Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Decreto 75/2009, de 9 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley 2/2006 de 28 de febrero, de Pesca de La Rioja.

Ficha:
  • Órgano CONSEJERIA DE TURISMO, MEDIO AMBIENTE Y POLITICA TERRITORIAL
  • Publicado en BOLR núm. 128 de
  • Vigencia desde 17 de Octubre de 2009.
Versiones/revisiones:

Título V

De la protección, conservación y fomento de las especies

Capítulo I

De las prohibiciones de carácter biológico

Artículo 35 Periodos hábiles

1.- La Orden Anual de Pesca establecerá, con carácter general, un periodo hábil de pesca para cada especie. No obstante podrá establecer excepciones a dicho periodo general en diferentes tramos o masas de agua en función de la planificación efectuada para cada uno de ellos.

2.- En la Orden Anual de Pesca la Consejería competente determinará los días hábiles de pesca dentro del periodo establecido para cada especie, tramo y masa de agua.

3.- Siempre que en una masa de agua estén presentes varias especies y alguna esté vedada, la veda se extenderá a todas aquellas cuya captura se pueda realizar con los mismos artes de pesca, aparejos o cebos utilizados para la especie vedada, salvo autorización expresa de la Consejería competente.

4.- Con carácter general el ejercicio de la pesca sólo podrá realizarse en el periodo comprendido entre una hora antes de la salida del sol y un hora después de su puesta, tomándose del almanaque las horas de orto y del ocaso, salvo cuando se trate de pesca del cangrejo, cuyo horario se fijará a través de la Orden Anual de Pesca cuando sea diferente del anterior. No obstante por motivos de simplicidad la Consejería competente podrá determinar horas fijas para el comienzo y cese de la pesca.

5.- En los cotos de Pesca Intensiva podrá practicarse la pesca durante el periodo que se fije en sus correspondientes Planes Técnicos aprobados, con independencia del periodo hábil establecido con carácter general para la especie en la Orden de Pesca Anual, si bien, fuera de éste, deberán devolverse a las aguas causándoles el mínimo daño posible todos los ejemplares de las especies distintas a las utilizadas para las sueltas o repoblaciones en que se fundamenta el aprovechamiento intensivo del Coto.

Artículo 36 Dimensiones mínimas

1.- La Consejería competente establecerá en la Orden Anual de Pesca las dimensiones mínimas de las especies pescables esa temporada. En función de la planificación de los aprovechamientos la dimensión mínima de una especie podrá variar según sean los diferentes tramos de cursos y masas de agua en que se aplique. En cualquier caso deberá tenerse en cuenta en su determinación lo establecido en el artículo 2.4 de este Reglamento.

2.- A los efectos de este Reglamento, se entenderá por dimensión de los peces la longitud comprendida entre la extremidad anterior de la cabeza y el punto medio de la parte posterior de la aleta caudal o cola extendida, y para el cangrejo, la comprendida entre los ojos y el extremo de la cola, también extendida.

Artículo 37 Número máximo de capturas por pescador

1.- La Consejería competente, con el fin de garantizar el aprovechamiento sostenible de los recursos piscícolas, establecerá cupos de capturas por pescador y día para las especies pescables que considere necesario.

2.- Además se establecerán, en la Orden Anual de Pesca, los cupos específicos para cada tramo o masa de agua y especie pescable.

3.- Deberá abandonarse la práctica de la pesca una vez alcanzado el cupo correspondiente establecido para cada especie y modalidad de pesca en los tramos o masas de agua en que se estuviese pescando.

Igualmente deberá abandonarse la práctica de la pesca de una determinada especie cuando se alcance el cupo de capturas por pescador y día al que se refiere el punto 1 anterior. En todo caso, en cualquier clase de aguas, será obligatorio retener los peces muertos de talla superior a la medida mínima establecida, quedando prohibido devolverlos a las mismas. Si se produce esta circunstancia practicando pesca sin muerte, se considerará que a partir de ese momento, si se continua la pesca, esta tendrá la consideración de tradicional.

Con objeto de limitar los daños en las poblaciones de especies objeto de pesca, la Consejería competente podrá establecer en la Orden Anual de Pesca, cursos o masas de agua en los que todo pescador que practique la pesca tradicional no podrá prolongar la acción de pesca haciendo selección de capturas y deberá retener los ejemplares que superen la talla mínima establecida hasta alcanzar el cupo correspondiente. En la pesca sin muerte, una vez retenido el primer ejemplar sobresaliente, deberán retenerse todos los ejemplares sobresalientes que se capturen hasta alcanzar el número autorizado.

4.- Podrá hacerse excepción en lo relativo a número de capturas por pescador y día, cuando se practique la pesca en Cotos de Pesca Intensiva. En tales casos se estará a lo que establezca la regulación específica del Coto correspondiente.

