Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Ley 6/1997, de 8 de julio, del Suelo Rústico de las Islas Baleares.

Ficha:
  • Órgano PARLAMENTO DE LAS ISLAS BALEARES
  • Publicado en BOIB núm. 88 de y BOE núm. 192 de
  • Vigencia desde 16 de Julio de 1997. Esta revisión vigente desde 24 de Junio de 2012

Sumario

Norma afectada por
Afectaciones recientes
24/6/2012
Ocultar / Mostrar comentarios
Artículo 17 redactado por el apartado 1 del artículo 18 de la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio) Ir a Norma Apartado 3 del artículo 19 redactado por el apartado 2 del artículo 18 de la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio) Ir a Norma Letra c) del apartado 1 del artículo 24 redactado por el apartado 3 del artículo 18 de la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio) Ir a Norma Apartado 2 del artículo 26 redactado por el apartado 4 del artículo 18 de la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio) Ir a Norma Apartado 3 del artículo 36 redactado por el apartado 5 del artículo 18 de la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio) Ir a Norma Apartado 2 del artículo 37 redactado por el apartado 6 del artículo 18 de la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio) Ir a Norma
19/2/2012
Ir a Norma L 7/2012 de 13 Jun. CA Illes Balears (medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible)
Ocultar / Mostrar comentarios
Artículo 8 derogado por la letra f) del apartado 1 de la disposición derogatoria del DLey [BALEARES] 2/2012, 17 febrero, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 18 febrero). Téngase en cuenta que el Dley que derogaba este artículo ha sido derogado por la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio), que reitera la misma derogación, en la letra f) del apartado 1 de la Disposición derogatoria. Ir a Norma
Ir a Norma DL 2/2012 de 17 Feb. CA Illes Balears (Medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible)
Ocultar / Mostrar comentarios
Artículo 17 redactado por el apartado 1 del artículo 16 del DLey [BALEARES] 2/2012, 17 febrero, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 18 febrero). Ir a Norma Apartado 3 del artículo 19 redactado por el apartado 2 del DLey [BALEARES] 2/2012, 17 febrero, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 18 febrero). Ir a Norma Apartado 2 del artículo 26 redactado por el apartado 3 del artículo 16 del DLey [BALEARES] 2/2012, 17 febrero, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 18 febrero). Ir a Norma Apartado 3 del artículo 36 redactado por el apartado 4 del artículo 16 del DLey [BALEARES] 2/2012, 17 febrero, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 18 febrero). Ir a Norma Apartado 2 del artículo 37 redactado por el apartado 5 del artículo 16 del DLey [BALEARES] 2/2012, 17 febrero, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 18 febrero). Ir a Norma Artículo 8 derogado por la letra f) del apartado 1 de la disposición derogatoria del DLey [BALEARES] 2/2012, 17 febrero, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 18 febrero). Téngase en cuenta que el Dley que derogaba este artículo ha sido derogado por la Ley [BALEARES] 7/2012, 13 junio, de medidas urgentes para la ordenación urbanística sostenible («B.O.I.B.» 23 junio), que reitera la misma derogación, en la letra f) del apartado 1 de la Disposición derogatoria. Ir a Norma
1/1/2007
Ir a Norma L 25/2006 de 27 Dic. CA Illes Balears (medidas tributarias y administrativas)
Ocultar / Mostrar comentarios
Disposición adicional octava introducida por el artículo 16 de la Ley [BALEARES] 25/2006, 27 diciembre, de medidas tributarias y administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Ir a Norma Letra b) del número 1 del artículo 24 redactada por el número 1 de la Disposición Adicional 7.ª de la Ley [BALEARES] 25/2006, 27 diciembre, de medidas tributarias y administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Ir a Norma Letra d) del número 1 del artículo 24 redactada por el número 1 de la Disposición Adicional 7.ª de la Ley [BALEARES] 25/2006, 27 diciembre, de medidas tributarias y administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Ir a Norma Número 2 del artículo 24 redactado por el número 2 de la Disposición Adicional 7.ª de la Ley [BALEARES] 25/2006, 27 diciembre, de medidas tributarias y administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Ir a Norma Número 4 del artículo 30 introducido por la Disposición Adicional 8.ª de la Ley [BALEARES] 25/2006, 27 diciembre, de medidas tributarias y administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Ir a Norma
13/10/1999
Ir a Norma L 9/1999 de 6 Oct. CA Illes Balears (medidas cautelares y de emergencia en materia de ordenación del territorio y urbanismo)
Ocultar / Mostrar comentarios
Artículo 25 redactado por el artículo 4 de la Ley [BALEARES] 9/1999, 6 octubre, de medidas cautelares y de emergencia relativas a la ordenación del territorio y el urbanismo en las Illes balears («B.O.I.B.» 12 octubre). Ir a Norma Letra e) del apartado 1.º de la Disposición Transitoria 1.ª derogada por el artículo 5 de la Ley [BALEARES] 9/1999, 6 octubre, de medidas cautelares y de emergencia relativas a la ordenación del territorio y el urbanismo en las Illes Balears («B.O.I.B.» 12 octubre). Ir a Norma
Otras afectaciones anteriores
Ir a Norma L 6/1999 de 3 Abr. CA Illes Balears (directrices de ordenación territorial y medidas tributarias)
Ocultar / Mostrar comentarios
Número 2 del artículo 22 redactado por Ley [BALEARES] 6/1999, 3 abril, de las Directrices de Ordenación Territorial de las Illes Balears y de medidas tributarias («B.O.I.B.» 17 abril). Número 5 del artículo 26 introducido por Ley [BALEARES] 6/1999, 3 abril, de las Directrices de Ordenación Territorial de las Illes Balears y de medidas tributarias («B.O.I.B.» 17 abril). Disposición Adicional quinta derogada por Ley [BALEARES] 6/1999, 3 abril, de las Directrices de Ordenación Territorial de las Illes Balears y de medidas tributarias («B.O.I.B.» 17 abril).
L 9/1997 de 22 Dic. CA Illes Balears (medidas tributarias y administrativas)
Ocultar / Mostrar comentarios
Número 3 del artículo 8 redactado por Ley [BALEARES] 9/1997, 22 diciembre, de diversas Medidas Tributarias y Administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Número 3 del artículo 25 redactado por Ley [BALEARES] 9/1997, 22 diciembre, de diversas Medidas Tributarias y Administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Número 3 del artículo 31 introducido por Ley [BALEARES] 9/1997, 22 diciembre, de diversas Medidas Tributarias y Administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Número 1 de la disposición transitoria 1.ª redactado por Ley [BALEARES] 9/1997, 22 diciembre, de diversas Medidas Tributarias y Administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Número 3 de la disposición transitoria 1.ª redactado por Ley [BALEARES] 9/1997, 22 diciembre, de diversas Medidas Tributarias y Administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre). Disposición transitoria 3.ª redactada por Ley [BALEARES] 9/1997, 22 diciembre, de diversas Medidas Tributarias y Administrativas («B.O.I.B.» 30 diciembre).

