POLTICA DE PRIVACIDAD. PROTECCIN DE DATOS

EL GRUPO WOLTERS KLUWER ESPAA, S.A., (entendiendo como empresas del grupo a las siguientes entidades: Wolters Kluwer Espaa, S.A, Editorial Bosch S.A., Wolters Kluwer Formacin, S.A. Fundacin Wolters Kluwer y Praxis Sociedad Comercializadora, S.A.) como titular del sitio web, expone en esta seccin la Poltica de Privacidad corporativa, sobre la informacin de carcter personal que el usuario puede facilitar, cuando visite cualquier pgina web de Wolters Kluwer Espaa.

El objetivo de la Poltica de Privacidad del Grupo Wolters Kluwer Espaa es proteger la informacin en Internet y los datos que el usuario pueda introducir en la web.

Esta Poltica de Privacidad esta presidida por el cumplimiento de la legislacin vigente en materia de proteccin de datos de carcter personal: Ley Orgnica 15/1999, de 13 de diciembre, de Proteccin de Datos de Carcter Personal (LOPD) y por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Desarrollo de la Ley Orgnica 15/1999 (RLOPD).

1. Uso y Tratamiento de Datos de Carcter Personal

En cumplimiento de lo establecido en la LOPD, le informamos que los datos suministrados, as como aquellos datos derivados de su navegacin, podrn ser almacenados en los ficheros de las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa y tratados para la finalidad de atender su solicitud y el mantenimiento de la relacin que se establezca en los formularios que suscriba.

Adicionalmente, Usted consiente el tratamiento de sus datos con la finalidad de informarles, por cualquier medio, incluido el correo electrnico, de productos y servicios del Grupo Wolters Kluwer Espaa o de terceras empresas colaboradoras, pertenecientes a los siguientes sectores: finanzas y banca, seguros, formacin, editorial y publicaciones, ferias y eventos, software y servicios informticos, telecomunicaciones, ocio y turismo, ONGs energa y agua, automocin, sector ptico, electrnico, audiovisual y servicios de mensajera. En este sentido la actividad promocional o de marketing podr ser realizada directamente por el Grupo Wolters Kluwer Espaa o por cualquiera de nuestros distribuidores homologados en su territorio (del sector de software o hardware),para ms informacin, pueden consultarse los distribuidores autorizados de Wolters Kluwer Espaa en la siguiente pgina web: (http://www.a3software.com/distribuidoresautorizados.aspx).

No consiento el tratamiento de mis datos para trasladarme informacin comercial de las empresas del Grupo Wolters Kluwer, enumeradas anteriormente.

No consiento el tratamiento de mis datos para trasladarme informacin comercial de terceras empresas colaboradoras del Grupo Wolters Kluwer de los sectores referenciados.

No consiento que mis datos sean cedidos por el Grupo Wolters Kluwer a los distribuidores homologados a los que se hace referencia con la finalidad de remitirme informacin comercial.

Vd. podr ejercitar sus derechos reconocidos en la LOPD (Acceso, Rectificacin, Cancelacin y Oposicin), en los trminos y condiciones previstos ms abajo en el apartado 3 Ejercicio de Derechos.

2. Medidas de Seguridad

El Grupo Wolters Kluwer Espaa le informa que tienen implantadas las medidas de seguridad de ndole tcnica y organizativas necesarias para garantizar la seguridad de sus datos de carcter personal y evitar su alteracin, prdida y tratamiento y/o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnologa, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que estn expuestos, ya provengan de la accin humana o del medio fsico o natural. Todo ello de conformidad con lo previsto en el Art. 9 de la LOPD y el Ttulo VIII del RLOPD.

Asimismo, las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa han establecido medidas adicionales en orden a reforzar la confidencialidad e integridad de la informacin en su organizacin. Dichas entidades continuamente mantiene la supervisin, control y evaluacin de los procesos para asegurar el respeto a la privacidad de los datos.

3. Ejercicio de Derechos: Acceso, Rectificacin, Cancelacin y Oposicin

Aquellas personas fsicas que hayan facilitado sus datos a alguna del las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa (entendiendo como empresas del grupo a las siguientes entidades: Wolters Kluwer Espaa, S.A, Editorial Bosch S.A., Wolters Kluwer Formacin, S.A. Fundacin Wolters Kluwer y Praxis Sociedad Comercializadora, S.A.) podrn dirigirse a cualquiera de ellas, con el fin de poder ejercitar gratuitamente sus derechos de acceso, rectificacin, cancelacin y oposicin respecto de los datos incorporados en sus ficheros.

