Noticias JurídicasOrigen https://noticias.juridicas.com

PESCA

13/03/2009 05:18:00 | Parlamento Europeo | PESCA| 4 minutos

El Parlamento Europeo aprueba el tercer paquete marítimo

La seguridad de los buques, la protección de la vida humana en el mar y la conservación del medio marino son los principales objetivos de la nueva legislación.

El pleno del Parlamento Europeo ha dado luz verde a las siete propuestas que componen el tercer paquete marítimo de la UE. Esta legislación tiene como objetivo fomentar la seguridad de los buques, proteger la vida humana en el mar y conservar el medio marino, reaccionando de forma más rápida y coordinada en caso de accidente y clarificando el derecho a indemnización de los pasajeros. Además, se reforzarán las inspecciones de los barcos y se establecerá un régimen de seguro obligatorio.

El objetivo del tercer paquete marítimo es reforzar la legislación comunitaria vigente en materia de seguridad y asegurar una buena conservación del medio marino. Las siete propuestas legislativas buscan prevenir los accidentes mediante la mejora de la calidad de los pabellones europeos y del seguimiento del tráfico marítimo, la introducción de una lista negra permanente para los buques que no cumplen unas condiciones mínimas de seguridad y la mejora de las normas relativas a las sociedades de clasificación.

Por otra parte, se pretende garantizar una respuesta eficaz en caso de accidente, con el desarrollo de un marco común para la investigación de accidentes, la introducción de normas sobre la indemnización de los pasajeros en caso de accidente y el refuerzo de la responsabilidad de los armadores, junto con un régimen de seguro obligatorio.

El Parlamento y el Consejo han logrado un acuerdo en conciliación (tercera lectura) sobre cinco de las siete propuestas que integran el paquete. En cuanto a los otros dos textos, los Estados miembros han alcanzado una posición común, que los diputados también han aprobado por amplia mayoría.

Responsabilidad de los transportistas de pasajeros en caso de accidente

A partir de 2016, los operadores de los barcos de pasajeros de categoría A en aguas de la UE serán responsables de los daños sufridos por sus pasajeros en caso de accidente. Los transportistas tendrán que abonar indemnizaciones de hasta 2.587 euros por el equipaje perdido o dañado y de hasta 460.000 euros si un pasajero resulta herido o fallece a causa de un error o negligencia.

El Parlamento Europeo, que ha aprobado el paquete con 678 votos a favor, 18 en contra y 2 abstenciones, ha conseguido que estas normas sean de obligado cumplimiento no sólo para el transporte internacional y los buques de categoría A (los más grandes en las rutas marítimas de la Unión), sino también para los buques de tipo B dos años más tarde.

Los eurodiputados, encabezados por el ponente Paolo COSTA (ALDE, Portugal), también han logrado que el reglamento se aplique al transporte internacional a finales de 2012, lo cual no tiene por qué coincidir con la entrada en vigor del Convenio de Atenas –fecha todavía incierta y que depende de una decisión del Consejo-.

En cuanto al transporte nacional, la normativa se aplicará en 2016 a los buques de clase A (de gran tamaño), y en 2018 a los de clase B (los más utilizados por los pasajeros).

A mediados de 2013 la Comisión tendrá que presentar nuevas propuestas legislativas para cubrir las categorías C y D.

Lista negra permanente

El Consejo propuso denegar temporalmente el acceso a los puertos comunitarios a los buques que incumplen la directiva sobre el control del Estado rector del puerto. Sin embargo, a iniciativa de la Eurocámara, los barcos que hayan quebrantado las normas en repetidas ocasiones serán incluidos en una lista negra permanente. Por otra parte, la delegación del Parlamento, encabezada por la ponente Dominique VLASTO (PPE-DE, Francia), ha garantizado que los requisitos de inspección se apliquen también a los navíos fondeados, y no sólo a las que estén en puerto. De esta forma, un navío que haya sido retenido al menos en tres ocasiones en un periodo de tres años no podrá entrar en ningún puerto comunitario ni fondear en toda la Unión.

La orden expedida para rechazar a un navío inseguro en la UE podrá levantarse a los tres meses si el buque puede probar que cumple los requisitos de seguridad. Si se expide una segunda orden de rechazo, este periodo de espera se ampliará hasta un año. En caso de que el barco siga sin cumplir los criterios exigidos, será incluido en la lista negra permanente.

Asimismo, habrá controles más frecuentes (los barcos considerados como de "alto riesgo" se inspeccionarán cada seis meses) el Estado del puerto será responsable de la inspección de barcos extranjeros en puertos nacionales. 641 diputados se han pronunciado a favor de estas normas, frente a 15 en contra y 15 abstenciones. Los Estados tendrán hasta 2011 para transponer esta directiva.

Te recomendamos