Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte.

Ficha:
  • rgano JEFATURA DEL ESTADO
  • Publicado en BOE de
  • Vigencia desde 06 de Noviembre de 1990. Esta revisin vigente desde 11 de Julio de 2013

Sumario

Ley 10/1990, 15 octubre, del Deporte rectificado por Correccin de errores (B.O.E. 20 julio 1991).

Prembulo

El deporte, en sus mltiples y muy variadas manifestaciones, se ha convertido en nuestro tiempo en una de las actividades sociales con mayor arraigo y capacidad de movilizacin y convocatoria.

El deporte se constituye como un elemento fundamental del sistema educativo y su prctica es importante en el mantenimiento de la salud y, por tanto, es un factor corrector de desequilibrios sociales que contribuye al desarrollo de la igualdad entre los ciudadanos, crea hbitos favorecedores de la insercin social y, asimismo, su prctica en equipo fomenta la solidaridad. Todo esto conforma el deporte como elemento determinante de la calidad de vida y la utilizacin activa y participativa del tiempo de ocio en la sociedad contempornea.

La importancia del deporte fue recogida en el conjunto de principios rectores de la poltica social y econmica que recoge el captulo tercero del ttulo I de la Constitucin, que en su artculo 43.3 seala: Los poderes pblicos fomentarn la educacin sanitaria, la educacin fsica y el deporte. Asimismo, facilitarn la adecuada utilizacin del ocio.

La respuesta al deber constitucional de fomentar el deporte lleg, en primer trmino, a travs de la Ley 13/1980, de extraordinaria importancia en su momento y que hoy es preciso sustituir, no tanto por el tiempo transcurrido desde su publicacin como por las exigencias derivadas de la interpretacin pautada del proceso autonmico, y por la propia evolucin del fenmeno deportivo.

El objetivo fundamental de la nueva Ley es regular el marco jurdico en que debe desenvolverse la prctica deportiva en el mbito del Estado, rechazando, por un lado, la tentacin fcil de asumir un protagonismo pblico excesivo y, por otro lado, la propensin a abdicar de toda responsabilidad en la ordenacin y racionalizacin de cualquier sector de la vida colectiva. No es necesario recurrir para ello al discurso sobre la naturaleza jurdica de la actividad deportiva, toda vez que la prctica del deporte es libre y voluntaria y tiene su base en la sociedad. Basta la alegacin del mandato, explcito en el artculo 43 de la Constitucin e implcito en todo su texto, para explicar y justificar que una de las formas ms nobles de fomentar una actividad es preocuparse por ella y sus efectos, ordenar su desarrollo en trminos razonables, participar en la organizacin de la misma cuando sea necesario y contribuir a su financiacin.

Si la atribucin de competencias sobre deporte o promocin del deporte se halla explcita en los diferentes Estatutos de Autonoma -y, por ello, esta Ley no trata de realizar operaciones de redistribucin que no le corresponden-, no es menos cierto, en primer lugar, que semejante atribucin ha de ponerse en conexin estricta con los mbitos territoriales de las respectivas Comunidades Autnomas, y en segundo lugar, que el deporte constituye una materia -por emplear trminos constitucionales- sobre la que, sin duda, inciden varios ttulos competenciales. En este sentido, son varias las actuaciones coordinadas y de cooperacin entre la Administracin del Estado y la de las Comunidades Autnomas para aquellas competencias concurrentes que sin duda propiciarn una poltica deportiva ms dinmica y con efectos multiplicadores.

Respecto de lo primero, parece claro que la faceta competitiva de mbito estatal e internacional que es inherente al deporte justifica la actuacin del Estado. Como el Tribunal Constitucional asegur en su da, la gestin de los intereses propios de las Comunidades Autnomas no posibilita ciertamente, la afectacin de intereses que son propios del deporte federado espaol en su conjunto, de forma que es absolutamente necesario conectar la intervencin pblica con el mbito en el que se desenvuelve el deporte. Ello permite, en definitiva, deslindar los respectivos campos de actuacin del Estado y de las Comunidades Autnomas. Y, desde luego, as lo hace la presente Ley que advierte en diversos preceptos del acotamiento de sus objetivos derivados de las exigencias constitucionales y que se corresponden con las competencias de la Administracin del Estado, dejando a salvo las que corresponden legtimamente a las Comunidades Autnomas.

