Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Legal management forum
06/09/2019 09:19:14 | LEGALTECH

LegalTech, tecnología realista para abogados

El fenómeno Legal Tech ha dejado de ser una novedad y la materia empieza a estudiarse como asignatura en los programas de las facultades de derecho. Sin embargo sorprende que incluso los juristas más jóvenes muestren aún escaso interés en conocer las posibilidades que la tecnología puede aportarles en el ejercicio diario de su carrera profesional.

Cristina Sancho. Oír hablar de Legal Tech transporta aún a la mayoría de los abogados a una densa selva de conceptos y neologismos aparentemente difícil de explorar y de entender, en la que muchos se niegan a adentrarse por puro acomodo a lo que les ha servido hasta ahora, cierta pereza mental y un probable temor a lo nuevo y desconocido. Parece que esa actitud frente a la innovación tecnológica debiera ser más propia de los abogados con muchos años de ejercicio a sus espaldas, que han sobrevivido bien en un ejercicio analógico de la profesión, pero sorprende que incluso los juristas más jóvenes, nativos digitales incluidos, muestren por lo general escaso interés en conocer las posibilidades que la tecnología puede aportarles en el ejercicio diario de una carrera profesional que, cualquiera que sea la disciplina jurídica que elijan, en casi nada se va a parecer a la de sus predecesores. Lo cierto es que el fenómeno Legal Tech ha dejado de ser una novedad y constituye ya una materia que empieza a incorporarse como asignatura a los programas de Derecho en las facultades más avanzadas. 

Siguiendo a Moisés Barrio (“Legal Tech y la transformación del sector legal”, Wolters Kluwer 2019), no existe una definición universal del concepto Legal Tech, pero se puede decir que el mismo abarca una serie de soluciones tecnológicas y de software que, en aras a conseguir una mayor competitividad y una mejora de la productividad, ayudan a los abogados a racionalizar y mejorar la prestación de los servicios jurídicos. Esa vocación de practicidad es lo que aporta un valor inmediato a su adopción por parte de los profesionales del Derecho, puesto que su utilización facilita, apoya e incluso sustituye en determinados casos la ejecución de tareas jurídicas concretas, a menudo las más rutinarias, lo que permite al profesional ahorrar tiempo y dedicarlo a otras actividades de mayor valor añadido.

La encuesta “Future Ready Lawyer” a través de la cual hemos pulsado este año el grado de preparación para el futuro de 700 abogados de despachos, asesorías y empresas de 10 países de Europa y EEUU, pone de manifiesto en sus conclusiones que, aunque el 71% de los encuestados es consciente de que la presión en mejorar la eficiencia y la productividad va a afectar a su organización, menos de un tercio de ellos considera que su organización está realmente preparada para afrontar los cambios que sufre el sector asociados a las nuevas necesidades y exigencias de los clientes, la creciente complejidad de la información jurídica y la transformación del mercado. 

Además, el informe revela que existen diferencias muy significativas entre los despachos que ya utilizan la tecnología, los más competitivos, y los que tienen un uso y planes limitados para aprovecharla, en el sentido de que los primeros tienen la ventaja de la anticipación, que les aporta una mayor rentabilidad y una mejor preparación para asumir el cambio.

Una aproximación temprana a las herramientas tecnológicas más vanguardistas no garantiza, sin embargo, el éxito en su implantación. Las bondades de la tecnología para despachos que tantos expertos a nivel global han ponderado con entusiasmo en los últimos años han movido a algunas organizaciones a dedicar enormes presupuestos a la implantación interna de soluciones a medida que, en ocasiones, no han satisfecho en absoluto sus expectativas. 

La implantación de soluciones tecnológicas no es una cuestión que sólo dependa de la tecnología, sino de la concepción estratégica global del despacho, qué modelo de desarrollo elija como organización, de la disponibilidad de contenidos propios estructurados y enriquecidos, de la existencia de recursos humanos y materiales capacitados para gestionar el diseño y desarrollo de estos proyectos y de ir siguiendo paso a paso las etapas de implantación, empezando por los sistemas más básicos y acabando por herramientas y procesos más rupturistas e innovadores. 

En relación con esta cuestión, Vicente Sánchez Velasco, CEO de Wolters Kluwer ha señalado recientemente que “la irrupción de las Legal Tech ha trivializado de alguna forma estas implantaciones y su dificultad. Las firmas legales han sido arrastradas por una corriente de marketing poco realista y han reducido la digitalización completa a una mera cuestión de inversión en tecnología. Ninguna quiere quedarse detrás, pero muy pocas van siguiendo el camino de una forma sólida y realista”.

Una minuciosa definición previa de las necesidades y flujos de trabajo del despacho, la implicación en el proyecto desde su planteamiento inicial de todas las partes afectadas, y la elección del proveedor tecnológico más adecuado para llevarlo a cabo son claves para que la inversión en soluciones Legal Tech resulte rentable y tenga un retorno interesante para la organización en términos de cifra negocio. Tampoco es aconsejable ser muy ambiciosos en el primer proyecto. 

El proceso de transición desde un modelo de trabajo en papel a un sistema de gestión digital bien integrado con todas las operaciones del despacho debería discurrir progresivamente desde la implantación de herramientas básicas de conocimiento, archivo y gestión de expedientes y relación con los empleados, los socios y los clientes, a modelos más sofisticados en los que jueguen tecnologías avanzadas de análisis predictivo, contratos inteligentes o soluciones de compliance. El salto a lo sofisticado sin el paso previo por las herramientas básicas está demostrado que conduce sistemáticamente al fracaso.

En este sentido, la sesión sobre “Ciberseguridad y Legal Tech, tecnología realista para despachos” que se celebrará el 9 de octubre en la sede del IE Law School en Madrid y tendré el honor de moderar en el marco de la jornada previa al Legal Management Forum, abordará durante tres horas desde una perspectiva eminentemente práctica la gama de soluciones accesibles que ofrece el mercado para facilitar a los abogados tanto la investigación jurídica como su trabajo de despacho: se hablará de herramientas de ciberseguridad, de servicios de almacenamiento en la nube, de soluciones de conocimiento e investigación y de herramientas de analítica predictiva, pero también de otras tecnologías de apoyo a la prestación de servicios jurídicos, como las que sirven a la gestión de expedientes, comunicación con los clientes y con la Administración, gestión del talento o llevanza de tareas contables y administrativas.

Legal Management Forum

Consulta el programa y benefíciate de descuento por compra anticipada hasta el 18 de septiembre. Inscríbete ya.


 


Te recomendamos