Busca en Noticias Juridicas

Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del derecho a la educación.

Ficha:
  • Órgano JEFATURA DEL ESTADO
  • Publicado en BOE de
  • Vigencia desde 04 de Julio de 1985. Esta revisión vigente desde 30 de Diciembre de 2013

Sumario

Norma afectada por
Corregido por
BOE 19 Octubre. Corrección de erratas de la Ley Organica 8/1985, de 3 Jul. (ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación)
Afectaciones recientes
30/12/2013
Ocultar / Mostrar comentarios
Número 2 del artículo 54 redactado por el apartado uno de la disposición final segunda de la L.O. 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa («B.O.E.» 10 diciembre). Ir a Norma Número 1 del artículo 56 redactado por el apartado dos de la disposición final segunda de la L.O. 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa («B.O.E.» 10 diciembre). Ir a Norma Artículo 57 redactado por el apartado tres de la disposición final segunda de la L.O. 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa («B.O.E.» 10 diciembre). Ir a Norma Artículo 59 redactado por el apartado cuatro de la disposición final segunda de la L.O. 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa («B.O.E.» 10 diciembre). Ir a Norma Artículo 60 redactado por el apartado cinco de la disposición final segunda de la L.O. 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa («B.O.E.» 10 diciembre). Ir a Norma Número 1 del artículo 61 redactado por el apartado seis de la disposición final segunda de la L.O. 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa («B.O.E.» 10 diciembre). Ir a Norma Disposición adicional primera derogada por el apartado siete de la disposición final segunda de la L.O. 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa («B.O.E.» 10 diciembre). Ir a Norma
13/3/2011
Ir a Norma LO 4/2011 de 11 Mar. (complementaria de la Ley de Economía Sostenible, que modifica LO 5/2002 de 19 Jun., Cualificaciones y de la Formación Profesional, LO 2/2006 de 3 May., Educación y LO 6/1985 de 1 Jul., Poder Judicial)
Ocultar / Mostrar comentarios
Número 2 bis del artículo 62 introducido por el número 10 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo), en la redacción dada al mismo por el número cuatro del artículo segundo de la Ley Orgánica 4/2011, de 11 de marzo, complementaria de la Ley de Economía Sostenible, por la que se modifican las Leyes Orgánicas 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, y 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial («B.O.E.» 12 marzo 2011). Ir a Norma
Ir a Norma LO 2/2006 de 3 May. (educación)
Ocultar / Mostrar comentarios
Número 2 bis del artículo 62 introducido por el número 10 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo), en la redacción dada al mismo por el número cuatro del artículo segundo de la Ley Orgánica 4/2011, de 11 de marzo, complementaria de la Ley de Economía Sostenible, por la que se modifican las Leyes Orgánicas 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, y 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial («B.O.E.» 12 marzo 2011). Ir a Norma
24/5/2006
Ir a Norma LO 2/2006 de 3 May. (educación)
Ocultar / Mostrar comentarios
Artículo 4 redactado por el número 1 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Número 5 del artículo 5 redactado por el número 2 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Artículo 6 redactado por el número 3 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Número 3 del artículo 7 introducido por el número 4 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Párrafo 2.º del artículo 8 introducido por el número 5 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Artículo 25 redactado por el número 6 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Letra n) del número 1 del artículo 31 introducida por el número 7 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Número 1 del artículo 56 redactado por el número 8 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Letra c) del artículo 57 redactada por el número 9 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Letra d) del artículo 57 redactada por el número 9 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Letra f) del artículo 57 redactada por el número 9 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Letra m) del artículo 57 redactada por el número 9 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Artículo 62 redactado por el número 10 de la disposición final primera de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo). Ir a Norma Téngase en cuenta que la disposición adicional decimosexta de la L.O. 2/2006, de 3 de mayo, de Educación («B.O.E.» 4 mayo), establece que las referencias contenidas en presente Ley a los niveles educativos se entienden sustituidas por las denominaciones que, para los distintos niveles y etapas educativas y para los respectivos centros, se establecen en la misma. Ir a Norma
28/1/2005
Ir a Norma LO 1/2004 de 28 Dic. (medidas de protección integral contra la violencia de género)
Ocultar / Mostrar comentarios
Letra b) del artículo 2 redactada por el número uno de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Letra g) del artículo 2 redactada por el número uno de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Letra k) del número 1 del artículo 31 introducida por el número dos de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Letra l) del número 1 del artículo 31 introducida por el número dos de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Letra m) del número 1 del artículo 31 introducida por el número dos de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Letra e) del número 1 del artículo 32 redactada por el número tres de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Número 1 del artículo 33 redactado por el número cuatro de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Letra m) del artículo 57 introducida por el número seis de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma Séptimo guión del número 1 del artículo 56 introducido por el número cinco de la disposición adicional tercera de la L.O. 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género («B.O.E.» 29 diciembre). Ir a Norma
13/1/2003
Ir a Norma LO 10/2002 de 23 Dic. (calidad de la educación)
Ocultar / Mostrar comentarios
