Busca en Noticias Juridicas

ANEXO

TEXTO REFUNDIDO DE LAS LEYES DE ORDENACION DEL TERRITORIO DE CANARIAS Y DE ESPACIOS NATURALES DE CANARIAS

TITULO PRELIMINAR

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1 Objeto de la Ley

El presente Texto Refundido tiene por objeto en la Comunidad Autónoma de Canarias:

  • 1) Establecer el régimen jurídico general de los Espacios Naturales de Canarias.
  • 2) Regular la actividad administrativa en materia de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística.
  • 3) Definir el régimen jurídico urbanístico de la propiedad del suelo y vuelo, de acuerdo con su función social.

Artículo 2 Actividad de ordenación

1. La actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial, del litoral y urbanística es una función pública y corresponde, en el ámbito de sus competencias, a la Comunidad Autónoma, a las Islas y a los Municipios.

2. La ordenación de los recursos naturales de Canarias se orientará:

  • 1) A la búsqueda y consecución de un desarrollo sostenible.
  • 2) Al mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales y de los sistemas vitales básicos.
  • 3) A la preservación de la biodiversidad y de la singularidad y belleza de los ecosistemas y paisajes.
  • 4) A la integración en la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos de aquellos espacios naturales cuya conservación o restauración así lo requieran, así como a la promoción en esos espacios de la investigación científica, la educación medioambiental y el encuentro del hombre con la naturaleza, en forma compatible con la preservación de sus valores.
  • 5) A la mejora de la calidad de vida de las comunidades locales vinculadas a las áreas de influencia socioeconómica de los Espacios Naturales Protegidos.

3. La ordenación territorial y urbanística implicará el ejercicio de las siguientes potestades por la Administración pública competente:

  • a) La formulación y aprobación de instrumentos de planeamiento.
  • b) La determinación de la forma de gestión de la actividad.
  • c) La dirección y, en su caso, la ejecución del planeamiento.
  • d) La intervención para el cumplimiento del régimen urbanístico de la propiedad del suelo.
  • e) La intervención en el mercado del suelo a través de los mecanismos previstos en este Texto Refundido.
  • f) El control de la edificación y del uso del suelo.
  • g) La protección de la legalidad y sanción de las infracciones.
  • h) Cualesquiera otras que sean necesarias para la efectividad de los fines de la ordenación territorial y urbanística.

Artículo 3 Criterios para la actuación de los poderes públicos

1. Los poderes públicos canarios orientarán sus políticas de actuación en relación con la ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística, de acuerdo a los siguientes criterios:

  • a) La preservación de la biodiversidad y la defensa de la integridad de los ambientes naturales que perviven en las Islas, evitando su merma, alteración o contaminación.
  • b) El desarrollo racional y equilibrado de las actividades en el territorio, que, en todo caso, garantice su diversidad y complementariedad y asegure el óptimo aprovechamiento del suelo en cuanto recurso natural singular.
  • c) La armonización de los requerimientos del desarrollo social y económico con la preservación y la mejora del medio ambiente urbano, rural y natural, asegurando a todos una digna calidad de vida.
  • d) La promoción de la cohesión e integración sociales, así como de la solidaridad autonómica, insular e intermunicipal. En especial, la promoción social, económica y cultural de la población asentada en los Espacios Naturales Protegidos y sus zonas de influencia.
  • e) La gestión de los recursos naturales de manera ordenada para preservar la diversidad biológica, de modo que produzcan los mayores beneficios para las generaciones actuales, sin merma de su potencialidad para satisfacer las necesidades y aspiraciones de las generaciones futuras.
  • f) El aprovechamiento de los recursos naturales renovables sin rebasar su capacidad de recuperación, evitando transformaciones en el medio que resulten irreversibles o irreparables.
  • g) La utilización del suelo de acuerdo con su aptitud natural, su productividad potencial y en congruencia con la función social de la propiedad.
  • h) La conservación, restauración y mejora ecológica en los hábitats naturales.
  • i) La conservación, restauración y mejora del patrimonio histórico.
  • j) La conservación, restauración y mejora del paisaje.

2. Las decisiones adoptadas en el curso de la actuación pública sujeta a cooperación interadministrativa deberán basarse en una suficiente identificación y determinación de los intereses relevantes, públicos y privados, y justificarse en la ponderación recíproca de éstos a la luz del orden constitucional.

