Noticias JurídicasOrigen https://noticias.juridicas.com

Nuestros Colegios
28/02/2020 09:41:00 | Irene Ruiz de Valbuena

Benigno Villarejo, Decano ICA Gijón: “El día a día de los abogados exige una utilización de las tecnologías de la información y la comunicación con una precisión cada vez mayor”

Irene Ruiz de Valbuena.- Benigno Villarejo es abogado desde hace más de 30 años, dedicado al derecho civil y al derecho de seguros, especialmente en el área de responsabilidad civil. Lleva más de una década como miembro de la Junta de Gobierno del ICA Gijón, ocupándose de diversas áreas y responsabilidades en dicho órgano. En los últimos años ha participado en tareas de organización y coordinación de actividades formativas, y es responsable de la comisión de honorarios. Asimismo, se ha encargado de la digitalización del colegio, implantando las herramientas informáticas y sistemas telemáticos en favor de la gestión colegial. Además, es responsable de la formación especializada en materias tales como las comunicaciones electrónicas de obligado cumplimiento para los abogados, como por ejemplo Lexnet; así como de todo lo relacionado con el arbitraje, dada su condición de miembro de la Corte de Arbitraje de Gijón.

También destaca su faceta como organizador de las Jornadas sobre nuevas tecnologías en el gobierno y gestión de los colegios de Abogados, que recientemente han cumplido su 4ª edición, siempre con sede en Gijón, y que ha contado con la asistencia de más de 60 colegios de toda España.

Hoy, 28 de febrero de 2020, Benigno Villarejo toma posesión como decano del ICA de Gijón tras ganar las elecciones con mayor participación del Colegio celebradas el pasado mes de diciembre, y en esta entrevista nos explica, entre otras cosas, cuáles son los objetivos de su programa o cómo ha influido la transformación digital a la profesión del abogado.

¿Cómo afronta el reto de convertirse en decano del ICA de Gijón?

Con mucha ilusión y un alto sentido de responsabilidad y compromiso. Quiero expresar mi agradecimiento al equipo de trabajo que me ha acompañado en este proceso electoral y que van a formar parte de la Junta de Gobierno, porque, por un lado, su experiencia, su conocimiento e inteligencia, y por otro, la ilusión con la que afrontan este nuevo reto, ha servido y mucho para que yo diera este paso adelante, porque con ellos va a ser mucho más fácil y totalmente factible llevar a cabo todos nuestros proyectos.

¿Cómo valora que las elecciones de diciembre hayan sido las de más alta participación de la historia de la entidad colegial?

Mi valoración es muy positiva, tan alta participación supone que nuestros compañeros y compañeras están muy interesados en todo lo que acontece y tiene que ver con el Colegio y, que les importa, y mucho, el modo en que ha de dirigirse y gestionarse esta institución. Desde luego, para mí es un motivo de satisfacción el hecho de que todos los compañeros y compañeras consideren como algo muy importante en su vida profesional, la gestión y el gobierno del Colegio.

¿Qué opina de la gestión de su predecesor Sergio Herrero?

La gestión de Sergio Herrero la califico, cuando menos, como muy relevante para nuestro Colegio. No olvidemos que ha sido el decano durante los últimos 15 años, y en ese tiempo se han alcanzado hitos importantes que merece la pena recordar, como dotar al Colegio de una organización con una estructura muy eficiente que permitió afrontar retos muy importantes, como los relativos a la transformación tecnológica de nuestro Colegio. También quiero destacar la gestión económica llevada a cabo en estos últimos años; una gestión austera, sensata y muy equilibrada, que ha permitido que en la actualidad contemos con un fondo económico lo suficientemente importante como para poder afrontar los retos y proyectos del futuro; y, que además ha permitido reducir por dos ocasiones la cuota colegial en los últimos años sin que ello haya supuesto merma alguna en los servicios colegiales.

En definitiva, me parece que la gestión de Sergio ha sido muy positiva para nuestro Colegio.

¿Cuántos colegiados hay a día de hoy en el ICA de Gijón? ¿Cómo valora esa cifra?

Ejercientes, somos 917; y no ejercientes, 483, totalizando 1.400 colegiados en nuestro ICA Gijón.