Artículo 38 Daños en las especies objetos de pesca

Se prohíbe causar mortalidades innecesarias a las especies objeto de pesca en cualquiera de sus estados de desarrollo, como consecuencia de prácticas, actividades, tratamientos u obras manifiestamente, inadecuadas o gravemente nocivas.

Se considerarán dichas mortalidades como masivas cuando se produzcan como consecuencia de una grave alteración del medio, afecten a la mayor parte de los individuos de las especies objeto de pesca o de las especies del medio acuático presentes, o reduzcan notablemente la capacidad biogénica del mismo.

Artículo 39 Adopción de medidas urgentes

1.- La Consejería competente podrá adoptar, siempre que las condiciones hidrológicas, biológicas o ecológicas lo aconsejen y previos los informes y asesoramientos que estime oportunos, las siguientes medidas urgentes:

  • a) Modificar los períodos hábiles establecidos en la Orden Anual de Pesca.
  • b) Establecer la veda total o parcial de determinadas especies de la fauna acuática.
  • c) Fijar limitaciones respecto de los métodos de pesca, cebos y cupos para determinadas especies, masas de agua o épocas.

Siempre que sea posible se solicitará informe del Consejo de Pesca de La Rioja. Cuando la urgencia no lo permita, en todo caso, se le informará de las medidas adoptadas.

2.- Las medidas urgentes tomadas de acuerdo con lo previsto en este artículo deberán ser publicadas en el Boletín Oficial de La Rioja.

Capítulo II

De las prohibiciones por razón de sitio

Artículo 40 Distancias mínimas

1.- La distancia mínima entre pescadores para la pesca con caña será de 10 metros. Esta distancia podrá reducirse de común acuerdo entre los pescadores.

2.- Si un pescador hubiera clavado un pez que por su tamaño o resistencia lo requiera, podrá exigir de los restantes, situados en sus inmediaciones, la retirada de sus aparejos hasta que el ejemplar sea capturado o se libere.

3.- Para la pesca de cangrejos, cada pescador no podrá calar reteles ocupando más de la distancia de orilla que determine la Orden anual de pesca; ni colocarlos a menos de diez metros de donde otro pescador los hubiese puesto o los estuviese calando, salvo que acuerden entre sí otra distancia.

4.- En los cursos o masas de agua en los que esté autorizada la pesca con red, para la colocación de estas se guardará al menos una distancia de cien metros aguas arriba o abajo en la misma o en la opuesta orilla donde otro la hubiera colocado.

Artículo 41 Pesca en canales de derivación

1.- En los canales de derivación o de riego se prohíbe la pesca con toda clase de artes, excepto la pesca con caña y la de cangrejos autorizados con retel.

2.- En los canales de derivación, cuya anchura media sea menor de un metro o cuya profundidad media sea menor de veinte centímetros, se prohíbe el ejercicio de la pesca; salvo la del cangrejo que se podrá practicar en las condiciones que determine la Orden anual de pesca.

3.- La Consejería competente podrá prohibir o limitar la pesca con caña en canales de derivación o de riego aun cuando cumplan los requisitos exigibles según el apartado anterior, cuando lo estime necesario para asegurar la adecuada protección del medio acuático o de las especies objeto de pesca, la seguridad de las personas o la integridad de las infraestructuras.

En tales casos, de no estar señalizados por la Consejería competente conforme a lo regulado en el artículo 27, deberán venir especificados en la correspondiente Orden Anual de Pesca bien mediante relación en la que figuren sus denominaciones y ubicaciones, o bien definiendo las características de aquellos en que se establezca esta prohibición.

Artículo 42 Distancias en presas y escalas

1.- En todo tipo de obras o estructuras utilizadas como pasos o escalas de peces instalados en presas o diques, queda prohibido pescar con toda clase de artes.

Queda prohibido también pescar con caña las aguas situadas a una distancia menor de 10 metros de los diques o presas aguas abajo de las mismas. Estas distancias serán de cincuenta metros en las aguas trucheras y para la pesca con red en las aguas ciprinícolas en las que estuviera autorizada. Así mismo queda prohibido pescar con caña en las aguas situadas a menos de diez metros de las entradas o salidas de los pasos o escalas cuando estas no estén incluidas en la zona anterior. La Consejería competente determinará en la Orden Anual de Pesca los diques o presas en que será de aplicación las prohibiciones citadas.

En el resto de diques o presas no especificadas en la Orden de Anual Pesca, quedará prohibido pescar con caña a menos de diez metros de las entradas o salidas de los pasos o escalas y aguas abajo en toda la anchura del río hasta una distancia que incluya el pozo o balsa formado inmediatamente debajo del la presa, que constituye el colchón de las aguas que vierten por el paramento.