Artículo 4 Principios generales de la ordenación

1. La actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística se rige por los principios rectores de la política social y económica establecidos en los artículos 45, 46 y 47 de la Constitución española.

2. En desarrollo de lo dispuesto en el apartado anterior, los principios que informan y presiden toda la actuación pública y privada en relación con la ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística, son los siguientes:

  • - El de cooperación interadministrativa para alcanzar la coordinación de las diversas actuaciones sobre el territorio.
  • - El de sometimiento de cualquier actuación pública a los diferentes planes e instrumentos de ordenación que han de conformar un sistema de planeamiento integrado.
  • - El de subordinación, en los Espacios Naturales Protegidos, de los ordenamientos sectoriales a la finalidad de conservación.
  • - El de la función social de la propiedad urbana.
  • - El de la ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística como función pública.
  • - El de utilización del suelo con arreglo al interés general.
  • - El de utilización racional de todos los recursos naturales.
  • - El de utilización del suelo y la edificación conforme a la ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística.
  • - El de jerarquía del sistema de planeamiento.
  • - El de especialidad en el sistema de planeamiento.
  • - El de adecuada ponderación de la totalidad de los intereses implicados en la ejecución de la ordenación.
  • - El de participación de la comunidad en las plusvalías generadas por la actividad urbanística de los entes públicos.
  • - El de equidistribución de beneficios y cargas derivados de la ejecución del planeamiento.
  • - El de proporcionalidad de beneficios y cargas derivados de la ejecución del planeamiento.
  • - El de vigencia indefinida del planeamiento de ordenación.
  • - El de publicidad de los instrumentos de planeamiento y ejecución de la ordenación.
  • - El de participación pública en la formulación, tramitación y gestión del planeamiento y otras figuras urbanísticas.
  • - El de libre acceso a la consulta de los instrumentos de planeamiento y ejecución urbanísticos.
  • - El de preservación del suelo rústico del proceso urbanizador.
  • - El de restauración del ordenamiento jurídico urbanístico infringido.
  • - El de ejecutividad y obligatoriedad del planeamiento.
  • - El de no indemnizabilidad por la ordenación urbanística.
  • - El de responsabilidad administrativa por cambios en el planeamiento.
  • - El deber de respetar y conservar los Espacios Naturales y de reparar el daño que se cause a los mismos.
  • - El de asegurar el mantenimiento y conservación de los recursos naturales, con independencia de su titularidad o régimen jurídico, garantizando que la gestión de aquéllos se produzca sin merma de su potencialidad y compatibilidad con los fines de protección.

Artículo 5 Fines de la actuación pública con relación al territorio

Son fines de toda actuación pública de regulación del uso y aprovechamiento del suelo o de utilización de éste:

  • a) Conservar y, en su caso, preservar los espacios, recursos y elementos naturales, así como las riquezas con relevancia ecológica, para impedir la alteración o degradación de sus valores naturales y paisajísticos.
  • b) Utilizar racionalmente los espacios de valor agrícola, ganadero y forestal, con especial consideración de las zonas de medianías y cumbres, para propiciar su recualificación social y económica, procurando la conservación de los usos y costumbres tradicionales compatibles con el medio.
  • c) Asegurar la racional utilización del litoral, armonizando su conservación con los restantes usos, especialmente con los de ocio, residencia y turismo.Véase el D [CANARIAS] 10/2001, 22 enero, por el que se regulan los estándares turísticos («B.O.I.C.» 5 febrero).
  • d) Contribuir al uso y distribución racionales de los recursos hidrológicos, propiciando el ahorro en su empleo, el control de efluentes y la protección de su calidad.
  • e) Asegurar la explotación y el aprovechamiento racionales de las riquezas y los recursos naturales y, en particular, de los mineros, extractivos y energéticos, mediante fórmulas compatibles con la preservación y la mejora del medio.
  • f) Preservar el Patrimonio Histórico de Canarias, considerando tanto los elementos aislados como los conjuntos urbanos, rurales o paisajísticos, promoviendo las medidas pertinentes para impedir su destrucción, deterioro, sustitución ilegítima o transformaciones impropias e impulsando su recuperación, rehabilitación y enriquecimiento, en concordancia con su normativa específica.
  • g) Mantener y mejorar la calidad del entorno urbano, regulando los usos del suelo, las densidades, alturas y volúmenes, dotaciones públicas y las actividades productivas, comerciales, de transporte, ocio, turísticas o de otra índole, con el fin de promover un desarrollo económico y social equilibrado y sostenible, en un entorno residencial diversificado, asegurando el acceso de los habitantes en condiciones de igualdad a los equipamientos y lugares de trabajo, cultura y ocio y a un puesto de trabajo.
  • h) Orientar las actuaciones públicas y privadas para la efectividad del derecho constitucional a una vivienda digna y adecuada para todos.
  • i) Integrar y armonizar cuantos intereses afecten de forma relevante al territorio, con subordinación, en todo caso, de los privados a los públicos.