Yo creo que para valorar esta cifra hay que tener en cuenta un dato cuasi demográfico y es que el crecimiento del censo colegial es negativo en los últimos años, tal y como ocurre en nuestra sociedad. Cada vez es menor el número de colegiaciones y, lógicamente, no se compensan las bajas que por jubilaciones u otros motivos se producen. Sin ir más lejos, el año pasado el homenaje a los compañeros que cumplían 25 años en la profesión fue muy numeroso porque había sido un año con un alto número de colegiaciones (rondando los 80 o 90 compañeros); sin embargo, en la actualidad las colegiaciones anuales han descendido a un número aproximado de 20 o 25 compañeros y compañeras. Por lo tanto, la situación puede calificarse de normal dado el contexto actual, que es un reflejo de lo que ocurre incluso en la sociedad asturiana.

Los cambios legislativos y sociales obligan a una actualización continua de los abogados. ¿Cuál es el papel del Colegio en ese sentido? ¿Van a tomar medidas para potenciar las posibilidades de formación de los colegiados?

El abogado, como cualquier profesional, tiene que estar en un permanente proceso de formación, reciclaje y adaptación. Si en el campo de la medicina son los nuevos hitos científicos o los nuevos procedimientos los que marcan esa necesidad de formación, en el mundo del Derecho la evolución de la doctrina jurisprudencial y los cambios legislativos son los motores principales que nos obligan a un proceso constante de reciclaje. Hasta ahora la formación estaba basada sobre todo en los cambios normativos y ello porque era necesario adquirir un conocimiento profundo de cada nueva norma; y, también en el aprendizaje en la práctica judicial con la llevanza de los asuntos. Ahora, además, se produce también una imperatividad tecnológica importante. Los términos que hace unos años nos parecían meros futuribles se han convertido en lo cotidiano de nuestros despachos. Punto Neutro Judicial, Lexnet, Expediente Electrónico, son términos del día a día de nuestra actividad profesional. En condición de abogados, la entrada en vigor de la ley 42/2015 de reforma de la ley procesal civil puso sobre la mesa la obligación de utilizar Lexnet para comunicarnos con la Administracion de Justicia; y las leyes 39 y 40 del mismo año nos impusieron idéntica obligación respecto de las administraciones publicas

Esto nos ha obligado a un esfuerzo formativo, no solo en el contenido de la norma, sino incluso en la utilización de los sistemas de gestión procesal, de comunicación electrónica y de acceso a las notificaciones, que hasta hace pocos años no nos era exigido.

Es más. Este proceso constante de formación, reciclaje y adecuación afecta no solo a nuestra labor como defensores de los derechos y libertades de los ciudadanos. Incumbe, directamente a nuestras propias obligaciones profesionales, y así, por ejemplo, la vigente normativa europea y de Ley Orgánica en materia de protección de datos.

¿Cuál es el papel del Colegio aquí?

Evidentemente, facilitar, en la medida de lo posible, la mejor formación a nuestros compañeros y compañeras y, sobre todo, intentar que se puedan adaptar rápidamente a esos cambios, tanto de obligaciones como de normativa, y proceder de una forma lo más idónea posible. En este contexto nuestro objetivo es facilitar la formación que se requiere y que además la misma sea accesible económicamente hablando a todos los compañeros. Todos debemos tener acceso a una formación de calidad.

Las nuevas tecnologías lo inundan todo. ¿Se está exagerando el valor del “legaltech” o es algo con lo que debe contar ya cualquier abogado?