2.- Podrá pescarse con caña en las llamadas «presas sumergidas», entendiéndose por tales aquellas, en las que el agua vierte por encima del paramento de coronación y que pueden ser fácilmente remontados por los peces sin necesidad de escala.

3.- Con independencia de las restricciones para la práctica de la pesca en infraestructuras hidráulicas que los Organismos competentes en materia de aguas puedan establecer, la Consejería competente, en la Orden anual de Pesca, podrá determinar los grandes embalses en los que estará prohibido practicar la pesca con caña estando situado el pescador sobre los muros de sus presas o diques o a una distancia inferior a 50 metros de estos.

Artículo 43 Otras prohibiciones por razones de sitio

La Consejería que tenga atribuidas las competencias en materia de pesca podrá establecer prohibiciones de pesca en determinados tramos o masas de agua con el fin de proteger la estancia y reproducción de determinadas especies de la fauna silvestre.

Capítulo III

De los medios y procedimientos de pesca

Artículo 44 Pesca con caña

1.- Se entenderá por pesca con caña la que se realiza utilizando una caña elástica de cualquier material, controlada por el pescador, provista de línea o sedal en cuyo extremo se dispone de un aparejo con cebos anzuelados con objeto de prender a los peces por la boca. Salvo las excepciones contempladas en el artículo 46, la pesca de peces se autoriza exclusivamente mediante el uso de la caña.

2.- Con carácter general, en la pesca con caña en las aguas declaradas trucheras, cada pescador solo podrá utilizar una caña. Cuando la tenga tendida, no podrá distanciarse de ella mas de cuarenta metros.

3.- En las demás aguas, cada pescador podrá utilizar un máximo de dos cañas situadas de forma tal que la separación máxima entre ambas sea inferior a veinte metros y entre cualquiera de ellas y el pescador de cuarenta metros.

4.- En ambos casos la tenencia de mayor número de cañas requerirá que el resto no se encuentren dispuestas para el uso.

5.- Una caña se considera dispuesta para el uso cuando estando provista de carrete, línea o aparejo se porte fuera de una funda.

6.- Como elementos auxiliares para la extracción de las capturas se autoriza únicamente el empleo de la sacadera. La sacadera solo podrá utilizarse como elemento auxiliar en la pesca con caña para extraer las capturas efectuadas con aquélla, estando prohibido su uso como arte o medio de pesca.

Artículo 45 Pesca con retel

Para la pesca autorizada de cangrejos sólo estará permitido el uso de reteles entendiéndose por tales los dispositivos lastrados, planos en reposo, constituidos por uno o dos aros con dimensión máxima de cuarenta centímetros de diámetro y una malla de luz superior a un centímetro, a los que son atraídos los cangrejos mediante un cebo, siendo atrapados únicamente en el momento de izado del arte.

Con carácter general, cada pescador podrá utilizar un máximo de diez reteles. La colocación de los mismos se hará conforme a lo regulado en el artículo 40.3 de este Reglamento.

Se prohíbe el cebado de las aguas para la pesca del cangrejo, así como arrojar a las mismas los restos de cebo empleados o sobrantes.

Artículo 46 Pesca con red

1.- Queda prohibido el uso de redes para la pesca en todas las aguas trucheras de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

2.- En la Orden Anual de Pesca la Consejería competente podrá autorizar el empleo de redes, de uso no prohibido, en aquellos tramos o masas de agua ciprinícolas donde sea tradicional su empleo y se compruebe que su práctica no causa daños a las poblaciones de peces ni perturbe el ejercicio de la pesca con caña.

3.- En cualquier caso, conforme al artículo 7, para su práctica se requerirá estar en posesión de un permiso especial expedido por la Consejería competente que además podrá exigir que las redes sean contrastadas previamente por ella y su uso avalado mediante la colocación de precintos. Todas las personas que intervengan en el manejo de las redes y en su caso de las embarcaciones desde las que se calen, deberán estar en posesión de licencia de pesca.

4.- Para la pesca con red se requerirá que estas cumplan las características que se determinen en la autorización correspondiente.

5.- Queda prohibido el empleo de redes fijas y de arrastre, así como de aquellas que abarquen más de la mitad del ancho de la corriente que discurra cuando se pesca.

En cualquier caso queda prohibido el empleo de redes de mas de treinta metros de longitud y las de mas de tres metros de altura, bien en una sola red o de varias empalmadas.

Artículo 47 Pesca desde embarcaciones

1.- La Consejería competente, de acuerdo con la determinación del organismo de cuenca de las zonas hábiles para la navegación, determinará en la correspondiente Orden Anual de Pesca los cursos y masas de agua donde se permita el empleo de embarcaciones para la práctica de la pesca. En cualquier caso, con carácter general, queda prohibida la pesca desde embarcación en todas las aguas trucheras de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

2.- Toda embarcación empleada en la práctica de la pesca deberá contar con la correspondiente matrícula regulada en el artículo 8 de este Reglamento. Además deberá contar con el permiso de navegación del Organismo de Cuenca correspondiente.

