Noticias JurídicasOrigen https://noticias.juridicas.com

Actualidad Noticias
20/04/2020 08:01:30 UNIÓN EUROPEA 8 minutos

Hoja de ruta europea para el levantamiento de las medidas de contención frente al coronavirus

La Hoja de ruta propuesta por el Consejo Europeo establece recomendaciones para los Estados miembros con el objetivo de preservar la salud pública, al tiempo que se suprimen gradualmente las medidas de contención para reanudar la vida comunitaria y volver a poner en marcha la economía.

Los miembros del Consejo Europeo han preparado una Hoja de ruta común europea para el levantamiento de las medidas de contención de la COVID-19, con el objetivo de preparar las medidas necesarias para que las sociedades y economías europeas recuperen un funcionamiento normal y un crecimiento sostenible, integrando entre otras cosas la transición verde y la transformación digital y extrayendo todas las lecciones de la crisis.

Entiende el Consejo que las medidas restrictivas que se han impuesto han sido necesarias para retrasar la propagación del virus y han salvado decenas de miles de vidas, pero acarrean un elevado coste social y económico. Y si bien la vuelta a la normalidad requerirá tiempo, también es evidente que las medidas extraordinarias de confinamiento no pueden mantenerse indefinidamente. Por ello el Consejo considera indispensable planificar la fase en la que los Estados miembros podrán reanudar las actividades económicas y sociales de modo que se minimice cualquier repercusión sobre la salud de las personas y no se sobrecarguen los sistemas sanitarios.

La hoja de ruta propuesta establece recomendaciones para los Estados miembros con el objetivo de preservar la salud pública, al tiempo que se suprimen gradualmente las medidas de contención para reanudar la vida comunitaria y volver a poner en marcha la economía.

Calendario

En opinión del Consejo, es necesario más tiempo para evaluar plenamente los efectos de las medidas de confinamiento, teniendo en cuenta el período de incubación del virus, la duración de la enfermedad y de las hospitalizaciones, la comunicación de datos necesaria, las diferencias en la intensidad de las pruebas diagnósticas y la propagación que podría producirse durante el confinamiento, por ejemplo, entre los miembros de la misma unidad familiar. Los expertos en epidemiología consideran que, incluso con medidas de confinamiento, el virus sigue circulando y cualquier nivel de relajación gradual del confinamiento conducirá inevitablemente a un aumento de nuevos casos. Esto requerirá un seguimiento constante y detallado, siendo evidente que las sociedades deberán vivir con el virus hasta que se encuentre una vacuna o un tratamiento.

Por todo ello, las condiciones y los criterios con arreglo a los cuales puedan levantarse las medidas de contención dependerán en gran parte de datos que van evolucionando, en particular en lo tocante al nivel de transmisión del virus en las regiones afectadas, el desarrollo y la duración de la inmunidad al virus entre la población, y la manera en que la enfermedad afecta a los distintos grupos de edad. Las recomendaciones de la hoja de ruta se basan en los conocimientos científicos disponibles hasta la fecha. Deberán revisarse a medida que aparezcan nuevas pruebas, que los datos nacionales sean más comparables y que los métodos de medición estén más armonizados.

Criterios

El Consejo Europeo señala tres conjuntos de criterios para evaluar si ha llegado el momento de empezar a flexibilizar el confinamiento, correspondiendo a los Estados miembros decidir, en función de sus propias estructuras, en qué nivel debe evaluarse el cumplimiento de los mismos.

- Criterios epidemiológicos que demuestren que la propagación de la enfermedad ha disminuido significativamente y se ha estabilizado durante un período prolongado.

- Suficiente capacidad de los sistemas de salud, criterio esencial que indica que los distintos sistemas nacionales de salud pueden hacer frente a un futuro incremento del número de casos una vez se hayan levantado las medidas. Al mismo tiempo, es cada vez más probable que los hospitales se encuentren ante una acumulación de intervenciones programadas y pospuestas temporalmente durante el pico de pandemia, por lo que los sistemas de salud de los Estados miembros deben haber recuperado capacidad suficiente en términos generales, y no solo en relación con la gestión de la COVID-19.

- Capacidad de seguimiento adecuada, como la realización pruebas a gran escala para detectar y vigilar la propagación del virus, combinada con el rastreo de los contactos y la posibilidad de aislar a la población en caso de reaparición y ulterior propagación de la infección. La capacidad de detección de anticuerpos, cuando se haya confirmado específicamente para la COVID-19, proporcionará datos complementarios sobre la proporción de la población que ha superado con éxito la enfermedad y permitirá en última instancia medir la inmunidad adquirida.