Artículo 4 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Número 5 del artículo 5 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 6 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Letra e) del número 2 del artículo 7 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 9 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 10 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 11 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 16 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 20 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 22 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 47 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 48 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 49 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Número 1 del artículo 52 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 53 derogado por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Letra d) del artículo 57 derogada por el número 3 de la disposición derogatoria única de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Párrafo 2.º del número 3 del artículo 27 redactado por el número 1 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Letra e) del número 1 del artículo 31 redactada por el número 2 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Número 1 del artículo 54 redactado por el número 3 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Número 2 del artículo 54 redactado por el número 3 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Número 1 del artículo 56 redactado por el número 4 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Letra f) del artículo 57 redactada por el número 5 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 58 redactado por el número 6 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma Artículo 59 redactado por el número 7 de la disposición final primera de la L.O. 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación («B.O.E.» 24 diciembre). Ir a Norma
24/10/1990
Ir a Norma LO 1/1990 de 3 Oct. (ordenación general del sistema educativo)
Ocultar / Mostrar comentarios
Téngase en cuenta que el número 3 de la Disposición 4.ª de la L.O. 1/1990, 3 octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo establece lo siguiente: «Quedan modificados en cuanto se opongan a la presente ley los artículos cuarenta, cuarenta y uno punto uno f) y cuarenta y cuatro de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación» («B.O.E.» 4 octubre). Ir a Norma Téngase en cuenta que el número 3 de la Disposición 4.ª de la L.O. 1/1990, 3 octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo establece lo siguiente: «Quedan modificados en cuanto se opongan a la presente ley los artículos cuarenta, cuarenta y uno punto uno f) y cuarenta y cuatro de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación» («B.O.E.» 4 octubre). Ir a Norma Téngase en cuenta que el número 3 de la Disposición 4.ª de la L.O. 1/1990, 3 octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo establece lo siguiente: «Quedan modificados en cuanto se opongan a la presente ley los artículos cuarenta, cuarenta y uno punto uno f) y cuarenta y cuatro de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación» («B.O.E.» 4 octubre). Ir a Norma
Otras afectaciones anteriores
Ir a Norma LO 10/1999 de 21 Abr. (educación. Modificación de la LO 8/1985 de 3 Jul., reguladora del derecho a la educación)
Ocultar / Mostrar comentarios
Letra i) del número 1 del artículo 31 redactada por L.O. 10/1999, 21 abril, de modificación de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, Reguladora del Derecho a la Educación («B.O.E.» 22 abril). Letra j) del número 1 del artículo 31 introducida por L.O. 10/1999, 21 abril («B.O.E.» 22 abril), de modificación de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, Reguladora del Derecho a la Educación. Su contenido literal se corresponde con el de la anterior letra i). Número 1 de la disposición adicional segunda redactado por L.O. 10/1999, 21 abril, de modificación de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, Reguladora del Derecho a la Educación («B.O.E.» 22 abril).
Ir a Norma LO 9/1995 de 20 Nov. (participación, evaluación y gobierno de los centros docentes)
Ocultar / Mostrar comentarios
Artículo 36 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 38 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 39 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 40 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 41 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 42 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 43 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 44 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 45 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 46 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Número 2 del artículo 49 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Número 3 del artículo 49 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Número 7 del artículo 49 introducido por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Número 2 del artículo 51 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Número 3 del artículo 51 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Número 4 del artículo 51 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Número 4 del artículo 54 introducido por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Número 1 del artículo 56 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Número 3 del artículo 56 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Letra g) del artículo 57 redactada por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Letra h) del artículo 57 redactada por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Letra i) del artículo 57 redactada por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Número 3 del artículo 59 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Artículo 60 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Artículo 61 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre). Letra b) del número 1 del artículo 62 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Número 2 del artículo 62 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Número 3 del artículo 62 redactado por L.O. 9/1995, 20 noviembre («B.O.E.» 21 noviembre), de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes. Artículo 37 derogado por L.O. 9/1995, 20 noviembre, de la participación, la evaluación y el gobierno de los Centros Docentes («B.O.E.» 21 noviembre).
Ir a Norma LO 1/1990 de 3 Oct. (ordenación general del sistema educativo)
Ocultar / Mostrar comentarios
Número 2º del artículo 11 redactado por L.O. 1/1990, 3 octubre («B.O.E.» 4 octubre), de Ordenación General del Sistema Educativo. Artículo 23 redactado por L.O. 1/1990, 3 octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo («B.O.E.» 4 octubre). Artículo 24 redactado por L.O. 1/1990, 3 octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo («B.O.E.» 4 octubre).