Artículo 48 Medios y procedimientos prohibidos

En la Comunidad Autónoma de La Rioja se prohíbe, en el ejercicio de la pesca, los siguientes medios o procedimientos:

  • a).- Las redes o artefactos no selectivos de cualquier tipo cuya malla, luz o dimensiones no permitan el paso de peces con una talla igual o inferior a los ocho centímetros.
  • b).- Construir obstáculos, muros u otras estructuras que sirvan como medio directo de pesca o a los que se puedan sujetar instrumentos o artes que la faciliten, así como cualquier procedimiento que implique la instalación de obstáculos, empalizadas o barreras de piedra, maleza u otro material, para encauzar las aguas para obligar a los peces a seguir una dirección determinada o la alteración de los cauces, caudales o vegetación acuática para facilitar la pesca.
  • c).- Queda prohibido colocar en las presas o diques y, en general, en cuantas construcciones constituyan la instalación de un aprovechamiento hidráulico, toda clase de artefactos que faciliten la captura de los peces a su paso por aquéllas.
  • d).- Los aparatos electrocutantes o paralizantes, fuentes luminosas artificiales, explosivos, sustancias venenosas o desoxigenadoras de las aguas, paralizantes, tranquilizantes, atrayentes o repelentes.
  • e).- Las redes compuestas como trasmallos y esparaveles; redes con armazón y sin trampa como rediscas, cucharas, balanzas, candiles, mangas, cribas y rastrillos; redes con armazón y provistas de trampa como butrones y garlitos; artes punzantes de enganche libre como baterías de cañas, sedales durmientes y palangres; artes punzantes de enganche forzado como poteras, grampines, tridentes, fítoras, garfios, garras y arpones; nasas, arco y flechas, ballestas, así como cualquier arte de acción similar. También el empleo de ladrillos, haces de leña, gavillas o artes o medios de acción similar para la pesca.
  • f).- Los peces vivos utilizados como cebo, así como cebar las aguas antes o durante la pesca, salvo en los casos en que la Orden anual de pesca se autorice para la pesca en aguas ciprinícolas.
  • g).- Pescar sobre aparatos de flotación que no cuenten con autorización del organismo de cuenca.
  • h).- En aguas trucheras, el empleo como cebo de toda clase de huevos, incluidos los artificiales o similares, el gusano de carne o asticot y el pez muerto.
  • i).- El empleo de cualquier procedimiento de pesca declarado nocivo por la Consejería competente, incluso cuando siendo lícito con carácter general, aquélla lo considere perjudicial en determinados tramos o masas de agua y lo haya prohibido en ellas.

Artículo 49 Pesca científica

La Consejería competente podrá autorizar la captura de fauna piscícola con fines de investigación en cualquier época del año, en los lugares y con los métodos de captura que se consideren adecuados.

Los investigadores interesados en efectuar capturas de especies objeto de pesca deberán dirigir solicitud a la Consejería competente, exponiendo los objetivos del trabajo, las necesidades y métodos de captura, los lugares y fechas propuestos y el número de personas que pretenden efectuarla. Deberá adjuntarse a la solicitud un informe motivado de la institución directamente relacionada con la actividad investigadora del peticionario.

Las autorizaciones serán personales e intransferibles y deberán especificar: Personas autorizadas con sus datos de identificación, métodos de capturas autorizados, características de las artes o medios de pesca a utilizar, especies objeto de captura, lugares y fechas de actuación autorizados, número y características de las piezas a retener en su caso y destino de las mismas, valores máximos de daños admisibles originados al medio acuático y a sus poblaciones objeto de pesca por el correcto empleo de las técnicas autorizadas y cuantas limitaciones se consideren para el adecuado control de la ejecución de la autorización.

El investigador estará obligado a presentar dicha autorización en cualquier momento que le sea requerido por los agentes de la autoridad o los agentes auxiliares de la autoridad.

En caso de utilizar métodos no autorizados para la pesca deportiva o el empleo de métodos autorizados en épocas o lugares prohibidos, deberá notificar a la Consejería competente el programa de actuaciones previsto con una antelación mínima de diez días hábiles al comienzo de las actuaciones autorizadas con objeto de que aquella adopte las medidas de control que considere oportunas. Dicho programa, debidamente aprobado por la Consejería competente deberá acompañar a la autorización de pesca científica para que esta sea válida.

En un plazo de dos meses a partir de la fecha de caducidad de la autorización el investigador deberá informar a la Consejería competente del uso hecho de la misma y de los resultados de capturas obtenidos.

La no presentación de este informe excluirá definitivamente cualquier posibilidad de renovación de la autorización o de la concesión de otras a favor del investigador peticionario.