EL PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LAS ISLAS BALEARES

Sea notorio a todos los ciudadanos que el Parlamento de las Islas Baleares ha aprobado y yo, en nombre del Rey, y de acuerdo con lo que se establece en el artículo 27.2 del Estatuto de Autonomía, tengo a bien promulgar la siguiente:

LEY DEL SUELO RÚSTICO DE LES ILLES BALEARS

Exposición de Motivos

1.

Los terrenos agrupados bajo la denominación genérica de suelo rústico constituyen la mayor parte del territorio de las islas Baleares y, como consecuencia de las tensiones que el modelo económico actual, gran consumidor de recursos naturales y de territorio, produce sobre estos terrenos, son objeto de un proceso creciente de sustitución de las actividades tradicionales por otras que, basadas en los usos turísticos, residenciales y de servicios, inciden de modo importante sobre su naturaleza y características, desvirtuando sus elementos esenciales y atentando contra uno de los principales activos de futuro de que dispone esta comunidad.

2.

A pesar de su importancia territorial y de los procesos de transformación a que está sometido, esta clase de suelo es regulada, en la actualidad, por una normativa muy parca, basada fundamentalmente en el texto refundido de la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana, aprobado mediante el Decreto 1346/1976, de 9 de abril, que determina para el suelo no urbanizable un carácter prácticamente residual, tanto en la concepción como en la concreción normativa, respecto de la normativa que en dicha legislación se establece para los terrenos que han de ser objeto de desarrollo urbanístico.

Resulta, pues, necesario, abordar la regulación de esta clase de suelo de una manera objetiva y detallada que, desde la óptica de su protección global frente a los procesos de desarrollo urbanístico, tenga en cuenta su importancia en el esquema territorial de las islas Baleares y limite, ordene y reconduzca los procesos de transformación a que se enfrenta.

3.

Para ello, la Ley establece, en el título I, una definición de carácter positivo de los terrenos que constituyen esta clase de suelo, añadiendo a los ya adscritos al suelo no urbanizable por la normativa básica estatal aquellos cuya asignación a tal clase deriva de la necesidad de mantenimiento de las características de la estructura territorial y los que, por ser soporte de funciones originadas en el medio urbano, han de mantener sus características originarias e integrarse, para su ordenación, en el esquema funcional de aquél. La Ley sistematiza el procedimiento para la determinación de las medidas de protección de los terrenos señalando que atenderán a cada uno de sus elementos caracterizadores, según la valoración intrínseca que podrán referirse a su totalidad y que podrán alcanzar, asimismo, las instalaciones y las construcciones en ellos ubicadas mediante la definición de un régimen específico de protección para las mismas.

En el título I se determina, asimismo, que la asignación de los terrenos a esta clase de suelo será efectuada por los instrumentos de planeamiento general, con arreglo a las pautas básicas que se definen en la Ley, y que su ordenación urbanística, concretada en la calificación y en la regulación de las actividades y las edificaciones, podrá estar contenida en estos instrumentos o en el planeamiento especial, definiéndose el contenido mínimo que, al efecto, deberán incluir.

