POLTICA DE PRIVACIDAD. PROTECCIN DE DATOS

EL GRUPO WOLTERS KLUWER ESPAA, S.A., (entendiendo como empresas del grupo a las siguientes entidades: Wolters Kluwer Espaa, S.A, Editorial Bosch S.A., Wolters Kluwer Formacin, S.A. Fundacin Wolters Kluwer y Praxis Sociedad Comercializadora, S.A.) como titular del sitio web, expone en esta seccin la Poltica de Privacidad corporativa, sobre la informacin de carcter personal que el usuario puede facilitar, cuando visite cualquier pgina web de Wolters Kluwer Espaa.

El objetivo de la Poltica de Privacidad del Grupo Wolters Kluwer Espaa es proteger la informacin en Internet y los datos que el usuario pueda introducir en la web.

Esta Poltica de Privacidad esta presidida por el cumplimiento de la legislacin vigente en materia de proteccin de datos de carcter personal: Ley Orgnica 15/1999, de 13 de diciembre, de Proteccin de Datos de Carcter Personal (LOPD) y por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Desarrollo de la Ley Orgnica 15/1999 (RLOPD).

1. Uso y Tratamiento de Datos de Carcter Personal

En cumplimiento de lo establecido en la LOPD, le informamos que los datos suministrados, as como aquellos datos derivados de su navegacin, podrn ser almacenados en los ficheros de las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa y tratados para la finalidad de atender su solicitud y el mantenimiento de la relacin que se establezca en los formularios que suscriba.

Adicionalmente, Usted consiente el tratamiento de sus datos con la finalidad de informarles, por cualquier medio, incluido el correo electrnico, de productos y servicios del Grupo Wolters Kluwer Espaa o de terceras empresas colaboradoras, pertenecientes a los siguientes sectores: finanzas y banca, seguros, formacin, editorial y publicaciones, ferias y eventos, software y servicios informticos, telecomunicaciones, ocio y turismo, ONGs energa y agua, automocin, sector ptico, electrnico, audiovisual y servicios de mensajera. En este sentido la actividad promocional o de marketing podr ser realizada directamente por el Grupo Wolters Kluwer Espaa o por cualquiera de nuestros distribuidores homologados en su territorio (del sector de software o hardware),para ms informacin, pueden consultarse los distribuidores autorizados de Wolters Kluwer Espaa en la siguiente pgina web: (http://www.a3software.com/distribuidoresautorizados.aspx).

No consiento el tratamiento de mis datos para trasladarme informacin comercial de las empresas del Grupo Wolters Kluwer, enumeradas anteriormente.

No consiento el tratamiento de mis datos para trasladarme informacin comercial de terceras empresas colaboradoras del Grupo Wolters Kluwer de los sectores referenciados.

No consiento que mis datos sean cedidos por el Grupo Wolters Kluwer a los distribuidores homologados a los que se hace referencia con la finalidad de remitirme informacin comercial.

Vd. podr ejercitar sus derechos reconocidos en la LOPD (Acceso, Rectificacin, Cancelacin y Oposicin), en los trminos y condiciones previstos ms abajo en el apartado 3 Ejercicio de Derechos.

2. Medidas de Seguridad

El Grupo Wolters Kluwer Espaa le informa que tienen implantadas las medidas de seguridad de ndole tcnica y organizativas necesarias para garantizar la seguridad de sus datos de carcter personal y evitar su alteracin, prdida y tratamiento y/o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnologa, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que estn expuestos, ya provengan de la accin humana o del medio fsico o natural. Todo ello de conformidad con lo previsto en el Art. 9 de la LOPD y el Ttulo VIII del RLOPD.

Asimismo, las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa han establecido medidas adicionales en orden a reforzar la confidencialidad e integridad de la informacin en su organizacin. Dichas entidades continuamente mantiene la supervisin, control y evaluacin de los procesos para asegurar el respeto a la privacidad de los datos.

