Noticias JurídicasOrigen https://noticias.juridicas.com

UNIÓN EUROPEA

30/06/2009 02:52:00 | Parlamento Europeo | UNIÓN EUROPEA| 3 minutos

20 años de la primera grieta del Telón de Acero

Como símbolo ante las decenas de miles de ciudadanos de Alemania del Este que huían a través de Hungría, el entonces ministro de Asuntos Exteriores húngaro, Gyula Horn, y su homólogo austríaco Alois Mock, decidieron, el 27 de junio de 1989, cortar la valla de alambre de espino que había dividido ambos países. El lugar elegido fue Sopron, una ciudad húngara cerca de la frontera con Austria.

El Telón de Acero simbolizaba la división ideológica y física entre la Europa oriental y occidental desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta el final de la Guerra Fría. Es difícil pensar que hace sólo dos décadas los europeos no podían viajar, hablar o incluso reunirse libremente, y que cientos de personas perdieron la vida intentando escapar a los territorios occidentales.

El eurodiputado húngaro József Szájer (1961, PPE-DE) fue miembro de la oposición democrática en la década de los 80, y negoció el proceso de transición a la democracia con el entonces gobernante Partido Comunista. Szájer ha sido reelegido para el nuevo Parlamento Europeo. El eurodiputado recuerda que, como ciudadano de Sopron, la primera vez que pudo cruzar la frontera fue cuando tenía 20 años.

"Aquellos que traspasaron la frontera en Sopronpuszta hace 20 años protagonizaron uno de los más destacados acontecimientos históricos del siglo XX", declaró.

También recordó el momento en el que entregó un pedazo de la Cortina de Hierro al presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pöttering, y al Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso. "Se lo entregué a políticos europeos cuyos países han vivido en libertad durante más tiempo que el nuestro, para recordarles cada día que hasta los regímenes más opresivos pueden ser derrocados", señaló.

La socialista austríaca Christa Prets (1947) ha sido eurodiputada desde 1999 hasta 2009. Entre 1987 y 1999, fue alcaldesa y consejera en Burgenland, el estado federal de Austria que limita con Hungría, por lo que siguió de cerca la caída del Telón de Acero y sus consecuencias para esta región fronteriza austríaca. Prets proviene de Eisenstadt, una ciudad muy cercana a la frontera húngara. En su opinión:

"Hubo fascinación. Fue parecido a cuando, en 1956, los húngaros venían y querían ser libres. Fue un momento histórico para toda la región.

La apertura de la frontera fue especialmente ventajosa para nuestra región. Hoy en día, quienes necesitan documentos relacionados con la monarquía austro-húngara, van al archivo de Sopron, que era la ciudad más grande del momento en Burgenland. Antes, esto no podía hacerse sin esperar durante horas ante el Telón de Acero.

En general, los ciudadanos de ambos países estamos uniéndonos: los húngaros se acercan a Austria para ir de compras y viceversa".

La activista alemana de los derechos civiles y eurodiputada de los Verdes entre 2004 y 2009, Gisela Kallenbach (1944), creció en la República Democrática Alemana, donde no se le permitió realizar su examen "Abitur" (similar a la selectividad española), debido a su origen social y a su procedencia cristiana.

"Lo que pasó en junio de 1989 en la frontera austro-húngara nos dejó a todos muy aturdidos. ¿Por qué? En primer lugar, porque ninguno de nosotros había imaginado que veríamos desaparecer la Cortina de Acero en nuestra vida. Y en segundo lugar, porque teníamos miedo de que un número aún mayor de nuestros amigos, familiares y colegas se fuesen al 'Occidente dorado'. Yo fui una de las que en el otoño de 1989 gritaba "¡queremos quedarnos!", en respuesta al lema "¡queremos salir!". Al final, cortar la valla fronteriza fue un importante paso hacia una democracia libre y una Alemania unida. Por lo tanto es necesario dar las gracias al Gobierno húngaro de la época por su valentía".

Te recomendamos