Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Legal management forum
26/07/2019 12:16:33 | UBERIZACIÓN DERECHO

‘Uberización del Derecho’: los nuevos modelos de negocio

Ya hace tiempo desde que los primeros portales de Legal Tech comenzaron a operar en la red. ¿Qué balance podemos hacer de estos primeros años de ‘uberización del Derecho’? ¿Qué retos se plantean para el futuro?

J. M. Barjola - Eduardo Romero.- Algunos prefieren hablar de Legal Tech, otros de ‘uberización del Derecho’. La realidad es que la abogacía no podía permanecer inmutable ante la revolución tecnológica que ha cambiado de forma transversal las formas de consumo de los últimos años. Si necesito un abogado, ¿por qué no contratarlo en el momento, a través del móvil, comparando precios y consiguiendo soluciones instantáneas?

La llamada uberización del Derecho ha revolucionado la forma en que los despachos contactan con sus clientes y viceversa. Los modelos Legal Tech llevan ya años operando en el sector, y llegados a este punto cabe preguntarse, ¿cómo se encuentra el mercado tras esta lluvia de nuevos canales? ¿Qué beneficios han aportado estos nuevos modelos de negocio al mundo de la abogacía? Y sobre todo, ¿qué retos afrontarán los abogados con este cambio de paradigma?

Todas estas cuestiones, entre otras, serán tratadas y debatidas en la mesa «‘Uberización del Derecho’: los nuevos modelos de negocio» de la VI edición del Legal Management Forum, el evento jurídico de referencia sobre los retos del negocio de la abogacía, que tendrá lugar el 9 y 10 de octubre en Madrid.

Modelos de negocio

La mayoría de nuevas plataformas digitales utilizan el conocido como B2C (Business to Customer), es decir, donde hay contacto directo entre el prestador de servicios y el usuario.

La necesidad de salir a buscar clientes ha desembocado en la proliferación de profesionales del derecho en todo tipo de aplicaciones, inclusive aquellas que en un primer momento no estaban concebidas para este tipo de negocio. Páginas de compraventa de artículos de segunda mano son algunos de los nuevos resquicios elegidos por los abogados para ofertar sus servicios, desde demandas a bancos, declaraciones de la renta o recursos a multas

Por otro lado, otras páginas optan por un sistema similar al de las webs de citas, donde en lugar de existir un anuncio directo por parte del abogado, siendo el cliente el que elige libremente, es un algoritmo propio el que une a ambas partes en función de sus prioridades para poder ofrecerle el servicio que mejor se adapte a sus necesidades.

Hoy en día, el profesional del derecho puede incluso, si así lo decide, pujar por sus propios clientes. Este sistema es el implantado en distintas páginas, con un sistema realmente simple: el abogado obtiene créditos en la web a cambio de dinero y tiene la posibilidad de pujar por clientes que previamente ha filtrado la página en función de una serie de parámetros. El mejor postor es el que obtiene acceso a contactar con el cliente.

Litigation funding

Otro de los modelos emergentes es el de la financiación de litigios, un sistema que permite a los afectados con menos recursos económicos encarar un juicio. Estas plataformas basan su negocio en poner en contacto a despachos de abogados con clientes cuyos casos son potencialmente interesantes de cara a obtener beneficio, pero no pueden ser iniciados por las partes al carecer de posibilidades de financiación.

A cambio de financiar al cliente y, por tanto, eximirle de cualquier tipo de riesgo económico, pues si pierde el juicio será la parte inversora quien corra con los gastos, ésta se queda con un porcentaje de las ganancias del litigio.

Otro nuevo modelo de negocio de estas características, dirigido en esta ocasión a los despachos principalmente pequeños y medianos, es la compraventa de derechos económicos sobre litigios. El Despacho puede ampliar así su portfolio de servicios a los clientes, permitiéndole, entre otras cosas, llegar a clientes que no podrían afrontar reclamaciones por falta de recursos. Además, se garantiza su liquidez económica al litigar sin riesgo, pues la plataforma asume los costes en caso de perderse el pleito.

Los beneficios de estas plataformas

Si bien al principio fueron acogidas con recelo, la realidad es que estas nuevas plataformas de negocios jurídicos han traído al sector ciertas ventajas y novedades importantes.

Una de las más relevantes es quizás la agilización de algunos trámites a través de formularios, que automatizan el trabajo diario de los letrados. Trabajo que, sin la mediación de Internet, podría ocupar el tiempo de una tarde de reunión con el cliente.

También se flexibilizan las formas de establecer contacto entre el abogado y el cliente, así como las vías para resolver dudas o realizar consultas. Un buen ejemplo reside en la implantación de los llamados ‘abogados digitales’, portales de información ya existentes en un número importante de webs de grandes despachos, que utilizan tecnología de respuesta automática para resolver dudas sencillas a los clientes.

Se dan también ventajas y novedades relevantes en materia de demandas colectivas y financiación de terceros, un sector cada vez más explotado en España. Algunas de estas plataformas digitales están dando la oportunidad a los clientes de unirse en macrocausas en reclamaciones donde se ha producido un perjuicio a un colectivo, por ejemplo consumidores o afectados por la responsabilidad de la Administración.

Así, los clientes pueden sopesar si les merece la pena embarcarse en un pleito o no, y cuántos otros en su situación pueden acompañarlo para defender sus pretensiones.

Comisiones, ¿están permitidas?

No todo son ventajas en estos nuevos modelos de negocio. La rápida expansión de estas formas de negocio en la red está abriendo importantes interrogantes sobre la legalidad y la adecuación al Código Deontológico de ciertas prácticas.

Uno de los puntos a tener en cuenta en este aspecto es el de las polémicas comisiones. Determinadas webs o apps de compraventa, aunque gratuitas, imponen una comisión al usuario cuando realiza una venta a modo de contraprestación. Aunque habitual en este tipo de aplicaciones, la medida está totalmente contraindicada cuando entra en juego una relación cliente-letrado.

En el caso de que el producto ofrecido fuesen los servicios de un abogado, esta práctica estaría totalmente prohibida, tal y como establece el artículo 5.4.2 del Código Deontológico de la CCBE (Consejo de los Colegios de Abogados de la Comunidad Europea) al afirmar que “el Abogado no podrá pagar a nadie honorarios, comisiones ni ninguna otra compensación como contrapartida por haberle presentado un cliente.” Todo ello, sin embargo, no es óbice para que la plataforma aplique a los abogados un cargo a modo de suscripción a cambio de poder ofrecer sus servicios en la misma.

Esta misma línea es compartida por el Código Deontológico de la Abogacía de España, en cuyo artículo 18 se establece que “no se podrá pagar, exigir ni aceptar comisiones, ni ningún otro tipo de compensación a terceros por haberle enviado un cliente o recomendado a posibles clientes futuros, salvo que se informe al cliente de esta circunstancia”.

Por otro lado, el artículo 14.3 refleja la prohibición de compartir honorarios con persona ajena a la profesión, salvo los supuestos de convenios de colaboración con otros profesionales, suscritos con sujeción al Estatuto General de la Abogacía Española.

Legal Management Forum 2019

Toda la información sobre la VI edición del Legal Management Forum en la web del evento.

Consulta el programa y benefíciate ahora de precios especiales por compra anticipada y para clientes de laleydigital, inscríbete ya.


Te recomendamos