3. Ejercicio de Derechos: Acceso, Rectificacin, Cancelacin y Oposicin

Aquellas personas fsicas que hayan facilitado sus datos a alguna del las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa (entendiendo como empresas del grupo a las siguientes entidades: Wolters Kluwer Espaa, S.A, Editorial Bosch S.A., Wolters Kluwer Formacin, S.A. Fundacin Wolters Kluwer y Praxis Sociedad Comercializadora, S.A.) podrn dirigirse a cualquiera de ellas, con el fin de poder ejercitar gratuitamente sus derechos de acceso, rectificacin, cancelacin y oposicin respecto de los datos incorporados en sus ficheros.

El interesado podr ejercitar sus derechos mediante comunicacin por escrito dirigida a Wolters Kluwer Espaa en la siguiente direccin: C/ Collado Mediano, 9. 28230 Las Rozas (Madrid), con la referencia "Proteccin de datos / Determinar nombre de la empresa del Grupo Wolters Kluwer", especificando sus datos, acreditando su identidad y los motivos de su solicitud. Tambin podr ejercitar sus derechos a travs del correo electrnico: lopd@wke.es

4. Links

Como un servicio a nuestros visitantes, nuestros sitios web pueden incluir hipervnculos a otros sitios que no son operados o controlados por el Grupo Wolters Kluwer Espaa. Por ello el Grupo Wolters Kluwer Espaa no garantiza, ni se hace responsable de la licitud, fiabilidad, utilidad, veracidad y actualidad de los contenidos de tales sitios web o de sus prcticas de privacidad. Por favor antes de proporcionar su informacin personal a estos sitios web ajenos a las entidades Wolters Kluwer Espaa, tenga en cuenta que sus prcticas de privacidad pueden diferir de las nuestras.

5. Uso de "Cookies"

La mayora de la informacin que recopilamos desde nuestros sitios web es informacin annima. Las "cookies" constituyen una herramienta empleada por los servidores web para almacenar y recuperar informacin acerca de los usuarios. No es ms que un fichero de texto que algunos servidores piden al navegador que escriba en su disco duro, con informacin acerca de lo realizado por la pgina.

En el Grupo Wolters Kluwer Espaa respetamos la privacidad de nuestros visitantes. Al mismo tiempo trabajamos continuamente para mejorar la navegacin de nuestra pgina web de acuerdo con nuestros usuarios, sus necesidades o intereses, para determinar con qu frecuencia los usuarios utilizan nuestros servicios y conocer patrones estadsticos de comportamiento.

Obtenemos la informacin para rastrear el comportamiento de los usuarios. La informacin se utiliza nicamente internamente, con el objetivo de incrementar nuestra comprensin del comportamiento de los usuarios en la web. Esta informacin es una herramienta importante para nosotros y mejorar la calidad del contenido y los servicios.

Para rastrear el comportamiento de los usuarios utilizamos "cookies", que pueden ser descritos como pequeos ficheros de datos que se almacenan en el navegador de su ordenador. Las "cookies" realmente slo registran la direccin de Protocolo de Internet de los visitantes y no proporcionan al Grupo Wolters Kluwer Espaa ninguna informacin personal. Las "cookies" utilizadas cumplen con los estndares P3P, y no rastrea ninguna de sus actividades fuera de la/s web/s del Grupo Wolters Kluwer Espaa.

El usuario puede configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las "cookies" o para recibir un aviso en pantalla de la recepcin de cada "cookie" y decidir en ese momento su implantacin o no en su disco duro. Para ello le sugerimos consultar la seccin de ayuda de su navegador y conocer como variar la configuracin que actualmente emplea.

An cuando el usuario configurase su navegador para rechazar todas las "cookies" o rechazase expresamente las "cookies" del Grupo Wolters Kluwer Espaa/Editorial Bosch podr navegar por el portal con el nico inconveniente de no poder disfrutar de la funcionalidades del portal que requieran la instalacin de alguna de ellas.

En cualquier caso, el usuario podr eliminar las "cookies" implantadas en su disco duro en cualquier momento, siguiendo el procedimiento establecido en la seccin de ayuda de su navegador.

No obstante la aceptacin de la presente poltica de privacidad implica que el usuario ha sido informado de una forma clara y completa sobre el uso de dispositivos de almacenamiento y recuperacin de datos (cookies) as como que el Grupo Wolters Kluwer Espaa dispone del consentimiento del usuario para el uso de las mismas tal y como establece el artculo 22 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Informacin y Comercio Electrnico (LSSI-CE).