Preámbulo

La extensión de la educación básica, hasta alcanzar a todos y cada uno de los ciudadanos, constituye, sin duda, un hito histórico en el progreso de las sociedades modernas. En efecto, el desarrollo de la educación, fundamento del progreso de la ciencia y de la técnica, es condición de bienestar social y prosperidad material, y soporte de las libertades individuales en las sociedades democráticas. No es de extrañar, por ello, que el derecho a la educación se haya ido configurando progresivamente como un derecho básico, y que los estados hayan asumido su provisión como un servicio público prioritario.

Por las insuficiencias de su desarrollo económico y los avatares de su desarrollo político, en diversas épocas, el Estado hizo dejación de sus responsabilidades en este ámbito, abandonándolas en manos de particulares o de instituciones privadas, en aras del llamado principio de subsidiariedad. Así hasta tiempos recientes, la educación fue más privilegio de pocos que derecho de todos.

En el último cuarto de siglo y tras un sostenido retroceso de la enseñanza pública, las necesidades del desarrollo económico y las transformaciones sociales inducidas por éste elevaron de modo considerable la demanda social de educación. El incremento consiguiente fue atendido primordialmente por la oferta pública con la consiguiente alteración de las proporciones hasta entonces prevalentes entre el sector público y el privado. De este modo, acabaron de configurarse los contornos característicos del actual sistema educativo en España: Un sistema de carácter mixto o dual, con un componente público mayoritario y uno privado de magnitud considerable.

La Ley General de Educación de 1970 estableció la obligatoriedad y gratuidad de una educación básica unificada. Concebía ésta como servicio público, y responsabilizada prioritariamente al Estado de su provisión. Ello no obstante, reconociendo y consagrando el carácter mixto de nuestro sistema educativo, abría la posibilidad de que centros no estatales pudieran participar en la oferta de puestos escolares gratuitos en los niveles obligatorios, obteniendo en contrapartida un apoyo económico del Estado.

A pesar de que el proyectado régimen de conciertos nunca fue objeto del necesario desarrollo reglamentario, diversas disposiciones fueron regulando en años sucesivos la concesión de subvenciones a centros docentes privados, en cuantía rápidamente creciente, que contrastaba con el ritmo mucho más parsimonioso de incremento de las inversiones públicas. En ausencia de la adecuada normativa, lo que había nacido como provisional se perpetuó, dando lugar a una situación irregular, falta del exigible control, sujeta a incertidumbre y arbitrariedad, y en ocasiones sin observancia de las propias disposiciones legales que la regulaban. A pesar de ello, la cobertura con fondos públicos de la enseñanza obligatoria no cesó de extenderse, hasta abarcar la práctica totalidad de la misma, pese al estancamiento relativo del sector público.

