POLÍTICA DE PRIVACIDAD. PROTECCIÓN DE DATOS

EL GRUPO WOLTERS KLUWER ESPAÑA, S.A., (entendiendo como empresas del grupo a las siguientes entidades: Wolters Kluwer España, S.A, Editorial Bosch S.A., Wolters Kluwer Formación, S.A. Fundación Wolters Kluwer y Praxis Sociedad Comercializadora, S.A.) como titular del sitio web, expone en esta sección la Política de Privacidad corporativa, sobre la información de carácter personal que el usuario puede facilitar, cuando visite cualquier página web de Wolters Kluwer España.

El objetivo de la Política de Privacidad del Grupo Wolters Kluwer España es proteger la información en Internet y los datos que el usuario pueda introducir en la web.

Esta Política de Privacidad esta presidida por el cumplimiento de la legislación vigente en materia de protección de datos de carácter personal: Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y por el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999 (RLOPD).

1. Uso y Tratamiento de Datos de Carácter Personal

En cumplimiento de lo establecido en la LOPD, le informamos que los datos suministrados, así como aquellos datos derivados de su navegación, podrán ser almacenados en los ficheros de las empresas del Grupo Wolters Kluwer España y tratados para la finalidad de atender su solicitud y el mantenimiento de la relación que se establezca en los formularios que suscriba.

Adicionalmente, Usted consiente el tratamiento de sus datos con la finalidad de informarles, por cualquier medio, incluido el correo electrónico, de productos y servicios del Grupo Wolters Kluwer España o de terceras empresas colaboradoras, pertenecientes a los siguientes sectores: finanzas y banca, seguros, formación, editorial y publicaciones, ferias y eventos, software y servicios informáticos, telecomunicaciones, ocio y turismo, ONG´s energía y agua, automoción, sector óptico, electrónico, audiovisual y servicios de mensajería. En este sentido la actividad promocional o de marketing podrá ser realizada directamente por el Grupo Wolters Kluwer España o por cualquiera de nuestros distribuidores homologados en su territorio (del sector de software o hardware),para más información, pueden consultarse los distribuidores autorizados de Wolters Kluwer España en la siguiente página web: (http://www.a3software.com/distribuidoresautorizados.aspx).

No consiento el tratamiento de mis datos para trasladarme información comercial de las empresas del Grupo Wolters Kluwer, enumeradas anteriormente.

No consiento el tratamiento de mis datos para trasladarme información comercial de terceras empresas colaboradoras del Grupo Wolters Kluwer de los sectores referenciados.

No consiento que mis datos sean cedidos por el Grupo Wolters Kluwer a los distribuidores homologados a los que se hace referencia con la finalidad de remitirme información comercial.

Vd. podrá ejercitar sus derechos reconocidos en la LOPD (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición), en los términos y condiciones previstos más abajo en el apartado 3º Ejercicio de Derechos.

2. Medidas de Seguridad

El Grupo Wolters Kluwer España le informa que tienen implantadas las medidas de seguridad de índole técnica y organizativas necesarias para garantizar la seguridad de sus datos de carácter personal y evitar su alteración, pérdida y tratamiento y/o acceso no autorizado, habida cuenta del estado de la tecnología, la naturaleza de los datos almacenados y los riesgos a que están expuestos, ya provengan de la acción humana o del medio físico o natural. Todo ello de conformidad con lo previsto en el Art. 9 de la LOPD y el Título VIII del RLOPD.

Asimismo, las empresas del Grupo Wolters Kluwer España han establecido medidas adicionales en orden a reforzar la confidencialidad e integridad de la información en su organización. Dichas entidades continuamente mantiene la supervisión, control y evaluación de los procesos para asegurar el respeto a la privacidad de los datos.

3. Ejercicio de Derechos: Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición

Aquellas personas físicas que hayan facilitado sus datos a alguna del las empresas del Grupo Wolters Kluwer España (entendiendo como empresas del grupo a las siguientes entidades: Wolters Kluwer España, S.A, Editorial Bosch S.A., Wolters Kluwer Formación, S.A. Fundación Wolters Kluwer y Praxis Sociedad Comercializadora, S.A.) podrán dirigirse a cualquiera de ellas, con el fin de poder ejercitar gratuitamente sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición respecto de los datos incorporados en sus ficheros.