La Ley define las calificaciones básicas para la concreción de la ordenación, dentro de las cuales podrán luego definirse las diferentes zonas según su regulación, y determina la posibilidad de ordenación de los asentamientos y conjuntos edificados mediante la calificación como núcleo rural en el suelo rústico, sin alteración de la clasificación del suelo.

4.

El título II concreta, respetando el marco normativo estatal que resulta constitucionalmente de aplicación, las limitaciones que la clasificación como suelo rústico y la asignación o no, a un régimen de especial protección supone para el contenido del derecho de propiedad, estableciendo asimismo la necesidad de obtención de licencia municipal previa para la segregación de terrenos en esta clase de suelo.

5.

Para la ordenación de las actividades, el título III, respetando asimismo el marco básico de la legislación estatal, las diferencias según el uso y la clase de actuación que cada una conlleva, determinando su vinculación a la parcela en que se autoricen y estableciendo la subordinación de las edificaciones e instalaciones al uso con ellas relacionado.

A fin de igualar, en cierta forma, su régimen de cargas a las que son propias de las actividades desarrolladas en otras clases de suelo, la Ley determina que las actividades distintas a las consustanciales al suelo rústico conllevan la atribución de un aprovechamiento atípico, parte del cual pertenece a la Administración municipal y debe ser adquirido por los interesados a fin de hacer participar a la comunidad de las plusvalías que su atribución genera.

La Ley define los requisitos a los que habrán de someterse las diferentes actividades, estableciendo controles complementarios a los que resultan de la aplicación de la normativa general reguladora de los usos, obras y actividades, y respetando las normativas básicas específicas por las que se regulan las actividades que el marco básico estatal define como propias de esta clase de suelo, así como las relacionadas con la ejecución, el uso y el mantenimiento de las infraestructuras públicas.

Respecto de las actividades de las que resulten nuevas viviendas unifamiliares, se establece la necesidad de que la superficie de la parcela, a ellas vinculada, supere los parámetros mínimos que, para cada isla y según la calificación básica de los terrenos, se definen, contemplando, asimismo, la posibilidad de efectuar este tipo de actividades sin ajustarse a dichos parámetros en los casos específicos en los que el planeamiento municipal, de modo justificado y con las limitaciones constructivas que estime pertinentes, así lo proponga. La Ley establece una única posibilidad para la autorización de actividades distintas de las admitidas o de las vinculadas a la vivienda unifamiliar, la de su declaración como actividades de interés general, definiendo las prioridades a que tales declaraciones deberán atender y los requisitos que habrán de cumplimentar.

6.

El título IV contiene la definición de las características básicas a las que habrán de ajustarse las edificaciones, así como de las condiciones a que deberá ajustarse el tratamiento arquitectónico y paisajístico de su entorno, de modo que se garantice su mejor integración en el medio rural. Asimismo, se determina la necesidad de desarrollo posterior de los principios básicos formulados, a fin de adaptarlos a la realidad de cada zona concreta. Por último, y a fin de no coartar las posibilidades creativas y de innovación en este campo, la regulación prevé, asimismo, la posibilidad de que, sin respetar la totalidad de dichas condiciones, se planteen soluciones alternativas que deberán ser autorizadas, en cada caso, por la Comisión Insular de Urbanismo respectiva.

7.

El título V contiene la definición de los procedimientos para la autorización de las actividades relacionadas con los diferentes usos, determinando la naturaleza, las características y los plazos de los distintos informes exigidos y estableciendo la posibilidad de regular las características de la documentación que acompañe a las solicitudes, a fin de dotar de contenido real los trámites de información pública que en ella se determinan.

En este título se regula, asimismo, la posibilidad de formación de patrimonios públicos en esta clase de suelo, y se determina la necesidad de arbitrar medidas de fomento de los terrenos asignados al suelo rústico protegido o que mantengan el uso primario, señalando que deberán instrumentalizar efectivamente a través de reducciones y bonificaciones impositivas y de un tratamiento preferente en materia de ayudas y subvenciones de la administración.

8.

La Ley se completa con las disposiciones adicionales, en que se contienen las modificaciones de la legislación vigente que de sus determinaciones se derivan, así como una serie de medidas, plenamente consecuentes con sus objetivos, que ha parecido oportuno adoptar de forma paralela a su formulación: la equiparación entre municipios interiores y costeros en cuanto a las limitaciones al riego de los campos de golf, las limitaciones a las reclasificaciones de los terrenos asignados a esta clase de suelo , y la prohibición del emplazamiento de caravanas y del resto de elementos móviles habitables. Por último, la Ley define las necesarias disposiciones transitorias, en las que se contienen las medidas de aplicación hasta que no se produzca la plena adaptación de los instrumentos de planeamiento general a su contenido, el régimen de aplicación a los edificios e instalaciones ya construidos y las disposiciones por las que se regirán los expedientes iniciados con anterioridad a su entrada en vigor.