Respecto de lo segundo, tambin es claro que la actividad deportiva constituye una evidente manifestacin cultural, sobre la que el Estado no debe ni puede mostrarse ajeno por imperativo de la propia Constitucin, aunque slo sea para facilitar la necesaria comunicacin entre los diferentes mbitos autonmicos. Y, sin desconocer que los ttulos competenciales de educacin, investigacin, sanidad o legislacin mercantil avalan la actuacin estatal en la materia, en su faceta supraautonmica. Todo ello con absoluto respeto a las competencias asumidas por las Comunidades Autnomas en sus Estatutos de Autonoma, que ha propiciado en determinados territorios la promulgacin de legislacin deportiva propia en ese mbito. Con base en esta realidad se declaran supletorios los correspondientes artculos.

El fenmeno deportivo, actividad libre y voluntaria, presenta estos aspectos claramente diferenciados:

La prctica deportiva del ciudadano como actividad espontnea, desinteresada y ldica o con fines educativos y sanitarios.

La actividad deportiva organizada a travs de estructuras asociativas.

El espectculo deportivo, fenmeno de masas, cada vez ms profesionalizado y mercantilizado.

Estas realidades diferentes requieren tratamientos especficos.

La Ley pretende unos objetivos que estn relacionados directamente con los aspectos del deporte antes sealados:

Fomentar la prctica deportiva y ordenar su funcionamiento, cuando sta trasciende del mbito autonmico.

Reconocer y facilitar la actividad deportiva organizada a travs de estructuras asociativas.

Regular el espectculo deportivo, considerndolo como una actividad progresivamente mercantilizada.

Al referirse a los contenidos que deben contribuir a desarrollar los objetivos sealados, es preciso afirmar que la Ley es un texto que regula el deporte, y que menciona en los principios generales el tratamiento reconocido a la educacin fsica. Esta forma parte de la educacin integral de la persona y, por lo tanto, como parte sustancial del sistema educativo, deben ser las leyes y la normativa de carcter educativo las que regulen, sin discriminacin ni marginalidad, dicha materia.

Sin duda, un Ttulo importante de la Ley es el que hace referencia al asociacionismo deportivo.

En un primer nivel, la Ley propone un nuevo modelo de asociacionismo deportivo que persigue, por un lado, el favorecer el asociacionismo deportivo de base, y por otro, establecer un modelo de responsabilidad jurdica y econmica para los clubes que desarrollan actividades de carcter profesional. Lo primero se pretende lograr mediante la creacin de clubes deportivos elementales, de constitucin simplificada. Lo segundo, mediante la conversin de los clubes profesionales en Sociedades Annimas Deportivas, o la creacin de tales Sociedades para los equipos profesionales de la modalidad deportiva que corresponda, nueva forma jurdica que, inspirada en el rgimen general de las Sociedades Annimas, incorpora determinadas especificidades para adaptarse al mundo del deporte.

La Ley presta, asimismo, una atencin especfica a las Federaciones deportivas espaolas y a las Ligas profesionales como formas asociativas de segundo grado. Por primera vez se reconoce en la legislacin la naturaleza jurdico-privada de las Federaciones, al tiempo que se les atribuyen funciones pblicas de carcter administrativo. Es en esta ltima dimensin en la que se sustentan las diferentes reglas de tutela y control que la Administracin del Estado puede ejercer sobre las Federaciones y que la Ley, cautelarmente, ha establecido con un absoluto y exquisito respeto de los principios de autoorganizacin que resultan compatibles con la vigilancia y proteccin de los intereses pblicos en presencia.

Las Agrupaciones de clubes y los Entes de Promocin Deportiva se regulan como asociaciones de mbito estatal e implantacin supra-autonmica. Las primeras con el exclusivo objeto de desarrollar actuaciones deportivas en aquellas modalidades y actividades no contempladas por las Federaciones deportivas espaolas. Los segundos, como promotores y organizadores de actividades fsicas y deportivas con finalidades exclusivamente ldicas, formativas o sociales.

En correspondencia con la imposicin de una forma especial jurdico-societaria en el desarrollo del deporte profesionalizado, se establece la obligatoriedad de constitucin, en el seno de las estructuras federativas, de Ligas integradas exclusiva e imperativamente por todos los clubes que participen en competiciones oficiales de carcter profesional. La Ley no autoriza una quiebra del ncleo federativo, pues es ste el genuino catalizador de las labores de promocin del deporte, pero reconoce personalidad jurdica y autonoma organizativa y funcional a las Ligas profesionales hasta el grado y con la intensidad que ese modo de prctica deportiva aconseja. De ah que se permita a las Ligas la organizacin de sus propias competiciones en coordinacin con la respectiva Federacin deportiva espaola y de acuerdo con los criterios que, en garanta exclusiva de los compromisos internacionales, pueda establecer, en su caso, la Administracin del Estado.

