Noticias JurídicasOrigen http://noticias.juridicas.com

Actualidad
18/06/2008 05:29:00 | Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil | OPERACIÓN POLICIAL

Desmanteladas tres instalaciones que adulteraban gasóleo para conseguir importantes beneficios

La Guardia Civil en colaboración con la Agencia Tributaria, en la denominada operación “TOLEUM”, desarrollada en Toledo y Madrid, ha desmantelado tres instalaciones de tratamiento irregular de gasóleo en las que se adulteraba gasóleo bonificado tipo B y C para transformarlo en gasóleo ordinario tipo A. La operación se inició cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que una organización pudiera estar adulterando importantes cantidades de gasóleo de tipo reducido o bonificado en la zona norte de la provincia de Toledo.

Una vez comprobada la información, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria pusieron en marcha un dispositivo de vigilancia y control sobre las instalaciones de almacenamiento de hidrocarburos y sobre varias naves industriales que habían despertado las sospechas de los investigadores. Igualmente, se establecieron numerosos seguimientos de los camiones-cisterna propiedad de la organización, pudiéndose comprobar que la mayoría de los transportes eran desviados hacia dichos almacenes. Posteriormente, se pudo averiguar que estas instalaciones podían estar albergando dispositivos ilegales para el tratamiento irregular del gasóleo.

Por tales motivos, la Guardia Civil procedió a realizar 11 registros en los domicilios sociales de las empresas de la organización y en las naves industriales sospechosas de albergar estas instalaciones denominadas “lavaderos”. Fruto de estos registros se localizaron los dispositivos y productos que utilizaban para poder adulterar el gasóleo, como ácido sulfúrico, bombas impulsoras, máquinas de filtrado, y aceites industriales que se utilizan para mezclar con el gasóleo y aumentar así el volumen de éste. Se da la circunstancia de que estas instalaciones tenían una alta peligrosidad debido a las condiciones de almacenamiento del gasóleo, de los productos químicos y de los residuos del “lavado”, además de la acumulación de gases.

Transformación de gasóleo bonificado en gasóleo de uso general

El gasóleo se puede comercializar en territorio nacional como gasóleo de tipo general (A) o de tipo reducido (B y C).  La diferencia entre ambos tipos es de unos 0’20 euros por litro. De esta forma, con un camión-cisterna de 30.000 litros de capacidad se pueden llegar a ganar unos 6.000 euros.

El gasóleo B se utiliza para  maquinaria agrícola y de obras públicas cuando no se circula por carretera, mientras que el C está destinado a instalaciones de calefacción. Para diferenciarlos entre sí, al gasóleo de tipo reducido se le añaden colorantes y trazadores (compuesto químico), sin que se alteren sus propiedades energéticas. El “lavado” del gasóleo de tipo reducido o bonificado es la forma más habitual de actuar las organizaciones que defraudan a la Hacienda Pública en el impuesto especial sobre los hidrocarburos. Mediante un procedimiento físico-químico se elimina el colorante y trazador, devolviendo al gasóleo tipo B la apariencia del gasóleo tipo A. Sin embargo, con un análisis químico se puede detectar las sustancias propias del gasóleo B o C, en caso de que no fueran totalmente retirados.

De esta manera la organización conseguía comercializar en gasolineras y otras instalaciones donde se consume gasóleo A, un producto que había adquirido a bajo precio y que lo vendía como si se tratara de gasóleo de tipo general, consiguiendo así unas ganancias ilícitas. El consumo de este tipo de producto puede afectar negativamente a los motores de los vehículos, ya que no ofrece todas las garantías al almacenar restos de ácido.


Te recomendamos

Actividad en Facebook