6. Menores de edad

La/s web/s del Grupo Wolters Kluwer Espaa no se dirige/n a menores de edad. No obstante dichas entidades se eximen de cualquier responsabilidad por el incumplimiento de este requisito.

7. Otros

Para entrar en las reas de acceso restringido, los usuarios debern disponer de las claves de acceso correspondientes. Las empresas del Grupo Wolters Kluwer Espaa se reservan el derecho de aceptar o rechazar libremente la solicitud de registro de cualquier usuario. Los datos introducidos por los usuarios debern ser exactos, actuales, veraces y sern procesados y tratados en cumplimiento de la legislacin vigente en materia de proteccin de datos personales.

Los usuarios sern responsables en todo caso de la custodia de sus claves de acceso, por lo que sern de su exclusiva responsabilidad cualesquiera daos y perjuicios que pudieran derivarse de un uso indebido de la misma, as como de su extravo o cualquier otra circunstancia que pudiera suponer un riesgo de acceso de utilizacin de la misma por terceros no autorizados. Los usuarios debern comunicarlo inmediatamente a la entidad del Grupo Wolters Kluwer Espaa para que este proceda al bloqueo y a la sustitucin de la misma.

8. Modificacin de la Poltica de Privacidad

El Grupo Wolters Kluwer Espaa se reserva el derecho a modificar su Poltica de Privacidad, de acuerdo a su propio criterio, o motivado por un cambio legislativo, jurisprudencial o doctrinal de la Agencia Espaola de Proteccin de Datos.

Cualquier modificacin de la Poltica de Privacidad ser publicada al menos diez das antes de su efectiva aplicacin. El uso de la Web despus de dichos cambios, implicar la aceptacin de estos.

Volver

Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar.

Ficha:
  • rgano JEFATURA DEL ESTADO
  • Publicado en BOE nm. 278 de
  • Vigencia desde 01 de Enero de 2008. Esta revisin vigente desde 01 de Octubre de 2011

Sumario

JUAN CARLOS I REY DE ESPAA

A todos los que la presente vieren y entendieren.

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley.

PREMBULO

I

Las grandes transformaciones polticas y sociales que ha vivido Espaa en los ltimos treinta aos, as como el cambio de su posicin en el escenario internacional de un mundo en rpida evolucin, han tenido reflejo en las normas que establecen el marco jurdico de la defensa y en consecuencia en uno de sus recursos clave: el personal militar.

La Ley Orgnica 6/1980, de 1 de julio, reguladora de los Criterios Bsicos de la Defensa Nacional y la Organizacin Militar inici el proceso de adaptacin de nuestras Fuerzas Armadas al sistema poltico establecido por la Constitucin de 1978. Dicha ley orgnica haca referencia a que una serie de aspectos esenciales del rgimen de personal, tales como la enseanza militar, las escalas, el rgimen de ascensos y recompensas, los sistemas de ingreso y retiro y los empleos de los miembros de las Fuerzas Armadas, se regularan por ley siguiendo los criterios unificadores que estableca.

Dicha exigencia se materializ en la Ley 17/1989, de 19 de julio, reguladora del Rgimen del Personal Militar Profesional, que supuso un hito en la racionalizacin y fijacin de criterios homogneos en la poltica de personal militar. Previamente, el Real Decreto-ley 1/1988, de 22 de febrero, haba dado paso a la incorporacin de la mujer a las Fuerzas Armadas en consonancia con los cambios sociales acaecidos en Espaa.

A lo largo de la dcada de los aos noventa, coincidiendo con el proceso de aplicacin y desarrollo de la Ley 17/1989, de 19 de julio, cambi profundamente el contexto estratgico. A la vez que iba desapareciendo la poltica de bloques de la guerra fra, surgan nuevas misiones fuera del territorio nacional y se evidenciaba la necesidad de contar con unas Fuerzas Armadas con un elevado nivel de preparacin, un alto grado de disponibilidad y una notable capacidad de reaccin.

Estos criterios, unidos a las demandas de la sociedad, propiciaron la constitucin de una Comisin Mixta Congreso de los Diputados-Senado, que determin en 1998 los principios generales de un nuevo modelo de Fuerzas Armadas plenamente profesionales. De conformidad con el dictamen de la Comisin se promulg la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Rgimen del Personal de las Fuerzas Armadas, que supuso la suspensin del servicio militar obligatorio.

Posteriormente, la presencia de un nmero significativo de ciudadanos de otros pases en Espaa, hizo aconsejable permitir su acceso a la condicin de militar profesional de tropa y marinera por medio de la Ley 32/2002, de 5 de julio, modificadora de la Ley 17/1999, de 18 de mayo.

II

La Directiva de Defensa Nacional de 30 de diciembre de 2004, tras realizar un anlisis de los nuevos riesgos y amenazas en los inicios de este siglo XXI, se refiere a la necesidad de transformacin constante de las Fuerzas Armadas, prestando gran atencin a los recursos humanos que las sustentan y desarrollando un nuevo modelo realista de profesionalizacin, basado en la calidad y en la capacidad de atraer a los ciudadanos al ejercicio profesional en las Fuerzas Armadas.

En el mbito legislativo el referido proceso de transformacin se inicia con la Ley Orgnica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional. Promulgada sta, el siguiente paso era desarrollar dicho modelo de profesionalizacin y reformar la carrera militar. Aunque tal objetivo se podra haber alcanzado mediante una sola norma que sustituyera a la vigente Ley 17/1999, de 18 de mayo, dada la ambicin de un proceso que requera tiempo suficiente de maduracin y resultando perentorio consolidar la plena profesionalizacin de las Fuerzas Armadas, se elabor y promulg la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinera, en la que tambin se insta a la actualizacin del rgimen del personal militar.

En consecuencia, esta ley procede a regular los aspectos del rgimen de personal, conjunto sistemtico de reglas relativas al gobierno y ordenacin de los recursos humanos, para que las Fuerzas Armadas estn en las mejores condiciones de cumplir las misiones definidas en la Constitucin y en la Ley Orgnica de la Defensa Nacional.

Se trata de asegurar la calidad del personal en unas Fuerzas Armadas modernas y altamente tecnificadas, donde los recursos humanos constituyen un factor esencial y determinante. Por consiguiente, la poltica de personal no slo debe pretender cubrir las necesidades cuantitativas de los Ejrcitos, sino alcanzar la excelencia, tanto en la etapa formativa como en la seleccin de los ms cualificados para el ascenso y de los ms idneos para el desempeo de los distintos destinos.

Con ello se dar cumplimiento a una de las directrices de la Directiva de Defensa Nacional en el sentido de reformar la carrera militar adoptando una estructura de cuerpos y escalas renovada, con sistemas de ascenso y promocin que incentiven la dedicacin y el esfuerzo profesional. Esta directriz constituye la mejor sntesis de lo que se pretende con esta ley; de ah su ttulo y la importancia que se le da a la definicin, descripcin y desarrollo de la carrera militar.

Carrera militar a la que se accede tras haber cursado la enseanza de formacin en un sistema especfico de las Fuerzas Armadas, cada vez ms integrado en el sistema educativo general, y que queda definida por la ocupacin de diferentes destinos, por el ascenso a los sucesivos empleos y por la progresiva capacitacin para puestos de mayor responsabilidad, combinando preparacin y experiencia profesional. Carrera militar que, partiendo de un modelo semejante para todos los militares profesionales, se debe desarrollar en una estructura renovada de cuerpos y escalas.

III

Esta ley tiene muy en cuenta que quien se incorpora a las Fuerzas Armadas adquiere condicin militar y queda sujeto a un rgimen especfico. El objetivo es, partiendo de un buen ciudadano, acrecentar sus valores como tal durante su permanencia en las Fuerzas Armadas, convertirlo en un excelente servidor pblico y hacerlo militar, es decir, depositario de la fuerza y capacitado y preparado para usarla adecuadamente. Aqul a quien se confa el uso de la fuerza debe adquirir el compromiso de emplearla en la forma y con la intensidad que la Nacin, a travs de las Cortes Generales y del Gobierno, ordene hacerlo de acuerdo con la Constitucin y el resto del ordenamiento. Militar que tambin debe estar en disposicin de afrontar las misiones de las Fuerzas Armadas en situaciones de crisis o emergencias.

Por todo ello, desde el momento de su ingreso en las Fuerzas Armadas debe cumplir unas reglas de comportamiento que se adquieren con un mtodo continuado de formacin y exigencia personal. Al incluirlas en esta ley se destaca su importancia en el ejercicio de la funcin militar y se da cumplimiento a la exigencia de la Ley Orgnica de la Defensa Nacional de establecer, mediante ley y de acuerdo con la Constitucin, las reglas esenciales que definen el comportamiento de los militares, en especial la disciplina, la jerarqua, los lmites de la obediencia y el ejercicio del mando militar. Dichas reglas esenciales debern ser desarrolladas, mediante real decreto, por las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas que, adems, recogern y actualizarn otras procedentes de la tradicin militar.

Tanto en las Reales Ordenanzas como en las regulaciones reglamentarias del rgimen del personal militar profesional se incorporarn los principios y normas de aplicacin general al personal al servicio de la Administracin General del Estado, establecidos de acuerdo con la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Bsico del Empleado Pblico, con las adaptaciones debidas a la condicin militar.

La igualdad efectiva de mujeres y hombres en todo lo relacionado con el acceso a las Fuerzas Armadas, su formacin y carrera militar es otro de los objetivos de la ley para responder a las nuevas realidades de los Ejrcitos, donde la mujer ya est presente en una proporcin progresivamente en aumento. Asimismo, se pretende conjugar la disponibilidad permanente para el servicio, especfica de los militares, con la conciliacin de la vida profesional, personal y familiar.

IV

Las necesidades de militares profesionales de las Fuerzas Armadas son cubiertas por militares de carrera, militares de tropa y marinera y, en determinados supuestos, por militares de complemento. Los de carrera, oficiales y suboficiales, mantienen una relacin de servicios de carcter permanente; los de tropa y marinera, cuyo rgimen esta regulado en la citada Ley 8/2006, de 24 de abril, podrn adquirir la condicin de militares de carrera cuando accedan a una relacin de servicios de carcter permanente.

Se conserva la figura del militar de complemento, reforzando su carcter temporal con compromisos limitados hasta un mximo de ocho aos, y se permite el acceso de extranjeros al Cuerpo Militar de Sanidad en la especialidad de medicina.

Para los militares de complemento sujetos a la Ley 17/1999, de 18 de mayo, se establece un rgimen que les permita, al igual que a los de tropa y marinera, mantener un compromiso de larga duracin hasta los cuarenta y cinco aos, durante el cual podrn adquirir la condicin de militares de carrera de la forma que se regula especficamente para ellos, y a cuya finalizacin pasarn a ser reservistas de especial disponibilidad.

Los militares profesionales se integran en el caso de los de carrera, o se adscriben los de complemento, en cuerpos y escalas. Esta ley conserva la estructura general de cuerpos sin ms cambio sustancial que la supresin de los cuerpos de especialistas cuyos cometidos son asumidos por los cuerpos generales, aunque con un catalogo ms amplio de especialidades.

En lo que respecta a las escalas, las actuales escala superior de oficiales y escala de oficiales de los cuerpos generales y de infantera de marina sern sustituidas por una nueva y nica escala de oficiales en cada cuerpo, con el propsito de superar las disfunciones del modelo actual, acomodarse al proceso de conformacin del espacio europeo de educacin superior y potenciar el papel de los suboficiales. Esta medida tiene en cuenta, adems, la experiencia de ejrcitos de otros pases de nuestro entorno.

La creacin de escalas de tropa y marinera en los cuerpos generales y de infantera de marina responde a la concepcin de las Fuerzas Armadas como un conjunto armnico donde el personal profesional debe quedar integrado en escalas, lo cual permite dar un tratamiento adecuado a la progresin de estos militares para aumentar su identificacin con la organizacin.

En relacin con los miembros de los cuerpos de ingenieros, la ley remite a una nueva regulacin de su rgimen y cometidos cuando en funcin de las titulaciones de grado y posgrado de ingenieros se actualicen sus atribuciones profesionales y se adecue su integracin en los grupos de clasificacin de los funcionarios al servicio de las Administraciones Pblicas. Una reforma que tambin habr que abordar en el Cuerpo Militar de Sanidad.

En la ley se procede a una caracterizacin de cada una de las categoras militares. Se destaca la alta direccin de los oficiales generales; las acciones directivas, especialmente de mando, de los oficiales; el eslabn fundamental que para la organizacin constituyen los suboficiales; y la profesionalidad y dedicacin de los militares de tropa y marinera, de las que depende en gran medida la eficacia de la organizacin.

Desde el punto de vista de las competencias la ley es coherente con la Ley Orgnica de la Defensa Nacional. En este sentido, se refuerzan las que corresponden al Jefe de Estado Mayor de la Defensa, quien asesorar e informar al Ministro de Defensa sobre el rgimen del personal militar, trasladar al Subsecretario de Defensa los requerimientos que, en materia de personal militar, afecten a la operatividad de las Fuerzas Armadas y establecer directrices para orientar la preparacin de la Fuerza de cada uno de los Ejrcitos con objeto de asegurar la eficacia operativa de las Fuerzas Armadas.

Se asigna a los rganos de la Subsecretara de Defensa una responsabilidad mayor en el planeamiento, a la vez que, con su inclusin en la ley, se destaca al Mando o Jefatura de Personal de cada Ejrcito el cual, bajo la dependencia del Jefe de Estado Mayor respectivo, viene a configurarse como elemento esencial en la aplicacin y control de aquellos asuntos que condicionan la carrera militar de los miembros de su respectivo Ejrcito, asumiendo la funcin de orientarlos profesionalmente.

En cuanto al nmero de efectivos, se fija en una horquilla entre 130.000 y 140.000, resultado de compaginar las necesidades del planeamiento militar con la realidad demogrfica y social de nuestro pas, as como del adecuado equilibrio presupuestario. Se establece el nmero global mximo de oficiales y suboficiales y se concreta el de oficiales generales y el de coroneles.

V

La enseanza militar experimenta una importante reforma profundizando en el proceso iniciado por la Ley 17/1989, de 19 de julio, donde la formacin que permita el acceso a las escalas de oficiales y suboficiales, obtenida en los centros docentes militares, era equivalente a titulaciones del sistema educativo general.

La enseanza de oficiales y suboficiales mantendr la exigencia de una excelente formacin militar, puesto que es objetivo imprescindible proporcionar a los miembros de las Fuerzas Armadas la requerida para el ejercicio profesional en los diferentes cuerpos, escalas y especialidades y as poder atender las necesidades derivadas de la organizacin y preparacin de las unidades y de su empleo en las operaciones.

Junto a esa formacin militar, ser requisito para acceder a las escalas de oficiales obtener un ttulo de grado universitario y para las escalas de suboficiales, una titulacin de formacin profesional de grado superior.

La formacin para el acceso a las escalas de oficiales se realizar en academias militares, que impartirn la enseanza de formacin militar, encuadrarn a los alumnos y dirigirn y gestionarn su rgimen de vida. Las enseanzas conducentes a la obtencin de ttulos de grado universitario del sistema educativo general se impartirn en un novedoso sistema de centros universitarios de la defensa adscritos a universidades pblicas y ubicados en las citadas academias militares.

En lgica coherencia con ese proceso de formacin, se establece como criterio de ingreso en los centros docentes militares de formacin de oficiales y en los centros universitarios de la defensa, que ser simultneo, haber cumplido los requisitos exigidos para el acceso a la enseanza universitaria, adems de las pruebas necesarias para ingresar en las academias militares. La seleccin continuar a lo largo del proceso de formacin; como consecuencia, en las provisiones anuales de plazas se ofertar para el ingreso un nmero superior de plazas que el que se fije para el acceso posterior a las escalas de oficiales correspondientes. Con este sistema de ingreso y formacin se pretende aumentar el nmero de aspirantes a la carrera militar, mejorar la seleccin y formacin y facilitar la movilidad social.

Los suboficiales recibirn la formacin militar y tcnica necesaria para obtener en centros docentes militares el ttulo de formacin profesional correspondiente. La enseanza de los militares de tropa y marinera pretende hacerles ms atractiva la pertenencia a las Fuerzas Armadas; por ello, junto al objetivo de la capacitacin para el desempeo profesional, se procurar que a lo largo de su permanencia en dicha categora obtengan el ttulo de tcnico de formacin profesional de grado medio.

