Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Sumario

JUAN CARLOS I REY DE ESPAA

A todos los que la presente vieren y entendieren.

Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley.

EXPOSICIN DE MOTIVOS

La vigente Ley Bsica de Empleo 51/1980, de 8 de octubre, se aprob en un contexto en el que la situacin socioeconmica, tecnolgica y de organizacin territorial presentaba unos perfiles bien distintos de los actuales. Dicha situacin se caracterizaba por la existencia de un nico servicio pblico de empleo, que actuaba formalmente en rgimen de monopolio, centralizado en torno al Instituto Nacional de Empleo y con competencia en la totalidad del territorio estatal. La implantacin de las polticas activas era muy moderada, mientras que la proteccin por desempleo era concebida exclusivamente como prestacin econmica en las situaciones de falta de trabajo.

A lo largo de los ltimos aos, el entorno social, econmico, organizativo y tecnolgico ha experimentado cambios fundamentales.

Efectivamente, en primer trmino, la evolucin del mercado de trabajo en el largo periodo de tiempo transcurrido desde la aprobacin de la Ley Bsica de Empleo ha visto cmo se producan situaciones de prdida de puestos de trabajo, con expulsin del mismo de los colectivos ms sensibles, a la vez que aumentaba la dificultad de su acceso al empleo, el desempleo y las tasas de temporalidad en la contratacin, acentundose los desequilibrios territoriales.

Junto a ello, se han producido situaciones expansivas que han permitido la creacin de empleo. No obstante, persiste una alta tasa de paro y una baja tasa de ocupacin, comparativamente con las cifras de la Unin Europea, especialmente para el colectivo de mujeres. Adems, se mantienen dificultades de incorporacin al mercado de trabajo de determinados colectivos, con especial incidencia en el paro de larga duracin, carencias de capacitacin de la poblacin trabajadora, retenciones a la movilidad geogrfica y funcional, desequilibrios entre los distintos mercados de trabajo, una excesiva temporalidad en la ocupacin y una escasa tasa de participacin de los servicios pblicos de empleo en la intermediacin laboral.

Diversos factores adicionales han afectado al mercado de trabajo en estos aos: la evolucin demogrfica, primero con la presin ejercida por los jvenes en el acceso a su primer empleo y, posteriormente, con el envejecimiento de la poblacin activa; el fenmeno inmigratorio, con la consiguiente llegada de importantes recursos humanos procedentes del exterior a nuestro mercado de trabajo; de otra parte, el desarrollo fulgurante de las tecnologas de la informacin y de la comunicacin; la nueva orientacin de la poltica social (de la asistencia pasiva a los incentivos para la reinsercin laboral), o la apertura a los agentes privados de los servicios de informacin, orientacin e intermediacin, constituyen un conjunto formidable de retos a los que se enfrenta una poltica de empleo tendente al pleno empleo.

Pero no slo se ha transformado y se ha vuelto ms complejo el mercado de trabajo en el que actan los servicios pblicos de empleo, tambin ha cambiado el entorno poltico e institucional. El mtodo tradicional de gestin estatal del mercado de trabajo ha dado paso a planteamientos ms descentralizados con transferencias de funciones y servicios para la ejecucin de las polticas activas de empleo a las comunidades autnomas. De otra parte, la financiacin de estas polticas tiene un componente importante de fondos procedentes de la Unin Europea, a travs del Servicio Pblico de Empleo Estatal, aun cuando la gestin de las mismas se lleva a cabo por las Administraciones autonmicas.

En la actualidad, los servicios pblicos de empleo han de actuar en un entorno ms competitivo, complejo y dinmico y han de posicionarse en el mercado prestando un servicio de calidad a sus usuarios.

Por ltimo, la globalizacin de la economa y el progreso de integracin europea ya no permiten pensar y actuar slo en clave nacional. La estrategia de coordinacin de polticas iniciada en la Unin Europea --poltica econmica, a travs de las Grandes Orientaciones de Poltica Econmica, y poltica de empleo, a travs de las Directrices de Empleo y los Planes nacionales de accin para el empleo, en coordinacin con la estrategia de inclusin social-- obliga al Estado espaol a establecer objetivos cuantificados de actuacin con desempleados, toda vez que la Unin Europea vincula la distribucin de fondos europeos (Fondo Social Europeo) al logro de dichos objetivos, lo que necesariamente obliga al establecimiento de mecanismos que hagan posible su cumplimiento.

En este contexto, esta ley tiene por objetivo incrementar la eficiencia del funcionamiento del mercado de trabajo y mejorar las oportunidades de incorporacin al mismo para conseguir el objetivo del pleno empleo, en lnea con lo que reiteradamente los Jefes de Estado y de Gobierno han venido acordando en las cumbres de la Unin Europea, desde el inicio del proceso de Luxemburgo hasta su ratificacin en la Cumbre de Barcelona. Ello se traduce en ofrecer a los desempleados, bajo los principios de igualdad de oportunidades, no-discriminacin, transparencia, gratuidad, efectividad y calidad en la prestacin de servicios, una atencin preventiva y personalizada por los servicios pblicos de empleo, con especial atencin a los colectivos desfavorecidos, entre los cuales las personas con discapacidad ocupan un lugar preferente. Las polticas de empleo deben funcionar como instrumentos incentivadores para la incorporacin efectiva de los desempleados al mercado de trabajo, estimulando la bsqueda activa de empleo y la movilidad geogrfica y funcional.

Desde una perspectiva de armonizacin del nuevo modelo con la actual distribucin de competencias constitucionales entre el Estado y las comunidades autnomas, en materia de poltica de empleo, los objetivos se centran en asegurar la cooperacin y coordinacin entre las Administraciones implicadas de modo que se logre la mxima efectividad movilizando y optimizando todos los recursos disponibles. El instrumento nuclear para conseguir tal finalidad es el Sistema Nacional de Empleo, considerado este como un conjunto de estructuras, medidas y acciones necesarias para promover y desarrollar la poltica de empleo, que tiene como finalidad el desarrollo de programas y medidas tendentes a la consecucin del pleno empleo en los trminos acordados en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Lisboa. Dicho Sistema est integrado por el Servicio Pblico de Empleo Estatal y los Servicios Pblicos de las comunidades autnomas. Sus rganos son la Conferencia Sectorial de Asuntos Laborales y el Consejo General del Sistema Nacional de Empleo. Sus instrumentos, el Plan nacional de accin para el empleo, el Programa anual de trabajo del Sistema Nacional de Empleo y el Sistema de informacin de los Servicios Pblicos de Empleo. La participacin de las organizaciones empresariales y sindicales ms representativas en dicho sistema, as como en los Servicios Pblicos de Empleo Estatal y de las comunidades autnomas, adems de ser necesaria en un modelo constitucional como el espaol y respetuosa con nuestros compromisos internacionales, aporta, finalmente, mayores garantas de cohesin y xito al proyecto.

Finalmente, es objetivo esencial de la ley la definicin de la intermediacin laboral, instrumento bsico de la poltica de empleo, en la que cabe la colaboracin con la sociedad civil, con respeto a los principios constitucionales y de acuerdo a criterios de objetividad y eficacia. La ley establece tambin un concepto ms moderno de las polticas activas de empleo, verdaderas herramientas de activacin frente al desempleo, que se complementan y relacionan con la prestacin econmica por desempleo y se articulan en torno a itinerarios de atencin personalizada a los demandantes de empleo, en funcin de sus caractersticas y requerimientos personales y profesionales.