Noticias JurídicasOrigen https://noticias.juridicas.com

Conocimiento Artículos doctrinales
01/03/2007 07:00:00 SEGURIDAD SALUD TRABAJO 8 minutos

Estrategia europea para la seguridad y salud en el trabajo

La salud y la seguridad en el trabajo son en la actualidad uno de los aspectos más importantes y desarrollados de la política de la UE relativa al empleo y a los asuntos sociales. La aplicación de la normativa comunitaria ha permitido mejorar las condiciones laborales en los Estados miembros de la Unión Europea en los últimos años.

Miriam Cabria Palmón

La salud y la seguridad en el trabajo son en la actualidad uno de los aspectos más importantes y desarrollados de la política de la UE relativa al empleo y a los asuntos sociales. La aplicación de la normativa comunitaria ha permitido mejorar las condiciones laborales en los Estados miembros de la Unión Europea en los últimos años y lograr progresos considerables en la reducción de los accidentes y las enfermedades relacionados con el trabajo: se ha producido una reducción del 17% de los accidentes mortales en el período 2002-2004 y del 20% de los accidentes con bajas laborales de más de dos días.

Sin embargo, el avance sigue siendo desigual entre los distintos países, sectores, empresas y categorías de trabajadores. Las pequeñas y medianas empresas están especialmente expuestas, ya que registran el 82% de todos los accidentes laborales y el 90% de los accidentes mortales. Sectores como la construcción, la agricultura, el transporte y el sector sanitario presentan un riesgo de accidentes laborales superior a la media; por otra parte, los trabajadores jóvenes, los inmigrantes, los trabajadores mayores y los trabajadores con condiciones laborales precarias se ven afectados en mayor medida.

Los cambios en el trabajo están dando paso a nuevos riesgos profesionales y, por otro lado, están aumentando otras enfermedades ligadas al trabajo, como son los trastornos musculoesqueléticos - dolor de espalda y de articulaciones- las lesiones por movimientos repetitivos y las enfermedades causadas por el estrés.

Según el comisario responsable de Empleo de la Unión Europea, cada año se producen en la UE un total de 4 millones de accidentes laborales, y las pérdidas económicas ligadas a las bajas cuestan a los trabajadores aproximadamente mil millones de euros anuales, además suponen una carga enorme para los sistemas de protección social.

Tanto por razones económicas como humanas, la salud y la seguridad en el trabajo merecen ocupar un lugar destacado en la agenda política comunitaria. El compromiso central de la Estrategia de Lisboa de incrementar la productividad para una mayor competitividad exige que las partes interesadas realicen mayores esfuerzos para mejorar los resultados en materia de salud y seguridad en el trabajo.

En este marco, surge la nueva Estrategia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo presentada el 21 de febrero de 2007: la Comunicación 2007/0062 de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones recoge la estrategia para promover la salud y la seguridad en el trabajo en la Unión Europea de 2007 a 2012. El principal objetivo es la reducción de los accidentes laborales y de las enfermedades profesionales: se considera como objetivo global durante ese período la reducción en un 25%, para 100.000 trabajadores, de la incidencia de los accidentes de trabajo.

Para lograr estos objetivos, se proponen las siguientes medidas:

  • Garantizar la correcta aplicación de la legislación de la UE. La Comisión se asegurará de que las Directivas Comunitarias se transpongan y apliquen de forma efectiva, asistirá a los Estados miembros en esta materia, pero tambien aplicará la máxima vigilancia iniciando, en su caso procedimientos de infracción. Por su parte, los Estados miembros tienen el deber de garantizar el pleno efecto de la legislación comunitaria. Se promoverá el trabajo del Comité de Altos Responsables de la Inspección de Trabajo (CARIT) a fin de mejorar la eficacia del control en la aplicación de la legislación, facilitar la cooperación entre las inspecciones de trabajo e intensificar las acciones conjuntas a nivel de sectores o riesgos específicos.

  • Apoyar a las PYME en la aplicación de la legislación vigente. Es necesario tener en cuenta las necesidades específicas de las PYME -en particular en lo que respecta a la evaluación de riesgos, la participación y la formación de los trabajadores- y las circunstancias en sectores tradicionalmente de alto riesgo, como la agricultura, la construcción y los transportes. Las estrategias nacionales deberían dar prioridad a la aplicación de un conjunto de instrumentos que garanticen un nivel elevado de cumplimiento de la legislación, en particular en las PYME y en los sectores de alto riesgo. La Comisión examinará la conveniencia de adoptar una recomendación en la que se invite a los Estados miembros a que adopten iniciativas que faciliten el acceso a servicios de prevención de calidad.

