDAS ANOTADAS Y NECESIDADES DE RECURSOS PROPIOS MÍNIMOS (SOLO SMMD)

...

Anexo IV derogado por Circular 12/1993, 17 diciembre, sobre modificación de la Circular 5/1993, de 26 de marzo, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 1 enero 1994