El interesado podr ejercitar sus derechos mediante comunicacin por escrito dirigida a Wolters Kluwer Espaa en la siguiente direccin: C/ Collado Mediano, 9. 28230 Las Rozas (Madrid), con la referencia "Proteccin de datos / Determinar nombre de la empresa del Grupo Wolters Kluwer", especificando sus datos, acreditando su identidad y los motivos de su solicitud. Tambin podr ejercitar sus derechos a travs del correo electrnico: lopd@wke.es

4. Links

Como un servicio a nuestros visitantes, nuestros sitios web pueden incluir hipervnculos a otros sitios que no son operados o controlados por el Grupo Wolters Kluwer Espaa. Por ello el Grupo Wolters Kluwer Espaa no garantiza, ni se hace responsable de la licitud, fiabilidad, utilidad, veracidad y actualidad de los contenidos de tales sitios web o de sus prcticas de privacidad. Por favor antes de proporcionar su informacin personal a estos sitios web ajenos a las entidades Wolters Kluwer Espaa, tenga en cuenta que sus prcticas de privacidad pueden diferir de las nuestras.

5. Uso de "Cookies"

La mayora de la informacin que recopilamos desde nuestros sitios web es informacin annima. Las "cookies" constituyen una herramienta empleada por los servidores web para almacenar y recuperar informacin acerca de los usuarios. No es ms que un fichero de texto que algunos servidores piden al navegador que escriba en su disco duro, con informacin acerca de lo realizado por la pgina.

En el Grupo Wolters Kluwer Espaa respetamos la privacidad de nuestros visitantes. Al mismo tiempo trabajamos continuamente para mejorar la navegacin de nuestra pgina web de acuerdo con nuestros usuarios, sus necesidades o intereses, para determinar con qu frecuencia los usuarios utilizan nuestros servicios y conocer patrones estadsticos de comportamiento.

Obtenemos la informacin para rastrear el comportamiento de los usuarios. La informacin se utiliza nicamente internamente, con el objetivo de incrementar nuestra comprensin del comportamiento de los usuarios en la web. Esta informacin es una herramienta importante para nosotros y mejorar la calidad del contenido y los servicios.

Para rastrear el comportamiento de los usuarios utilizamos "cookies", que pueden ser descritos como pequeos ficheros de datos que se almacenan en el navegador de su ordenador. Las "cookies" realmente slo registran la direccin de Protocolo de Internet de los visitantes y no proporcionan al Grupo Wolters Kluwer Espaa ninguna informacin personal. Las "cookies" utilizadas cumplen con los estndares P3P, y no rastrea ninguna de sus actividades fuera de la/s web/s del Grupo Wolters Kluwer Espaa.

El usuario puede configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las "cookies" o para recibir un aviso en pantalla de la recepcin de cada "cookie" y decidir en ese momento su implantacin o no en su disco duro. Para ello le sugerimos consultar la seccin de ayuda de su navegador y conocer como variar la configuracin que actualmente emplea.

An cuando el usuario configurase su navegador para rechazar todas las "cookies" o rechazase expresamente las "cookies" del Grupo Wolters Kluwer Espaa/Editorial Bosch podr navegar por el portal con el nico inconveniente de no poder disfrutar de la funcionalidades del portal que requieran la instalacin de alguna de ellas.

En cualquier caso, el usuario podr eliminar las "cookies" implantadas en su disco duro en cualquier momento, siguiendo el procedimiento establecido en la seccin de ayuda de su navegador.

No obstante la aceptacin de la presente poltica de privacidad implica que el usuario ha sido informado de una forma clara y completa sobre el uso de dispositivos de almacenamiento y recuperacin de datos (cookies) as como que el Grupo Wolters Kluwer Espaa dispone del consentimiento del usuario para el uso de las mismas tal y como establece el artculo 22 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Informacin y Comercio Electrnico (LSSI-CE).

6. Menores de edad

La/s web/s del Grupo Wolters Kluwer Espaa no se dirige/n a menores de edad. No obstante dichas entidades se eximen de cualquier responsabilidad por el incumplimiento de este requisito.

7. Otros

Para entrar en las reas de acceso restringido, los usuarios debern disponer de las claves de acceso correspondientes. Las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa se reservan el derecho de aceptar o rechazar libremente la solicitud de registro de cualquier usuario. Los datos introducidos por los usuarios debern ser exactos, actuales, veraces y sern procesados y tratados en cumplimiento de la legislacin vigente en materia de proteccin de datos personales.

Los usuarios sern responsables en todo caso de la custodia de sus claves de acceso, por lo que sern de su exclusiva responsabilidad cualesquiera daos y perjuicios que pudieran derivarse de un uso indebido de la misma, as como de su extravo o cualquier otra circunstancia que pudiera suponer un riesgo de acceso de utilizacin de la misma por terceros no autorizados. Los usuarios debern comunicarlo inmediatamente a la entidad del Grupo Wolters Kluwer Espaa para que este proceda al bloqueo y a la sustitucin de la misma.

8. Modificacin de la Poltica de Privacidad

El Grupo Wolters Kluwer Espaa se reserva el derecho a modificar su Poltica de Privacidad, de acuerdo a su propio criterio, o motivado por un cambio legislativo, jurisprudencial o doctrinal de la Agencia Espaola de Proteccin de Datos.

Cualquier modificacin de la Poltica de Privacidad ser publicada al menos diez das antes de su efectiva aplicacin. El uso de la Web despus de dichos cambios, implicar la aceptacin de estos.

Volver

Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Real Decreto 2207/1995, de 28 de diciembre, por el que se establecen las normas de higiene relativas a los productos alimenticios. (Vigente hasta el 28 de mayo de 2006)

Ficha:
Versiones/revisiones:

La consecución del mercado interior requiere y supone, entre otras ventajas, la confianza en el nivel de seguridad y salubridad de los productos alimenticios, tanto de aquellos que son objeto de comercio intracomunitario como de los destinados a la comercialización en el Estado miembro de fabricación.

En una primera fase, la Directiva 89/397/CEE, del Consejo, de 14 de junio, relativa al control oficial de los productos alimenticios, estableció los principios generales para la realización de la inspección, toma de muestras y análisis de los productos alimenticios destinados al consumo humano, que fue incorporada al ordenamiento jurídico español mediante el Real Decreto 50/1993, de 15 de enero, que regula el control oficial de los productos alimenticios, complementando al Real Decreto 1945/1983, de 22 de junio, sobre infracciones y sanciones en materia de defensa del consumidor y de la producción agroalimentaria.

La Directiva 93/43/CEE, del Consejo, de 14 de junio, establece las normas generales de higiene de los productos alimenticios que deben respetarse en sus fases de preparación, fabricación, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación y venta o suministro al consumidor y las modalidades para la verificación de la observancia de dichas normas, y complementa, así, a la Directiva 89/397/CEE con normas encaminadas a mejorar el nivel de higiene de los productos alimenticios garantizando una mayor protección de la salud humana.

Redacción según Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero. Asimismo, las empresas del sector alimentario son las responsables de la higiene en sus establecimientos. Por ello, dichas empresas deberán realizar actividades de autocontrol. Entre estas actividades, el análisis de peligros y puntos de control crítico u otras técnicas que determinen un control de los riesgos en las diferentes fases de la cadena alimentaria son considerados como sistemas imprescindibles para garantizar la higiene de los productos alimenticios.

Como complemento a lo expuesto en el párrafo anterior, podrán ser desarrolladas guías de prácticas correctas de higiene, cuyo cumplimiento voluntario es un medio adecuado para llevar a cabo las actividades de autocontrol. La Administración pondrá a disposición de los sectores afectados las guías elaboradas en otros países comunitarios que la Comisión de la Unión Europea le remita. Por otra parte, los títulos y referencias de las guías elaboradas a escala europea serán publicadas en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas.

Por todo ello se ha procedido a la redacción de las normas generales de higiene de los productos alimenticios incorporando a nuestro derecho lo establecido en la Directiva 93/43/CEE, mediante este Real Decreto.

El tratamiento genérico de algunos aspectos recogidos en la presente disposición responde tanto a la literalidad como a la clara orientación horizontal de la Directiva de procedencia, con la que se persigue que la aplicación de los preceptos en ella contemplados pueda llevarse a la práctica con independencia del tipo y dimensión de la industria o establecimiento alimentario de que se trate.

A su vez, esta orientación, así como el nuevo enfoque del control de las industrias alimentarias que la Directiva comunitaria establece, plantea la necesidad de valorar desde una perspectiva diferente la vigencia de determinadas exigencias contenidas en disposiciones precedentes, que sin contradecir de forma expresa lo preceptuado en el presente Real Decreto, o incluso abordando aspectos no regulados explícitamente en el mismo, se oponen conceptualmente al enfoque del control alimentario que en él se establece.

El presente Real Decreto tiene el carácter de norma básica en materia de sanidad, dictándose al amparo del artículo 149.1.10 y 16 de la Constitución, y de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 38 y 40.2 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. Para su elaboración han sido oídas las asociaciones de consumidores y los representantes de los sectores afectados, habiendo emitido informe preceptivo la Comisión interministerial para la Ordenación Alimentaria.

En su virtud, a propuesta de los Ministros de Sanidad y Consumo y de Agricultura, Pesca y Alimentación, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 28 de diciembre de 1995, dispongo :

Artículo 1.

1. El presente Real Decreto establece las normas generales de higiene de los productos alimenticios y las modalidades para la verificación de la observancia de dichas normas.

2. Este Real Decreto será de aplicación general a todas las fases posteriores a la producción primaria, es decir, preparación, fabricación, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación y venta o suministro al consumidor. Todo ello, sin perjuicio de las obligaciones impuestas en esta materia por otras disposiciones más específicas.

Artículo 2.

A efectos de este Real Decreto, se entenderá por:

  1. Higiene de los productos alimenticios, en adelante higiene, el conjunto de las medidas necesarias para garantizar la seguridad y salubridad de los productos alimenticios. Dichas medidas abarcan todas las fases posteriores a la producción primaria (entendiéndose por producción primaria los procesos de recolección, sacrificio, ordeño y similares) e incluyen preparación, fabricación, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación y venta o suministro al consumidor.

  2. Empresa del sector alimentario, cualquier empresa, con o sin fines lucrativos, ya sea pública o privada, que lleve a cabo cualquiera de las actividades siguientes: preparación, fabricación, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación y venta o suministro de productos alimenticios.

  3. Alimento conforme a las normas de seguridad y salubridad, cualquier alimento apto para el consumo humano por lo que a la higiene se refiere.

  4. Autoridad competente: los órganos competentes de las Comunidades Autónomas y Administraciones locales respecto del mercado interior y el Ministerio de Sanidad y Consumo en lo referente a los intercambios con países terceros y, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, en lo referente a las relaciones que deban establecerse con la Unión Europea.

Artículo 3.

1. La preparación, fabricación, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación y venta o suministro de productos alimenticios se realizarán de tal forma que la higiene de los mismos sea preservada durante su transcurso.

2. Redacción según Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero. Las empresas del sector alimentario identificarán cualquier aspecto de su actividad que sea determinante para garantizar la higiene de los alimentos y velarán por que se definan, se pongan en práctica, se cumplan y se actualicen sistemas eficaces de control adecuados, de acuerdo con los siguientes principios, en los que se basa el sistema ARCPC (análisis de peligros y puntos de control crítico):

  1. Análisis de los riesgos alimentarios potenciales de todas las operaciones efectuadas en el marco de las actividades desarrolladas por cada empresa.

  2. Localización en el espacio y en el tiempo de los puntos, a lo largo del proceso, en los que pueden producirse los riesgos alimentarios identificados.

  3. Determinación, entre estos puntos de riesgo, de aquellos que resultan decisivos para garantizar la seguridad y salubridad de los productos alimenticios (puntos críticos).

  4. Definición y aplicación de procedimientos eficaces de control y seguimiento de los puntos críticos.

  5. Verificación efectuada periódicamente, y cada vez que exista alguna modificación en las operaciones de la empresa, del análisis de los riesgos alimentarios, de los puntos críticos a controlar, y de los procedimientos de control y de seguimiento.

3. Las empresas del sector alimentario cumplirán las normas de higiene enunciadas en el anexo. No obstante, podrán ser concedidas excepciones a determinadas disposiciones del mismo de acuerdo con el procedimiento comunitario establecido.

Artículo 4.

1. Las empresas del sector alimentario podrán utilizar voluntariamente guías de prácticas correctas de higiene como un medio para garantizar que cumplen lo dispuesto en el artículo 3.

2. La elaboración de las guías a que hace referencia el apartado 1 se llevará a cabo:

  1. Por los sectores correspondientes y los representantes de otras partes interesadas, entre otras, las autoridades competentes y las asociaciones de consumidores.

  2. En consulta, con otros intervinientes cuyos intereses corren el riesgo de verse afectados de manera sustancial.

  3. En su caso, teniendo en cuenta los códigos internacionales de prácticas recomendadas en materia de higiene y los principios generales de higiene alimentaria del Codex Alimentarius.

3. Las autoridades competentes evaluarán las guías de prácticas correctas de higiene a que hacen referencia los apartados 1 y 2 con objeto de determinar si las mismas son conformes con el artículo 3.

4. Las guías de prácticas correctas de higiene evaluadas favorablemente conforme a lo previsto en el apartado anterior serán remitidas a la Comisión de la Unión Europea.

5. Cuando de mutuo acuerdo, las autoridades competentes y un sector alimentario, consideren que puede ser más útil la elaboración de una guía de prácticas correctas de higiene a escala europea, denominadas en los sucesivo guías europeas de prácticas correctas de higiene, será presentada dicha propuesta ante la Comisión para que sea estudiada en el marco del procedimiento comunitario establecido.

Artículo 5.

Las autoridades competentes recomendarán a las empresas del sector alimentario la aplicación de las normas europeas de la serie EN 29000 como actuación complementaria a la aplicación de las normas generales de higiene.

Artículo 6.

1. Las autoridades competentes realizarán los controles que estipula el Real Decreto 50/1993, de 15 de enero, por el que se regula el control oficial de los productos alimenticios, para comprobar que las empresas del sector alimentario respetan lo dispuesto en el artículo 3 del presente Real Decreto. Al hacerlo, tomarán, en su caso, como referencia las guías de prácticas correctas de higiene ya elaboradas que hayan sido evaluadas favorablemente según lo previsto en el apartado 3 del artículo 4 de este Real Decreto o las guías europeas de prácticas correctas de higiene que existan.

2. Las inspecciones realizadas por las autoridades competentes incluirán una evaluación general de los riesgos alimentarios potenciales de las actividades de la empresa para la seguridad y salubridad de los alimentos. Dichas autoridades atenderán especialmente a los puntos críticos de control puestos de relieve por las empresas del sector alimentario, a fin de comprobar si las operaciones de control y vigilancia se realizan correctamente.

Las instalaciones con productos alimenticios serán inspeccionadas con una frecuencia proporcional al riesgo que presenten dichas instalaciones.

3. Las autoridades competentes se cerciorarán de que los controles de productos alimenticios importados de países terceros se realizan de conformidad con el Real Decreto 50/1993, al objeto de garantizar la observancia de lo dispuesto en el artículo 3 del presente Real Decreto.

Artículo 7.

1. Las infracciones cometidas contra lo dispuesto en el presente Real Decreto tendrán el carácter de infracciones sanitarias, de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo VI del Título I de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, previa a la instrucción del expediente correspondiente, de acuerdo con lo establecido en el Título IX de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, y en sus normas de desarrollo. Todo ello sin perjuicio de las responsabilidades civiles, penales o de otro orden que pudieran concurrir.

2. Se considerarán infracciones leves:

El incumplimiento de lo establecido en el presente Real Decreto, en cuanto que no sea clasificado como falta grave o muy grave.

3. Se considerarán infracciones graves:

  1. El incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 3 del presente Real Decreto, cuando pudiera comprometer potencialmente la seguridad y/o salubridad de los productos alimenticios.

  2. El incumplimiento de los requerimientos que formulen las autoridades sanitarias competentes para el correcto cumplimiento de las previsiones que establece el artículo 3 de este Real Decreto.

4. Se considerarán infracciones muy graves:

  1. El incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 3 del presente Real Decreto, cuando dicho incumplimiento depare riesgos o daños efectivos para la salud de los consumidores.

  2. El incumplimiento reiterado de los requerimientos que formulen las autoridades sanitarias competentes para el correcto cumplimiento de las disposiciones contempladas en el artículo 3 del presente Real Decreto.

5. Para la calificación de todas las infracciones se tendrán en consideración el grado de dolo o culpa existente, la reincidencia, la incidencia en la salud pública, habida cuenta del producto alimenticio de que se trate, la forma en que sea manipulado y envasado o cualquier otra operación a la que sea sometido antes de su entrega al consumidor final, las condiciones en las que se exhibe o almacena, así como la trascendencia económica de las mismas.

6. Las infracciones descritas en los apartados anteriores serán sancionadas de acuerdo con lo establecido en el artículo 36 de la Ley 14/1986, General de Sanidad. Las sanciones que se impongan serán, en todo caso, independientes de las medidas de policía sanitaria que, en defensa de la salud pública, puedan adoptar las autoridades competentes.

7. Las sanciones impuestas por incumplimiento de la normativa sanitaria serán independientes de las que, en su caso, puedan imponer otras autoridades, de concurrir otro tipo de infracciones. A tal efecto, las distintas autoridades competentes intercambiarán los antecedentes e informes que obren en su poder.

DISPOSICIÓN ADICIONAL ÚNICA.

El presente Real Decreto se dicta al amparo del artículo 149.1.10 y 16 de la Constitución Española y de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 38 y 40.2 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.

DISPOSICIÓN FINAL PRIMERA.

Se faculta al Ministro de Sanidad y Consumo para el desarrollo de lo establecido en el presente Real Decreto y para actualizar su anexo, cuando resulte necesario para la incorporación de modificaciones establecidas por nuevas disposiciones de la Unión Europea.

Asimismo, se faculta al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación para dictar las disposiciones necesarias para la aplicación de este Real Decreto en el ámbito de sus competencias.

DISPOSICIÓN FINAL SEGUNDA.

El presente Real Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Dado en Madrid a 28 de diciembre de 1995.

- Juan Carlos R. -

 

El Ministro de la Presidencia,
Alfredo Pérez Rubalcaba.

ANEXO.

Los Capítulos V a X del presente anexo se aplican a todas las etapas posteriores a la producción primaria, esto es la preparación, fabricación, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación, venta o suministro de los productos alimenticios al consumidor.

Los demás Capítulos del anexo se aplicarán de la siguiente manera:

  1. El Capítulo I, a todos los locales excepto los contemplados en el Capítulo III.

  2. El Capítulo II, a todos los locales donde se prepara, trata o procesa alimentos, excepto los contemplados en el Capítulo III y los locales de servicio de comidas.

  3. El Capítulo III, a las dependencias enumeradas en el título de dicho Capítulo.

  4. El Capítulo IV, a todos los medios de transporte.

2. Los términos cuando proceda y cuando sea necesario utilizados en el presente anexo permiten a la empresa en cuestión, de acuerdo con la autoridad competente, aplicar en cada caso las normas sanitarias precisas para garantizar la seguridad y salubridad de los productos alimenticios.

3. En lo referente a productos alimenticios importados de países terceros, serán de aplicación especialmente las disposiciones de los Capítulos IV y IX del presente anexo, en la medida que la aplicabilidad de los restantes no pueda hacerse efectiva.

CAPÍTULO I.
REQUISITOS GENERALES PARA LOS LOCALES DE EMPRESAS ALIMENTARIAS DISTINTAS DE LAS ESPECIFICADAS EN EL CAPÍTULO III.

1. Los locales por donde circulen los productos alimenticios estarán limpios y en buen estado.

2. La disposición de conjunto, el diseño, la construcción y las dimensiones de locales por donde circulen los productos alimenticios:

  1. Permitirán una limpieza y desinfección adecuadas.

  2. Evitarán la acumulación de suciedad, el contacto con materiales tóxicos, el depósito de partículas en los alimentos y la formación de condensación o moho indeseable en las superficies.

  3. Posibilitarán las prácticas correctas de higiene de los alimentos, incluidas la prevención de la contaminación cruzada durante las diferentes operaciones provocada por los alimentos, el equipo, los materiales, el agua, el suministro de aire, el personal o fuentes externas de contaminación tales como los insectos y demás animales indeseables tales como roedores, pájaros, etc.

  4. Dispondrán, cuando sea necesario, de unas condiciones térmicas adecuadas para el tratamiento y el almacenamiento higiénico de los productos.

3. Existirá un número suficiente de lavabos, debidamente localizados y señalizados para la limpieza de las manos, así como de inodoros de cisterna conectados a un sistema de desagüe eficaz. Los inodoros no comunicarán directamente con locales en los que se manipulen alimentos.

4. Los lavabos para la limpieza de las manos estarán provistos de agua corriente fría y caliente, así como de material de limpieza y secado higiénico de las manos. Cuando fuese necesario, las instalaciones para lavar los productos alimenticios estarán separadas de las instalaciones destinadas a lavarse las manos.

5. Habrá medios apropiados y suficientes de ventilación mecánica o natural. Se evitará toda corriente de aire mecánica desde una zona contaminada a otra limpia. Los sistemas de ventilación estarán construidos de forma que se pueda acceder fácilmente a los filtros y a otras partes que deban limpiarse o sustituirse.

6. Todos los servicios sanitarios instalados en los locales por donde circulen los productos alimenticios dispondrán de adecuada ventilación, natural o mecánica.

7. Los locales por donde circulen los productos estarán suficientemente iluminados por medios naturales o artificiales.

8. Los sistemas de desagüe serán los adecuados para los objetivos previstos y en su construcción y diseño se evitará cualquier riesgo de contaminación de los productos alimenticios.

9. Donde sea necesario, habrá vestuarios suficientes para el personal de la empresa.

CAPÍTULO II.
REQUISITOS ESPECÍFICOS DE LOS LOCALES DONDE SE PREPARAN, TRATAN O TRANSFORMAN LOS ALIMENTOS, CON EXCLUSIÓN DE LOS LOCALES ESPECIFICADOS EN EL CAPÍTULO III Y LOS LOCALES DE SERVICIO DE COMIDAS.

1. En los locales donde se preparen, traten o transformen los alimentos (con exclusión de los locales de servicio de comidas):

  1. Las superficies de los suelos se conservarán en buen estado y serán fáciles de limpiar y, cuando sea necesario, de desinfectar. Ello requerirá el uso de materiales impermeables, no absorbentes, lavables y no tóxicos, a menos que la autoridad competente permita el uso de otros materiales previa petición debidamente justificada de la empresa. Cuando proceda, los suelos tendrán un adecuado desagüe.

  2. Las superficies de las paredes se conservarán en buen estado y serán fáciles de limpiar y, cuando sea necesario, de desinfectar. Ello requerirá el uso de materiales impermeables, no absorbentes, lavables y no tóxicos y su superficie será lisa hasta una altura adecuada para las operaciones, a menos que la autoridad competente permita el uso de otros materiales previa petición debidamente justificada de la empresa.

  3. Los techos, falsos techos y demás instalaciones suspendidos estarán diseñados, construidos y acabados de forma que impidan la acumulación de suciedad y reduzcan la condensación, la formación de moho indeseable y el desprendimiento de partículas.

  4. Las ventanas y demás huecos practicables estarán construidos de forma que impidan la acumulación de suciedad y aquellos que comuniquen con el exterior estarán provistos de pantallas contra insectos que puedan desmontarse con facilidad para proceder a la limpieza. Cuando de la apertura de las ventanas pudiera resultar la contaminación de los productos alimenticios, éstas permanecerán cerradas durante la producción.

  5. Las puertas serán fáciles de limpiar y, cuando sea necesario, de desinfectar. Ello requerirá que sus superficies sean lisas y no absorbentes, a menos que la autoridad competente permita el uso de otros materiales previa petición debidamente justificada de la empresa.

  6. Las superficies, incluidas las del equipo, que estén en contacto con los alimentos, se mantendrán en buen estado, serán fáciles de limpiar y, cuando sea necesario, de desinfectar. Ello requerirá que estén construidas con materiales lisos, lavables y no tóxicos, a menos que la autoridad competente permita el uso de otros materiales previa petición debidamente justificada de la empresa.

2. En caso necesario, se dispondrá de las debidas instalaciones de limpieza y desinfección de los instrumentos y materiales de trabajo. Dichas instalaciones estarán construidas con un material resistente a la corrosión, serán fáciles de limpiar y tendrán un suministro adecuado de agua fría y caliente.

3. Se tomarán las medidas adecuadas para el lavado de los alimentos que lo requieran. Todos los fregaderos o instalaciones similares destinadas al lavado de alimentos tendrán un suministro adecuado de agua potable caliente, fría o de ambas, según proceda, y se mantendrán limpios.