Artículo 6 Fines de la actuación de carácter urbanístico

1. Serán fines de la actuación de carácter urbanístico:

  • a) Regular los usos del suelo y de las construcciones, de tal forma que hagan posible la utilización ordenada y sostenible de los recursos naturales, subordinando los intereses individuales a los colectivos y, en todo caso, al interés general definido en este Texto Refundido y en los instrumentos de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística.
  • b) Garantizar una adecuada participación de la comunidad en las plusvalías generadas por las actuaciones urbanísticas o por la ejecución de las obras públicas que impliquen mejoras o repercusiones positivas en las propiedades afectadas.
  • c) Delimitar, en el marco de la legislación general, el contenido del derecho de propiedad del suelo, así como el uso y las formas de aprovechamiento de éste.
  • d) Evitar la especulación con el suelo y la vivienda.
  • e) Impedir la desigual atribución de cargas y beneficios en situaciones iguales, imponiendo su justa distribución entre los que intervengan en la actividad transformadora del suelo.

2. La ordenación urbanística tiene por objeto en el marco de la ordenación del territorio:

  • a) La organización racional y conforme al interés general de la ocupación y del uso del suelo, mediante su clasificación y calificación, así como el destino y la utilización de las edificaciones, construcciones e instalaciones, incluyendo la determinación, reserva, afectación y protección del suelo destinado a equipamiento y dotaciones, con específica atención a la ordenación insular del suelo que soporte la actividad turística.
  • b) La fijación de las condiciones de ejecución y, en su caso, programación de las actividades de urbanización y edificación, así como del cumplimiento de los deberes de conservación y rehabilitación.
  • c) La constitución de patrimonios públicos de suelo para actuaciones públicas que faciliten la ejecución del planeamiento.
  • d) La calificación de suelo para construcción de viviendas sujetas a algún régimen de protección pública.
  • e) La protección y conservación de los recursos naturales, del paisaje natural, rural y urbano y del Patrimonio Histórico Canario.

Artículo 7 Gestión de la actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística

1. La gestión de la actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística se desarrollará en las formas previstas en este Texto Refundido y, para lo no contemplado en ella, en la legislación reguladora de la Administración actuante.

2. Se realizarán necesariamente de forma directa:

  • a) La tramitación y aprobación de los instrumentos de planeamiento y de ejecución.
  • b) Las actuaciones que impliquen el ejercicio de potestades de ordenación, inspección, control, intervención, protección de la legalidad, sanción y expropiación.

La Administración podrá actuar, en estos casos, por sí misma o mediante una organización descentralizada de Derecho público dependiente de ella.

3. Las Administraciones con competencia en materia de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística tienen el deber de facilitar y promover, en el ámbito de sus respectivas competencias y en las formas y con el alcance previstos en este Texto Refundido, la iniciativa privada en el desarrollo de dicha actividad.

4. Los titulares de derechos sobre el suelo o bienes inmuebles intervendrán en la actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística, en la forma y en los términos de la legislación general reguladora de las condiciones básicas garantes de la igualdad en el ejercicio del derecho de propiedad y del presente Texto Refundido.

Artículo 8 Participación ciudadana

En la gestión y el desarrollo de la actividad de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística, la Administración actuante deberá fomentar y, en todo caso, asegurar la participación de los ciudadanos y de las entidades por éstos constituidas para la defensa de sus intereses y valores, así como velar por sus derechos de información e iniciativa. En todo caso, los ciudadanos tienen el derecho a participar en los procedimientos de aprobación de instrumentos de ordenación y ejecución mediante la formulación de alegaciones en el período de información pública al que preceptivamente deban ser aquéllos sometidos, así como a exigir el cumplimiento de la legalidad, mediante el ejercicio de la acción pública ante los órganos administrativos y judiciales.