Hay obligaciones legales que tenemos que cumplir, queramos o no; como comunicarnos a través de LexNET, de Vereda o de PSP en otros territorios; o cumplir con la normativa de protección de datos, como ya dije anteriormente. Se trata de imposiciones normativas que tienen implícitas las nuevas tecnologías y que, lógicamente, nos obligan a estar en ello. Recientemente y a propósito de la implantación del Plan de Justicia Digital del Principado de Asturias, tuvimos que impartir unas sesiones formativas a nuestros compañeros para que pudieran cumplir adecuadamente con los requisitos del Anexo IV del Real Decreto 1065/2015, relacionado con la comunicación electrónica con la Administración de Justicia. Yo creo que las nuevas tecnologías van, cada vez más, inundándolo todo y nos afectan desde diversos ámbitos; cada uno de ellos ha de tener un tratamiento y una respuesta diferente. Por un lado, está el reto de transformación que ha de llevar a cabo el Colegio, como una Institución que precisa dotarse de herramientas telemáticas -como SIGA o Regtel- que han hecho, o que están haciendo, más factible la gestión colegial. Además, el día a día profesional de los compañeros y compañeras exige una utilización de las tecnologías de la información y la comunicación con una precisión cada vez mayor. Desde luego, para muchos compañeros supuso un auténtico reto tener que pasar de una máquina de escribir y papel carbón a un ordenador y a un sistema operativo; pasar de un libro jurídico en papel a una base de datos de jurisprudencia, pero hoy en día, absolutamente nadie deja de usar una base de datos de jurisprudencia y prácticamente nadie está con una máquina de escribir en su despacho. No sé si todo esto es una exageración del valor del Legaltech o es una consecuencia de la realidad social y jurídica en la que estamos inmersos. En definitiva, tenemos que vivirla, tenemos que asumirla y llevarla a cabo de la mejor manera posible. 

¿Cuál es valoración sobre la organización y la situación del turno de oficio?

En cuanto a su organización, puedo hablar en términos de compromiso electoral y proyecto para nuestro Colegio. En Asturias, estamos en espera de la publicación del nuevo Reglamento de Justicia Gratuita que va, probablemente, a comportar cambios de todo orden, especialmente organizativos. Nuestra Junta está preparada para acometer esos retos. En definitiva, lo que intentamos es que el día a día de nuestros compañeros sea más fácil, que sólo tengan que preocuparse de trabajar y sacar adelante el tema jurídicamente encomendado y, en la medida de lo posible, que la burocracia y el papeleo les afecte lo menos posible. Ese es nuestro compromiso: una organización más eficiente del turno de oficio teniendo en cuenta que la publicación de un nuevo Reglamento autonómico está en ciernes; de hecho, creíamos que a estas alturas ya habría salido.

Y por supuesto, desde el Colegio una reivindicación constante de las pretensiones de mejora que ya conoce la Administración autonómica.

Respecto a su programa. ¿Cuáles son sus objetivos a corto y medio plazo como nuevo decano del ICA Gijón?

El objetivo final es tener un Colegio que suponga un elemento esencial para los compañeros y compañeras, que les haga más fácil su día a día profesional; que sea accesible, transparente, y que vele por el adecuado ejercicio de la abogacía y por el respeto a nuestra identidad profesional, que preste la mejor formación posible a los compañeros así como las mejores herramientas de estudio, que aumente y mejoren los servicios a disposición de todos nuestros compañeros y compañeras basándonos en las nuevas tecnologías, y que mantengamos una línea de gestión económica que posibilite el incremento de la inversión y que sea, además, solidario con los compañeros que puedan precisarlo. Por ese motivo, en nuestro compromiso electoral se abordan con una firmeza importante estas cuestiones. Aunque hemos desarrollado nuestro programa en 13 áreas de gestión, hay cuatro o cinco que, evidentemente, tienen una importancia singular. Una de ellas es el turno de oficio, también la formación, las nuevas tecnologías y el uso de la sede colegial que queremos que sea más abierta para todos nuestros compañeros y compañeras. Así como otras cuestiones que tienen que ver con la ayuda al compañero que lo pueda precisar más, como por ejemplo determinadas modificaciones que queremos hacer en cursos para compañeros jóvenes, de la Agrupación de Abogados Jóvenes de Gijón. 

¿Potenciará desde su posición las alternativas de resolución de conflictos, como el arbitraje y la mediación?

Actualmente en el Colegio ya se presta atención a ambas alternativas de resolución de conflictos. Es evidente que, tanto una como otra, en cualquier ámbito de la vida jurídica, tienen su importancia. De hecho, yo quería destacar como ejemplo la importancia que le damos al arbitraje, ya que formamos parte de la Corte de Arbitraje de Gijón, constituida en su día entre el Colegio de la Abogacía de Gijón y la Cámara de Comercio. Esa Corte de Arbitraje está funcionando en la actualidad, y haremos las tareas de promoción que consideremos oportunas ya que pensamos que los medios de resolución de conflictos son importantes en la actividad profesional y debemos ponerlo a disposición de los compañeros y de la sociedad.


Te recomendamos


Actividad en Facebook