Real Decreto de 3 de febrero de 1881, de promulgación de la Ley de Enjuiciamiento Civil.