El interesado podrá ejercitar sus derechos mediante comunicación por escrito dirigida a Wolters Kluwer España en la siguiente dirección: C/ Collado Mediano, 9. 28230 Las Rozas (Madrid), con la referencia "Protección de datos / Determinar nombre de la empresa del Grupo Wolters Kluwer", especificando sus datos, acreditando su identidad y los motivos de su solicitud. También podrá ejercitar sus derechos a través del correo electrónico: lopd@wke.es

4. Links

Como un servicio a nuestros visitantes, nuestros sitios web pueden incluir hipervínculos a otros sitios que no son operados o controlados por el Grupo Wolters Kluwer España. Por ello el Grupo Wolters Kluwer España no garantiza, ni se hace responsable de la licitud, fiabilidad, utilidad, veracidad y actualidad de los contenidos de tales sitios web o de sus prácticas de privacidad. Por favor antes de proporcionar su información personal a estos sitios web ajenos a las entidades Wolters Kluwer España, tenga en cuenta que sus prácticas de privacidad pueden diferir de las nuestras.

5. Uso de "Cookies"

La mayoría de la información que recopilamos desde nuestros sitios web es información anónima. Las "cookies" constituyen una herramienta empleada por los servidores web para almacenar y recuperar información acerca de los usuarios. No es más que un fichero de texto que algunos servidores piden al navegador que escriba en su disco duro, con información acerca de lo realizado por la página.

En el Grupo Wolters Kluwer España respetamos la privacidad de nuestros visitantes. Al mismo tiempo trabajamos continuamente para mejorar la navegación de nuestra página web de acuerdo con nuestros usuarios, sus necesidades o intereses, para determinar con qué frecuencia los usuarios utilizan nuestros servicios y conocer patrones estadísticos de comportamiento.

Obtenemos la información para rastrear el comportamiento de los usuarios. La información se utiliza únicamente internamente, con el objetivo de incrementar nuestra comprensión del comportamiento de los usuarios en la web. Esta información es una herramienta importante para nosotros y mejorar la calidad del contenido y los servicios.

Para rastrear el comportamiento de los usuarios utilizamos "cookies", que pueden ser descritos como pequeños ficheros de datos que se almacenan en el navegador de su ordenador. Las "cookies" realmente sólo registran la dirección de Protocolo de Internet de los visitantes y no proporcionan al Grupo Wolters Kluwer España ninguna información personal. Las "cookies" utilizadas cumplen con los estándares P3P, y no rastrea ninguna de sus actividades fuera de la/s web/s del Grupo Wolters Kluwer España.

El usuario puede configurar su navegador para aceptar o rechazar por defecto todas las "cookies" o para recibir un aviso en pantalla de la recepción de cada "cookie" y decidir en ese momento su implantación o no en su disco duro. Para ello le sugerimos consultar la sección de ayuda de su navegador y conocer como variar la configuración que actualmente emplea.

Aún cuando el usuario configurase su navegador para rechazar todas las "cookies" o rechazase expresamente las "cookies" del Grupo Wolters Kluwer España/Editorial Bosch podrá navegar por el portal con el único inconveniente de no poder disfrutar de la funcionalidades del portal que requieran la instalación de alguna de ellas.

En cualquier caso, el usuario podrá eliminar las "cookies" implantadas en su disco duro en cualquier momento, siguiendo el procedimiento establecido en la sección de ayuda de su navegador.

No obstante la aceptación de la presente política de privacidad implica que el usuario ha sido informado de una forma clara y completa sobre el uso de dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos (cookies) así como que el Grupo Wolters Kluwer España dispone del consentimiento del usuario para el uso de las mismas tal y como establece el artículo 22 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSI-CE).

6. Menores de edad

La/s web/s del Grupo Wolters Kluwer España no se dirige/n a menores de edad. No obstante dichas entidades se eximen de cualquier responsabilidad por el incumplimiento de este requisito.

7. Otros

Para entrar en las áreas de acceso restringido, los usuarios deberán disponer de las claves de acceso correspondientes. Las empresas del Grupo Wolters Kluwer España se reservan el derecho de aceptar o rechazar libremente la solicitud de registro de cualquier usuario. Los datos introducidos por los usuarios deberán ser exactos, actuales, veraces y serán procesados y tratados en cumplimiento de la legislación vigente en materia de protección de datos personales.

