Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Decreto 72/1999, de 1 de junio, de sanidad mortuoria.

Ficha:
  • rgano CONSEJERIA DE SANIDAD
  • Publicado en DOCM nm. 36 de
  • Vigencia desde 04 de Julio de 1999. Esta revisin vigente desde 07 de Mayo de 2011.
Versiones/revisiones:

Sumario

El Real Decreto 331/1982, de 15 de enero, transfiri a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha las competencias que en relacin con la polica sanitaria mortuoria se atribuye a los rganos de la Administracin del Estado por el Decreto 2263/1974, de 20 de junio, y disposiciones complementarias.

En desarrollo de estas competencias se dictaron por esta Comunidad Autnoma el Decreto 37/1990, de 13 de marzo, sobre traslado de cadveres en la Comunidad Autnoma y, la Orden de la Consejera de Sanidad de 18 de abril de 1990. Asimismo se publicaron las Resoluciones, de 18 de diciembre de 1995, de cada una de las cinco Delegaciones Provinciales de la Consejera de Sanidad delegando competencias en materia de autorizaciones de traslado de cadveres.

Esta normativa, que ha sido vlida para la gestin de este aspecto concreto de la problemtica sanitario-mortuoria, resulta fragmentaria respecto de los contenidos ms amplios que tiene la sanidad mortuoria.

La norma sustantiva que regulaba en el mbito de Castilla-La Mancha la sanidad mortuoria era el Reglamento de polica sanitaria mortuoria, aprobado por el Real Decreto 2263/1974, de 20 de julio, excepto para el tema puntual ya sealado de traslado de cadveres. Esta norma ha resultado de aplicacin para la Comunidad Autnoma de Castilla-La Mancha en virtud de lo dispuesto por el artculo 149.3 de la Constitucin Espaola.

El presente Decreto desarrolla lo previsto en los artculos 24 y 25.1 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, los cuales tienen la condicin de norma bsica en el sentido previsto en el artculo 149.1.160 de la Constitucin Espaola.

El artculo 24 de la Ley General de Sanidad determina que "las actividades pblicas y privadas que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud sern sometidas por tos rganos competentes a limitaciones preventivas de carcter administrativo, de acuerdo con la normativa bsica del Estado."

El artculo 25 de la Ley General de Sanidad establece que "la exigencia de autorizaciones sanitarias, as como la obligacin de someter a registro por razones sanitarias a las empresas o productos, sern establecidas reglamentariamente, tomando como base lo dispuesto en la presente Ley".

En el presente Decreto se regula esta exigencia, sin perjuicio de las competencias municipales, de autorizacin sanitaria para determinadas actividades de los servicios funerarios y, conforme a lo requerido por el artculo 25.1 de la Ley General de Sanidad, esta regulacin se lleva a cabo por una norma de carcter reglamentario.

La habilitacin para la presente norma, de naturaleza reglamentaria, deriva directamente de los artculos citados de la Ley General de Sanidad. No debe olvidarse, por otra parte, que la finalidad de la presente norma es la misma que la perseguida por los citados artculos de la Ley General de Sanidad: evitar las actuaciones o situaciones que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud.

Los cambios producidos en la sociedad espaola, las nuevas necesidades de sta y servicios que se demandan en la materia regulada por el Reglamento de 1974, hacen necesaria la publicacin de una nueva norma en materia de sanidad mortuoria.

El presente Decreto trata de dar satisfaccin a estas necesidades, adaptndose a la realidad actual de la Comunidad Autnoma de Castilla-La Mancha y teniendo presentes los avances tcnicos y los cambios sociolgicos acaecidos.

Se adapta el texto a una situacin en la que las enfermedades transmisibles, sobre todo por epidemias, no tienen la importancia que tenan en el pasado por el mayor nivel de salud de la poblacin y los cadveres no comportan los riesgos sanitarios de otros tiempos.

La modificacin de los usos y costumbres sociales en torno a la muerte ha posibilitado la aparicin de nuevos servicios funerarios. Esto exige de los poderes pblicos una regulacin en la que se garantice un trato digno, con independencia de cul sea su situacin econmica, tanto al fallecido como a sus familiares, sin menoscabo de las necesarias precauciones sanitarias.

A los contenidos anteriores, se aaden otros, no menos importantes, como la mejora del transporte, el incremento y mejora de las vas de comunicacin en la Comunidad Autnoma y el avance experimentado en las tcnicas de la construccin.

Finalmente, el presente texto, deriva el control sanitario hacia una inspeccin ms eficaz e intentando la autorregulacin del sector, a travs de la asuncin de responsabilidades por parte de los empresarios y tcnicos, y abandona la rigidez del estricto control administrativo, no justificado ni por los riesgos sanitarios, ni por una demanda de la sociedad.

Sin menoscabo de este principio de intervencin administrativa mnima, resulta conveniente el establecimiento de un Registro de Servicios Funerarios, con fines meramente estadsticos, informativos y de publicidad; la obtencin de dicha informacin se canalizar a travs de los Ayuntamientos, por ser la Administracin Local quien ostenta la competencia para la autorizacin de tales empresas. La conveniencia de dicho Registro viene dada por la necesidad de contar con datos fidedignos acerca de las empresas de este sector que presten sus servicios en el mbito territorial de la Comunidad Autnoma. Su actividad, que constituye un servicio de inters para la sociedad, podra conllevar un cierto riesgo sanitario, que exige, al menos, un control por la autoridad competente en la materia.

En su virtud, en ejercicio de las competencias transferidas a la Comunidad Autnoma por el Real Decreto 331/1982, de 15 de enero, a propuesta de la Consejera de Sanidad, de acuerdo con el Dictamen del Consejo Consultivo y previa deliberacin del Consejo de Gobierno en su reunin del da 1 de junio de 1999,

DISPONGO: