Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores (Vigente hasta el 30 de Junio de 2014).

Ficha:
  • rgano JEFATURA DEL ESTADO
  • Publicado en BOE de
  • Vigencia desde 29 de Enero de 1989. Esta revisin vigente desde 01 de Enero de 2014 hasta 30 de Junio de 2014
Versiones/revisiones:

Sumario

La necesidad de una reforma global del mercado de valores se ha puesto de manifiesto repetidas veces en los ltimos aos. Ya en el ao 1978, la Comisin para el estudio del Mercado de Valores sealaba en su Informe los mltiples problemas y carencias de dicho mercado.

Aunque en los primeros aos que siguieron a la publicacin del Informe se abordaron algunas reformas, stas tuvieron un carcter parcial y limitado, subsistiendo en gran parte los problemas all apuntados, a los que se han ido sumando los propios de una evolucin dinmica tanto de nuestro sistema financiero como de los de nuestro entorno.

La presente Ley pretende abordar esos mltiples y variados problemas asociados con la ordenacin vigente de nuestros mercados de valores. Pero, adems, aspira a dotar a todo el ordenamiento de los mercados de valores de una coherencia interna que hoy se echa en falta. El fuerte entrelazamiento de los distintos elementos que integran la Ley responde a una visin global de la ordenacin de los mercados de valores cuya validez deber demostrar la experiencia, pero que sin duda garantiza dicha coherencia.

Otro objetivo bsico de esta Ley consiste en la necesidad de potenciar nuestro mercado de valores, ante la perspectiva, en 1992, de un mercado europeo de capitales y de una toma previa de posiciones a este respecto por diversos Estados miembros de la Comunidad Econmica Europea. El objetivo final es que nuestro mercado de valores est en condiciones apropiadas cuando dicho mercado europeo llegue a ser una realidad.

La Ley incorpora novedades demasiado numerosas para exponerlas con brevedad, pero conviene destacar los principios o rasgos esenciales siguientes:

  • 1. En un plano meramente formal, puede llamar la atencin el amplio nmero de remisiones que contiene la Ley a ulteriores desarrollos reglamentarios. Dicho planteamiento es el resultado de coordinar dos exigencias contrapuestas: a) la necesidad de no congelar en el marco de una Ley muchos aspectos del funcionamiento de los mercados de valores susceptibles de verse influidos por los importantes cambios que se estn produciendo en el entorno financiero nacional e internacional y que, sin duda, proseguirn con intensidad en el futuro inmediato, y b) la necesidad de dotar del necesario respaldo legal a muchas actuaciones potenciales de la Administracin que, en el marco legal hoy vigente, estn o podran estar desamparadas de tan indispensable cobertura. La Ley del Mercado de Valores tiene, as, un cierto carcter de Ley marco, susceptible de concreciones diversas en funcin de las necesidades y problemas que en cada momento se manifiesten. Esto, que podr parecer inconveniente a quienes desearan ver la consagracin legal de soluciones especficas a determinados problemas muy concretos, resulta una solucin muy conveniente si se aspira, como es el caso, a que la presente Ley tenga una razonable pervivencia.
  • 2. La Ley reposa sobre el concepto de valores o, para mayor precisin, de valores negociables, concepto difcil de definir de forma escueta en el articulado de un texto legal, pero no por ello carente de realidad. As, se abandona, ante todo, la relacin biunvoca dominante hasta hoy entre el mercado de valores y los ttulos-valores. Junto a stos, la Ley introduce la importante novedad de que los valores puedan representarse mediante anotaciones en cuenta, lo que conducir a una previsible prdida de importancia de los tradicionales ttulos. La disociacin del concepto de valores negociables de una determinada frmula de instrumentacin jurdica es patente tambin en la inclusin, en determinados casos, de instrumentos tales como las letras de cambio, los pagars o cualquier otro que rena las restantes caractersticas contempladas en la Ley. Las notas adicionales que definen los valores a los que se refiere la Ley, a los efectos de su aplicacin, son su negociabilidad y su agrupacin en emisiones, dos caractersticas que la Ley no ha intentado precisar, pues se trata de temas de imposible concrecin sin un casuismo que resultara impropio de una disposicin de rango legal. En cuanto a la negociabilidad, baste sealar que con tal expresin se ha querido hacer referencia a algo ms amplio que la mera transmisibilidad, propia de prcticamente todos los derechos, y que deber definirse en trminos de un mercado que, aunque sea de proporciones reducidas, se caracterice por el predominio de los trminos econmicos en que se produzca la transmisin sobre las caractersticas personales de los contratantes. En cuanto a la agrupacin en emisiones, se ha abandonado el concepto de valores emitidos en serie, tanto por la difcil concrecin legal del mismo, como por el hecho de que no hay razn para no considerar agrupados en una emisin, de conformidad con las prcticas actuales de numerosos mercados financieros, instrumentos que puedan ser bastante heterogneos en algunas de sus caractersticas econmicas (vgr. plazo o tipo de inters) y que en ausencia de este planteamiento podran escapar totalmente a las previsiones de la presente Ley.
  • 3. Pieza central de la reforma es la creacin de una Comisin Nacional del Mercado de Valores, que se concibe como una entidad de derecho pblico con personalidad jurdica propia. Se trata de un ente al que se encomienda la supervisin e inspeccin del mercado de valores, sin perjuicio de su colaboracin en las labores de ordenacin del mismo y en el impulso de la implantacin de su reforma. La Comisin aparece regida por un Consejo de Administracin cuya composicin se caracteriza por la exclusin de representaciones directas de los agentes sujetos a la supervisin de aqulla, que sin embargo tendrn voz, a travs de un Comit Consultivo que se crea al efecto, en las decisiones ms importantes de la Comisin. El diseo del Consejo de Administracin de la Comisin potencia la competencia profesional, dedicacin e independencia de sus miembros y la actuacin de los mismos en forma colegiada. Las competencias de la Comisin son mltiples, e incluyen, entre otras, la de velar por la transparencia de los diversos mercados, la correcta formacin de los precios en los mismos y la proteccin de los inversores, promoviendo las informaciones que sean de inters para stos; la de controlar el desarrollo de los mercados primarios, la de admisin a negociacin de valores en los mercados secundarios oficiales, as como su suspensin y exclusin; la de velar por el cumplimiento de las normas de conducta por cuantos intervienen en el mercado de valores; la de asesorar al Gobierno y al Ministerio de Economa y Hacienda en las materias relacionadas con los mercados de valores: y el control del cumplimiento de cuantas obligaciones y requisitos se exigen en la Ley, incluyendo el ejercicio de la potestad sancionadora.
  • 4. La Ley proclama un principio general de libertad de emisin sin necesidad de autorizacin previa, salvo en ciertos supuestos excepcionales. Asimismo, se declara libre el sistema de colocacin que cada emisor desee utilizar, sin ms requisito que el de quedar definido y hacerse pblico en todos sus extremos antes de proceder al lanzamiento de la emisin. Otro tanto ocurre en cuanto a la eleccin del desarrollo temporal de las emisiones. No obstante, para defender los intereses de los inversores, se exige la comunicacin a la Comisin de los proyectos de emisin, con publicidad de los mismos, el registro en aqulla del folleto informativo de la emisin y la existencia previa de una auditora de cuentas de los estados financieros del emisor. La Ley contempla, sin embargo, posibles excepciones a estos requisitos en determinados casos.
  • 5. Sin perjuicio de una regulacin bsica unitaria de los mercados de valores, la Ley distingue tres categoras de mercados secundarios oficiales: a) las Bolsas de Valores existentes en cada momento; b) el Mercado de Deuda Pblica representada mediante anotaciones en cuenta, y, c) otros mercados secundarios oficiales a los que el Gobierno pueda otorgar dicha condicin. Motivo esencial de dicho planteamiento es la existencia de un Mercado de Deuda Pblica en anotaciones al margen de las Bolsas de Valores y la conveniencia de dejar abierta la posibilidad de constitucin de otros mercados especializados. Es previsible que un desarrollo normal de los acontecimientos lleve a la progresiva integracin de todos los segmentos de los mercados de valores, cosa a la que no se opone la presente Ley. De todos modos, en una fase inicial ha parecido ms conveniente no excluir ninguna posibilidad, a la espera de que el propio desarrollo de los mercados garantice la viabilidad de uno u otro planteamiento. Sin perjuicio de ello, se introduce el principio de reserva para las Bolsas de Valores de la negociacin oficial de las acciones y los valores asimilables a ellas, as como la de todos los valores representados mediante ttulos.
  • 6. La Ley contiene unas disposiciones generales sobre el funcionamiento de los mercados secundarios oficiales que implican un nuevo planteamiento del marco jurdico en que se desarrolla la negociacin de valores. El concepto de fe pblica obligatoria de los agentes mediadores desaparece, salvo en ciertos casos marginales, tanto por lo que se refiere a la suscripcin como a la negociacin de valores, sin que ello signifique, naturalmente, la desaparicin de la intervencin voluntaria de fedatario pblico. En su lugar surge, cuando se trate de transmisiones por ttulo de compraventa de valores admitidos a negociacin en un mercado secundario oficial, el concepto de participacin o mediacin obligatoria de, al menos, una entidad que ostente la condicin de miembro del mismo, a raz de lo cual se especifican las diversas categoras de operaciones que, en funcin del tipo de mediacin o participacin, tienen la consideracin de operaciones de un mercado secundario oficial. Dicha mediacin, que se realizar, con alguna excepcin, en un rgimen de libertad de comisiones, tiene por fin garantizar, ante todo, que la totalidad de las operaciones se integre en el mercado, as como la adecuada supervisin del sistema y la informacin fiscal necesaria. Ello explica tambin la declaracin de nulidad de las operaciones cuando aquel requisito de mediacin no se cumpla. En la transmisin de valores por ttulo distinto del de compraventa, nicamente se exige el requisito de su notificacin a los organismos rectores de los correspondientes mercados. Regula asimismo la Ley un nuevo rgimen de irreivindicabilidad de los valores adquiridos de buena fe.
  • 7. Dentro del mismo mbito de disposiciones generales de los mercados secundarios oficiales, la Ley crea el marco adecuado para una regulacin suficiente de su funcionamiento, atendiendo tanto a la eficacia de ste como a las necesidades de supervisin de los mercados y de proteccin de los inversores. La Ley es, voluntariamente, poco precisa al respecto, dadas las mltiples facetas que han de contemplarse en una regulacin efectiva, pero, a cambio, otorga al Gobierno facultades amplias para desarrollar sta. No obstante, existen importantes principios que la Ley se ha preocupado de proclamar, como son la aplicacin de las cotizaciones del mercado a las operaciones convenidas al margen del ncleo de aqul, el cumplimiento por los mediadores de las condiciones convenidas con los contratantes, las exigencias sobre manifestacin por parte de los mediadores de sus propios intereses potencialmente conflictivos con los de sus clientes, la responsabilidad de los mediadores en las operaciones que realicen por cuenta ajena o la publicidad de todos los datos bsicos de cada una de las operaciones del mercado secundario. En el mbito ms limitado de las Bolsas de Valores, se establece un importante principio de publicidad para las operaciones que lleven a que una persona supere o vea reducida su participacin en el capital de una sociedad por encima o por debajo, respectivamente, de los porcentajes que reglamentariamente se determinen.
  • 8. La organizacin de las Bolsas de Valores est presidida por el hecho de que slo podrn ser miembros de las mismas las Sociedades y Agencias de Valores que accedan a tal condicin y por la decisin de que estarn regidas por sociedades annimas cuyo capital quedar reservado a aquellas entidades. Se introducen determinadas especialidades, destacando las normas que prevn modificaciones del capital o transmisiones obligadas de acciones de las sociedades rectoras de las Bolsas con el fin de posibilitar el cese o la incorporacin de miembros, la sujecin a aprobacin oficial de sus estatutos sociales, la previsin de que stos contemplen mayoras cualificadas para la adopcin de determinados acuerdos, la composicin mnima de su consejo de administracin o la aprobacin oficial previa del nombramiento de los miembros del mismo. Se prev la implantacin de un Sistema de Interconexin Burstil integrado a travs de una red informtica y regido por una Sociedad de Bolsas, constituida por las sociedades rectoras de las Bolsas. Dicho sistema tendr por objeto la negociacin, en exclusiva, de los valores que se incorporen al mismo. Por ltimo, se regulan los principios bsicos del nuevo Servicio de Compensacin y Liquidacin de Valores, que adoptar la forma de sociedad annima, en la que participarn las entidades directamente implicadas en los procesos de compensacin y liquidacin relacionados con el Mercado de Valores.
  • 9. La regulacin de los mercados secundarios oficiales de valores y de las Bolsas de Valores, aspectos a que se acaba de hacer referencia, guarda muy especial relacin con el ejercicio de las competencias en materia de centros de contratacin de valores por parte de aquellas Comunidades Autnomas que las tienen reconocidas en sus Estatutos de Autonoma.

    La Ley parte del irrenunciable principio de unidad del orden econmico y del sistema financiero nacional, del que el mercado de valores constituye pieza esencial. Responde a la necesidad de organizar el mismo como un mercado nico, condicin inexcusable para su eficiencia y para su competitividad en el plano internacional. Resultara inadecuada una solucin que encaminase hacia un modelo territorialmente fragmentado, sobre todo si se tiene en cuenta el contexto europeo en el que se mueve la economa espaola.

    Por ello, las Bolsas de Valores se conciben como piezas de un mercado de valores nico e integrado. Este principio se refleja, por supuesto, en el previsto Sistema de Interconexin, pero tambin -y con mayor intensidad si cabe- en la regulacin unitaria de las entidades mediadoras del mercado, que podrn ejercer sus actividades en todo el territorio nacional y tendrn derecho a formar parte de cualquiera de las Bolsas, y en la homogeneidad que se impone en cuanto a la organizacin de las distintas Bolsas.

    Todas estas consideraciones, unidas a que gran parte de los preceptos de la Ley han de ser calificados como normas de derecho mercantil, justifican los preceptos de las mismas relacionados con las Comunidades Autnomas.

  • 10. La Ley integra en su mbito, dndole de este modo un respaldo legal adecuado, en lugar del muy provisional que hoy tiene, el mercado de la Deuda Pblica en anotaciones, que se regir por las normas especficas que, en relacin con el mismo, se establecen y que se apoyan en la existencia de una Central de Anotaciones y de las Entidades Gestoras del Mercado que pueden actuar por cuenta propia, si son titulares de cuentas en la central, o nicamente por cuenta ajena en otro caso. Varios son los principios que inspiran el Mercado de Deuda Pblica en anotaciones ya existentes y aparecen incorporados a la Ley de forma general, como normas comunes a todos los mercados de valores o como normas aplicables a las Sociedades y Agencias de Valores, a cuyo rgimen se ha intentado asimilar la condicin de Entidad Gestora. La Ley ha buscado un equilibrio entre las competencias bsicas que han de corresponder a la Comisin Nacional del Mercado de Valores, como organismo supervisor de todos los mercados de valores, y las competencias de gestin que se encomiendan, siguiendo el sistema ya vigente, al Banco de Espaa, configurando a esos efectos una Comisin Asesora mixta integrada por representantes de ambas instituciones y del propio Ministerio de Economa y Hacienda.
  • 11. La Ley contempla el marco general para una regulacin de las ofertas pblicas de adquisicin de valores, destinado a superar las limitaciones de la normativa hoy vigente. Tambin introduce el concepto de oferta pblica de venta de valores, sujeta a requisitos anlogos a los de una nueva emisin de valores, con el fin de cubrir una serie de casos, entre los que destaca la venta en Espaa de valores extranjeros, a los que conviene aplicar determinados preceptos de la Ley, lo que no sera posible sin dicha figura.
  • 12. La Ley, siguiendo la prctica de todos los mercados de valores desarrollados extranjeros y buscando asegurar la solvencia financiera de quienes desarrollan actividades que encierran importantes riesgos potenciales, prescinde de la figura del agente mediador individual, sustituyndolo por unas entidades financieras especializadas: las Sociedades y Agencias de Valores, que se conciben en esta Ley como sociedades annimas cuyo objeto social queda limitado a las actividades que les atribuye la Ley. A las Sociedades de Valores se les faculta para actuar por cuenta propia y de terceros, mientras que las Agencias de Valores nicamente podrn actuar por cuenta ajena. En la Ley se contemplan los requisitos que debern reunir estas entidades y el procedimiento para obtener la autorizacin para operar como tales, que se configura como reglado, pues se dispone que sta nicamente puede ser denegada por incumplimiento de los requisitos previstos en la Ley y en las disposiciones que la desarrollen. No contempla la Ley la existencia de un numerus clausus de entidades, ni, a salvo de ciertas incompatibilidades manifiestas, restricciones en cuanto a la condicin de los accionistas de las mismas, aunque s limita la participacin mxima de un accionista a la mitad del capital. Todas las Sociedades y Agencias sern miembros potenciales de las Bolsas, adquiriendo en ese caso la condicin de accionistas de la sociedad rectora de una Bolsa, y nada impedir que una misma entidad sea miembro de dos o ms Bolsas. La Ley hace, sin embargo, una distincin entra las Sociedades y Agencias que acceden a la condicin de miembros de una o ms Bolsas, a las que queda reservada la negociacin de valores en las mismas, con la trascendencia que para la validez de su transmisin atribuye la propia Ley, y las restantes Sociedades y Agencias, que slo podrn desarrollar una serie de actividades adicionales, tambin abiertas al primer grupo de entidades, que se recogen en el artculo 71 de la Ley. Tal distincin obedece a las restricciones que la Ley impone al accionariado del primer grupo de entidades durante un perodo transitorio, que no se justifican para las segundas. Lgicamente, finalizado el perodo transitorio, la distincin entre ambos grupos de entidades tender a perder importancia. Por ltimo, la Ley otorga al Gobierno poderes suficientes para regular los aspectos financieros de la actividad de Sociedades y Agencias y, con objeto de salvaguardar el buen fin de las operaciones que los miembros de las Bolsas de Valores desarrollen por cuenta ajena, se constituye una fianza colectiva que se integrar por la aportacin inicial y las anuales de tales miembros.
  • 13. Con el fin de proteger los intereses de los inversores, se establece el principio de que la negociacin burstil y el ejercicio habitual de las restantes actividades relacionadas con los mercados de valores, enumeradas en el artculo 71 de la Ley, quedan reservadas a las Sociedades y Agencias de Valores. No obstante, para no provocar una ruptura con las prcticas tradicionales de nuestro sistema financiero, se admite que las entidades oficiales de crdito, los bancos, las cajas de ahorro, las cooperativas de crdito y las sociedades mediadoras del mercado de dinero puedan seguir desarrollando determinadas actividades que se citan en cada caso, con exclusin siempre de la negociacin burstil. Algunas de estas actividades podrn ser, asimismo, ejercidas por los Corredores de Comercio Colegiados y por las Sociedades Gestoras de Carteras. No obstante, en todos esos casos se faculta al Gobierno para establecer limitaciones a la actuacin directa en el mercado de valores de las entidades antes citadas, con el fin de impulsar, si se estimara necesario, la constitucin por dichas entidades de Sociedades y Agencias de Valores en las que se centrara su actuacin en los mercados de valores. La Ley ha considerado prematuro pronunciarse por una especializacin forzosa de las instituciones financieras en actividades del mercado de valores, pero no excluye su posibilidad, que habr de concretarse a la vista del desarrollo de las Sociedades y Agencias de Valores.
  • 14. La Ley contiene la importante novedad de recoger unas normas mnimas de conducta de cuantos operan con los mercados de valores, inspiradas en las recomendaciones y propuestas de Directivas de la Comunidad Econmica Europea y encaminadas a defender la absoluta prioridad de los intereses de los inversores sobre los de las entidades de las que se ha hecho mencin en el nmero anterior y a velar por la transparencia del mercado. Se sale al paso de la utilizacin de informaciones privilegiadas, y se establece la obligatoriedad de hacer pblico, en forma inmediata, todo hecho o decisin que pueda influir sobre la cotizacin de los valores de un emisor.
  • 15. La Ley contempla un rgimen sancionador anlogo al previsto en la Ley de Disciplina e Intervencin de Entidades de Crdito y que, sumado a ste, permite alcanzar el objetivo de que todas las actividades financieras queden sujetas a normas homogneas en la materia. Quedan sometidas al rgimen de supervisin, inspeccin y sancin, a cargo, salvo excepciones, de la Comisin Nacional del Mercado de Valores, no solamente las Sociedades y Agencias de Valores, sino, asimismo, cuantas personas fsicas y jurdicas ejerzan las actividades relacionadas en el artculo 71 de la Ley, los emisores de valores y las dems personas o entidades en la medida en que realicen actividades reguladas en la propia Ley o se relacionen con el mercado de valores. La inspeccin del mercado de valores se llevar a cabo directamente por la Comisin Nacional y las infracciones comprobadas, que se tipifican y clasifican en leves, graves y muy graves, se sancionarn de acuerdo con lo previsto en la propia Ley, ajustndose al procedimiento sancionador previsto en la Ley sobre Disciplina e Intervencin de las Entidades de Crdito. Dada la incidencia que en este mercado tienen las entidades sometidas al control del Banco de Espaa, se previene, en relacin con las mismas, un rgimen de supervisin e inspeccin coordinado entre dicha institucin y la Comisin Nacional del Mercado de Valores. Importa, por otra parte, destacar que si la Ley pone un extraordinario nfasis en la adecuada supervisin del funcionamiento de los mercados, no lo hace slo mediante el citado aparato institucional, sino tambin buscando apoyo en algo tan esencial como es la informacin. Son muchos los preceptos de la Ley en los que se prescribe o se posibilita la existencia de muy diversos mecanismos de recogida y difusin de la informacin (sobre los emisores, sobre valores emitidos, sobre los agentes que operan en el mercado, sobre el proceso de negociacin, sobre cada una de las operaciones realizadas en el mercado, etc.). Esto ha de permitir que los propios agentes del mercado, los inversores, los observadores del mercado y los medios pblicos de informacin ejerzan una efectiva vigilancia, sin cuya existencia los mayores esfuerzos supervisores de la Comisin Nacional del Mercado de Valores serviran de poco.