No es de extrañar que ante tan confusa e insatisfactoria evolución fueran consolidándose opciones educativas alternativas, cuando no contrapuestas, que prolongaban de hecho las facturas ideológicas que secularmente habían escindido a la sociedad española en torno a la educación.

Este trasfondo histórico explica la complejidad de elementos que configuran el marco educativo establecido por la Constitución Española, un marco de compromiso y concordia que, al tiempo que reconoce implícitamente el sistema mixto heredado, proporciona el espacio normativo integrador en el que pueden convivir las diversas opciones educativas. Así, tras el derecho a la educación (artículo 27.1 a) se afirma la libertad de enseñanza (artículo 27.1 b); al lado del derecho de los padres a elegir la formación religiosa y moral que estimen más oportuna para sus hijos (artículo 27.3), figuran el derecho a la libertad de cátedra (artículo 20.1) y la libertad de conciencia (artículos 14, 16, 20, 23). Y si se garantiza la libertad de creación de centros docentes (artículo 27.6), también se responsabiliza a los poderes públicos de una programación general de la enseñanza (artículo 27.5) orientada a asegurar un puesto escolar a todos los ciudadanos. Finalmente, la ayuda a los centros docentes (artículo 27.9) tiene que compaginarse con la intervención de profesores, padres y alumnos en el control y gestión de esos centros sostenidos con fondos públicos (artículo 27.7). Corresponde al legislador el desarrollo de estos preceptos, de modo que resulten modelados equilibradamente en su ulterior desarrollo normativo.

Sin embargo, el desarrollo que del artículo 27 de la Constitución hizo la Ley Orgánica del Estatuto de centros escolares, ha supuesto un desarrollo parcial y escasamente fiel al espíritu constitucional, al soslayar, por un lado, aspectos capitales de la regulación constitucional de la enseñanza como son los relativos a la ayuda de los poderes públicos a los centros privados y a la programación general de la enseñanza y, por otro, al privilegiar desequilibradamente los derechos del titular del centro privado sobre los de la comunidad escolar, supeditando la libertad de cátedra al ideario e interpretando restrictivamente el derecho de padres, profesores y alumnos a la intervención en la gestión y control de los centros sostenidos con fondos públicos.

Se impone, pues, una nueva norma que desarrolle cabal y armónicamente los principios que, en materia de educación, contiene la Constitución española, respetando tanto su tenor literal como el espíritu que presidió su redacción, y que garantice al mismo tiempo el pluralismo educativo y la equidad. A satisfacer esta necesidad se orienta la Ley Orgánica reguladora del derecho a la educación.

En estos principios debe inspirarse el tratamiento de la libertad de enseñanza, que ha de entenderse en un sentido amplio y no restrictivo, como el concepto que abarca todo el conjunto de libertades y derechos en el terreno de la educación. Incluye, sin duda, la libertad de crear centros docentes y de dotarlos de un carácter o proyecto educativo propio, que se halla recogida y amparada en el Capítulo III del Título I. Incluye, asimismo, la capacidad de los padres de poder elegir para sus hijos centros docentes distintos de los creados por los poderes públicos, así como la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones, tal como se recoge en el artículo 4.º Pero la libertad de enseñanza se extiende también a los propios profesores, cuya libertad de cátedra está amparada por la Constitución por cuanto constituye principio básico de toda sociedad democrática en el campo de la educación. Y abarca muy fundamentalmente, a los propios alumnos, respecto de los cuales la protección de la libertad de conciencia constituye un principio irrenunciable que no puede supeditarse a ningún otro.

Tras la definición de los grandes fines de la actividad educativa y de los derechos y libertades de todos y cada uno de los integrantes de la comunidad escolar, la Ley clasifica los centros docentes atendiendo conjuntamente a los criterios de titularidad jurídica y origen y carácter de los recursos que aseguran su sostenimiento. Distingue así los centros privados que funcionan en régimen de mercado, mediante precio, y los centros sostenidos con fondos públicos, y dentro de éstos los privados concertados y los de titularidad pública.