Corolario del reconocimiento de la naturaleza privada de las Federaciones deportivas y de su papel de organismo colaborador de la Administracin, es la declaracin directa y genrica de utilidad pblica que la Ley efecta. El sello de oficialidad que, por habilitacin estatal, ostentan las Federaciones deportivas espaolas, encuentra aqu su manifestacin ms visible y, al tiempo, justifica la tutela y control del Estado sobre las mismas.

Otro aspecto que es preciso mencionar expresamente es el que hace referencia al deporte de alto nivel, y sobre todo a las medidas de proteccin a los deportistas que por sus especiales cualidades y dedicacin, representan a la nacin espaola en las competiciones de carcter internacional. Ninguno de los pases de nuestro entorno cultural ha dejado de lado la labor de tutela de este tipo de prcticas deportivas, extremando incluso las atenciones aconsejables a dichos deportistas. Y todas las medidas que la Ley plantea han venido siendo reclamadas desde antao por los agentes deportivos, y en la actualidad, por los representantes del espectro poltico espaol, a travs de una mocin aprobada unnimemente en el Congreso de los Diputados.

La Ley impulsa la necesidad de establecer instrumentos de lucha y prevencin contra el consumo de sustancias prohibidas o el uso de mtodos ilegales destinados a aumentar artificialmente el rendimiento de los deportistas, y esto tanto por el perjuicio que representa para la salud del deportista como por la desvirtuacin del propio fenmeno deportivo. Medidas de prevencin y control, definicin de las sustancias prohibidas y mtodos no reglamentarios. La creacin de una Comisin anti-dopaje y la obligatoriedad de someterse a controles por parte de los deportistas federados, son aspectos incluidos en el texto.

La creciente preocupacin social por el incremento de la violencia en los

espectculos deportivos o en torno a los mismos, justifica que la Ley incorpore determinadas medidas para luchar contra el fenmeno de la violencia en este mbito. Con ello la Ley pretende, por una parte, adoptar los preceptos del Convenio Europeo sobre la violencia, elaborado por el Consejo de Europa y ratificado por Espaa en 1987; y por otra, incluir algunas recomendaciones y medidas propuestas por la Comisin Especial sobre la violencia en los espectculos deportivos y aprobadas por el Senado unnimemente. Entre ellas destaca la creacin de una Comisin Nacional contra la Violencia en estos espectculos y la tipificacin de las infracciones administrativas relativas a las medidas de seguridad, as como las sanciones correspondientes a tales infracciones.

La Ley contempla tambin otros aspectos que, de manera sucinta, es preciso enumerar: La definicin de las competiciones deportivas, la regulacin de las enseanzas que hoy en da son soporte de numerosas situaciones profesionales, la incorporacin a la Ley de los criterios fundamentales del rgimen disciplinario deportivo, la apertura de la va de la conciliacin extrajudicial en el deporte en concordancia con la nueva Ley del Arbitraje, la creacin de la Asamblea General del Deporte, incorporndose igualmente el Comit Olmpico Espaol como asociacin privada cuyo objeto consiste en el desarrollo del movimiento olmpico y difusin de sus ideales, declarndolo de utilidad pblica a efectos de las finalidades que le son propias.

Por ltimo, es preciso sealar tambin las novedades que suponen las Disposiciones Adicionales. Por un lado, se contempla la posibilidad de una excepcin en la transformacin en Sociedades Annimas Deportivas para aquellos clubes que, estando participando ya en competiciones deportivas profesionales, hayan demostrado una buena gestin con el rgimen asociativo, manteniendo un patrimonio neto positivo durante los cuatro ltimos ejercicios. A estos clubes se les impone, en el caso de que opten por su transformacin en Sociedad Annima Deportiva, un rgimen especfico y personal de responsabilidad de los directivos que garantice la estabilidad econmica de los clubes. Por otro lado, se modifica la Ley del IVA para favorecer el asociacionismo deportivo de base, recogiendo el espritu de la directiva europea y equiparando el rgimen fiscal de los clubes aficionados espaoles a sus homnimos comunitarios.