  • 16. Con objeto de atender la propuesta de Directiva de la Comunidad Econmica Europea relativa a los impuestos indirectos sobre las transacciones de valores, la exencin prevista en el Impuesto sobre el Valor Aadido para las operaciones sujetas al mismo se hace extensiva al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurdicos Documentados. Se ha pretendido asimismo, de acuerdo con lo previsto en la citada propuesta de Directiva, establecer medidas para tratar de salir al paso de la elusin del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurdicos Documentados en la transmisin de bienes inmuebles, mediante la interposicin de figuras societarias. Se regula, en fin, la obligacin de informacin a la Administracin Tributaria de las operaciones sobre emisin, suscripcin y transmisin, ya prevista por otros cauces en normas anteriores, pero que ahora se ve afectada por los principios de esta Ley; y se dispone la extensin a la Comisin Nacional del Mercado de Valores del rgimen fiscal que la legislacin vigente atribuye al Banco de Espaa.
  • 17. Por va de las disposiciones adicionales, se reconoce la condicin de Bolsas de Valores a las actuales Bolsas Oficiales de Comercio de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia y se dispone la disolucin de los Colegios Oficiales de Agentes de Cambio y Bolsa, la plena integracin de sus miembros en el Cuerpo de Corredores de Comercio Colegiados, y la creacin, en las plazas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, de Colegios de Corredores de Comercio.
  • 18. Tambin contemplan las disposiciones adicionales la transferencia a la Comisin Nacional del Mercado de Valores de determinadas competencias sobre las Instituciones de Inversin Colectiva atribuidas actualmente al Ministerio de Economa y Hacienda, al mismo tiempo que modifican la normativa de dichas instituciones, para acomodarla a los principios y al contenido de la presente Ley. Esta, adems, contempla un nuevo rgimen de diversificacin de inversiones de dichas instituciones, ms riguroso que el hoy existente, sobre todo al limitar las inversiones en empresas de un mismo grupo y obligar a la consolidacin de las inversiones de las instituciones pertenecientes a un mismo grupo. Paralelamente, se da una nueva orientacin a las denominadas Sociedades Gestoras de Patrimonios, en el sentido de establecer con carcter obligatorio la inscripcin, hasta hoy voluntaria, en el correspondiente Registro de todas las entidades que desarrollen la actividad de gestin de carteras y no estn sujetas a una regulacin especial que las autorice a ejercer tal actividad. Su objeto social se limita a la citada actividad y se cambia su denominacin actual por la de Sociedades Gestoras de Carteras.
  • 19. En fin, tambin a travs de disposiciones adicionales, se da una nueva redaccin a aquellos artculos del Cdigo de Comercio y de la Ley de Sociedades Annimas cuya adaptacin a las novedades introducidas en esta Ley se ha juzgado imprescindible.
  • 20. En cuanto al rgimen transitorio, se prev que los Agentes de Cambio y Bolsa que no se incorporen a una Sociedad o Agencia de Valores miembros de una Bolsa podrn adquirir esta ltima condicin a ttulo individual o, alternativamente, optar por el ejercicio de la profesin de Corredor de Comercio Colegiado, a cuyo efecto se les otorga un derecho de preferencia a las plazas que se convoquen para los colegios de las plazas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia. Se faculta a las Sociedades Instrumentales de Agentes Mediadores ya constituidas e inscritas en los Registros Oficiales a transformarse en Sociedades o Agencias de Valores, decretndose la disolucin de las que no se transformen. Por ltimo, procede destacar el rgimen transitorio de limitacin de la participacin en el capital de las Sociedades y Agencias de Valores miembros de una Bolsa de terceros que no ostentasen previamente la condicin de Agente de Cambio y Bolsa. Esta se inicia en 1989 con una participacin mxima no superior al 30 por 100 y concluye en 1992 con la liberalizacin total.