Los usuarios serán responsables en todo caso de la custodia de sus claves de acceso, por lo que serán de su exclusiva responsabilidad cualesquiera daños y perjuicios que pudieran derivarse de un uso indebido de la misma, así como de su extravío o cualquier otra circunstancia que pudiera suponer un riesgo de acceso de utilización de la misma por terceros no autorizados. Los usuarios deberán comunicarlo inmediatamente a la entidad del Grupo Wolters Kluwer España para que este proceda al bloqueo y a la sustitución de la misma.

8. Modificación de la Política de Privacidad

El Grupo Wolters Kluwer España se reserva el derecho a modificar su Política de Privacidad, de acuerdo a su propio criterio, o motivado por un cambio legislativo, jurisprudencial o doctrinal de la Agencia Española de Protección de Datos.

Cualquier modificación de la Política de Privacidad será publicada al menos diez días antes de su efectiva aplicación. El uso de la Web después de dichos cambios, implicará la aceptación de estos.

Volver

Noticias Jurídicas


Busca en Noticias Juridicas

Ley Orgánica 4/1987, de 15 de julio, de la competencia y organización de la Jurisdicción Militar.

Ficha:
  • Órgano JEFATURA DEL ESTADO
  • Publicado en BOE de
  • Vigencia desde 01 de Mayo de 1988. Esta revisión vigente desde 16 de Julio de 2003.
Versiones/revisiones:

Sumario

Preámbulo

La jurisdicción militar tiene su origen en la misma génesis de los Ejércitos permanentes y ha sido siempre una jurisdicción especializada, carácter que se deriva de la naturaleza del Derecho que aplica y del ámbito institucional en que se ejerce.

La Constitución establece los principios reguladores de la actividad jurisdiccional y en ella se sienta la unicidad del Poder Judicial del Estado, manteniéndose la especialidad de la jurisdicción militar en el ámbito estrictamente castrense y en los supuestos de estado de sitio, con sometimiento, en todo caso, a los principios constitucionales, conforme al artículo 117.5 del texto fundamental.

La presente Ley Orgánica innova profundamente los criterios y formas originarios que partiendo del siglo XIX han regido hasta hoy. Se pretende con ello un texto que respondiendo a las corrientes doctrinales del derecho comparado, a las exigencias de la sociedad actual y a los valores tradicionales de la Institución militar, asegure largo tiempo una eficaz administración de justicia castrense.

Se atribuye, exclusiva y excluyentemente, la función jurisdiccional a los órganos judiciales militares, quedando fuera de ella los órganos de mando a los que tradicionalmente se les había concedido el ejercicio de jurisdicción. Se reconoce, no obstante, legitimación especial en el recurso de casación a los Mandos Militares Superiores, al objeto de que éstos puedan velar, en el seno de la jurisdicción, por la disciplina y otros intereses, esenciales de los Ejércitos.

La máxima garantía de una recta administración de justicia se centra en la independencia de los órganos judiciales y, en el seno de la jurisdicción castrense, la presente Ley se orienta en esa línea consagrando la inamovilidad, la responsabilidad y la sumisión exclusiva al imperio de la ley de quienes desempeñan esta función, haciéndose un verdadero esfuerzo por lograr la definición positiva de esa independencia para los órganos judiciales militares.

Junto al afán por la independencia, se ha de destacar lo realizado para establecer un sistema de constitución de los órganos judiciales que garantice su predeterminación.

La tecnificación jurídica de los órganos es otra de las finalidades de la Ley, que respeta, no obstante, la tradicional composición mixta de los Tribunales castrenses de técnicos en derecho y profesionales de las Armas y que tiene también su respaldo constitucional en la Institución del Jurado. Así se consigue una acertada administración de justicia al proceder, parte de los juzgadores, del ambiente en que se ha producido el hecho que será objeto de su decisión.