A la red dual integrada por estos dos últimos tipos de centros encomienda la Ley la provisión de la educación obligatoria en régimen de gratuidad. La regulación de ésta se asienta en dos principios de importancia capital en el sistema educativo diseñado por la Constitución, programación y participación, cuyo juego hace posible la cohonestación equilibrada del derecho a la educación y de la libertad de enseñanza.

Al Estado y a las Comunidades Autónomas, por medio de la programación general de la enseñanza, corresponde asegurar la cobertura de las necesidades educativas, proporcionando una oferta adecuada de puestos escolares, dignificando una enseñanza pública insuficientemente atendida durante muchos años y promoviendo la igualdad de oportunidades. El mecanismo de la programación general de la enseñanza, que debe permitir la racionalización del uso de los recursos públicos destinados a educación, se halla regulado en el Título II.

Tal programación debe asegurar simultáneamente el derecho a la educación y la posibilidad de escoger centro docente dentro de la oferta de puestos escolares gratuitos, pues tal libertad no existe verdaderamente si no está asegurado aquel derecho para todos.

El Título III se ocupa de los órganos de gobierno de los centros públicos, y el Título IV hace lo propio con los concertados. La estructura y el funcionamiento de unos y otros se inspiran, en coherencia con lo prescrito por el artículo 27.7 de la Constitución en una concepción participativa de la actividad escolar. En uno y otro caso, y con las peculiaridades que su distinta naturaleza demandan, la participación de la comunidad escolar se vehicula a través del consejo escolar del centro. Además de constituir medio para el control y gestión de fondos públicos, la participación es mecanismo idóneo para atender adecuadamente los derechos y libertades de los padres, los profesores y, en definitiva, los alumnos, respetando siempre los derechos del titular. La participación amplía, además, la libertad de enseñanza, al prolongar el acto de elegir centro en el proceso activo de dar vida a un auténtico proyecto educativo y asegurar su permanencia. Finalmente, la opción por la participación contenida en la Constitución es una opción por un sistema educativo moderno, en el que una comunidad escolar activa y responsable es coprotagonista de su propia acción educativa.

El Título IV regula, asimismo, el régimen de conciertos a través del cual se materializa el sostenimiento público de los centros privados concertados que, junto con los públicos, contribuyen a hacer eficaz el derecho a la educación gratuita, y, de acuerdo con el artículo 27.9 de la Constitución, establece los requisitos que deben reunir tales centros.

Sobre la base de la regulación conjunta de los derechos y libertades que en materia educativa contiene la Constitución, los postulados de programación de la enseñanza y participación son principios correlativos y cooperantes de ayuda a los centros docentes que se contempla en el artículo 27.9, pues contribuyen a satisfacer las exigencias que del texto constitucional se derivan para el gasto público: Por un lado, que por su distribución sea equitativa y que se oriente a financiar la gratuidad -y a ello se dirige la programación-; por otro, optimizar el rendimiento educativo del gasto y velar por la transparencia de la Administración y calidad de la educación, lo que se asegura a través de la participación. En el ámbito educativo, ese control social y esa exigencia de transparencia han sido encomendados, más directamente que a los poderes públicos, a padres, profesores y alumnos, lo que constituye una preferencia por la intervención social frente a la intervención estatal.

En suma, la Ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación, se orienta a la modernización y racionalización de los tramos básicos del sistema educativo español, de acuerdo con lo establecido en el mandato constitucional en todos sus extremos. Es por ello una ley de programación de la enseñanza, orientada a la racionalización de la oferta de puestos escolares gratuitos, que a la vez que busca la asignación racional de los recursos públicos permite la cohonestación de libertad e igualdad. Es también una ley que desarrolla el principio de participación establecido en el artículo 27.7, como salvaguarda de las libertades individuales y de los derechos del titular y de la comunidad escolar. Es, además, una ley de regulación de los centros escolares y de sostenimiento de los concertados. Es, por fin, una norma de convivencia basada en los principios de libertad, tolerancia y pluralismo, y que se ofrece como fiel prolongación de la letra y el espíritu del acuerdo alcanzado en la redacción de la Constitución para el ámbito de la educación.