CAPÍTULO III.
REQUISITOS PARA LOCALES O ESTABLECIMIENTOS DE VENTA AMBULANTE, TALES COMO CARPAS, TENDERETES Y VEHÍCULOS DE VENTA AMBULANTE, ESTABLECIMIENTOS DE TEMPORADA, LOCALES UTILIZADOS PRINCIPALMENTE COMO VIVIENDA PRIVADA, LOCALES UTILIZADOS OCASIONALMENTE PARA SERVIR COMIDAS Y MÁQUINAS EXPENDEDORAS.

1. Los locales o establecimientos de venta ambulante, establecimientos de temporada y las máquinas expendedoras estarán situados, diseñados, construidos y conservados de forma que se prevengan el riesgo de contaminación de los alimentos y la presencia de insectos u otros animales indeseables.

2. En particular, y cuando sea necesario:

  1. Se facilitarán instalaciones adecuadas para mantener una correcta higiene personal, incluidas instalaciones para la limpieza y secado higiénico de las manos, instalaciones sanitarias higiénicas y vestuarios.

  2. Las superficies que estén en contacto con los alimentos estarán en buen Estado y serán fáciles de lavar y, cuando sea necesario, de desinfectar. Ello requerirá el uso de materiales lisos, lavables y no tóxicos, a menos que la autoridad competente permita el uso de otros materiales previa petición debidamente justificada de la empresa.

  3. Se contará con material adecuado para la limpieza y la desinfección del equipo y los utensilios de trabajo.

  4. Dispondrá de material adecuado para la limpieza de los alimentos.

  5. Existirá un suministro adecuado de agua potable caliente, fría o ambas.

  6. Se contará con medidas o instalaciones adecuadas para el almacenamiento y la eliminación higiénica de sustancias y desechos peligrosos o no comestibles, ya sean líquidos o sólidos.

  7. Se contará con instalaciones o dispositivos precisos para el mantenimiento y la vigilancia de las condiciones adecuadas de la temperatura de los productos alimenticios.

  8. Los productos alimenticios se colocarán de forma que se prevenga el riesgo de contaminación.

CAPÍTULO IV.
TRANSPORTE.

1. Los receptáculos o contenedores de los vehículos utilizados para transportar los alimentos estarán limpios y en condiciones adecuadas de mantenimiento a fin de proteger los productos alimenticios de la contaminación y estarán diseñados y construidos de forma que permitan una limpieza y, cuando sea necesario, una desinfección adecuadas.

2. Los receptáculos de los vehículos y/o los contenedores no se utilizarán para transportar otros productos que no sean alimentos, cuando ello pueda producir contaminación de los productos alimenticios.

Los productos alimenticios a granel en estado líquido, en forma granulada o en polvo se transportarán en receptáculos o contenedores/cisternas reservados para su transporte. En los contenedores figurará una indicación, claramente visible e indeleble, y en una o varias lenguas comunitarias, sobre su utilización para el transporte de productos alimenticios, o bien la indicación exclusivamente para productos alimenticios.

3. Cuando se utilice el mismo receptáculo de vehículo o contenedor para el transporte de diversos alimentos a la vez o productos no alimenticios junto con alimentos, existirá una separación efectiva de los mismos, cuando ello sea necesario, para protegerlos del riesgo de contaminación.

4. Cuando se utilice el mismo receptáculo de vehículo o contenedor para el transporte de diversos alimentos o productos no alimenticios, se procederá a una limpieza eficaz, entre las cargas, para evitar el riesgo de contaminación.

5. Los productos alimenticios cargados en receptáculos de vehículos o en contenedores se colocarán y protegerán de forma que se reduzca al mínimo el riesgo de contaminación.

6. Cuando sea necesario, los receptáculos de vehículos o contenedores utilizados para el transporte de productos alimenticios mantendrán los productos alimenticios a la temperatura adecuada y, cuando sea necesario, estarán diseñados de forma que se pueda vigilar dicha temperatura.

CAPÍTULO V.
REQUISITOS DEL EQUIPO.

Todos los artículos, instalaciones y equipos que entren en contacto con los productos alimenticios estarán limpios y

  1. Su construcción, composición y estado de conservación reducirán al mínimo el riesgo de contaminación de los productos alimenticios.

  2. Su construcción, composición y estado de conservación permitirán que se limpien perfectamente y, cuando sea necesario, que se desinfecten en la medida necesaria para los fines perseguidos, a excepción de recipientes y envases no recuperables.

  3. Su instalación permitirá la limpieza adecuada de la zona circundante.

CAPÍTULO VI.
DESPERDICIOS DE ALIMENTOS.

1. Los desperdicios de alimentos y de otro tipo no podrán acumularse en locales por los que circulen alimentos, excepto cuando sea imprescindible para el correcto funcionamiento de la empresa.

2. Los desperdicios de alimentos y de otro tipo se depositarán en contenedores provistos de cierre, a menos que la autoridad competente permita el uso de otros contenedores. Dichos contenedores presentarán unas características de construcción adecuadas, estarán en buen estado y serán de fácil limpieza y, cuando sea necesario, desinfección.