La competencia de la jurisdicción militar se circunscribe en tiempo de paz al ámbito estrictamente castrense, conociendo las conductas tipificadas como delito en el Código Penal Militar y extendiendo su competencia a cualquier clase de delito en el supuesto de tropas desplazadas fuera del territorio nacional. Para tiempo de guerra, la Ley Orgánica prevé una modificación de ese ámbito, si bien la decisión compete a las Cortes Generales y, en caso de que estuviere autorizado, al Gobierno. Se confiere también a los Tribunales Militares la tutela jurisdiccional de la potestad disciplinaria militar, sustantivamente regulada en la Ley Orgánica 12/1985, de 27 de noviembre. Sin que ello signifique terciar en la vieja polémica sobre la naturaleza, penal o administrativa, de lo disciplinario, se estima que el ámbito estrictamente castrense, constitucionalmente erigido en fundamento de la jurisdicción militar pero normativamente indeterminado, comprende también la potestad disciplinaria, ejercida en los distintos escalones de la organización esencialmente jerárquica de las Fuerzas Armadas, como tiene reconocido el Tribunal Constitucional.

Partiendo de los principios enumerados y siguiendo, en el máximo paralelismo posible, los criterios de la Ley Orgánica del Poder Judicial, a la que se hace una efectiva aproximación, se plantea la organización de los Tribunales Militares en la doble realidad de tiempo de paz y tiempo de guerra.

En el primero, con normal funcionamiento de todas las instituciones, las exigencias formales se acentúan, aminorándolas en el segundo, no por una disminución de garantías que pueden ser más exigibles cuando es posible llegar a la imposición de penas más graves, sino para cubrir una flexibilidad imprescindible para la adaptación de los órganos judiciales militares a las necesidades de unas Fuerzas Armadas en operaciones.

La creación de una Sala de lo Militar en el Tribunal Supremo, sujeta en su régimen y en el estatuto de sus miembros a las mismas normas que las demás Salas, supone la unidad en el vértice, de las dos jurisdicciones que integran el Poder Judicial.

La composición de dicha Sala por Magistrados procedentes de la jurisdicción ordinaria y de la militar, es una garantía de ponderación en una actuación jurisdiccional del más elevado rango, normalmente llamada a actuar en valoraciones de casación y revisión, aun cuando se respete, como es lógico, una reserva de fuero personal para quienes ostenten determinados altos empleos a cargos militares, cuyas conductas serían enjuiciadas por esta Sala.

A partir del Tribunal Militar Central, ya aparece el escabinado al que antes se había hecho referencia, y este Tribunal soporta, junto con los Tribunales Militares Territoriales, el peso de la actividad jurisdiccional, que se distribuye en función del empleo de los encausados, a fin de respetar la jerarquía militar, sin cuya garantía quebraría la disciplina como sostén imprescindible de la eficacia operativa de la Fuerza. La composición de uno y otros se determina en razón de tales empleos, tanto para los Vocales Togados como para los Vocales Militares. Las instrucción se atribuye a los Juzgados Togados Militares, ya sean centrales o territoriales, en función del órgano que debe conocer del procedimiento, previéndose la posibilidad de que Jueces Togados acompañen a Fuerzas españolas, que, en cumplimiento de una misión en tiempo de paz, deban salir del suelo nacional.

Es preciso destacar, en la organización que se establece, que las funciones judiciales tienden a profesionalizarse definitivamente, y se atribuyen, salvo las propias de los Vocales Militares, a miembros de los Cuerpos Jurídicos de los Ejércitos. Novedad importante es la nueva estructuración dada a la Fiscalía Jurídico Militar, que se hace depender del Fiscal General del Estado, y se integra en el Ministerio Fiscal. Con la dependencia indicada se organizan los diferentes niveles de su posible actuación, Sala de lo Militar del Tribunal Supremo, Tribunal Militar Central y Tribunales Militares Territoriales fijándose las funciones que por delegación «ope legis» tienen atribuidas el Fiscal Togado y los Fiscales de los diferentes Tribunales Militares.

Por otro lado, en virtud de las previsiones de esta Ley y en la forma que se determine en la Ley procesal, el procedimiento se abre a los intereses de los inculpados y perjudicados. Se garantiza la defensa letrada en los términos previstos en la Constitución, salvándose las especialidades que pueden deducirse de situaciones excepcionales fuera del suelo nacional y en buques navegando, y se permite la actuación del acusador particular y del actor civil, excepto en los casos en que el autor del hecho y el perjudicado fueran militares y mediare entre ellos una relación de subordinación, siguiendo en este aspecto la doctrina del Tribunal Constitucional.