Principios

A la hora de levantar las medidas restrictivas impuestas debe tenerse en cuenta la naturaleza integrada del mercado único, aunque el calendario y las modalidades específicas variarán entre los Estados miembros. Por ello, la UE y sus Estados miembros deben guiarse por tres principios básicos:

- Las medidas que se adopten deben basarse en criterios científicos y dar prioridad a la salud pública.

- Las medidas que se adopten debe ser objeto de coordinación entre los Estados miembros, que deben, como mínimo, comunicárselo recíprocamente y a la Comisión de manera oportuna a través del Comité de Seguridad Sanitaria y tener en cuenta sus puntos de vista. La comunicación y el debate deben tener lugar en el contexto del Dispositivo de Respuesta Integrada a las Crisis.

- El respeto y la solidaridad entre los Estados miembros es un aspecto esencial con el fin de aprovechar los puntos fuertes de los demás.
Medidas de acompañamiento

Con el fin de gestionar con éxito la supresión gradual de las medidas de confinamiento, la UE está adoptando una combinación de medidas de acompañamiento que sean pertinentes para todos los Estados miembros:

- Recopilar datos sobre la propagación del virus, las características de las personas infectadas y recuperadas y sus posibles contactos directos, así como el número de personas que pueden ser portadoras asintomáticas de la COVID-19 y desarrollar un sistema sólido de comunicación respetando las normas de la UE en materia de protección de datos y privacidad.

- Crear un marco para el rastreo de contactos y el envío de advertencias mediante la utilización de aplicaciones para dispositivos móviles que respeten la privacidad de los datos. El uso de estas aplicaciones móviles debe ser voluntario y basarse en el consentimiento de los usuarios y en el pleno respeto de las normas europeas en materia de privacidad y protección de datos personales, debiendo conservar los usuarios el control de sus datos.

Estas aplicaciones deben estar sujetas a requisitos de transparencia exigentes, desactivarse tan pronto como la crisis relacionada con la COVID-19 se haya superado y permitir la supresión de todos los datos que aún se encuentren disponibles.

- Ampliar la capacidad de realizar pruebas y armonizar las metodologías correspondientes: la disponibilidad de pruebas a gran escala que puedan proporcionar resultados rápidos y fiables es clave para hacer frente a la pandemia y además una condición previa para levantar las medidas de distanciamiento social en el futuro. A estos efectos, el Consejo Europeo plantea tres frentes para mejorar los métodos de prueba: el desarrollo de la capacidad de diagnóstico sostenida en relación con la COVID-19; el establecimiento de sistemas de pruebas de diagnóstico adecuados y la implantación de equipos de autodiagnóstico, una vez hayan sido validados y se garantice su fiabilidad.

- Aumentar la capacidad y la resiliencia de los sistemas de salud con el fin de poder atender a los nuevos pacientes con COVID-19.

- Seguir aumentando la capacidad en materia de equipos de protección médica e individual.

- Desarrollar tratamientos y medicamentos seguros y eficaces.

Recomendaciones

La Comisión ha elaborado unas recomendaciones dirigidas a los Estados miembros sobre la forma de suprimir gradualmente las medidas de confinamiento:

- Los pasos serán graduales.

- Las medidas generales deben sustituirse progresivamente por medidas específicas, retornando gradualmente a la normalidad, pero sin dejar de proteger a la población frente al virus.

- El levantamiento de las medidas debe comenzar con las que tienen un impacto local y ampliarse gradualmente a medidas de alcance geográfico más amplio, teniendo en cuenta las especificidades nacionales.

- Es necesario un enfoque gradual para la reapertura de fronteras interiores y exteriores que finalmente desemboque en el funcionamiento normal del espacio Schengen.

- La reactivación de la actividad económica debe ser gradual, garantizando que las autoridades y las empresas puedan adaptarse adecuadamente y de forma segura al incremento de las actividades.

- Las concentraciones de personas deben autorizarse gradualmente, debiendo centrarse los Estados miembros en las especificidades de diferentes categorías de actividades, tales como escuelas y universidades (con medidas específicas, como diferentes horarios de comida, refuerzo de las medidas de limpieza, aulas más despejadas, recurso creciente al aprendizaje en línea, etc.), comercio (venta al por menor) con una posible gradación (por ejemplo, aforo máximo, etc.), actividades sociales (restaurantes, cafeterías, etc.), con una posible gradación (horario restringido, aforo máximo, etc.), y grandes concentraciones (festivales, conciertos, etc.).

- Los esfuerzos de prevención de la propagación del virus deben ser sostenidos.

- Estas medidas deben supervisarse continuamente y estar preparados para la reinstauración de medidas de confinamiento más estrictas cuando sea necesario en caso de aumento excesivo de las tasas de infección incluida la evolución de los contagios internacionales.

Te recomendamos