3. Se tomarán las medidas adecuadas para la evacuación y el almacenamiento de los desperdicios de alimentos y otros desechos. Los depósitos de desperdicios estarán diseñados de forma que puedan mantenerse limpios e impedir el acceso de insectos y otros animales indeseables y la contaminación de los alimentos, del agua potable, del equipo o de los locales.

CAPÍTULO VII.
SUMINISTRO DE AGUA.

1. Se contará con un suministro de agua potable suficiente, tal y como se especifica en el Real Decreto 1138/1990, de 14 de septiembre, por el que se aprueba la Reglamentación técnico-sanitaria para el abastecimiento y control de calidad de las aguas potables de consumo público. El agua potable utilizada para evitar la contaminación de los productos alimenticios cumplirá las especificaciones anteriores.

2. El hielo utilizado para evitar la contaminación de los productos alimenticios se fabricará con agua que satisfaga las especificaciones establecidas en el apartado anterior. Se elaborará, manipulará y almacenará en condiciones que lo protejan contra toda contaminación.

3. El vapor utilizado en contacto directo con los productos alimenticios no contendrá ninguna sustancia que entrañe peligro para la salud o pueda contaminar el producto.

4. El agua no potable utilizada para la producción de vapor, la refrigeración, la prevención de incendios y otros usos semejantes no relacionados con los productos alimenticios se canalizará mediante tuberías independientes que sean fácilmente identificables, no tengan ninguna conexión con la red de distribución de agua potable y de forma que no exista posibilidad alguna de reflujo hacia ésta.

CAPÍTULO VIII.
HIGIENE PERSONAL.

1. Todas las personas que trabajen en una zona de manipulación de productos alimenticios mantendrán un elevado grado de limpieza y llevarán una vestimenta adecuada, limpia y en su caso protectora.

2. Las personas de las que se sepa o se tenga indicios que padecen una enfermedad de transmisión alimentaria o que estén afectadas de, entre otras patologías, heridas infectadas, infecciones cutáneas o diarrea no estarán autorizadas a trabajar en modo alguno en zonas de manipulación de productos alimenticios cuando exista la posibilidad de contaminación directa o indirecta de los alimentos con microorganismos patógenos.

CAPÍTULO IX.
DISPOSICIONES APLICABLES A LOS PRODUCTOS ALIMENTICIOS.

1. Las empresas del sector alimentario realizarán una selección de materias primas o ingredientes evitando que dichas materias primas o ingredientes originen en los productos finales riesgos para la salud del consumidor.

2. Las materias primas e ingredientes almacenados en el establecimiento se conservarán en las adecuadas condiciones previstas para evitar su deterioro y protegerlos de la contaminación.

3. Todos los productos alimenticios que se manipulen, almacenen, envasen, expongan y transporten estarán protegidos contra cualquier foco de contaminación que pueda hacerlos no aptos para el consumo humano, nocivos para la salud o pueda contaminarlos de manera que sea desaconsejable su consumo en ese estado. En particular, los productos alimenticios se colocarán y protegerán de forma que se reduzca al mínimo todo el riesgo de contaminación. Se aplicarán adecuados procedimientos de lucha contra los insectos y cualesquiera otros animales indeseables.

4. Las materias primas, ingredientes, productos semiacabados y productos acabados en los que puedan producirse la multiplicación de microorganismos patógenos o la formación de toxinas se conservarán a temperaturas que no den lugar a riesgos para la salud. Siempre que ello sea compatible con la seguridad y salubridad de los alimentos, se permitirán períodos limitados no sometidos al control de temperatura cuando sea necesario por necesidades prácticas de manipulación durante la preparación, transporte, almacenamiento, presentación y entrega de los alimentos.

5. Cuando los productos alimenticios hayan de conservarse o servirse a bajas temperaturas, se enfriarán cuanto antes, una vez concluida la fase final del tratamiento térmico, o la fase final de la preparación en caso de que éste no se aplique, a una temperatura que no dé lugar a riesgos para la salud.

6. Las sustancias peligrosas o no comestibles, incluidos los piensos para animales, llevarán su pertinente etiqueta y se almacenarán en recipientes separados y bien cerrados.

CAPÍTULO X.
FORMACIÓN.

Las empresas del sector alimentario garantizarán que los manipuladores de productos alimenticios dispongan de una formación adecuada en cuestiones de higiene de los alimentos, de acuerdo con su actividad laboral.

Notas:
Vigente hasta el 28 de mayo de 2006, fecha de entrada en vigor del Real Decreto 640/2006, de 26 de mayo, por el que se regulan determinadas condiciones de aplicacin de las disposiciones comunitarias en materia de higiene, de la produccin y comercializacin de los productos alimenticios. (BOE. núm. 126, de 27 de mayo de 2006).
La expresión "analisis de riesgos y control de puntos críticos" se sustituye por "analisis de peligros y puntos de control crítico" según Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero, por el que se establecen las normas relativas a los manipuladores de alimentos.