  • Adaptar el marco jurídico a la evolución del mundo del trabajo y simplificarlo, teniendo muy presentes a las PYME. La Comisión proseguirá sus trabajos sobre posibles iniciativas dirigidas a reforzar la prevención de los riesgos osteomusculares, de los agentes cancerígenos y de los riesgos de infección por pinchazo con aguja; adoptará una tercera lista de valores indicativos para los agentes químicos; informará sobre la evaluación de la aplicación de las Directivas 92/57/CEE (obras de construcción temporales o móviles) y 92/58/CEE (señalización de seguridad y/o de salud en el trabajo), 92/91/CEE (industrias extractivas por sondeos) y 92/104/CEE (industrias extractivas a cielo abierto o subterráneas), así como 92/29/CEE (asistencia médica a bordo de los buques) y 93/103/CE (buques de pesca). Del mismo modo, evaluará las medidas adoptadas a raíz de las Recomendaciones relativas a los trabajadores autónomos y a la lista europea de enfermedades profesionales. Además, proseguirá los trabajos de codificación de las directivas sobre salud y seguridad, examinando las posibilidades de simplificar la legislación para reducir la carga administrativa superflua.

  • Fomentar el desarrollo y la puesta en práctica de las estrategias nacionales. En las estrategias nacionales es preciso prestar especial atención a cuatro ámbitos:

    • Incrementar la eficacia preventiva de la vigilancia de la salud .Unas malas condiciones de salud en el trabajo pueden producir efectos a largo plazo y provocar enfermedades profesionales que son detectadas al cabo de un largo período de tiempo. La vigilancia de la salud de los trabajadores es uno de los principales instrumentos de prevención.

    • Actuar en favor de la rehabilitación y la reintegración de los trabajadores. Integración en las estrategias nacionales acciones específicas para la rehabilitación y la reintegración de los trabajadores excluidos del mundo laboral debido a un accidente de trabajo, una enfermedad profesional o una discapacidad.

    • Hacer frente a los cambios sociales y demográficos. La política de salud y seguridad en el trabajo puede contribuir a afrontar los retos de la evolución demográfica en la Unión, a través de una mejor adaptación del lugar de trabajo a las necesidades individuales y de una mejor aplicación de los principios ergonómicos a su diseño.

    • Reforzar la coherencia de las políticas. Coordinación efectiva, a escala comunitaria y nacional, entre la política de salud y seguridad en el trabajo y las demás políticas que pueden repercutir en ella.

  • Fomentar los cambios de comportamiento entre los trabajadores y animar a los empresarios a que adopten enfoques que favorezcan a la salud.Una estrategia dirigida a promover una cultura de prevención debe estar dirigida a toda la sociedad y no limitarse al lugar de trabajo y a la población activa.

  • Integrar la salud y la seguridad en los programas de educación y formación. Se pide a los Estados que utilicen el potencial que ofrece el Fondo Social Europeo para llevar a cabo proyectos de formación de los empresarios y los trabajadores en materia de salud y seguridad en el trabajo.

  • Elaborar métodos para la identificación y evaluación de nuevos riesgos potenciales. Las prioridades en materia de investigación deben incluir las cuestiones psicosociales, los trastornos osteomusculares, las sustancias peligrosas, el conocimiento de los riesgos para la reproducción, la gestión de la salud y la seguridad, los riesgos derivados de varios factores cruzados y los riesgos potenciales relacionados con las nanotecnologías. Se anima a los Estados miembros a que integren en sus estrategias nacionales iniciativas específicas para mejorar la prevención de problemas mentales, de acuerdo con las iniciativas comunitarias, incluyendo el trabajo de las personas con discapacidad psíquica.

  • Mejorar el seguimiento de los progresos alcanzados. En el contexto del programa estadístico comunitario, la Comisión ha adoptado una propuesta de reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre estadísticas comunitarias de salud pública y de salud y seguridad en el trabajo. Se reforzará la recogida de datos estadísticos sobre la salud y la seguridad en el trabajo mediante encuestas por sondeo. La Comisión desarrollará, un sistema común que permita recoger e intercambiar información sobre el contenido de las estrategias nacionales, y evaluar la consecución de los objetivos fijados, así como la eficacia de las estructuras de prevención nacionales y de los esfuerzos realizados.

  • Promover la salud y la seguridad a escala internacional. En una economía cada vez más globalizada, la UE debe conocer las normas laborales aplicables en todo el mundo, operando de forma multilateral en cooperación con los organismos internacionales competentes, y de forma bilateral en sus relaciones con terceros países. Por otra parte, también debe ayudar a los países candidatos a prepararse para la aplicación del acervo comunitario. En ese contexto, la UE debería promover los principios de prevención que ha definido en su política de seguridad y de salud en el trabajo incrementando su cooperación con la OIT, la OMS y otras organizaciones internacionales para promover unos niveles de protección más elevados a escala mundial y colaborando con otros países en este aspecto.

Miriam Cabria Palmón.
Licenciada en Derecho y Documentalista de Leggio, S.L.

 

Te recomendamos