Por lo que respecta a la enseanza de perfeccionamiento, no se tratar solamente de actualizar conocimientos sino de adquirir los ttulos y las especializaciones necesarias para adaptar o reorientar los perfiles profesionales, una exigencia que la ley prev a partir de determinados empleos militares.

Asimismo se incluyen los altos estudios de la defensa nacional, orientados tanto a los miembros de las Fuerzas Armadas como a concurrentes que provengan de la sociedad civil y de los diversos mbitos de las Administraciones Pblicas.

VI

La carrera militar, entendida como el acceso gradual y progresivo a los diferentes empleos que facultan para desempear los cometidos en los destinos de la estructura orgnica y operativa de las Fuerzas Armadas, comienza con la superacin de la enseanza de formacin y la incorporacin a una de las escalas en que se agrupan los militares profesionales. Supone conjugar su desarrollo profesional, ligado a una mayor asuncin de responsabilidades y mejoras retributivas, con las necesidades de la organizacin.

En los dos primeros empleos de cada escala se ocuparn preferentemente puestos operativos; posteriormente se producir una reorientacin o una adaptacin de la carrera. La enseanza de perfeccionamiento dotar a los militares de una nueva especialidad o les permitir adquirir conocimientos ms especficos; en ambos casos, los preparar para desempear puestos distintos en reas diferentes.

En la carrera militar la regulacin de los mecanismos de ascenso es esencial. Partiendo de los criterios de las leyes de personal militar de 1989 y de 1999, se amplan los supuestos en los que se utilizarn sistemas de ascenso ms exigentes de eleccin y clasificacin, en perjuicio de la mera aplicacin de la antigedad que slo se utilizar para el primer ascenso de los oficiales y suboficiales.

Otro elemento clave es la ocupacin de diferentes destinos, que se proveern mediante los sistemas de libre designacin, concurso de mritos y provisin por antigedad. Con la potenciacin del mrito y la capacidad, la utilizacin del sistema de antigedad ir disminuyendo progresivamente.

En cuanto a las situaciones administrativas se adaptan en lo posible al estatuto bsico del empleado pblico, aunque se mantiene la reserva como situacin especfica. sta constituye un mecanismo esencial para configurar, de acuerdo con los criterios de planeamiento, una pirmide de efectivos por empleos y disponer en todos de personal con las edades adecuadas para el ejercicio profesional en las Fuerzas Armadas. Complemento imprescindible de esta situacin, que supone el abandono del servicio activo aos antes de la edad en la que corresponde pasar a retiro, es una regulacin adecuada de sus retribuciones.

VII

La Ley 17/1999, de 18 de mayo, al suspender la prestacin del servicio militar obligatorio, estableci un sistema de reclutamiento en el que el personal se vinculaba voluntariamente a las Fuerzas Armadas con una relacin de servicios profesionales. Al mismo tiempo regul la aportacin de recursos humanos cuando la defensa de Espaa lo exigiera, con arreglo a las obligaciones militares que seala el artculo 30.2 de la Constitucin. De ese modo se aseguraba la participacin de todos los ciudadanos, imponiendo slo las obligaciones imprescindibles. En el desarrollo y aplicacin de aquella ley ha adquirido gran importancia la figura del reservista voluntario, que en sta se mantiene y refuerza favoreciendo una mayor implicacin de la sociedad con las Fuerzas Armadas.

Por otro lado, la creacin de la figura del reservista de especial disponibilidad en la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinera, y su extensin en sta a los militares de complemento de la Ley 17/1999, de 18 de mayo, hacen innecesario mantener la figura del reservista temporal.

El proceso de incorporacin de reservistas a las Fuerzas Armadas se pondr en marcha en aquellas situaciones de crisis en que las necesidades de la defensa nacional no puedan ser atendidas por los efectivos de militares profesionales. En tales circunstancias, el Consejo de Ministros podr adoptar las medidas necesarias para la incorporacin a las Fuerzas Armadas, en primer trmino, de reservistas voluntarios y de reservistas de especial disponibilidad y posteriormente, slo si es preciso, solicitar al Congreso de los Diputados autorizacin para la declaracin general de reservistas obligatorios, a los que se reconocer su derecho a la objecin de conciencia.

El Ministro de Defensa tambin podr autorizar la incorporacin de reservistas, con carcter voluntario, para misiones en el extranjero o cuando las Fuerzas Armadas colaboren con las Instituciones del Estado y las Administraciones Pblicas para preservar la seguridad y bienestar de los ciudadanos o para prestar servicio en las unidades, centros y organismos del Ministerio de Defensa.

VIII

Por medio de una serie de disposiciones adicionales se definen las recompensas militares, se da el carcter de agente de la autoridad a los miembros de las Fuerzas Armadas en el ejercicio de determinadas funciones; se regula el empleo del idioma oficial; se sealan las competencias especficas de la Sanidad Militar; se describe el sistema de accin social, con especial mencin a los militares de tropa y marinera; se establece el rgimen del personal del Servicio de Asistencia Religiosa de las Fuerzas Armadas; se aportan criterios para la racionalizacin y simplificacin de los procedimientos administrativos y se dan normas para la reordenacin de escalafones de las Escalas auxiliares del Ejrcito de Tierra.

La ley incluye una serie de disposiciones transitorias para aplicar sus previsiones en un plazo razonable, especialmente en lo referente a plantillas, ascensos, enseanza, constitucin de las nuevas escalas y situaciones administrativas, teniendo en cuenta las expectativas de los actuales miembros de las Fuerzas Armadas y las necesidades de la organizacin.

Se deroga la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Rgimen del Personal de las Fuerzas Armadas, salvo los artculos que se refieren a derechos y deberes, as como la Ley 32/2002, de 5 de julio, que la modific para permitir el acceso de extranjeros. De la Ley 85/1978, de 28 de diciembre, de Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas se derogan los artculos que se ven afectados por esta ley; se mantienen los que se refieren a derechos fundamentales y libertades pblicas y se da rango de real decreto a los dems.

Mediante disposiciones finales se actualizan determinados supuestos del Rgimen de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas, con la reforma de su Texto Refundido aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2000, de 9 de junio; se modifica la Ley, de 8 de junio de 1957, reguladora del Registro Civil; se adaptan los grupos de clasificacin a efectos retributivos a lo establecido en el Estatuto del Empleado Pblico; se reforma la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinera para ajustarla a esta ley; se hace referencia al estatuto de personal del Centro Nacional de Inteligencia y se expresa el reconocimiento a todos los espaoles que cumplieron el servicio militar, as como a los que, destacados en el territorio de Ifni-Sahara, participaron en la campaa de los aos 1957 a 1959.

IX

La actualizacin del rgimen del personal militar se completar por medio de una ley orgnica de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, en la que se regular el ejercicio de los derechos fundamentales y libertades pblicas, conforme a lo establecido en la Constitucin y sus disposiciones de desarrollo y teniendo en cuenta las exigencias de la condicin militar. En ella se incluir, segn las previsiones de la Ley Orgnica de la Defensa Nacional, la creacin del Observatorio de la vida militar.

Con el objetivo de profundizar en la definicin de los derechos y deberes de los militares y darles un tratamiento coherente, queda reservada a esa ley la regulacin de los de carcter profesional y de proteccin social, as como los cauces de participacin.

X

El rgimen del personal del Cuerpo de la Guardia Civil se rige por lo previsto en la Ley 42/1999, de 25 de noviembre, cuya elaboracin se bas en la Ley Orgnica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y, teniendo en cuenta la naturaleza militar de dicho Instituto Armado y la condicin militar de sus miembros, en la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Rgimen del Personal de las Fuerzas Armadas. Al modificarse esta ltima, con una nueva regulacin de la carrera militar, y mantenerse sin cambios los principios de referencia, se deber proceder a la debida adecuacin de la mencionada Ley 42/1999, de 25 de noviembre.

Dada la relacin de la formacin de oficiales de la Guardia Civil con la de las Fuerzas Armadas, en esta ley se recogen medidas para implantar en dicho cuerpo las enseanzas conducentes a la obtencin de titulaciones de grado universitario del sistema educativo general. Tambin por su importancia se extiende a sus miembros, en lo que les resulte aplicables con arreglo a lo dispuesto en su normativa especfica, el cumplimiento de las reglas esenciales que definen el comportamiento del militar.